¡Un ho­me­na­je a nues­tros adul­tos ma­yo­res!

EN­TRE LA SO­LE­DAD Y EL ABAN­DONO TER­MI­NA LA VI­DA DE MU­CHAS PER­SO­NAS DE LA TER­CE­RA EDAD EN EL PAÍS. UNA SI­TUA­CIÓN QUE SE AGU­DI­ZA POR­QUE LAS CON­DI­CIO­NES PA­RA ATENDERLOS DE MA­NE­RA IN­TE­GRAL SON DEFICITARIAS, POR­QUE MU­CHOS NO TIE­NEN PENSIÓN Y POR­QUE LA SO­CIE­DAD

Alo (Colombia) - - Contenido - POR LESSLY AL­FON­SO TRUJILLO FO­TOS ABEL CÁR­DE­NAS

“Bus­ca siem­pre tu fe­li­ci­dad”, fue uno de los con­se­jos que mi abue­li­ta Ja­co­ba Mar- tí­nez, o ‘Con­chi­ta’, co­mo le de­cía­mos, me re­ga­ló an­tes de mo­rir, y aun­que han pa­sa- do cer­ca de 20 años des­de ese en­ton­ces, no hay día que no re­cuer­de ese le­ga­do. Bien lo di­jo el poe­ta li­ba­nés Gi­bran Ja­lil: “Bus­ca el con­se­jo de los an­cia­nos, pues sus ojos han vis­to el ros­tro de los años y sus oí­dos es­cu­cha­do las vo­ces de la vi­da”.

¿Cuál es el me­jor re­me­dio pa­ra la tos? O ¿Cuál es la so­lu­ción pa­ra de­ter­mi­na­do pro­ble­ma? No sé có­mo lo ha­cen, pe­ro ellos tie­nen una res­pues­ta pa­ra to­do. Es­to ha­ce di­fí­cil en­ten­der que mu­chos de esos se­res lle­nos de sa­bi­du­ría y ex­pe­rien­cia, que tan­to le han apor­ta­do al país, sean aban­do­na­dos a su suer­te. Se­gún da­tos de las Co­mi­sa­rías de Fa­mi­lia de la Se­cre­ta­ría Dis­tri­tal de In- te­gra­ción So­cial, en la ciu­dad se pre­sen­ta en pro­me­dio un ca­so dia­rio de aban­dono.

Al in­te­rior del Cen­tro de Pro­tec­ción pa­ra el Adul­to Ma­yor Bos­que Po­pu­lar, ubi­ca- do al oc­ci­den­te de Bo­go­tá, se res­pi­ra paz y tran­qui­li­dad. Allí vi­ven 150 an­cia­nos que han si­do víc­ti­mas de la po­bre­za, la inequi­dad so­cial y la in­di­fe­ren­cia de una so­cie­dad que no los va­lo­ró. De acuer­do con An­drea To­rres Gua­rín, lí­der equi­po po­lí­ti­ca de la Sub­di­rec­ción pa­ra la Ve­jez, al in­te­rior de sus fa­mi­lias las per­so­nas ma­yo­res pue­den vi­vir si­tua­cio­nes co­mo mal­tra­to fí­si­co y psi­co­ló­gi­co, vio­len­cia por ne­gli­gen­cia y aban­dono: “Nues­tro ser­vi­cio es­tá di­ri­gi­do a ellos, quie­nes en la ma­yo­ría de los ca­sos no cuen­tan con re­des de apo- yo so­cia­les o familiares, que han su­fri­do aban­dono o que sus fa­mi­lias no cuen­tan con las ca­pa­ci­da­des ade­cua­das pa­ra su cui- da­do”, ase­gu­ra.

Por los pa­si­llos del com­ple­jo me en­cuen- tro con don Rubén, do­ña Ro­sa Ma­ría y do­ña Li­lia­na Pa­tri­cia Las­so, quien sue­ña con re­en­con­trar­se con el amor de su vi­da, Cri­san­to de Sán­chez, y su hi­jo, Jo­sé Gre- go­rio. To­dos me sa­lu­dan, me son­ríen y en una cá­li­da ma­ña­na de miér­co­les me cuen- tan sus his­to­rias... esas que se evi­den­cian en sus ca­be­llos blan­cos, sus arru­gas fi­nas y sus son­ri­sas sin­ce­ras.

