Pa­lo­ma Va­len­cia y Pa­cho San­tos Calderón

Alo (Colombia) - - Placeres -

Con Iván Du­que go­bier­nan Lle­va 45 días co­mo em­ba­ja­dor en Es­ta­dos Uni­dos el ex­vi­ce­pre­si­den­te Pa­cho San­tos, primo de don Juan Ma­nuel San­tos y consentido del ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be. Pa­lo­ma Va­len­cia es se­na­do­ra y po­lí­ti­ca de tiem­po com­ple­to. Co­mo abo­ga­da par­ti­ci­pa a fon­do en te­mas de­li­ca­dos: co­rrup­ción y atra­cos al Es­ta­do. Pa­lo­ma Va­len­cia es hi­ja del ex­se­na­dor Ig­na­cio Va­len­cia y de Do­ro­tea La­ser­na, nie­ta del ex­pre­si­den­te Gui­ller­mo León Va­len­cia y del es­cri­tor y fi­ló­so­fo Mario La­ser­na Pin­zón, fun­da­dor de UniAn­des. Ella y Pa­cho San­tos, fi­gu­ras de la po­lí­ti­ca ac­tual y uri­bis­tas. Veo fo­to de Do­nald Trump con Pa­cho em­ba­ja­dor, fo­to a co­lo­res y bien ale­gres. El po­der se­du­ce, es gus­ta­dor y es pa­ra ser­vir­le al país.

Gi­na Pa­rody y CE­Ci­lia Ál­va­rEz

Ellas rom­pie­ron el ta­bú que nun­ca to­ca­ron los po­lí­ti­cos, le con­ta­ron al país vía no­ti­cie­ros y emi­so­ras que eran gais, que eran pa­re­ja sen­ti­men­tal. Eso re­vol­có la cal­ma por­que eran mi­nis­tras de don Juan Ma­nuel San­tos. Ellas re­ven­ta­ron las ba­rre­ras que ata­ja­ban a las pa­re­jas les­bia­nas. A la lí­nea gay mas­cu­li­na ha­ce años le die­ron ho­no­res, po­der, mi­nis­te­rios y em­ba­ja­das, pe­ro sin be­sar­se en pú­bli­co con el ‘no­vio-sar­dino’. A la lí­nea gay fe­me­ni­na le ha si­do di­fí­cil, las mi­ra­ban ra­ro. Gi­na Pa­rody en su gran mo­men­to po­lí­ti­co acep­tó su mi­li­tan­cia gay y su amor a Ce­ci­lia Ál­va­rez; allí de­rro­chó ca­rác­ter. Gi­na y Ce­ci­lia son es­tu­dio­sas, vi­ven en Nue­va York y pla­nean vi­vir en Co­lom­bia pa­ra de­di­car­se a la po­lí­ti­ca, he­cho que no les aplau­do por­que allí el len­gua­je ba­jó de ca­te­go­ría. PUN­TO.

Juan Es­tE­ban Cons­taÍn

Es­cri­tor y tam­bién his­to­ria­dor, ro­que­ro, fut­bo­le­ro, po­lí­glo­ta, co­ci­ne­ro y con­fe­ren­cis­ta so­bre el Re­na­ci­mien­to, Na­po­león Bo­na­par­te, el mun­do mo­derno, los Beatles y la re­vo­lu­ción fran­ce­sa. Lan­zó el li­bro Nin­gún tiem­po es pa­sa­do, de­di­ca­do a Pon­cho Ren­te­ría y a En­ri­que San­tos Calderón. Soy alumno del es­tu­dio­so y bur­lón Juan Es­te­ban, en li­te­ra­tu­ra, Ál­va­ro Mu­tis, Mar­cel Proust, po­lí­ti­ca eu­ro­pea, los Ro­ma­nov, Ma­quia­ve­lo, etc. Juan es ‘cul­to­cul­tí­si­mo’, ga­na­dor del pre­mio Na­rra­ti­va co­lom­bia­na. Llé­ven­se el li­bro de es­te pa­ya­nés cro­nis­ta y co­lum­nis­ta exi­to­so. Sus pa­dres, Al­fre­do Cons­taín Ara­gón y Glo­ria Cro­ze, lo lle­va­ron de ni­ño a leer his­to­ria y li­te­ra­tu­ra y acer­ta­ron.

