Sebastián Sil­va, So­fía Castro, Ama­ra Que Lin­da y Ami Ro­drí­guez

Alo (Colombia) - - Contenido -

An­tí­do­to, y aho­ra pre­pa­ran en com­pa­ñía de otros you­tu­bers, y ba­jo la di­rec­ción del es­pa­ñol Pe­dro Cano, el Mu­si­cal Roast Your­self, una Na­vi­dad di­gi­tal­men­te má­gi­ca, que se pre­sen­ta­rá del 19 al 22 de di­ciem­bre en el Pa­be­llón 4 de Cor­fe­rias.

SOÑADORA IN­CAN­SA­BLE

A sus 15 años, Ama­ra ha­bla co­mo to­da una gran eje­cu­ti­va al re­fe­rir­se a su tra­ba­jo co­mo you­tu­ber. Se des­cri­be co­mo una mu­jer ab­so­lu­ta­men­te ro­mán­ti­ca, es fan de las me­dias de di­bu­jos ani­ma­dos –ya per­dió la cuen­ta de to­das las que tie­ne– y to­das las no­ches, an­tes de dor­mir, ve una pe­lí­cu­la de Dis­ney. La úl­ti­ma fue En­re­da­dos.

Si no fue­ras you­tu­ber…

Me de­di­ca­ría so­lo a mi es­tu­dio o es­ta­ría en un cur­so de ac­tua­ción.

Tres apli­ca­cio­nes in­fal­ta­bles…

Instagram, Twit­ter y YouTu­be.

El oso que más re­cuer­das…

Una vez tu­ve una ci­ta con un ni­ño, aún no éra­mos no­vios, es­tá­ba­mos con otro amigo que me hi­zo reír cuan­do me es­ta­ba to­man­do un ju­go, no pue­de aguan­tar, y le es­cu­pí en la ca­ra (ri­sas).

¿Cuál es tu men­ti­ra más co­mún?

“Ya sa­lí de mi casa”, pe­ro en reali­dad es­toy acos­ta­da en mi ca­ma.

¿A quién ad­mi­ras?

A la Di­va­za, por­que es un ser hu­mano in­creí­ble y to­do lo que ha lo­gra­do has­ta hoy lo ha he­cho con mu­cho es­fuer­zo y de­di­ca­ción. Se lo me­re­ce to­do.

¿Qué es­pe­ras de tus ami­gos?

Que sean fie­les con­mi­go.

¿Cuál fue tu úl­ti­ma com­pra?

Una ca­mi­se­ta de Tumblr.

Eso que nun­ca ha­rías…

Ti­rar­me en un pa­ra­caí­das.

UN tALENtOSO IN­NA­tO

Ca­ris­má­ti­co y con una son­ri­sa im­bo­rra­ble en su ros­tro, así es Ami Ro­drí­guez, uno de los pri­me­ros co­lom­bia­nos que de­bu­ta­ron exi­to­sa­men­te en el uni­ver­so di­gi­tal. Es tal su aco­gi­da que va­rias mar­cas lo han ele­gi­do co­mo em­ba­ja­dor de sus pro­duc­tos, es­cri­bió el li­bro

La úl­ti­ma vez que llo­ré fue por la re­caí­da que tu­vo De­mi Lo­va­to. La ad­mi­ro mu­cho por to­do lo que ha he­cho en su vi­da. Es una gue­rre­ra".

Ami ro­drí­guez

Las aven­tu­ras de Ami, sus vi­deos son de los más vi­ra­les de la red y con­ti­núa via­jan­do por Co­lom­bia y La­ti­noa­mé­ri­ca con su es­pec­tácu­lo Te­rrí­co­las Tour.

Po­cos sa­ben de ti…

Que no me gus­tan los co­lo­res ca­fé y na­ran­ja en la ro­pa; que me sa­ca­ron cua­tro dien­tes al mis­mo tiem­po, el mis­mo día, a la mis­ma ho­ra, y ca­si me des­ma­yo.

Si no fue­ras you­tu­ber…

Me gus­ta­ría ser ma­go.

A tus ‘ha­ters’…

Gra­cias, ha­ters, ‘ma­ke me fa­mous’.

¿A quién ad­mi­ras?

A De­mi Lo­va­to. Es una gue­rre­ra, tie­ne una his­to­ria de vi­da de­ma­sia­do lin­da y me iden­ti­fi­co mu­cho con ella por to­dos los com­ple­jos que tie­ne con su cuer­po, co­mo yo.

Tu men­ti­ra más co­mún…

Cuan­do me pre­gun­tan “¿pa­só al­go?”, y yo, “no pa­só na­da”, pe­ro en reali­dad pa­só de to­do.

