F amo­sos

Ca­ro­li­na Ace­ve­do

Alo (Colombia) - - Contenido -

Que­dar en­ca­si­lla­da en un rol es una pe­sa­di­lla pa­ra cual­quier ac­triz. Pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, es­te nun­ca ha si­do el ca­so de Ca­ro­li­na Ace­ve­do, una in­tér­pre­te que a lo lar­go de su ca­rre­ra ha es­ta­do en la piel de mu­je­res ab­so­lu­ta­men­te di­sí­mi­les.

En Co­man­do Éli­te (2013), por ejem­plo, la bo­go­ta­na in­ter­pre­tó a una psicóloga de la Po­li­cía Na­cio­nal que se aden­tra­ba en las men­tes cri­mi­na­les. En La ley del co­ra­zón (2016) le dio vi­da a Xi­me­na, una mu­jer con pro­ble­mas de al­coho­lis­mo que se rehú­sa a acep­tar su se­pa­ra­ción y usa a sus hi­jos pa­ra ma­ni­pu­lar a su ex­pa­re­ja. Y en La noc­tur­na (2017), su per­so­na­je de Amelia les rin­dió un ho­me­na­je a las mu­je­res co­lom­bia­nas que tra­ba­jan pa­ra sos­te­ner a su fa­mi­lia y es­tu­dian en las no­ches pa­ra rea­li­zar sus sueños.

Aho­ra, en la se­rie Dis­tri­to sal­va­je tie­ne el pa­pel de la pe­rio­dis­ta Alex Ma­lla­rino, quien lo da­rá to­do por de­ve­lar una tra­ma de cri­men y co­rrup­ción que le im­pi­de al ex­gue­rri­lle­ro Jhon Jei­ver (Juan Pa­blo Ra­ba) re­in­ser­tar­se en la vi­da ci­vil. Con­ver­sa­mos con Ca­ro­li­na so­bre es­ta pro­duc­ción de Net­flix, su rol en Un ban­di­do hon­ra­do, que se en­cuen­tra gra­ban­do por es­tos

{Q}

días, su fa­ce­ta co­mo mo­de­lo y di­se­ña­do­ra de jo­yas, y su per­so­na­je fa­vo­ri­to en la vi­da real: el de ma­má de Mat­hias Korn.

Cuén­ta­nos de tu per­so­na­je en 'Dis­tri­to sal­va­je'. ¿Qué fue lo más re­ta­dor de ese pa­pel?

Es una pe­rio­dis­ta po­lí­ti­ca con unos prin­ci­pios ina­mo­vi­bles, su­per­co­rrec­ta, que siem­pre es­tá bus­can­do la ver­dad. Ella va re­la­tan­do la his­to­ria, tie­ne un talks­how y en­tre­vis­ta po­lí­ti­cos muy im­por­tan­tes. Fue un gran re­to pa­ra mí. Alex es muy neu­tra con su ex­pre­sión fa­cial, mien­tras que yo soy la mu­jer de las mil ca­ras (...). Ade­más te­nía que ha­blar de po­lí­ti­ca, así que me to­có investigar, apren­der y es­tu­diar so­bre el te­ma. Y ha­bía es­ce­nas en que es­ta­ba re­por­tan­do con un mon­tón de ex­tras, en­ton­ces no po­día equi­vo­car­me por­que to­do el mun­do te­nía que vol­ver a em­pe­zar.

Es­ta­mos en un mo­men­to co­yun­tu­ral pa­ra ver es­ta his­to­ria. ¿Qué re­fle­xión te de­jó?

La ver­dad, me cam­bió el chip. Es­tu­ve en con­tac­to con Jos­hua Mi­trot­ti, que era el di­rec­tor de la Agen­cia pa­ra la Rein­cor­po­ra­ción y la Nor­ma­li­za­ción, y con per­so­nas que per­te­ne­cie­ron a gru­pos ar­ma­dos. Ca­da his­to­ria que oía era más in­creí­ble que la an­te­rior. Mu­chos es­tu­vie­ron ahí por­que les to­có, por­que no sa­bían ha­cer na­da más, por­que los re­clu­ta­ron des­de pe­que­ños y su vi­da se vol­vió eso, en­ton­ces creo que no se de­be­ría te­ner pre­jui­cios con­tra ellos. Hay gen­te que sí se me­re­ce una se­gun­da opor­tu­ni­dad.

