Ca­ro­li­na Gue­rra, lis­ta pa­ra ir al al­tar

Alo (Colombia) - - Top - POR SAN­DRA PAO­LA REAL M. FO­TOS AN­DRÉS ES­PI­NO­SA

AC­TRIZ CONSUMADA, NA­TI­VA DI­GI­TAL Y AC­TI­VIS­TA NA­TU­RAL, CA­RO­LI­NA GUE­RRA ASU­ME LOS PER­SO­NA­JES Y LAS HIS­TO­RIAS QUE LA RE­TAN CO­MO CAM­PO DE BA­TA­LLA Y FUEN­TE DE INS­PI­RA­CIÓN PA­RA SU TRA­BA­JO, QUE LA EM­PO­DE­RA CO­MO UNA FUER­ZA EMER­GEN­TE DEL TA­LEN­TO LATINO EN ES­TA­DOS UNI­DOS. LA BO­GO­TA­NA TAM­BIÉN SE PRE­PA­RA PA­RA CA­SAR­SE CON EL GRAN AMOR DE SU VI­DA. EX­CLU­SI­VA ALÓ.

{C }Ca­ro­li­na Gue­rra pa­sa por un buen mo­men­to y lo re­fle­ja en to­do: la re­la­ción con su no­vio, el em­pre­sa­rio in­glés Da­vid Reu­ben, su pa­re­ja des­de ha­ce tres años, se po­ne ca­da vez más se­ria; con su fa­mi­lia, con sus ami­gos, con­si­go mis­ma y la­bo­ral­men­te. "Con los años vie­ne la acep­ta­ción. Si pu­die­ra tras­pa­sar­les al­go a las más jó­ve­nes se­ría eso, que una mu­jer con ac­ti­tud no ne­ce­si­ta mu­cho más, aun­que por su­pues­to hay que cui­dar­se, que­rer­se y res­pe­tar­se".

“Acá va­mos ter­mi­nan­do de pro­ce­sar es­ta nue­va vi­da”, con­fie­sa Ca­ro­li­na Gue­rra (32) des­de Los Án­ge­les, lan­zán­do­se a la ta­rea de res­pon­der nues­tras pre­gun­tas cuan­do to­da­vía es no­ti­cia que aca­ba de com­pro­me­ter­se en ma­tri­mo­nio con el hom­bre que más ha ama­do. Fren­te­ra, in­te­li­gen­te, dul­ce y con muy buen hu­mor, re­ve­la que nun­ca so­ñó con ca­sar­se, con te­ner hi­jos, com­pran­do y de­co­ran­do una ca­sa jun­to a su pa­re­ja, ni mu­cho me­nos ca­mi­nan­do ha­cia el al­tar ves­ti­da de blan­co.

Ha­ce un mes y me­dio ter­mi­nó la fil­ma­ción de la ter­ce­ra tem­po­ra­da de la se­rie Ani­mal King­dom, y pa­ra ella fue la más emo­cio­nan­te y la más im­por­tan­te pa­ra Lucy, su per­so­na­je: “Tu­ve que in­ter­ac­tuar con per­so­nas nue­vas, fue al­go di­ver­ti­do. Hay es­ce­nas ma­ra­vi­llo­sas; ha si­do de las gra­ba­cio­nes más gra­ti­fi­can­tes, pues ha si­do el mo­men­to en el que más amor­ci­to me han da­do fue­ra de mi país con las bue­nas crí­ti­cas que he re­ci­bi­do”, re­ve­la.

