Pe­lu­di­tos cu­ra­ti­vos

Alo (Colombia) - - Placeres Aló -

Te­ner su com­pa­ñía en ca­sa, sa­lir a ejer­ci­tar­se jun­tos, cui­dar de ellos y sa­ber que nos ne­ce­si­tan se con­vier­te en una mo­ti­va­ción pa­ra los pa­cien­tes con cán­cer. Por eso ha­cen par­te de la Te­ra­pia Asis­ti­da con Ani­ma­les, don­de se pue­de liberar el es­trés y las tris­te­zas.

Es­ta­mos acos­tum­bra­das a ellos, su pre­sen­cia en nues­tro ho­gar es tan na­tu­ral que no po­dría­mos ima­gi­nar co­men­zar un día sin sus ore­ji­tas paradas y esa ex­pre­sión tra­vie­sa in­vi­tán­do­nos a ju­gar o pi­dien­do que lo ali­men­te­mos. Quie­nes te­ne­mos el pri­vi­le­gio de com­par­tir nues­tro día a día con una mascota sa­be­mos el infinito amor que nos dan, su ale­gría ge­nui­na al en­con­trar­nos ca­da no­che y su aflic­ción cuan­do nos sien­ten tris­tes o en­fer­mos. Y es pre­ci­sa­men­te ahí don­de pe­rros y ga­tos de com­pa­ñía se con­vier­ten en un com­ple­men­to te­ra­péu­ti­co pa­ra per­so­nas que atra­vie­san una en­fer­me­dad co­mo el cán­cer.

“Cuan­do afron­ta­mos pro­ble­mas per­so­na­les o en­fer­me­da­des es ne­ce­sa­rio bus­car ayu­da des­de

El ejer­ci­cio se con­vier­te en la he­rra­mien­ta prin­ci­pal pa­ra el pa­cien­te y pa­ra el ani­mal. Sa­lir, re­ci­bir ai­re fres­co, ejer­ci­tar­se y man­te­ner­se en for­ma jun­tos es un la­zo que los man­ten­drá uni­dos” Juan Carlos Quevedo

mu­chos ám­bi­tos: el mé­di­co, el psi­co­ló­gi­co, en nues­tro en­torno fa­mi­liar y en nues­tro ama­do pe­lu­di­to. Te­ner una mascota cuan­do nos sen­ti­mos vul­ne­ra­bles nos ayu­da a ocu­par nues­tro tiem­po, nos obli­ga a so­cia­li­zar con otras per­so­nas y a sen­tir­nos pro­duc­ti­vos por­que sa­be­mos que al­guien nos ne­ce­si­ta”, ase­gu­ra Cle­men­cia Ve­ga, médica ve­te­ri­na­ria.

Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio en­ten­der que la fun­ción de una mascota en ca­sa es di­fe­ren­te a la Te­ra­pia Asis­ti­da con Ani­ma­les (TAA) que pro­vie­ne de la zoo­te­ra­pia: “To­do ani­mal en­tre­na­do pa­ra es­te fin pue­de con­ver­tir­se en co­ote­ra­peu­ta, ya que apor­ta en el pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción y so­cia­li­za­ción del pa­cien­te”, ex­pli­ca Jean­net­te Ro­sas Ro­drí­guez, pre­si­den­ta de Cor­poa­le­gría.

¿Pue­do en­tre­nar a mi mascota?

Sí; los ani­ma­les tie­nen el ins­tin­to pa­ra apren­der, “sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio que los en­tre­na­do­res sean per­so­nas ca­pa­ci­ta­das en TAA, pe­ro es im­por­tan­te que si bus­cas te­ra­pia con ani­ma­les sea un te­ra­peu­ta o psi­có­lo­go quien la reali­ce y de­je pla­nes ca­se­ros o ac­ti­vi­da­des a desa­rro­llar en fa­mi­lia, co­mo son las in­di­ca­cio­nes de cui­da­do, ali­men­ta­ción y so­cia­li­za­ción”, ex­pli­ca Ro­sas Ro­drí­guez.

Por otro la­do, tam­bién es posible que los due­ños de mas­co- tas que quie­ran con­ver­tir a sus ama­dos ani­ma­li­tos en co­ote­ra­peu­tas se ca­pa­ci­ten con ellos­pa­ra ir a hos­pi­ta­les, ho­ga­res ge­riá­tri­cos, jar­di­nes in­fan­ti­les y co­le­gios a ofre­cer su ayu­da.

el amor es la cla­ve

“La te­ra­pia con ani­ma­les so­lo fun­cio­na en per­so­nas que gus­tan de ellos, es­to ge­ne­ra afec­to, se li­be­ran en­dor­fi­nas y oxi­to­ci­nas. La sen­sa­ción de amar y ser ama­do por un ani­mal nos ayu­da a es­tar emo­cio­nal­men­te es­ta­bles, a so­bre­lle­var los tra­ta­mien­tos y pro­ce­sos pro­pios de la en­fer­me­dad e in­clu­so, en los ca­sos de per­so­nas con cán­cer muy avan­za­do, a es­tar tran­qui­los y sen­tir­se acom­pa­ña­dos”, in­di­ca Juan Carlos Quevedo, ins­truc­tor de In­ge­nio Ca­nino.

La can­tan­te Lady Gaga (32) ado­ra a su ama­da bull­dog Miss Asia Kin­ney . Mien­tras que Aman­da Sey­fried ( 32) y Finn, su pe­rro res­ca­ta­do son in­se­pa­ra­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.