Por otro la­do, es­tás en las gra­ba­cio­nes de 'Un ban­di­do hon­ra­do'. ¿Qué pue­des ade­lan­tar­nos de es­ta pro­duc­ción?

Es so­bre un nar­co­tra­fi­can­te que quie­re ha­cer las co­sas bien. Pe­ro cla­ro, al­re­de­dor de ese ne­go­cio siem­pre va a ha­ber co­sas ma­las y tur­bias, aun­que el im­pli­ca­do quie­ra cam­biar de rum­bo. Yo soy Mi­le, la es­po­sa del nar­co. Es su no­via del pue­blo de to­da la vi­da, una mu­jer que cre­ció en ese am­bien­te. Sien­to que es­te pa­pel es un ho­me­na­je a to­das las ni­ñas que es­tu­vie­ron o han es­ta­do en al­gún mo­men­to ro­dea­das por esa cul­tu­ra del nar­co­trá­fi­co.

Fue­ra de la ac­tua­ción, tra­ba­jas en Ate­lier Ace­ve­do jun­to a tu her­ma­na Mar­ce­la. ¿De qué se tra­ta?

A mi her­ma­na y a mí siem­pre nos ha gus­ta­do la mo­da. Mar­ce­la es ar­tis­ta, es­tu­dió ar­qui­tec­tu­ra, di­se­ño de in­te­rio­res y be­llas ar­tes, vi­vió en Pa­rís mu­cho tiem­po y cuan­do re­gre­só a Co­lom­bia me di­jo 'Quie­ro ha­cer al­go', y yo le acon­se­jé: 'Haz ro­pa' (...). Ca­da pren­da que ella ha­ce tie­ne un sen­ti­do. Yo la apo­yo, soy su mo­de­lo y le doy mi opi­nión, pe­ro Ate­lier Ace­ve­do tam­bién tie­ne jo­yas y ahí ha­go par­te del di­se­ño y de las ideas.

Es­tás en un muy buen mo­men­to pro­fe­sio­nal, pe­ro, ¿có­mo han si­do es­tos úl­ti­mos me­ses tras tu se­pa­ra­ción de Sa­lo­món Korn?

Cuan­do lle­vas mu­cho tiem­po con al­guien, to­do se vuel­ve co­mo una cos­tum­bre. En­ton­ces, le­van­tar­te un día y ver que es­tás so­la no es tan fá­cil.

¿Qué ha si­do lo más com­pli­ca­do de es­ta eta­pa co­mo mu­jer di­vor­cia­da?

Ya han pa­sa­do nue­ve me­ses des­de que to­ma­mos la de­ci­sión, pe­ro lo más di­fí­cil des­de que me se­pa­ré ha si­do des­pe­gar­me de Mat­hias la se­ma­na que es­tá con el pa­pá. Te­ne­mos la cus­to­dia com­par­ti­da. El lu­nes, cuan­do el ni­ño no es­tá con­mi­go, de ver­dad que me da tu­sa, no por mi re­la­ción, sino por mi hi­jo.

Y cuan­do Mat­hias es­tá con­ti­go, ¿cuál es el plan fa­vo­ri­to?

To­do. De ver­dad amo es­tar con él. Me gus­ta ha­cer­lo par­te de mi tra­ba­jo, en­ton­ces lo lle­vo a gra­ba­ción cuan­do pue­do. Tam­bién lo acom­pa­ño a sus en­tre­na­mien­tos de fút­bol, ar­ma­mos le­gos, va­mos a ci­ne jun­tos, nos sen­ta­mos a leer, ha­ce­mos de to­do y lo dis­fru­to un mon­tón.

¿Ya tie­nen pen­sa­do el dis­fraz pa­ra Ha­llo­ween?

To­da­vía no, pe­ro él siem­pre de­ci­de y yo le ha­go la se­gun­da. El año pa­sa­do él se dis­fra­zó de Su­per­man zom­bi y yo de Clark Kent (ri­sas). Me en­can­ta com­par­tir esas co­sas con él. Ser ma­má es el per­so­na­je de mi vi­da.

Ca­ro­li­na in­cur­sio­na en la di­rec­ción de ar­te y ves­tua­rio pa­ra tea­tro con su her­ma­na Mar­ce­la en la obra Lo que que­da de no­so­tros, pro­ta­go­ni­za­da por Car­los To­rres y Ca­ro­li­na Ramírez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.