Y mien­tras arran­can las gra­ba­cio­nes de la cuar­ta tem­po­ra­da de la se­rie, es­cri­ta y di­ri­gi­da por Da­vid Mi­chôd, se su­mer­ge en el ro­da­je de una pe­lí­cu­la ame­ri­ca­na y en la pro­mo­ción de Por­fi­rio Ru­bi­ro­sa, pe­lí­cu­la que ro­dó en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na: “Es una pe­lí­cu­la y se­rie a la vez, una tri­lo­gía des­pam­pa- nan­te que se­gu­ro les va a en­can­tar a to­dos. Mi pa­pel es el de la es­po­sa y pri­mer amor de Por­fi­rio. Se lla­ma Flor de Oro Tru­ji­llo, la úni­ca mu­jer que se atre­vía a al­zar­le la voz al ge­ne­ral y dic­ta­dor, una vie­ja con ca­rác­ter que me ro­bó el co­ra­zón”, re­ve­la. ¿Có­mo re­cuer­das el ro­da­je de es­ta pe­lí­cu­la?

Fue ma­ra­vi­llo­so. El pa­pel era pa­ra mí, te­ne­mos mu­cho en co­mún con Flor. Cuan­do em­pe­cé a leer el guion co­men­cé a ac­tuar­lo de in­me­dia­to, me re­so­nó por den­tro y es el me­jor ‘fee­ling’ que pue­des te­ner co­mo ac­tor. Fue un ho­nor dar­le vi­da a una mu­jer re­vo­lu­cio­na­ria pa­ra su épo­ca. Hu­bo mu­chos ele­men­tos que me en­gan­cha­ron, to­dos sus co­lo­res, tan­tas aris­tas, la in­fi­ni­dad de idio­mas que tu­ve que ex­plo­rar y so­bre to­do su em­po­de­ra­mien­to. Ade­más, la his­to­ria me en­can­ta. Es el per­so­na­je que más me he go­za­do co­mo ac­triz. Tra­ba­jas­te, por pri­me­ra vez, al la­do de tu gran ami­go Ma­no­lo Car­do­na. ¿Qué tal la ex­pe­rien­cia?

Pa­ra mí, ha­cer es­te pro­yec­to con Ma­no­lo ha si­do lo me­jor que me ha pa­sa­do. So­mos ami­gos des­de cuan­do yo te­nía 15 años, ha co­no­ci­do to­das mis fa­ce­tas y con­fío mu-

cho en él. So­mos co­mo her­ma­nos. Es la pri­me­ra vez que ha­ce­mos un pro­yec­to jun­tos. Tu­vi­mos mu­cha quí­mi­ca y la com­pe­ne­tra­ción en la par­te ac­to­ral fue per­fec­ta. ¿Qué tal el ro­da­je?

Fue­ron tres me­ses en San­to Do­min­go, unos días ma­ra­vi­llo­sos y nos con­ver­ti­mos co­mo en una gran fa­mi­lia con to­do el equi­po de pro­duc­ción… Me fue tam­bién es­pec­ta­cu­lar con Da­mián Al­cá­zar, un se­ñor ac­tor al que ad­mi­ro in­fi­ni­ta­men­te. Me fui de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na con el co­ra­zón ro­to; es un país al que amo y en el que me sien­to co­mo en ca­sa, pues apar­te de ser ma­ra­vi­llo­so, ten­go fa­mi­lia allá. El es­treno de la exi­to­sa cin­ta coin­ci­dió con la pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio… ¿Cuén­ta­nos to­do?

La ver­dad, ha si­do un pe­rio­do de mi vi­da muy bo­ni­to. Da­vid ha­bía es­ta­do men­cio­nán­do­lo bas­tan­te, pe­ro yo no sa­bía có­mo com­por­tar­me al res­pec­to. El ma­tri­mo­nio era al­go ex­tra­ño pa­ra mí, mis pa­pás no son ca­sa­dos y eso me im­pac­tó bas­tan­te. Lle­vo mu­chos años en­fo­ca­da en otras áreas... nun­ca lo pre­sio­né pa­ra que me die­ra un ani­llo. Las fo­tos que subis­te en re­des lo di­cen to­do, tu son­ri­sa no pue­de ser más sin­ce­ra…

La ver­dad es que es­toy con el co­ra­zón a mil… Ya ten­go el ani­llo en mi de­do y no sé qué ha­cer con él (ri­sas). No sé cuán­do se­rá la bo­da, si me ca­sa­ré en te­nis o en ta­co­nes... Nun­ca me ima­gi­né ex­pe­ri­men­tan­do tal gra­do de fe­li­ci­dad.

