re­por­ta­je

H is­to­rias de­trás del cán­cer

Alo (Colombia) - - Contenido -

Si bien exis­ten fac­to­res de ries­go co­mo su­pe­rar los 40 años, te­ner an­te­ce­den­tes de cán­cer en la fa­mi­lia y te­ner una ex­po­si­ción pro­lon­ga­da a los es­tró­ge­nos, el cán­cer de seno pue­de ata­car a mu­je­res jó­ve­nes que no tie­nen nin­gu­na de esas ca­rac­te­rís­ti­cas. Ci­fras de la Li­ga Co­lom­bia­na Con­tra el Cán­cer in­di­can que más de 6.600 co­lom­bia­nas se ven afec­ta­das por la en­fer­me­dad ca­da año y que apro­xi­ma­da­men­te 1 de ca­da 17 pue­de desa­rro­llar­la du­ran­te su vi­da.

Sin em­bar­go, hay es­pe­ran­za: el on­có­lo­go John Ma­ru­lan­da ex­pli­ca que si es­ta en­fer­me­dad es de­tec­ta­da en un es­ta­dio tem­prano, exis­te un 80 por cien­to de pro­ba­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir, en el ca­so de las mu­je­res. Por es­tas ra­zo­nes, Ma­ru­lan­da in­sis­te en las in­di­ca­cio­nes de de­tec­ción tem­pra­na: au­to­exa­men pe­rió­di­co pa­ra que se no­ten cam­bios, exa­men clí­ni­co por par­te de per­so­nal es­pe­cia­li­za­do y ma­mo­gra­fía ca­da año, o con ma­yor fre­cuen­cia cuan­do así lo or­de­ne el mé­di­co.

El op­ti­mis­mo Es El ca­mino

Car­ci­no­ma duc­tal in­fil­tran­te. Tu­mor ma­ligno. Es­tas cin­co pa­la­bras le die­ron un vuel­co a la vi­da de Dia­na Jaramillo el 2 de fe­bre­ro del 2014. La in­ge­nie­ra in­dus­trial, que en aquel mo­men­to te­nía 33 años, re­cla­mó el re­sul­ta­do de una biop­sia de su seno iz­quier­do y sa­lió del la­bo­ra­to­rio, ubi­ca­do en el nor­te de Bo­go­tá, pa­ra lla­mar a su mé­di­co. Ahí re­ci­bió una res­pues­ta que sa­cu­dió su mun­do: pa­de­cía cán­cer.

Tres me­ses atrás ha­bía des­cu­bier­to una bo­li­ta “del ta­ma­ño de una ar­ve­ja”, se­gún des­cri­be ella, en uno de sus se­nos. En­ton­ces tu­vo que es­pe­rar va­rias se­ma­nas pa­ra ser remitida a un mas­tó­lo­go y ac­ce­der a un exa­men con­clu­yen­te, pe­ro mien­tras eso su­ce­día el tu­mor no da­ba tre­gua. Si­guió cre­cien­do hasta al­can­zar sie­te cen­tí­me­tros de diá­me­tro, pa­ra cla­si­fi­car­se en es­ta­dio 3 y pro­vo­car el ma­yor mie­do e in­cer­ti­dum­bre.

Con el diag­nós­ti­co en sus ma­nos y los ojos car­ga­dos de lá­gri­mas, Dia­na se pre­pa­ró pa­ra dar­les la no­ti­cia a sus pa­dres la se­ma­na si­guien­te, en la ca­sa don­de cre­ció. En esa mis­ma fin­ca –ubi­ca­da en el mu­ni­ci­pio de El Ro­sal, Cun­di­na­mar­ca– se que­dó du­ran­te to­do su tra­ta­mien­to, lue­go de de­jar su re­si­den­cia y su tra­ba­jo co­mo ge­ren­te en un ban­co de la ca­pi­tal.

A me­dia­dos de mar­zo co­men­za­ron las qui­mio­te­ra­pias, pri­me­ro una por se­ma­na, después una ca­da 21 días, y el fan­tas­ma de la muer­te ron­da­ba su ca­be­za to­do el tiem­po. “To­dos nos va­mos a mo­rir, pe­ro con la en­fer­me­dad uno lo ve co­mo al­go in­mi­nen­te”, afir­ma la in­ge­nie­ra. Sin em­bar­go, fue re­co­bran­do la es­pe­ran­za gra­cias al apo­yo y a las his­to­rias de sus com­pa­ñe­ros en la sa­la de tra­ta­mien­to. Pen­sa­ba que to­do po­día ser peor, que su ca­so no era el más gra­ve y que el do­lor y la de­bi­li­dad no iban a du­rar pa­ra siem­pre.