¿Có­mo te con­quis­tan?

Lle­ván­do­me a ju­gar ma­qui­ni­tas a un cen­tro co­mer­cial. ¿Por qué ra­zón llo­ras­te la úl­ti­ma vez?

Vol­ví a ver el do­cu­men­tal de De­mi Lo­va­to y llo­ré mu­cho.

La im­pa­ra­bLe ‘So­fi’

Sus ca­si 6 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Youtu­be son la prue­ba de que So­fía Castro ha lle­ga­do al co­ra­zón de mi­llo­nes de per­so­nas. Es­tu­dió ac­tua­ción y ha par­ti­ci­pa­do en múl­ti­ples obras de tea­tro. A sus se­gui­do­res los lla­ma ‘mor­chis’.

Po­cos sa­ben de ti…

Me gra­dué de ar­tes es­cé­ni­cas en Casa E y so­lo usó za­pa­tos de pla­ta­for­ma.

Si no fue­ras you­tu­ber…

Me gus­ta­ría ser po­li­cía an­ti­nar­có­ti­cos pa­ra de­cir “po­si­ti­vo pa­ra co­caí­na” (ri­sas).

A tus ha­ters…

Que esa ener­gía que le me­ten al odio la apro­ve­chen pa­ra co­sas pro­duc­ti­vas.

Tres apli­ca­cio­nes in­fal­ta­bles…

Crossy Road, pe­ro ver­sión Dis­ney, Fa­ce­tu­ne y Spo­tify.

Un oso inol­vi­da­ble…

Una vez es­ta­ba en tea­tro y en me­dio de una es­ce­na mi com­pa­ñe­ro sin que­rer me sa­có un seno y esperé has­ta sa­lir de es­ce­na pa­ra arre­glar­me el bra­sier. To­da esa par­te la hi­ce con un seno por fue­ra (ri­sas).

¿A quién ad­mi­ras?

A mi ma­má, por­que es la mu­jer más be­rra­ca del mun­do, sa­có a cua­tro hi­jos ade­lan­te ella so­la. ¿Por qué ra­zón llo­ras­te la úl­ti­ma vez?

Por­que vi a al­guien que amo mu­cho. Lá­gri­mas de fe­li­ci­dad. ¿Qué es lo que más ad­mi­ras de una per­so­na?

La hu­mil­dad.

Tu can­ción fa­vo­ri­ta…

Es un se­cre­to, de Plan B. Amo el reguetón.

eL ar­te co­rre por SuS ve­naS

A sus se­gui­do­res, Sebastián Sil­va los bau­ti­zó co­mo ‘Sil­vers’. Es can­tan­te y tam­bién ac­tor, lo vi­mos re­cien­te­men­te en La rei­na del flow y es­tre­nó su pro­pia lí­nea de ac­ce­so­rios. Ha­ce po­co

Dos lle­gó co­sas a Luca, su ho­gar que a quien po­cos una ado­ra bull­dog sa­ben con de fran­ce­sa ti… el al­ma. lla­ma­da

ha­cer Que es­cul­tu­ras soy ve­ge­ta­riano en ar­ci­lla, y que di­bu­jar me en­can­ta y pin­tar.

Si no fue­ras you­tu­ber…

Se­ría psi­có­lo­go; me va muy bien ana­li­zan­do a las per­so­nas y acon­se­ján­do­las.

A tus ha­ters...

Les di­ría que no se to­men to­do tan per­so­nal.

Tus tres apli­ca­cio­nes in­fal­ta­bles…

Instagram, Ug­gie y RNI Films.

¿Por qué llo­ras­te la úl­ti­ma vez? Por­que mi ma­má me con­tó una pe­lí­cu­la de un pe­rri­to que de­ja­ban aban­do­na­do.

Un oso inol­vi­da­ble…

En una pre­sen­ta­ción de bai­le se me rom­pió el pan­ta­lón y tra­ta­ba de no dar­me la vuel­ta pa­ra que la gen­te no se die­ra cuen­ta.

¿A quién ad­mi­ras y por qué?

A Mi­chael Jack­son, por to­do lo que lo­gró ar­tís­ti­ca­men­te.

Tu men­ti­ra más co­mún…

Que mi­do 1,76 (ri­sas).

¿Cuál es tu pla­cer más cos­to­so?

Sien­to mu­cho pla­cer al cui­dar mi cuer­po y mi sa­lud, en­ton­ces in­vier­to lo ne­ce­sa­rio en vi­ta­mi­nas, cre­mas pa­ra el cuer­po, lim­pie­zas fa­cia­les y co­mi­da (ri­sas).

Ami Ro­drí­guez

Ama­ra Que Lin­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.