CA­RO­LI­NA CRUZ

Alo (Colombia) - - Contenido Aló - EN RE­DES @ca­ro­li­na­cru­zo­so­rio @ca­ro­cru­zo­so­rio

Ho­la a to­das mis mu­je­res ALÓ. Co­mo siem­pre, es un gus­to y un pla­cer pa­ra mí sa­lu­dar­las en es­te, nues­tro es­pa­cio lla­ma­do #Vi­tal­men­teCo­nCa­roC­ruz. A pro­pó­si­to de que el pró­xi­mo 19 de oc­tu­bre se ce­le­bra el Día Mun­dial Con­tra el Cán­cer de Ma­ma, quie­ro ha­blar­les so­bre es­te te­ma. La ver­dad es que me gustaría que se tra­ta­ra so­la­men­te de un signo zo­dia­cal y no de una pe­no­sa en­fer­me­dad que co­bra tan­tas vi­das dia­ria­men­te.

¿Qué es lo pri­me­ro que se nos vie­ne a la men­te cuan­do es­cu­cha­mos la pa­la­bra ‘cán­cer’? Sin du­da, es un tér­mino que ge­ne­ra pa­vor, pá­ni­co, an­gus­tia y mu­chos pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos. Por es­to, te-

nien­do en cuen­ta que tam­bién es­ta­mos en el mes de la de­tec­ción y la con­cien­ti­za­ción so­bre es­ta en­fer­me­dad, que se­gún ci­fras ofi­cia­les co­bra la vi­da de seis mu­je­res al día, quie­ro de­cir­te que las­ti­mo­sa­men­te se tra­ta de una reali­dad que en cual­quier mo­men­to te pue­de to­car.

Es­ta Es nuEs­tra his­to­ria…

A no­so­tros co­mo fa­mi­lia nos to­có vi­vir un pro­ce­so muy du­ro con el cán­cer que le diag­nos­ti­ca­ron a mi sue­gra, mi que­ri­da Ol­gui­ta. Ella es­ta­ba bien, siem­pre fue una mu­jer muy ac­ti­va y ale­gre, pe­ro no le gus­ta­ba ir mu­cho al mé­di­co. Cuan­do lo hi­zo ya era un po­co tar­de. Se­gu­ra­men­te la his­to­ria se­ría di­fe­ren­te si hu­bié­ra­mos acu­di­do a un es­pe­cia­lis­ta a tiem­po, pe­ro Dios lo qui­so así, y es por es­to que hoy te com­par­to es­te men­sa­je.

Cuan­do nos en­te­ra­mos de que Ol­gui­ta lo pa­de­cía qui­si­mos que to­do fue­ra una pe­sa­di­lla y des­per­tar pa­ra que to­do aca­ba­ra, pe­ro no. La ver­dad es que co­mo mu­chas co­sas en la vi­da, es­ta en­fer­me­dad lle­ga sin avi­sar. Lo me­jor que pu­di­mos ha­cer en ese mo­men­to fue aceptar la reali­dad y afron­tar­la con optimismo. En ese ca­mino de subidas y ba­ja­das nos en­con­tra­mos con mé­di­cos muy es­pe­cia­les que nos lle­na­ron de ilu­sión y de ga­nas de con­ti­nuar y se­guir dan­do la ba­ta­lla… Y así fue; lu­cha­mos con ella ca­da se­gun­do, es­tu­vi­mos a su la­do de­mos­trán­do­le lo mu­cho que la amá­ba­mos, lo va­lien­te que era y lo agra­de­ci­dos que es­tá­ba­mos por te­ner­la con no­so­tros.

Fue­ron ocho me­ses los que Ol­gui­ta pe­leó de una ma­ne­ra ague­rri­da con­tra es­ta en­fer­me­dad. Pa­ra ella no ha­bía do­lor ni tris­te­za, lo úni­co que que­ría era que sus hi­jos y sus nie­tos es­tu­vie­ran bien. Pe­ro las­ti­mo­sa­men­te lle­gó el día en que nos tu­vo que de­jar. Ol­gui­ta se fue com­par­tién­do­nos un le­ga­do de for­ta­le­za, va­len­tía y unión fa­mi­liar, así que lo que hi­ci­mos fue agra­de­cer­le

La pri­me­ra vez que ha­bla­mos me di­jis­te: ‘Lo que más me gus­ta de us­ted (no te­nía­mos con­fian­za) es que tie­ne una relación her­mo­sa con su ma­má”.