Car­li­na to­lE­do Pat­tEr­son

Es una lú­ci­da co­lum­nis­ta ca­le­ña. En su pe­rió­di­co El País es­cri­bió con­tra la per­ver­sa ola de ata­ques se­xua­les a ni­ños y mu­je­res en Co­lom­bia. Léan­la: EL TIEM­PO pu­bli­có un in­for­me denunciando que 120 fun­cio- na­rios de co­le­gios tie­nen acu­sa­cio­nes por feos to­ques se­xua­les a ni­ñas y ni­ños me­no­res de edad. El in­for­me ha­bla de ac­ce­so car­nal vio­len­to, to­ca­mien­tos, fa­vo­res por co­que­teos con men­sa­jes se­xua­les. Car­li­na To­le­do de­nun­cia a me­nu­do los ul­tra­jes ma­chis­tas a mu­je­res en el cam­po la­bo­ral. Ella, con enojo, ata­ca que ba­jo el man­to pro­fe­so­ral ha­ya abu­sos al alum­na­do y de­nun­cia que mu­chas ma­dres no sa­ben que a su hi­ja de 14 años la mi­ra mor­bo­sa­men­te el pro­fe­sor de li­te­ra­tu­ra y le re­co­mien­da leer la no­ve­la Lo­li­ta, de Vla­di­mir Na­bo­kov. ¡Pi­las, hay una mi­no­ria de pro­fe­so­res ‘ba­ca­nos y ché­ve­res’ que co­que­tean con sus alum­nas! Eso sue­na ra­ro.

Gus­tan los li­bros ro­ba­dos

Mu­chas amis­ta­des con bue­na ener­gía se rom­pie­ron por la in­de­li­ca­de­za de no de­vol­ver un li­bro pres­ta­do. Al­fre­do Iriar­te era un bur­lón ca­cha­quí­si­mo, gran es­cri­tor, du­cho en hu­mor ne­gro que ama­ba sus li­bros, el whisky, los clá­si­cos y a sus ami­gas Ivonne Ni­cholls y Ri­ta Res­tre­po. Al­fre­do es­cri­bió re­gios en­sa­yos co­mo el pró­lo­go al li­bro El gran Bu­run­dún Bu­run­dá ha muer­to, poe­ma de Jor­ge Za­la­mea. Al­fre­do ama­ba los li­bros y se pe­leó con Ri­ta Res­tre­po e Ivonne Ni­cholls, sus alum­nas en li­te­ra­tu­ra, por­que les pres­tó li­bros que no de­vol­vie­ron. ¿Us­ted no de­vol­vió li­bro pres­ta­do? Mal he­cho, es in­de­li­ca­do; de­vuél­va­los ma­ña­na. Pron­to pu­bli­ca­ré la lis­ta de li­bros que pres­té y que al­gu­nas ami­gas se ‘hur­ta­ron’, no ro­ba­ron. Da­ré la lis­ta sin ma­la uva, pe­ro la da­ré. PUN­TO.

ALÓ pre­pa­ra edi­cio­nes es­pe­cia­les. Lle­gó oc­tu­bre y Pon­cho Ren­te­ría pi­de que apla­cen hasta no­viem­bre los mo­ti­vos na­vi­de­ños. ALÓ y es­te ser­vi­dor les de­ci­mos ¡Bue­nas bue­nas!

A la lí­nea gay mas­cu­li­na ha­ce años le die­ron ho­no­res, po­der, mi­nis­te­rios y em­ba­ja­das, pe­ro sin be­sar­se en pú­bli­co con el ‘no­vio-sar­dino’. A la fe­me­ni­na le ha si­do di­fí­cil"

Pon­cho Ren­te­ría Co­lum­nis­ta premium de di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Se ufa­na de ser el más co­no­ce­dor delas mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.