Pi­pe Bueno

El can­tan­tE va­llE­cau­cano rE­grE­sa co­mo uno dE los ju­ra­dos dEl rEa­lity ‘yo mE lla­mo’, En­ca­mi­na su ca­rrE­ra ha­cia mé­xi­co y, al mE­nos por aho­ra, dis­fru­ta su sol­tE­ría.

Alo (Colombia) - - Contenido - Fo­tos pren­sa pi­pe bueno

{H}Ha­ce unas se­ma­nas, en me­dio de una ava- lan­cha de ru­mo­res so­bre la po­si­ble re­con- ci­lia­ción de Pi­pe Bueno y Jes­si­ca Ce­diel, el can­tan­te ca­le­ño avi­vó el fue­go de las du­das al pu­bli­car una fo­to jun­to a la pre­sen­ta­do­ra en su cuen­ta de Ins­ta­gram. Mi­les de usua- rios en las re­des so­cia­les les pre­gun­ta­ban si ha­bían re­to­ma­do su no­viaz­go, que du­ró cin­co años y ter­mi­nó en mar­zo del 2017. Ni Pi­pe ni Jes­si­ca se apre­su­ra­ron a des- men­tir­lo, pe­ro, fi­nal­men­te, el in­tér­pre­te de Con­fe­sión de­jó cla­ro que no eran más que es­pe­cu­la­cio­nes. Aun­que sí man­tie­ne una re­la­ción con la bo­go­ta­na, se tra­ta de una amis­tad: “Jes­si­ca es gran ami­ga mía (…), pe­ro has­ta ahí. Ella in­clu­so tie­ne una pa­re­ja”, afir­ma Pi­pe, quien es­tá más en- fo­ca­do que nun­ca en su ca­rre­ra mu­si­cal. Y es que los com­pro­mi­sos del ar­tis­ta no pa­ran. No so­lo re­gre­só a las pan­ta­llas co- lom­bia­nas con una nue­va tem­po­ra­da del pro­gra­ma de con­cur­so Yo me lla­mo, en el que par­ti­ci­pa co­mo ju­ra­do, tam­bién es­tá tra­ba­jan­do sin des­can­so pa­ra enamo­rar al país de las ran­che­ras, pues Mé­xi­co es­tá abrien­do un es­pa­cio pa­ra su mú­si­ca.

Con el des­par­pa­jo y la sen­ci­llez que lo ca- rac­te­ri­zan, Pi­pe nos con­tó más so­bre es­tos

pro­yec­tos, el éxi­to de su más re­cien­te vi- deo y nos re­ve­ló el se­cre­to pa­ra con­quis- tar su co­ra­zón. Pa­ra mu­chos, ser ami­go de la ex­pa­re­ja es una ma­la idea. Pe­ro a juz­gar por tu re­la­ción con Jes­si­ca Ce­diel, tú no es­tás de acuer­do con eso. No. Yo ten­go la ple­na ca­pa­ci­dad de ser ami­go de mis ex­pa­re­jas. No sé por qué, pe­ro sí pue­do, no ten­go pro­ble­mas con eso. De he­cho, me sien­to muy a gus­to cuan­do se me da la opor­tu­ni­dad de sos­te­ner una amis­tad des­pués de un no­viaz­go, ob­via­men­te cuan­do las he­ri­das se han ce­rra­do. Es un ca­ri­ño que se trans­for­ma. Por ejem­plo, Jes­si­ca es gran ami­ga mía. Si la lla­mo ya, a lo me­jor ha­bla­mos y nos reí­mos y me cuen­ta co­sas (...). Cuén­ta­nos có­mo ce­le­bras­te el Día del Amor y la Amis­tad aho­ra que es­tás sol­te­ro.

No hay me­jor ma­ne­ra de ce­le­brar­lo que en el es­ce­na­rio. Fes­te­jé con dos con­cier­tos al la­do de Marc Ant­hony y pu­si­mos a Cali y a Bo­go­tá a go­zar con nues­tra mú­si­ca (…). Aho­ra, si se tra­ta de ce­le­brar con ami­gos, no hay na­da más maravilloso que unos bue­nos ca­ba­llos, un buen ma­ria­chi y tal vez un asa­do. Y si se tra­ta de una mu­jer que quie­re con­quis­tar­me, de­be sa­ber que soy ro­mán­ti­co (...). Me ima­gino una ce­na con un buen vino, unos pé­ta­los de ro­sas ro­jas... que sea sor­pre­sa. Es­ta­ría en­can­ta- do de acep­tar esa in­vi­ta­ción. Ade­más de de­ta­lles co­mo ese, ¿qué de­be te­ner una mu­jer pa­ra cau­ti­var­te?

