¿Can­sa­da de idea­li­zar­lo to­do?

Alo (Colombia) - - Editorial - San­dra Pao­la Real M. san­rea@el­tiem­po.com @san­dra­pao­la­real

No les ha pa­sa­do que cuan­do tie­nen mu­cho tiem­po li­bre y se que­dan des­can­san­do tum­ba­das en la ca­ma o en el so­fá se po­nen a ha­cer pla­nes? Pen­sa­mos en los via­jes que que­re­mos ha­cer, en la ro­pa que que­re­mos com­prar, en esa re­la­ción per­fec­ta que an­he­la­mos o, si so­mos ma­dres, nos ima­gi­na­mos có­mo se­rá el fu­tu­ro de los hi­jos o có­mo en­ve­je­ce­re­mos jun­to a nues­tra pa­re­ja, ha­llan­do el se­cre­to de la eterna ju­ven­tud. Sin em­bar­go, he lle­ga­do a la con­clu­sión de que esos pla­nes nos lle­van a idea­li­zar si­tua­cio­nes que to­da­vía no han lle­ga­do, y de ahí vie­nen mu­chas ve­ces nues­tra frus­tra­ción. Idea­li­za­mos a las per­so­nas, la fe­li­ci­dad, el tra­ba­jo, el fu­tu­ro y siem­pre te­ne­mos en la ca­be­za (en par­te por­que así nos cria­ron) la ima­gen del “to­do per­fec­to”.

Es­te úl­ti­mo año he si­do tes­ti­go de va­rios ca­sos en los que las co­sas no han aca­ba­do co­mo es­ta­ba pre­vis­to. Des­de las más ab­sur­das e in­tras­cen­den­tes hasta otras mu­cho más gra­ves, pe­ro la mo­ra­le­ja es que esa la­bor de idea­li­zar, que en otras pa­la­bras no es más que exa­ge­rar en po­si­ti­vo las vir­tu­des de otra per­so­na, nos tie­ne jo­di­das.

Sin du­da, lo he­mos he­cho al­gu­na vez en la vi­da y es al­go muy ha­bi­tual en aque­llas per­so­nas que tie­nen la au­to­es­ti­ma muy ba­ja. Se­gún la de­fi­ni­ción que ha­ce la psi­co­lo­gía (Freud) de la idea­li­za­ción: “Es un pro­ce­so que en­vuel­ve al ob­je­to; sin va­riar de na­tu­ra­le­za, es­te es en­gran­de­ci­do y real­za­do psí­qui­ca­men­te.”

Es co­mún que es­to se dé en las re­la­cio­nes de pa­re­ja, aun­que tam­bién pue­de ma­ni­fes­tar­se en las re­la­cio­nes de amis­tad, la­bo­ra­les, con el je­fe, ami­gos, fa­mi­lia­res, etc. Es nor­mal que al ini­cio de cual­quier ti­po de re­la­ción se pro­duz­ca lo que en psi­co­lo­gía se co­no­ce co­mo el 'pac­to de ne­ga­ción', es de­cir, que se nie­gue to­do lo ma­lo o que no nos gus­ta de la otra per­so­na. Es­te pac­to es tá­ci­to e in­cons­cien­te. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do después de una pe­que­ña trai­ción, un en­ga­ño, una men­ti­ra o un pro­ble­ma me­nor se con­vier­te en una gran de­cep­ción de­bi­do a que ha­bía­mos pues­to en un pe­des­tal a esa per­so­na. Cuan­do ese in­di­vi­duo se cae, el do­lor y la frus­tra­ción que lle­ga­mos a sen­tir pue­den ser muy gran­des, y ahí es cuan­do ase­gu­ra­mos que to­do ha fa­lla­do y nues­tros pla­nes se van a la ca­ne­ca de la ba­su­ra.

¿Qué ha­cer pa­ra que no vuel­va a pa­sar­nos? De­jar de ver con ojos de per­fecc­ción to­do y a to­dos. Na­die es per­fec­to, ni los ami­gos, ni la pa­re­ja, ni los com­pa­ñe­ros de ofi­ci­na, ni los hi­jos, etc. Hay que que­rer­los con sus de­fec­tos in­clui­dos, pues to­dos nos equi­vo­ca­mos.

Mi gra­do de idea­li­za­ción en la vi­da ha si­do al­tí­si­mo, y lo he pa­ga­do ca­ro, pues ter­mino anu­lan­do de mi en­torno a las per­so­nas que me han de­cep­cio­na­do y mi círcu­lo es ca­da vez más pe­que­ño, pe­ro qué sa­tis­fe­cha es­toy de ha­ber lle­ga­do a es­ta con­clu­sión y de ha­ber po­di­do res­pon­sa­bi­li­zar­me de mi vi­da. Así es co­mo he lo­gra­do en­fren­tar­me a mí mis­ma y re­cu­pe­rar ese va­lor que por tan­tos años ha­bía otor­ga­do a otros. Esa la­bor me es­tá de­vol­vien­do la vi­da, mi vi­da. Que es­ta quin­ce­na y es­ta nue­va edi­ción sean la opor­tu­ni­dad pa­ra po­ner­nos en pri­mer lu­gar y em­pe­zar a sa­nar­nos, que­ri­das lec­to­ras. Un abra­zo con el co­ra­zón.

En es­ta edi­ción te­ne­mos un tu­to­rial 'beauty' pa­ra que te ma­qui­lles en Ha­llo­ween. Tam­bién rea­li­za­mos un sen­ti­do re­por­ta­je con tres so­bre­vi­vien­tes de cán­cer de seno y ha­bla­mos con el gua­pí­si­mo ac­tor Ro­ber­to Man­ri­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.