¿Ha cam­bia­do tu idea so­bre el ma­tri­mo­nio en es­tos días?

Me sien­to muy ama­da por el he­cho de que Da­vid quie­ra pa­sar el res­to de su vi­da a mi la­do. Me que­do cor­ta de pa­la­bras pa­ra ex­pre­sar lo ale­gre que me sien­to por nues­tro com­pro­mi­so. La gen­te a la que se lo con­ta­mos, ¡to­dos!, se emo­cio­na­ron mu­cho, de­mos­tra­ban una fe­li­ci­dad ge­nui­na. Eso es al­go que tam­bién me hi­zo sen­tir muy se­gu­ra de que es­ta­mos muy bien ro­dea­dos. ¿Dón­de fue la pe­di­da de mano? Da­vid me di­jo que que­ría pa­sar con­mi­go el fin de se­ma­na fue­ra de Los Án­ge­les, es un plan que he­mos he­cho va­rias ve­ces

an­tes, así que no sos­pe­ché na­da. Al fi­nal me lle­vó a La­gu­na Beach, hi­ci­mos una re­ser­va en un res­tau­ran­te que nos gus­ta mu­cho y la ho­ra nos coin­ci­dió per­fec­to con el atar­de­cer. Es­tá­ba­mos afue­ra, y me pre­gun­tó si po­día­mos to­mar­nos unas fo­tos. No­té que bus­ca­ba un lu­gar que es­tu­vie­ra so­lo, se me hi­zo un po­co ex­tra­ño, pe­ro ac­ce­dí. Hasta hi­zo co­rrer a una se­ño­ra de don­de es­ta­ba y to­do… Lo veía su­per­ner­vio­so. Nos fui­mos a una es­qui­na con una es­pe­cie de ro­ca que da­ba al mar. Me hi­zo vol­tear de fren­te al agua pa­ra to­mar­me una fo­to, su­pues­ta­men­te por­que la es­pal­da del ves­ti­do es­ta­ba muy lin­da, y cuan­do me di vuel­ta es­ta­ba arro­di­lla­do, mi­rán­do­me con unos ojos que me en­lo­que­cie­ron. ¿Qué te di­jo?

Me di­jo que si exis­tía al­gu­na po­si­bi­li­dad de que me ca­sa­ra con él. Yo no te­nía pa­la­bras. Lo abra­cé y lo be­sé apa­sio­na­da­men­te. To­do el mun­do a nues­tro al­re­de­dor aplau­día de la fe­li­ci­dad y él no pa­ró de con­tár­se­lo a to­dos los del res­tau­ran­te.

¿Qué di­jo tu fa­mi­lia?

Ya le ha­bía pe­di­do la mano a mi pa­pá por te­lé­fono, ha­bló con él. Mi her­ma­na fue su cóm­pli­ce en to­do mo­men­to y le ayu­dó hasta con la me­di­da del ani­llo. ¿Có­mo han si­do es­tos días ya com­pro­me­ti­dos en ma­tri­mo­nio?

Des­de el día de la pe­di­da de ma­tri­mo­nio hasta hoy, to­do ha si­do muy lin­do. Sin em­bar­go, él tu­vo que via­jar por tra­ba­jo, igual que yo, en­ton­ces no he­mos te­ni­do mu­cho tiem­po pa­ra es­tar jun­tos. Nos ex­tra­ña­mos mu­chí­si­mo. Hasta aho­ra he­mos em­pe­za­do a pro­ce­sar to­do es­to. Yo ya ce­le­bré con mi fa­mi­lia en Co­lom­bia y la pró­xi­ma se­ma­na nos va­mos con su fa­mi­lia de ce­le­bra­ción a Eu­ro­pa.

¿Có­mo te ha ido de­co­ran­do la ca­sa nue­va?

