Ani­llos

¡La ar­go­lla de mis sue­ños!

Aló Novias - - Contents -

Ele­gir un ani­llo es un ejer­ci­cio que re­sul­ta ab­so­lu­ta­men­te emo­cio­nan­te. Ten en cuen­ta que la jo­ya de com­pro­mi­so que eli­jas se­rá la que lle­va­rás con­ti­go el res­to de tu vi­da. Se­gu­ra­men­te has es­ta­do so­ñan­do con ese ani­llo du­ran­te va­rios años: dia­man­te, za­fi­ro, ru­bí, es­me­ral­da… No im­por­ta qué pie­dra sea, ¡lo im­por­tan­te es que sea amor a pri­me­ra vis­ta! Aun­que es esen­cial que la ar­go­lla va­ya con tu per­so­na­li­dad, el as­pec­to prin­ci­pal a te­ner en cuen­ta al mo­men­to de la elec­ción es la for­ma y el ta­ma­ño de tu mano pa­ra que luz­cas ra­dian­te y es­pec­ta­cu­lar.

Pa­ra Ale­jan­dra Me­di­na, de Deo­ro Jo­ye­ría, la pie­dra que siem­pre es­tá vi­gen­te es el dia­man­te por to­do lo que es­ta sig­ni­fi­ca. Sin em­bar­go, asegura que “nin­gu­na es­tá man­da­da a re­co­ger, por­que lo más im­por­tan­te es lo que sim­bo­li­za pa­ra los dos”. Por su par­te, Ca­mi­lo Lié­vano, ge­ren­te de Jo­ye­ría Lié­vano, es­tá de acuer­do en que “más que una ten­den­cia, pri­ma la per­so­na­li­za­ción y que la no­via se sien­ta iden­ti­fi­ca­da con el ani­llo que eli­ja”.

Clá­si­ca, mo­der­na, con­tem­po­rá­nea…

Las mu­je­res de hoy son muy auténticas, ex­pre­si­vas y no se ri­gen por un es­ti­lo úni­co. Su per­so­na­li­dad es­tá com­pues­ta por di­ver­sos ele­men­tos y gus­tos que se com­ple­men­tan pa­ra con­fi­gu­rar mu­je­res ver­da­de­ra­men­te úni­cas. Pa­ra Ca­mi­lo Lié­vano, en­ca­si­llar a una no­via es sim­pli­fi­car­la de­ma­sia­do y no en­ten­der­la en to­da su com­ple­ji­dad: “Por es­ta ra­zón, en la va­rie­dad de ani­llos que te­ne­mos en Jo­ye­ría Lié­vano, más que es­ti­los pre­de­ter­mi­na­dos, en­con­tra­rán el in­di­ca­do pa­ra ca­da no­via, ese que la re- pre­sen­te me­jor y sea cohe­ren­te con su es­ti­lo de vi­da”.

Más im­por­tan­te que ele­gir el ani­llo es sa­ber dón­de es­co­ger­lo, por eso es vi­tal que te ase­so­res con tu jo­ye­ro o jo­ye­ría de con­fian­za. Ellos se­rán la guía idó­nea pa­ra que tu elec­ción sea la más in­di­ca­da. Se­gún Ma­ría Mar­ga­ri­ta Lié­vano, de Lié­vano Jo­ye­ros de Tra­di­ción Par­que de la 93, “no tie­ne por qué ha­ber erro­res de nin­gún ti­po, ya que se es­tá en una jo­ye­ría de con­fian­za don­de ofre­cen ga­ran­tía”.

Los ex­per­tos coin­ci­den en que el error más co­mún al mo­men­to de com­prar el ani­llo es pen­sar con el bol­si­llo y no con el co­ra­zón: “Es­ca­ti­mar es­fuer­zos y no es­co­ger un ani­llo ver­da­de­ra­men­te ca­paz de cau­ti­var por el res­to de su vi­da es qui­tar­le po­der a ese mo­men­to”, asegura Ca­mi­lo Lié­vano. Por su par­te, Ale­jan­dra Me­di­na aña­de que “No co­no­cer el gus­to de la no­via pue­de ser un error fa­tal a la ho­ra de se­lec­cio­nar es­ta inol­vi­da­ble jo­ya”.

a Ani­llo ador­na­do con dia­man­tes en­gas­ta­dos al pa­vé, de Jo­ye­ría Lié­vano. b.so­li­ta­rio clá­si­co es­ti­lo ita­liano, dia­man­te de cor­te ideal, de Jo­ye­ría Lié­vano. c.ani­llo con dia­man­te cen­tral de 2,02 qui­la­tes, dia­man­tes de adorno en­gas­ta­dos so­bre oro co­lom­biano de 18 qui­la­tes, de Jo­ye­ría Lié­vano. d.ani­llo de com­pro­mi­so y/o de aniver­sa­rio con tres dia­man­tes ta­lla re­don­da en­gas­ta­dos en cha­to­nes de uñas, de Jo­ye­ría Lié­vano. e.ani­llo con dia­man­te ta­lla es­me­ral­da ro­dea­do con dia­man­tes en­gas­ta­dos a mano, de Jo­ye­ría Lié­vano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.