"me gus­ta la ca­si­ta don­de vi­vo"

“Yo tam­bién tu­ve 20 años y un co­ra- zón va­ga­bun­do. Yo tam­bién tu­ve ale­grías y pro­fun­dos de­sen­ga­ños”... Con es­ta exi- to­sa le­tra del maes­tro co­lom­biano Jo­sé A. Mo­ra­les, Ro­sa Ma­ría Jai­me, o Ro­si­ta, co­mo es co­no­ci­da, me re­ci­be al in­te­rior de su ha­bi­ta­ción, que com­par­te con otras tres mu­je­res.

Su his­to­ria co­mien­za en el mu­ni­ci­pio de Chi­ta, Bo­ya­cá, don­de se­gún cuen­ta vi­vió una ni­ñez di­fí­cil a cau­sa de la vio­len­cia y el ma­chis­mo de la épo­ca... Tra­bas que, sin em­bar- go, no le per­mi­tie­ron aban­do­nar su sue­ño de apren­der a es­cri­bir y leer: “Siem­pre fui muy jui­cio- sa. Me gus­ta­ba mu­cho es­tu- diar, des­pués de ayu­dar con el ofi­cio de la ca­sa, pren­día unas es­per­mas y me po­nía a ha­cer las ta­reas”, re­cuer­da. Cuan­do más ena­mo­ra­da es­ta­ba del es- tu­dio y des­pués de ser pro­mo- vi­da de cur­so por su ex­ce­len­te ren­di­mien­to, Ro­si­ta tu­vo que aban­do­nar la es­cue­la: “Lle­gué has­ta ter­ce­ro de pri­ma­ria. Mi ma­má no qui­so po­ner­me a es- tu­diar más por­que me de­cía que pa­ra qué, que ya sa­bía leer, que me­jor me pu­sie­ra a ayu­dar en la ca­sa”.

Se­gún Me­di­ci­na Le­gal, en el 2017 se re­gis­tra­ron

360 sui­ci­dios de adul­tos ma­yo­res.

De sus 76 años, la bo­ya­cen- se de­di­có 60 a ayu­dar a va­rias fa­mi­lias en los queha­ce­res del ho­gar y a cui­dar a los pe­que­ños que aco­gió co­mo si fue­ran sus hi­jos: “El pri­mer be­bé que cui- dé fue Jo­sé Ma­nuel; yo te­nía 15 años y era el hi­jo de una ve- ci­na. Des­pués a Henry y lue­go a Ca­ro­li­na, ‘Ca­ro­li­ta’; ella to­da- vía vie­ne a vi­si­tar­me. Siem­pre me gus­ta­ron los ni­ños. No tu­ve hi­jos por­que mi crian­za no fue bo­ni­ta. No que­ría que ellos su- frie­ran co­mo yo, que no cono- cí pa­pá ni abue­los”, con­fie­sa.

Sin em­bar­go, el tiem­po pa­só y lle­gó un mo­men­to en el que Ro­si­ta ya no era la mis­ma mu­jer pro­duc­ti­va de ha­ce unos años, tam­po­co te­nía a quien cui­dar y de­bi­do a una frac­tu­ra de ca- de­ra ya no po­día ca­mi­nar bien: “En el 2003, la úl­ti­ma fa­mi­lia don­de es­tu­ve me ayu­dó a ges- tio­nar la ci­ru­gía. Me la hi­cie­ron en el Hos­pi­tal de Ken­nedy, pe­ro no sa­lió bien, por lo que des­de ese mo­men­to uso ca­mi­na­dor”. Un día, sin sa­ber na­da, Ro­si­ta ter­mi­nó en el Ho­gar San Pe- dro Cla­ver, don­de per­ma­ne­ció nueve años: “Me lle­va­ron en- ga­ña­da. So­lo me di­je­ron que los acom­pa­ña­ra a ha­cer una vuel­ta. Cuan­do lle­ga­mos allá fue cuan­do me di cuen­ta”, di­ce.