Es­ta­mos dis­fru­tán­do­lo mu­cho to­do. Él siem­pre qui­so que nos fué­ra­mos a vi­vir a Lon­dres, pe­ro yo es­ta­ba se­gu­ra de dón­de que­ría vi­vir y lo im­por­tan­te pa­ra mí era es­tar en Los Án­ge­les por mi tra­ba­jo. No cam­bio mi ca­rre­ra por na­da, y eso es al­go que él res­pe­ta mu­cho y lo quie­ro aún más por eso, en­ton­ces de­ci­dió mu­dar­se y nos com­pra­mos nues­tra ca­sa. ¿Cuán­do ini­cian con los pla­nes de la bo­da?

El ma­tri­mo­nio es al­go que nos va­mos a to­mar con mu­cha cal­ma y pa­cien­cia. Me lo ima­gino co­mo al­go muy ale­gre, un fiestón con to­das las per­so­nas a las que ama­mos. Si te soy sin­ce­ra, pien­so mu­cho más en la reunión que en mi ves­ti­do o en el ma­qui­lla­je. Ya lle­va­mos tres años jun­tos dán­do­nos amor el uno al otro y am­bos so­mos muy tran­qui­los. Era una co­sa que te­nía que pa­sar, no creo en las coin­ci­den­cias, sé que to­do pa­sa por al­go.

¿Có­mo re­cuer­das esa pri­me­ra vez que lo viste?

Des­de el pri­mer día que nos co­no­ci­mos nos cau­sa­mos una im­pre­sión muy fuer­te y pro­fun­da mu­tua­men­te. Al se­gun­do día de ha­ber­nos vis­to él me per­se­guía y me per­se­guía, y yo so­lo me es­ca­pa­ba. Me in­sis­tió mu­cho, nun­ca me de­jó ir y ya no me de­ja­rá ir ja­más.

¿Qué te enamo­ró de él?

So­mos per­so­nas dis­tin­tas cul­tu­ral­men­te, fui­mos cria­dos en mun­dos di­fe­ren­tes. Sin em­bar­go, él es muy hu­mano, tan dis­pues­to a ayu­dar, tan amo­ro­so con to­dos. Es hu­mil­de y va­lo­ra mu­cho a la gen­te. La mú­si­ca tam­bién nos co­nec­ta; am­bos ama­mos a los ni­ños, con mis so­bri­nos es lo má­xi­mo, y ado­ra a los ani­ma­les. Des­de que es­ta­mos jun­tos te­ne­mos el mis­mo sue­ño de te­ner una fin­ca en don­de al­ber­gue­mos a to­dos esos ani­ma­les que ne­ce­si­tan un ho­gar. Al ha­blar con él te das cuen­ta de que hay mu­chas co­sas más allá de esos ojos cau­ti­va­do­res y esa son­ri­sa di­vi­na que tie­ne, so­bre to­do su in­te­li­gen­cia es al­go que me cau­ti­vó, pa­re­ce una en­ci­clo­pe­dia (ri­sas). Es­tás muy ena­mo­ra­da…

Es que es un sue­ño… La pri­me­ra vez que lo­gró cap­tar mi aten­ción fue un día en el que lo vi de­fen­der a un me­se­ro al que ha­bían tra­ta­do ho­rri­ble en la me­sa en la que es­tá­ba­mos. Lue­go me cau­ti­vó con su hu­mor ne­gro sin igual y su ra­pi­dez men­tal. Es una per­so­na úni­ca y ca­da día me enamo­ra más. ¿Có­mo te ha re­ci­bi­do la fa­mi­lia de Da­vid?

Ellos han si­do ma­ra­vi­llo­sos des­de el día nú­me­ro uno. Aun­que son una fa­mi­lia con dis­tin­tas raí­ces que las mías, siem­pre se han mos­tra­do amo­ro­sos y ca­lu­ro­sos con­mi­go. Te­ne­mos una re­la­ción muy cer­ca­na y so­bre to­do lle­na de ca­ri­ño. ¿Pla­nean te­ner hi­jos?