Me gus­ta una mu­jer con con­te­ni­do, es de­cir, que pue­da ha­blar con ella de di­fe- ren­tes te­mas. Tam­bién que sea so­cia­ble y des­com­pli­ca­da, que si es­tá con­mi­go en un via­je y no pu­di­mos al­mor­zar en el res­tau- ran­te más lu­jo­so por­que es­ta­mos de afán y to­có co­mer en un lu­gar cual­quie­ra, no ten­ga pro­ble­ma (…). Cuan­do una per­so- na es­tá pres­ta a so­lu­cio­nar un pro­ble­ma, uno sa­be que en el mo­men­to que to­que pa­sar un tra­go amar­go, esa per­so­na lo va a pa­sar con uno. Ha­ce un mes, en la pre­sen­ta­ción de Ma­lu­ma en los MTV Vi­deo Mu­sic Awards,

una de sus bai­la­ri­nas lo be­só y el vi­deo se hi­zo vi­ral. ¿Al­gu­na vez te ha su­ce­di­do al­go pa­re­ci­do?

In­fi­ni­dad de ve­ces. Pa­sa muy a me­nu­do. Me han aga­rra­do la nal­ga, me han to­ca­do por allá, me han ro- ba­do be­sos y has­ta me han la­mi­do la ca­ra. Una vez en un con­cier­to, una mu­jer em­pe­zó a bai­lar muy cer­ca de mí y de re­pen­te co­men­zó a la­mer­me la me­ji­lla, has­ta me dio un pi­co en mis par­tes ín­ti­mas, en fren­te de to­das las per­so­nas que es­ta­ban en el con­cier­to. Me to­có pa­rar por­que ya es­ta­ba bueno. Re­gre­sas­te a la te­le­vi­sión, co­mo ju­ra­do de 'Yo me lla­mo'.

¿Có­mo te sien­tes al ini­ciar es­ta nue­va tem­po­ra­da?

Es­toy fe­liz por­que los par- ti­ci­pan­tes de es­ta tem­po­ra­da –que son la ma­te­ria pri­ma de es­te pro­gra­ma– tie­nen de­ma- sia­do ni­vel. Hay can­tan­tes pro- fe­sio­na­les y mú­si­cos for­ma­dos. Ade­más, creo que Co­lom­bia se ha da­do cuen­ta de que es­to es una ven­ta­na pa­ra el ta­len­to de imi­ta­ción, pe­ro una imi­ta­ción se­ria, por­que nun­ca he­mos si­do un pro­gra­ma de pa­ro­dia. Otro mo­ti­vo pa­ra es­tar fe­liz es el éxi­to del vi­deo de tu sen­ci­llo ‘Con­fe­sión’. Ya tie­ne más de seis mi­llo­nes de vi­si­tas en YouTu­be…

To­tal­men­te. Me atre­vo a de- cir que es el me­jor vi­deo que he ro­da­do en diez años de mi ca­rre­ra. La di­rec­ción es­tu­vo a car­go de Jor­ge En­ri­que Abe­llo, que es bár­ba­ro en el te­ma au- dio­vi­sual (…). Es un cor­to­me- tra­je ins­pi­ra­do en el mi­to de Or­feo y me pa­re­ció en­can­ta­dor. Se tra­ta­ba de de­cir­le al mun­do que yo ba­ja­ría has­ta el mis­mí­si­mo in­fierno por la mu­jer que amo (…), y que no se de­be mi­rar al pa­sa­do. Esa can­ción, y tu mú­si­ca en ge­ne­ral, es­tá so­nan­do mu­cho en Mé­xi­co. ¿Có­mo pla­neas for­ta­le­cer tu pre­sen­cia en el mer­ca­do de ese país?

La es­tra­te­gia creo que es­tá cla­ra: es­ta­ré to­can­do uno de los gé­ne­ros en que ellos son due­ños y re­yes, que es la ran­che­ra (…). Vie­ne una nue­va ola de es­ta mú­si­ca y yo evi­den­te­men­te quie­ro ser par­te de eso. Pa­ra mí, la ran­che­ra es co­mo ves­tir de ga­la la mú­si­ca po­pu­lar, es su má­xi­ma ex­pre­sión y des­de los ini­cios de mi ca­rre­ra siem­pre he que­ri­do lle­var ese gé­ne­ro a otros ni­ve­les.

Me gus­ta una mu­jer con con­te­ni­do, es de­cir, que pue­da ha­blar con ella de di­fe­ren­tes te­mas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.