Te­nía el amor y el apo­yo in­con­di­cio­nal de sus pa­dres, así co­mo dos po­de­ro­sas ar­mas: fe y op­ti­mis­mo. A ellas se afe­rró mien­tras los sín­to­mas co­mo vó­mi­to, ador­me­ci­mien­to y do­lor en los hue­sos le ha­cían per­der la no­ción del tiem­po. El 12 de agos­to ter­mi­nó ese ca­pí­tu­lo y le lle­gó el mo­men­to de pre­pa­rar­se pa­ra una mas­tec­to­mía del seno iz­quier­do. Lue­go vino la reha­bi­li­ta­ción y con ella el pro­ce­so de re­to­mar sus sueños.

“Después de su­pe­rar un cán­cer, uno quie­re en­fo­car­se en otra co­sa. Vol­ví a tra­ba­jar en ju­nio del 2015 y co­men­cé a pla­near un via­je a Lon­dres que se hi­zo reali­dad en ma­yo del 2016”, re­cuer­da Dia­na. En ese mo­men­to ha­bía re­to­ma­do la co­mu­ni­ca­ción con un com­pa­ñe­ro de la universidad, que a su re­gre­so del via­je la re­ci­bió con la pro­pues­ta de una re­la­ción se­ria.

Ese hom­bre que se enamo­ró de ella y de ca­da una de las se­cue­las que le de­jó la

en­fer­me­dad es hoy el pa­dre de su hi­jo, Ma­teo, quien vino al mun­do el pa­sa­do 22 de sep­tiem­bre. Y ese amor in­con­di­cio­nal de su pa­re­ja y su pe­que­ño han ter­mi­na­do de ce­rrar las he­ri­das que se­guían vi­gen­tes. A sus 37 años so­lo con­ser­va las lecciones de ese maes­tro que fue el cán­cer y las com­par­te con otras mu­je­res: “Lo más im­por­tan­te es que en su ca­be­za y en su co­ra­zón pon­gan to­da la ener­gía po­si­ti­va pa­ra su­pe­rar eso. Sien­do op­ti­mis­ta uno pue­de sa­lir ade­lan­te. Uno es más fuer­te que la en­fer­me­dad”, con­clu­ye.

La so­li­da­ri­dad co­mo tra­ta­mien­to

Ni el es­pe­jo, ni sus ojos, ni su tac­to po­dían men­tir. Co­men­za­ba el año 2017 y Sa­ra Gon­zá­lez*, una em­pre­sa­ria de 56 años, pal­pa­ba cla­ra­men­te una ma­sa en su seno iz­quier­do. Sa­bía que de­bía acu­dir a un mé­di­co con ur­gen­cia, pe­ro es­ta­ba pa­ra­li­za­da por el mie­do: “Mi ma­má pa­só por dos pro­ce­sos on­co­ló­gi­cos y es so­bre­vi­vien­te. Pe­ro mi pa­pá tam­bién pa­só por eso y fa­lle­ció, así que en mi ba­lan­za es­ta­ba que se pue­de y que no se pue­de”, ex­pli­ca la bo­go­ta­na.

El ta­ma­ño del tu­mor no da­ba es­pe­ra, por lo cual Sa­ra se obli­gó a bus­car ayu­da, le prac­ti­ca­ron una ci­ru­gía y co­men­zó un ci­clo de qui­mio­te­ra­pias pa­ra ga­nar­le la ca­rre­ra a la en­fer­me­dad. Si­guió el con­se­jo de su on­có­lo­ga de lle­var una ali­men­ta­ción com­ple­ta­men­te na­tu­ral y asis­tió jui­cio­sa­men­te a ocho te­ra­pias con las que per­dió to­do su ca­be­llo, una mues­tra de que es­ta­ban fun­cio­nan­do.

Rá­pi­da­men­te lle­ga­ron los do­lo­res, la mo­les­tia an­te la luz, la inape­ten­cia, los pro­ble­mas de vi­sión y el profundo im­pac­to de no re­co­no­cer su re­fle­jo. No obs­tan­te, en me­dio de ese os­cu­ro ho­ri­zon­te co­no­ció un pro­gra­ma pa­ra pa­cien­tes en tra­ta­mien­to on­co­ló­gi­co con el que vol­vió a son­reír.

