mu­jer aló

Ju­lia­na Ba­rre­to, una lí­der fe­roz

Alo (Colombia) - - Contenido - POR JIMENA PA­TI­ÑO BON­ZA FO­TOS FILIBERTO PIN­ZÓN

{E}‘Es­pon­tá­nea y dul­ce co­mo un are­qui­pe’, así se de­fi­ne la em­pre­sa­ria Ju­lia­na Ba­rre­to en sus re­des so­cia­les. Y aun­que el ca­rác­ter fuer­te y la fran­que­za que ha de­mos­tra­do co­mo ju­ra­do en el reality de ne­go­cios Shark Tank (del ca­nal Sony) ha­cen que mu­chos te­le­vi­den­tes es­tén en desacuer­do con esa des­crip­ción, bas­ta ha­blar con ella un par de mi­nu­tos pa­ra com­pro­bar que su no­ble­za igua­la su exi­gen­cia.

Es­ta abo­ga­da es­pe­cia­lis­ta en re­cur­sos hu­ma­nos lle­va el em­pren­di­mien­to y el ser­vi­cio a los de­más en la san­gre. Su pa­dre, Francisco Ba­rre­to, tra­ba­jó des­de muy jo­ven y ha­ce 38 años –al na­cer Ju­lia­na– de­ci­dió ser in­de­pen­dien­te, por lo que tiem­po después creó Pro­duc­tos La Ca­rre­ta, una em­pre­sa fa­bri­can­te de are­qui­pe, le­che con­den­sa­da, sal­sas de fru­tas y otros pro­duc- tos, que hoy es pro­vee­do­ra de sal­sa­men­ta­rias y gran­des com­pa­ñías co­mo Dun­kin' Do­nuts, Éxi­to y Crem He­la­do.

Su ma­dre, Helena Gu­tié­rrez, fue di­rec­to­ra edu­ca­ti­va de Idi­pron* y cui­dó de ni­ños y ado­les­cen­tes ha­bi­tan­tes de ca­lle por mu­chos años. Es­te ejem­plo mar­có la vi­da de la bo­go­ta­na, quien es­tu­dió de­re­cho en la Universidad Ja­ve­ria­na, tra­ba­jó du­ran­te ca­si diez años en So­fa­sa y otras em­pre­sas del sec­tor au­to­mo­tor en Co­lom­bia y Mé­xi­co, y se de­di­có al ‘em­pren­di­mien­to con pro­pó­si­to’.

En el 2015, Ju­lia­na in­gre­só a Pro­duc­tos La Ca­rre­ta co­mo

sub­ge­ren­te, car­go que aún desem­pe­ña y que al­ter­na con sus char­las de em­pren­di­mien­to y su rol de in­ver­sio­nis­ta en Shark Tank, Ne­go­cian­do con ti­bu­ro­nes. Lo­gra­mos una ci­ta con es­ta fe­roz ne­go­cian­te pa­ra ha­blar de su par­ti­ci­pa­ción en el pro­gra­ma y, de pa­so, pe­dir­le al­gu­nos consejos pa­ra crear una em­pre­sa pro­pia.

¿Có­mo ca­li­fi­cas la ex­pe­rien­cia de ser una ti­bu­ro­na?

Es muy en­ri­que­ce­do­ra. Es de­li­cio­so es­tar ahí y po­der dar consejos ge­nui­nos con res­pe­to, ca­ri­ño y vi­sión de em­pre­sa­ria, pa­ra decirle a al­guien 'vas por buen ca­mino' o 'aún no es­tás lis­to', 'es­tás va­lo­ran­do es­ta em­pre­sa más de lo que de­be­rías', 'la ren­ta­bi­li­dad no te da si ha­ces es­to'...

¿Te han juz­ga­do por tu pa­pel co­mo ju­ra­do?

Sí. Yo di­go las co­sas con mu­cho res­pe­to, pe­ro tam­bién soy fran­ca y exi­gen­te. Y han si­do du­ras las crí­ti­cas, por­que si un hom­bre da una re­tro­ali­men­ta­ción du­ra, a la gen­te le pa­re­ce una maravilla. Si lo ha­ce una mu­jer, le di­cen que es una bru­ja ma­la. Pe­ro si yo fue­ra la em­pren­de­do­ra, pre­fe­ri­ría que me di­je­ran las co­sas en las que ten­go que me­jo­rar pa­ra po­der sa­lir ade­lan­te.