Eso sí lo te­ne­mos cla­rí­si­mo. He si­do muy ma­ter­nal to­da la vi­da, amo a los ni­ños. ¡Cla­ro que que­re­mos te­ner hi­jos! No ten­go afán al­guno, pe­ro sé que

lo ha­re­mos en un fu­tu­ro. Nues­tro sue­ño es te­ner pri­me­ro dos, y al de­cir es­to la ba­rri­ga se me lle­na de ma­ri­po­sas. Des­de que es­ta­mos jun­tos, Da­vid me ha di­cho que quie­re ver­me con una ba­rri­ga gi­gan­te y que sa­be que me ve­ré di­vi­na. Y tam­bién nos ve­mos con mu­chos, mu­chos pe­rros, to­dos adop­ta­dos. ¿Có­mo le va a él te­nien­do al la­do una mu­jer con tan­ta ener­gía co­mo tú?

Yo siem­pre he si­do muy lle­va­da de mi pa­re­cer. Mis prio­ri­da­des las ten­go cla­ras igual que mis de­ci­sio­nes, y sé que eso ha si­do du­ro pa­ra él. Da­vid ha cam­bia­do mu­chas co­sas pa­ra es­tar jun­tos, des­de su lu­gar de re­si­den­cia hasta sa­ber có­mo li­diar con la fu­ria la­ti­na (ri­sas). ¿Tu fa­mi­lia qué ha di­cho de la bo­da?

Mi pa­pá que­dó en shock por la no­ti­cia; sin em­bar­go, mi fa­mi­lia es­ta­ba se­gu­ra de que íba­mos a es­tar jun­tos. Igual que la su­ya, pues siem­pre le re­pe­tían esa fra­se ‘she is the one’ (ella es la que es). Pe­ro sé que pa­ra un pa­pá es di­fí­cil y nun­ca van a es­tar lis­tos pa­ra esa no­ti­cia. Mi ma­má es­ta­ba sin pa­la­bras, se ata­có a llo­rar, igual que to­das mis ami­gas. Na­ta­lia, mi her­ma­na, al si­guien­te día ya me es­ta­ba pre­gun­tan­do por el ves­ti­do y to­dos los de­ta­lles de la bo­da. Sien­to mu­chí­si­mo amor y apo­yo por par­te de to­dos nues­tros se­res que­ri­dos. ¿Cuán­do arran­cas con los pre­pa­ra­ti­vos?

En es­te mo­men­to no es que ten­ga mu­cho tiem­po li­bre, an­da­mos de tras­teo, en­ton­ces hay que ha­cer tan­tas co­sas que ca­si no ten­go ni un mo­men­to pa­ra res­pi­rar. Sin em­bar­go, ten­go to­da una re­vo­lu­ción de ale­gría den­tro de mí. Con emo­ción de ini­ciar es­ta nue­va eta­pa de mi vi­da. Ya no soy una ni­ña, es­toy en­tran­do a un nue­vo mo­men­to de mis días, es­toy cre­cien­do y to­man­do de­ci­sio­nes que no sa­bía que es­ta­ba lis­ta pa­ra to­mar. ¿Có­mo de­fi­nes es­te mo­men­to de tu vi­da?

Me sien­to más fuer­te y más em­po­de­ra­da que nun­ca con to­das las co­sas bo­ni­tas que la vi­da me es­tá dan­do. Quie­ro ser me­jor per­so­na ca­da día, me­jor ac­triz y cre­cer al la­do del hom­bre que me ama y no so­lo me ha­ce sen­tir la mu­jer más afor­tu­na­da, sino que me ha­ce apre­ciar lo lin­do que pue­de lle­gar a ser to­do. ¿Có­mo man­te­ner­se con los pies en la tie­rra pe­se a to­do el éxi­to que tie­nes?