La em­pre­sa­ria nun­ca se ha­bía in­tere­sa­do en el ma­qui­lla­je, ese era un te­ma que ha­bía re­suel­to años atrás con una lí­nea ta­tua­da en el pár­pa­do in­fe­rior, pe­ro en los ta­lle­res de ‘Luz­ca bien, sién­ta­se me­jor’, la ma­qui­lla­do­ra vo­lun­ta­ria Lau­ra Beltrán le en­se­ñó a di­bu­jar sus ce­jas, a hi­dra­tar su ros­tro y a di­si­mu­lar las bol­si­tas en los ojos y la pa­li­dez que de­la­ta­ban su es­ta­do de sa­lud. Esos es­pa­cios le per­mi­tían pen­sar en al­go más que sus me­di­ci­nas, sus ci­tas con el on­có­lo­go y sus mo­les­tias fí­si­cas.

Su pro­ce­so con­ti­nuó con trein­ta se­sio­nes de ra­dio­te­ra­pia, y po­co a po­co fue re­cu­pe­ran­do la vi­ta­li­dad y la au­to­es­ti­ma. Cuan­to me­jor se sen­tía, más de­sea­ba ayu­dar a otras mu­je­res en su mis­ma si­tua­ción, por lo cual de­ci­dió apun­tar­se co­mo vo­lun­ta­ria en los ta­lle­res. Y me­ses más tar­de, en oc­tu­bre, re­ci­bió la no­ti­cia que tan­to an­he­ló: ha­bía triun­fa­do en su lu­cha con­tra el cán­cer.

Ac­tual­men­te, Sa­ra tra­ba­ja me­dio tiem­po, ya que una de las ma­yo­res lecciones que le de­jó su en­fer­me­dad fue de­di­car­se a ella mis­ma, no so­lo a su em­pleo y a los de­más. “Uno que­da cal­vo y pier­de cier­tas co­sas

Yo lo lo­gré. Ter­mi­né mi tra­ta­mien­to y es­toy sa­na dis­fru­tan­do una nue­va vi­da” SA­RA GON­ZÁ­LEZ * EM­PRE­SA­RIA

du­ran­te el tra­ta­mien­to, pe­ro así es co­mo uno vino a la vi­da: un be­bé na­ce cal­vo, no tie­ne ca­be­llo y em­pie­zan a cre­cer­le las pes­ta­ñas. En­ton­ces, el cán­cer pa­ra mí fue un re­na­cer. Siem­pre de la mano de Dios, los mé­di­cos y el pro­gra­ma”, ase­gu­ra la bo­go­ta­na.

*Nom­bre cam­bia­do a pe­ti­ción de la fuen­te.

Más allá de las es­ta­dís­ti­cas

“Tú eres una per­so­na jo­ven, te van a apro­bar la ci­ru­gía rá­pi­do”, le de­cían las en­fer­me­ras a Bea­triz Eche­ve­rría mien­tras se pre­pa­ra­ba pa­ra que le to­ma­ran una biop­sia diag­nós­ti­ca. Era no­viem­bre del 2017 y la ba­rran­qui­lle­ra, que vi­vía ha­ce más de una dé­ca­da en Bo­go­tá, no en­ten­día de qué le es­ta­ban ha­blan­do. Se sen­tía me­jor que nun­ca, ha­bía per­di­do pe­so y es­ta­ba dis­fru­tan­do la me­jor eta­pa de su vi­da: la ma­ter­ni­dad.

En enero de ese año ha­bía da­do a luz a su ama­da Ve­ró­ni­ca, que se ha­bía con­ver­ti­do en el cen­tro de su vi­da. Des­de el prin­ci­pio, Bea­triz tu­vo la in­ten­ción de ali­men­tar­la con le­che ma­ter­na, pe­ro al­go no se lo per­mi­tía. In­clu­so re­cu­rrió a en­fer­me­ras pa­ra que le en­se­ña­ran a ha­cer­lo co­rrec­ta­men­te, y tam­po­co dio re­sul­ta­do.

Un día cual­quie­ra, es­ta in­ge­nie­ra de sis­te­mas de 36 años sin­tió una ano­ma­lía en un seno y se dis­pu­so a ave­ri­guar de qué se tra­ta­ba. Ja­más se ima­gi­nó que era un tu­mor can­ce­rí­geno, pe­ro así lo con­fir­ma­ron los re­sul­ta­dos de la biop­sia.

