el per­fil de tus sue­ños

Res­pin­ga­da, agui­le­ña o alaR­ga­da... Te­neR una naRiz Be­lla es­Tá Re­la­cio­na­do con el he­cho de que fun­cio­ne Bien. ¿no es­Tás con­foR­me con la Tu­ya? los avan­ces cie­nTí­fi­cos es­Tán al al­can­ce de Tu mano.

Alo (Colombia) - - Contenido - Er­nes­to An­dra­de Ci­ru­jano plás­tiCo www.er­nes­toan­dra­de.com

El

aro­ma del ca­fé en las ma­ña­nas, el del cés­ped re­cién cor­ta­do, el del pan re­cién he- cho o el de las flo­res fres­cas son pla­ce­res de la vi­da que se ha­cen más es­pe­cia­les si los com­par­ti­mos con nues­tros se­res que- ri­dos y si te­ne­mos una nariz so­ña­da y, por su­pues­to, en óp­ti­mas con­di­cio­nes. Er­nes- to An­dra­de, ci­ru­jano plás­tico miem­bro de la So­cie­dad Co­lom­bia­na de Ci­ru­gía Plás­ti- ca, afir­ma que “es el cen­tro del ros­tro y por lo tan­to no da mar­gen a erro­res. Al­gu­nos de mis pa­cien­tes (hom­bres y mu­je­res) son muy atrac­ti­vos, pe­ro mu­chas ve­ces no se sien­ten bien con la su­ya por­que es­ta se ha con­ver­ti­do en el cen­tro de aten­ción de las mi­ra­das y los co­men­ta­rios”, ase­gu­ra.

¿Tam­bién te ha pa­sa­do? ¿Sien­tes que con el pa­so del tiem­po la tu­ya ha ido cam­bian- do? No so­lo por de­cir men­ti­ras cre­ce la nariz –co­mo su­ce­de en la po­pu­lar pe­lí­cu­la infantil Pi­no­cho–. El es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca que co­mo cual­quier otra par­te del cuer­po, es­ta tam- bién en­ve­je­ce y que con el tiem­po se pue­de aga­char, per­der bri­llo y pro­ta­go­nis­mo. ¿La so­lu­ción? La Ri­no­plas­tia Na­tu­ra, que mo­di­fi- ca la es­truc­tu­ra con el fin de me­jo­rar su for- ma y, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, es un pro­ce­di­mien­to que bus­ca re­sul­ta­dos na­tu­ra­les. “A tra­vés de pe­que­ñas in­ci­sio­nes in­ter- nas e in­vi­si­bles se re­ti­ran mí- ni­mas par­tes so­bran­tes se­gún las ne­ce­si­da­des del pa­cien­te. Se tra­ta de una téc­ni­ca sen­ci­lla que tar­da me­nos de una ho­ra y se rea­li­za ba­jo anes­te­sia ge­ne- ral”, di­ce el ga­leno.

¿Te afa­na la idea de que tus com­pa­ñe­ros de la ofi­ci­na te vean lle­na de ye­sos y ven­da­jes lla­ma­ti­vos? No te preo­cu­pes. Es­te pro­ce­di­mien­to no re­quie­re esas al­ter­na­ti­vas en­go­rro­sas, no de­ja esos in­có­mo­dos ta­po- nes na­sa­les, la in­fla­ma­ción es mí­ni­ma y no oca­sio­na ni un so­lo mo­ra­do. Agen­da tu ci­ta pa­ra un puen­te fes­ti­vo, pues se re­co- mien­da tres días de re­po­so re- la­ti­vo sin ac­ti­vi­dad fí­si­ca in­ten- sa ni ex­po­si­ción a la luz so­lar di­rec­ta. ¿Lis­ta pa­ra un fin de se- ma­na de mu­chas pe­lí­cu­las, se- ries y pa­lo­mi­tas de maíz?

Se­gún un es­tu­dio es­ta­dou­ni­den­se, Ka­te Midd­le­ton (36) tie­ne la nariz per­fec­ta por­que for­ma un án­gu­lo de 106 ° en­tre la fren­te y el la­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.