Siem­pre he te­ni­do muy cla­ro lo que es im­por­tan­te en la vi­da y tam­bién que los va­lo­res de la ca­sa son pri­mor­dia­les. Ven­go de una fa­mi­lia de dos en­tor­nos muy dis­tin­tos, un la­do adi­ne­ra­do y otro muy hu­mil­de, y gra­cias a eso he apren­di­do a va­lo­rar ca­da día. Mi ma­má siem­pre me en­se­ñó to­das las co­sas lin­das de la vi­da, la ar­mo­nía y el amor que nos da to­dos los días, y que las co­sas no va­len na­da, lo que va­le real­men­te es có­mo es uno co­mo per­so­na.

¿Si­gues tra­ba­jan­do mu­cho en tu es­pi­ri­tua­li­dad?

Una vez a los 10 años le di­je a mi ma­má que no que­ría vol­ver a mi­sa, pues ha­bía vis­to al cu­ra de nues­tra igle­sia bo­rra­cho una no­che, y eso se me hi­zo muy ex­tra­ño. Siem­pre me en­con­tré en una po­si­ción muy re­bel­de fren­te a lo re­li­gio­so, pe­ro muy cu­rio­sa fren- te a la es­pi­ri­tua­li­dad. No soy una per­so­na re­li­gio­sa, pe­ro sí muy es­pi­ri­tual. Pro­ven­go de una fa­mi­lia muy con­ser­va­do­ra fren­te a es­te te­ma, pe­ro vi co­sas que me hi­cie­ron ale­jar­me del ca­to­li­cis­mo, y a la igle­sia le he per­di­do mu­cha cre­di­bi­li­dad. La re­li­gión se es­cri­bió pa­ra em­po­de­rar a las per­so­nas y pa­ra crear un am­bien­te de ar­mo­nía en­tre to­dos, pe­ro no pa­ra opri­mir.

¿Con­ti­núas me­di­tan­do?

Sí. Creo en la ener­gía y en mi dia­rio vi­vir me­di­to dos ve­ces al día. Da­vid pro­vie­ne de una fa­mi­lia ju­día, sin em­bar­go, no es prac­ti­can­te. Pe­ro él tie­ne mu­cho res­pe­to fren­te a mis creen­cias y hasta ha em­pe­za­do a me­di­tar a mi la­do. Los dos te­ne­mos una vi­sión muy pa­re­ci­da del mun­do res­pec­to a es­te te­ma. La pri­me­ra es­po­sa de mi pa­pá, que tam­bién es gran ami­ga de mi ma­má, me en­se­ñó a me­di­tar des­de los cin­co años. ¿Có­mo vi­ves tu vi­da hoy en día?

Tra­to de te­ner un ba­lan­ce. To­do en ex­ce­so es ma­lo, por eso me to­mo lo que lla­man ‘vi­da sa­lu­da­ble’ con tran­qui­li­dad. La ac­ti­vi­dad fí­si­ca que más me gus­ta es la ca­mi­na­ta y la es­ca­la­da de mon­ta­ñas, pues en Ca­li­for­nia hay va­rios sen­de­ros y pi­cos pa­ra des­cu­brir. No creo en las die­tas ni en to­da la pla­ta que la gen­te gas­ta en pro­duc­tos que su­pues­ta­men­te pro­me­ten la per­fec­ción. Sé que me­nos es más. No exis­te nin­gún pro­duc­to que pue­da re­em­pla­zar el ejer­ci­cio, el agua y los pro­duc­tos que nos pro­vee la na­tu­ra­le­za. Si le das a tu cuer­po lo que ne­ce­si­tas, él te res­pon­de­rá de la me­jor ma­ne­ra.

“Des­de el pri­mer día que nos co­no­ci­mos, nos cau­sa­mos una im­pre­sión muy fuer­te y pro­fun­da mu­tua­men­te”. Top, de May­gel Co­ro­nel. Fal­da, de Na­ta­lia Lon­do­ño. Za­pa­tos, de Car­men Stef­fens. Are­tes, de De Mil Amo­res Shop

Body, de May­gel Co­ro­nel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.