a Dios por pres­tár­nos­la du­ran­te tan­tos años y por per­mi­tir­nos vi­vir jun­to a ella los me­jo­res mo­men­tos. Ella es el án­gel que to­dos los días nos cui­da y pro­te­ge. Tam­bién me pu­do pa­sar a mí

Du­ran­te el tra­ta­mien­to de mi sue­gra, me rea­li­cé una ci­to­lo­gía (Ma­tías te­nía so­lo un mes de na­ci­do). Los re­sul­ta­dos in­di­ca­ron que al­go es­ta­ba mal. Me preo­cu­pé, por mi men­te pa­sa­ron mu­chí­si­mas co­sas, pe­ro fi­nal­men­te de­ci­dí ha­cer­le frente a la si­tua­ción y se­guí al pie de la le­tra las re­co­men­da­cio­nes de los mé­di­cos. A los seis me­ses ya es­ta­ba per­fec­ta y sa­na, pe­ro es­toy se­gu­ra de que si no hu­bie­ra reac­cio­na­do a tiem­po, otra se­ría la his­to­ria.

mi men­sa­je de amor

Que­ri­da lec­to­ra ALÓ que te to­mas­te el tiem­po de leer­me, quie­ro de­cir­te que el cán­cer es una afec­ción que no dis­tin­gue edad, es­tra­to so­cial ni po­si­ción po­lí­ti­ca.

Acom­pa­ñar a mi sue­gra en es­te pro­ce­so fue muy va­lio­so, pues ade­más de te­ner la opor­tu­ni­dad de mos­trar­le cuán­to la ama­ba, sin du­da, nos hi­zo más fuer­tes. Pe­ro tam­bién fue muy do­lo­ro­so, fue muy di­fí­cil ver có­mo po­co a po­co se fue apa­gan­do sin que pu­dié­ra­mos ha­cer na­da. Oja­lá na­die más tu­vie­ra que pa­sar por eso, así que te in­vi­to a que ca­da mes (sin fal­ta) te ha­gas el au­to­exa­men de seno. Es fá­cil, sen­ci­llo y no te lle­va­rá más de diez mi­nu­tos. Que no te dé pe­re­za to­car­te, mi­rar­te al es­pe­jo y re­co­no­cer si al­go en tu cuer­po ha cam­bia­do. No ol­vi­des vi­si­tar al gi­ne­có­lo­go una vez al año –yo pre­fie­ro ha­cer­lo ca­da seis me­ses–, y si tie­nes más de 40 años, es im­por­tan­te que agen­des una ci­ta pa­ra la ma­mo­gra­fía. ¡Nues­tros hi­jos y fa­mi­lias nos ne­ce­si­tan!

So­mos vul­ne­ra­bles, sí, to­dos los se­res hu­ma­nos so­mos vul­ne­ra­bles a vi­vir una si­tua­ción co­mo es­ta, pe­ro cuan­do sen­ti­mos que al­go así pue­de pa­sar­te a ti o al­guien cer­cano, las co­sas cam­bian. La vi­sión frente a la vi­da se trans­for­ma y el agra­de­ci­mien­to y la ne­ce­si­dad de lu­char por es­tar bien se con­vier­ten en tu mo­tor. No se de­jen ven­cer; si lo de­tec­ta­mos a tiem­po po­de­mos ga­nar­le, y si ya exis­te, es ho­ra de afron­tar­lo con la me­jor ac­ti­tud y con bue­na ener­gía. Por­que us­te­des son unas gue­rre­ras, unas mu­je­res va­lien­tes y lu­cha­do­ras.

Un be­si­to a mi que­ri­da Ol­gui­ta has­ta el cie­lo. ¡Las quie­ro y ad­mi­ro mu­cho a to­das!

To­dos los días, Ma­tías es­cu­cha tu nom­bre. Él siem­pre estará muy or­gu­llo­so de ti.

Siem­pre re­cor­da­ré a Ol­gui­ta co­mo una madre gue­rre­ra, tra­ba­ja­do­ra, amo­ro­sa y en­tre­ga­da a Dios.

Fo­tos to­ma­das de Ins­ta­gram:@ca­ro­lI­na­cru­zo­so­rIo, @lInc­pal y @juan­pa­blo­pa­lo­me­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.