Ade­más de un buen con­cep­to o pro­duc­to, ¿qué se ne­ce­si­ta pa­ra ser em­pren­de­dor?

Ser to­le­ran­te a la frus­tra­ción, por­que no to­do sa­le bien des­de el prin­ci­pio. Y to­mar las equi­vo­ca­cio­nes co­mo opor­tu­ni­dad. Aho­ra, no to­do el mun­do tie­ne que ser em­pren­de­dor; esa es una pa­la­bra que es­tá muy de mo­da, pe­ro tam­bién es vá­li­do tra­ba­jar en una ofi­ci­na, ha­cer otras co­sas. Mu­chos di­cen 'quie­ro lan­zar una apli­ca­ción mi­llo­na­ria y así no ten­dré que tra­ba­jar más en mi vi­da', y eso no es ver­dad. El que em­pren­de tra­ba­ja tres ve­ces más.

¿Qué pre­gun­tar­se pa­ra co­men­zar con un ne­go­cio pro­pio?

Si se quie­re co­mo un hobby o si real­men­te es un mo­de­lo de ne­go­cio del cual vi­vir. Ade­más, có­mo se va a al­ter­nar con las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas, por­que ge­ne­ral­men­te las mu­je­res tie­nen otros ro­les: de es­po­sas, de ma­más, de cui­da­do­ras, en fin…

En los pri­me­ros me­ses, ¿qué fac­to­res se de­ben mo­ni­to­rear pa­ra sa­ber si se va por buen ca­mino?

Pri­me­ro, los pla­nes de ac­ción. ¿Se es­tán eje­cu­tan­do? Lue­go se de­be re­vi­sar qué erro­res hay, cuán­to se re­pi­ten y sa­car in­di­ca­do­res de ges­tión que mues­tren có­mo es­tá fun­cio­nan­do el ne­go­cio. Y cla­ro, hay que re­vi­sar muy bien el pre­su­pues­to: ¿cuán­to di­ne­ro es­tá en­tran­do?, ¿cuán­to es­tá sa­lien­do? Un ne­go­cio es co­mo un be­bé: pri­me­ro bal­bu­cea, después em­pie­za a de­cir pa­la­bri­tas y lue­go ya ha­bla bien.

Siem­pre en­fa­ti­zas en ‘em­pren­der con pro­pó­si­to’. ¿Có­mo lo­grar­lo?

Cuan­do ha­blo de es­te te­ma, me fas­ci­na men­cio­nar una pa­la­bra ja­po­ne­sa: ‘iki­gai’. Es­ta­ble­ce que hay cua­tro co­sas que uno de­be po­ner en prác­ti­ca pa­ra ser fe­liz y em­pren­de­dor de vi­da o de em­pre­sa: ha­cer lo que te gus­ta, ser bueno ha­cién­do­lo, que te pue­dan pa­gar por eso y que ten­ga un im­pac­to po­si­ti­vo en otros, ya sea en tu fa­mi­lia, en tus tra­ba­ja­do­res o en tu co­mu­ni­dad.

¿De qué ma­ne­ra se pue­de ge­ne­rar ese im­pac­to po­si­ti­vo?

Im­pac­to so­cial no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te ha­cer una fun­da­ción. Pue­de ser pa­gar una nó­mi­na cuan­do es, tra­tar bien a la gen­te, ge­ne­rar em­pleo y que esas per­so­nas pue­dan man­dar a sus chi­qui­tos al co­le­gio, et­cé­te­ra. Eso es cru­cial pa­ra mí, y cuan­do me pu­se a ver en qué in­ver­tí du­ran­te el pro­gra­ma, en­con­tré que to­dos los ne­go­cios tie­nen im­pac­to so­cial; eso me fas­ci­nó.

Los gran­des amo­res de es­ta in­ver­sio­nis­ta son sus pa­dres, sus cua­tro so­bri­nas y su es­po­so, el of­tal­mó­lo­go y on­có­lo­go Car­los Alberto Ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.