Os­wal­do Co­rrea, pin­tu­ra que evo­ca

ADN Medellin - - PORTADA - Ja­mes Es­ti­ven Al­za­te Es­pe­cial pa­ra ADN

● Ha­ce 20 años Os­wal­do Co­rrea lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos bus­can­do nue­vas opor­tu­ni­da­des. Allí se en­con­tró con una pa­sión que te­nía des­de ni­ño pe­ro que so­lo aflo­ró una ma­dru­ga­da de 2003 en Mia­mi con el fol­clo­ris­ta Ma­rio Mos­que­ra quien, des­pués de unos vi­nos, can­cio­nes y poe­mas, le pro­pu­so pin­tar un cua­dro en com­pa­ñía.

A sus 51 años de edad, ca­da que habla, Os­wal­do de­no­ta ese amor por las mon­ta­ñas, la mú­si­ca, la gas­tro­no­mía del país, los ar­tis­tas, es­cri­to­res y to­do lo que ten­ga el se­llo co­lom­biano. En sus pa­la­bras “lo ex­tra­ña to­do”, pe­ro mu­cho más a la fa­mi­lia y el cli­ma frío de al­gu­nas zo­nas del país. Qui­zá por eso, el pin­tor tie­ne un arrai­go per­ma­nen­te por to­do aque­llo que sue­na a Co­lom­bia. Es hi­jo de Ben­ja­mín Co­rrea, un cam­pe­sino an­tio­que­ño y Ana Ce­ci­lia Pem­berthy, una mu­jer ci­ta­di­na. Es­ta mez­cla de cam­po y ciu­dad se ve en los co­lo­res pri­ma­rios y los re­tra­tos que ela­bo­ra. “Yo pin­to so­bre la tra­di­ción, so­bre lo que so­mos co­mo co­lom­bia­nos. Pin­to so­bre nues­tro fol­clor”, ma­ni­fies­ta.

Na­ce la dac­ti­lo­pin­tu­ra

Iró­ni­ca­men­te su ig­no­ran­cia con el lien­zo se con­vir­tió en su ma­yor vir­tud. Esa no­che de 2003, al no sa­ber uti­li­zar los pin­ce­les, de­ci­dió pin­tar con los de­dos y ahí, en el pri­mer cua­dro, en­con­tró su ADN: la dac­ti­lo­pin­tu­ra, pin­tar so­lo con los de­dos.

Su ma­yor re­fe­ren­te ar­tís­ti­co es Ame­deo Mo­di­glia­ni, el pin­tor y es­cul­tor ita­liano, quien se­gún Co­rrea, de­di­có to­da su vi­da a pin­tar so­lo lo que sen­tía.

Des­de que de­ci­dió se­guir su pa­sión, Os­wal­do ha ob­te­ni­do re­co­no­ci­mien­tos con sus obras en paí­ses co­mo Bélgica, Fran­cia, Es­pa­ña, Sui­za, Ar­gen­ti­na, Chi­le, Uruguay y por su­pues­to, su na­tal Co­lom­bia.

Ac­tual­men­te, Os­wal­do vi­ve en Mia­mi. A eso de las 5:30 a.m. se des­pier­ta y sa­le a ca­mi­nar un ra­to por la pla­ya jun­to a su es­po­sa Car­men Eli­za Ve­lás­quez quien tam­bién es pin­to­ra y a su vez su maes­tra.

A él le gus­ta pin­tar al rit­mo de ‘Las aca­cias’ in­ter­pre­ta­da por Los ju­gla­res de Ca­li. Es­ta can­ción es un bam­bu­co que habla de una ca­sa cam­pe­si­na aban­do­na­da. Aun­que tam­bién dis­fru­ta de los tan­gos y la sal­sa.

Cul­tu­ra por los EE. UU.

Res­pec­to a su obra di­ce que el cua­dro que me­nos le ha gus­ta­do es el que más ca­ro ha ven­di­do. “Fue una pa­re­ja de si­lle­te­ros que has­ta me da ra­bia ver­los. La se­ño­ra que me con­tra­tó pa­ra pin­tar­los no me dio la li­ber­tad de pin­tar lo que yo que­ría. Pin­té lo que ella me di­jo. Fue muy ago­ta­dor”, di­ce.

Por su par­te, el que más le ha gus­ta­do es un re­tra­to de su nie­to Tia­go Va­len­cia ti­tu­la­do ‘Hi­jo de la tra­di­ción’. El ni­ño, de tan so­lo cin­co años, di­ce que cuan­do gran­de quie­re ser co­mo su abue­lo y eso lo lle­na de or­gu­llo por­que le he­re­dó los ge­nes por la tra­di­ción.

COR­TE­SÍA OS­WAL­DO CO­RREA

Pin­ta so­bre Co­lom­bia.

AR­CHI­VO PER­SO­NAL

Os­wal­do Co­rrea ha si­do pre­mia­do en va­rias opor­tu­ni­da­des por la co­mu­ni­dad la­ti­na en Es­ta­dos Uni­dos con di­ver­sos re­co­no­ci­mien­tos.

Es­te es el re­tra­to de su nie­to Tia­go ti­tu­la­do ‘Hi­jo de la tra­di­ción’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.