Lue­go fue tras­la­da­da a su nue- vo ho­gar en el Bos­que Po­pu­lar, un lu­gar don­de vi­ve tran­qui­la en­tre las cla­ses de pin­tu­ra, ma- nua­li­da­des y bor­da­do a las que asis­te: “Es­ta es la ca­si­ta don­de vi­vo ha­ce seis años y en la que es­pe­ro se­guir. Aquí me sien­to bien y a gus­to. Me gus­ta to­do: las doc­to­ras, las se­ño­ras de la co­ci­na y las que nos ayu­dan a la­var la ro­pa...”, di­ce mien­tras lle­na una so­pa de le­tras. “Es­to Es un ho­tEl dE sEis Es­trE­llas”

Rubén Sar­mien­to, un bo­go- tano de 88 años, re­cuer­da con exac­ti­tud la di­rec­ción en la que vi­vió en el ba­rrio Ri­caur­te de la ciu­dad, la can­ción que le com- pu­so a una no­via de in­fan­cia y el día en que sus dos hi­jos lo de­ja­ron en la ca­lle: “Fue ha­ce unos cua­tro años. Co­mo me ha­bían ope­ra­do de la ca­de­ra, me di­je­ron que me fue­ra pa­ra Gi­rar­dot, que el cli­ma me iba sen­tar me­jor y que lo me­jor era arren­dar el apar­ta­men­to que te­nía acá en Bo­go­tá”, re­cuer­da.

Has­ta ju­nio del 2018 se han aten­di­do por ac­cio­nes de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar a 856 per­so­nas ma­yo­res de 60 años.

Rubén acep­tó, y pen­san­do que era lo me­jor pa­ra él, se fue a vi­vir a la ca­sa de su cu­ña­da. Ca­da mes me en­via­ban 700.000 del arrien­do, pe­ro un día el di­ne­ro no lle­gó. “Vol­ví a Bo­go­tá pa­ra ave­ri­guar lo que ha­bía pa­sa­do. Fui a mi apar­ta­men- to, gol­peé a la puer­ta y una se­ño­ra me pre­gun­tó que qué se me ofre­cía. Le di­je que yo era el due­ño del in­mue­ble y que qué ha­bía pa­sa­do con la men­sua­li­dad... Ella sor­pren­di­da me res­pon­dió que es- ta­ba equi­vo­ca­do, que ella lo ha­bía com- pra­do por 70 mi­llo­nes de pe­sos. Es­ta­ba en la co­chi­na ca­lle”, con­fie­sa mien­tras sos­tie­ne fuer­te­men­te su bas­tón.

Una tar­de, mien­tras su fa­mi­lia le da­ba la es­pal­da y él se mar­ti­ri­za­ba pen­san­do por qué sus se­res ama­dos le ha­bían he­cho eso, Rubén se acor­dó de un vie­jo ami­go que sa­bía que le iba a ten­der la mano. “Vi­ví con ellos tres me­ses; me aco­gie- ron con mu­cho amor y ca­ri­ño. Pe­ro yo no que­ría ser una car­ga pa­ra na­die ni vi- vir de ‘go­rra’ to­da la vi­da. Así que le di­je que me ayu­da­ra a bus­car una ca­si­ta de esas don­de les dan co­mi­da y dor­mi­da a los vie­ji­tos y no pa­gan na­da”.

Sus de­seos se hi­cie­ron reali­dad y al po­co tiem­po Rubén es­ta­ba en el Cen­tro Bos­que Po­pu­lar sa­nan­do he­ri­das, vol- vien­do a em­pe­zar y vi­vien­do, se­gún él, sus me­jo­res días: “Yo tu­ve pla­ta, via­jé y go­cé... Pe­ro es­to es co­mo un cie­lo chi- qui­to, un ho­tel de seis es­tre­llas don­de a uno lo cui­dan, lo pa­la­dean y lo con­sien- ten. No pi­do na­da más”. En su co­ra­zón ya no hay re­sen­ti­mien­tos. Él vi­ve tran- qui­lo, con la sa­tis­fac­ción de sa­ber que en sus años más pro­duc­ti­vos ayu­dó a mu- chas per­so­nas. “Ya per­do­né a mis hi­jos. Yo nun­ca les he desea­do mal. Per­dí a mi es­po­sa, a mi otra hi­ja... El me­nor vino a pe­dir­me per­dón y se lo di. No ha­go na­da con no ha­cer­lo”, con­clu­ye.

Uno de los pro­pó­si­tos de Ro­si­ta fue apren­der a leer y a es­cri­bir. Hoy lo ha­ce a la per­fec­ción.

↰Los can­tan­tes Pe­dro In­fan­te y Luis Agui­lar son los pre­fe­ri­dos de don Rubén.

Ha­ce más de una dé­ca­da que Li­lia­na Pa­tri­cia Las­so (63) no ve a sus familiares. Es­tá en la bús- que­da de su es-po­so y su hi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.