“To­das las per­so­nas vi­ven el pro­ce­so de ma­ne­ra dis­tin­ta y tie­nen mo­ti­va­cio­nes di­fe­ren­tes”, afir­ma Bea­triz, y su reac­ción an­te el diag­nós­ti­co lo com­pro­bó. No se to­mó si­quie­ra un par de ho­ras pa­ra di­ge­rir­lo y em­pe­zó a bus­car la so­lu­ción de in­me­dia­to. El pun­to de par­ti­da eran las qui­mio­te­ra­pias, que ayu­da­rían a re­du­cir el ta­ma­ño del tu­mor pa­ra lue­go po­der ex­traer­lo, así que aler­tó a sus ami­gos y fa­mi­lia­res so­bre los cam­bios fí­si­cos que ven­drían: “Es­toy com­ple­ta­men­te con­ven­ci­da de que voy a vi­vir hasta vie­ji­ta. No quie­ro que se preo­cu­pen ni pien­sen que es­toy su­frien­do”.

La ba­rran­qui­lle­ra man­tu­vo la fortaleza a lo lar­go de su tra­ta­mien­to, pe­ro la caí­da to­tal de su ca­be­llo y sus ce­jas le afec­tó más de lo que es­pe­ra­ba. No que­ría la lás­ti­ma de na­die, ha­bía te­ni­do su­fi­cien­te con la mu­dan­za de sus pa­dres, que lle­ga­ron a Bo­go­tá pa­ra ayu­dar­les a ella y a su es­po­so con el cui­da­do de Ve­ró­ni­ca. “Eso fue lo pri­me­ro que me to­có acep­tar: que yo ne­ce­si­ta­ba ayu­da, que no era una su­per­hu­ma­na”, con­fie­sa.

Por esa razón acu­dió a una psi­coon­có­lo­ga que le re­co­men­dó unos ta­lle­res de ma­qui­lla­je, los mis­mos que le de­vol­vie­ron la es­pe­ran­za a Sa­ra Gon­zá­lez. Allí apren­dió a cui­dar su piel y man­te­ner una apa­rien­cia sa­na, al­go que de­sea­ba de­ses­pe­ra­da­men­te. Así mis­mo, asu­mió el re­to de pro­yec­tar la me­jor ima­gen an­te sus com­pa­ñe­ros de qui­mio­te­ra­pia, por­que se­gún ella, “si ves a las otras per­so­nas de­caí­das y de­ma­cra­das, a ti te da mie­do (…), pe­ro si en­cuen­tras a una per­so­na ale­gre a pe­sar de sus sín­to­mas, eso te va a mo­ti­var”.

En ju­lio pa­sa­do, Bea­triz les di­jo adiós a las qui­mio­te­ra­pias, pe­ro tu­vo que pa­sar por una mas­tec­to­mía bi­la­te­ral con re­cons­truc­ción pa­ra con­ti­nuar con su tra­ta­mien­to. Aún se re­cu­pe­ra de es­ta ci­ru­gía, que re­quie­re reha­bi­li­ta­ción con fi­sio­te­ra­pia y le im­pi­de rea­li­zar al­gu­nas ta­reas sen­ci­llas co­mo cam­biar­se de ca­mi­sa y otras ne­ce­sa­rias co­mo car­gar a su hi­ja.

Sin em­bar­go, su pro­ce­so avan­za, re­cién co­men­zó un ci­clo de ra­dio­te­ra­pias y con­ta­gia a quie­nes la ro­dean de ener­gía po­si­ti­va cuan­do afir­ma: “Las es­ta­dís­ti­cas son es­ta­dís­ti­cas. Ca­da per­so­na va a vi­vir su pro­pia his­to­ria, no te pon­gas a pen­sar si al­guien que tu­vo el mis­mo cán­cer que tú so­bre­vi­vió tres años o so­lo uno... Ca­da his­to­ria es di­fe­ren­te y hay que po­ner­les la me­jor ac­ti­tud a las co­sas”.

FO­TO: FILIBERTO PIN­ZÓN

El pa­sa­do sep­tiem­bre, cua­tro años después de cul­mi­nar su tra­ta­mien­to, Dia­na Jaramillo cum­plió su an­he­lo de ser ma­má.

" Mi mo­ti­va­ción es mi hi­ja. No es­toy dis­pues­ta a de­jar­la so­la ni a per­der­me su cre­ci­mien­to".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.