Nue­vo aman­te, nue­vas re­glas

SER HO­NES­TOS, OL­VI­DAR­SE DE LOS ES­TÁN­DA­RES DE PER­FEC­CIÓN, EN­FO­CAR­TE EN EL HOY Y NO EN EL PA­SA­DO E IN­TER­AC­TUAR DE FOR­MA FLUI­DA SON AL­GU­NAS DE LAS FÓR­MU­LAS PA­RA LO­GRAR PRI­ME­ROS EN­CUEN­TROS PLA­CEN­TE­ROS. CA­DA PER­SO­NA ES UN MUN­DO, ¡LO IM­POR­TAN­TE ES DE­JAR­SE LLEV

Alo (Colombia) - - Contenido -

{C}Co­men­zar una re­la­ción sig­ni­fi­ca en­fren­tar­se a si­tua­cio­nes nue­vas. To­do es di­fe­ren­te y emocionante, es­pe­cial­men­te las pri­me­ras ci­tas, en las que el ro­man­ce y el in­te­rés por co­no­cer to­do so­bre la otra per­so­na se en­cuen­tran en el pi­co más al­to. Y si, en el me­jor de los ca­sos, to­do sa­le bien, afron­ta­mos otra si­tua­ción: la pri­me­ra re­la­ción se­xual. ¿Qué es­pe­rar?, ¿có­mo com­por­tar­nos?, ¿qué ha­cer y qué no? Aun­que no exis­ten com­por­ta­mien­tos es­ta­ble­ci­dos por­que ca­da quien en­tien­de y asu­me su se­xua­li­dad de for­ma di­fe­ren­te, sí es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta al­gu­nos con­se­jos pa­ra sa­lir avan­te y es­qui­var mo­men­tos de in­co­mo­di­dad.

Pa­ra Pa­blo Vallejo, psi­có­lo­go y di­rec­tor del la­bo­ra­to­rio de Se­xo­lo­gía de la Fun­da­ción Kon­rad Lo­renz, “po­dría ser una ex­pe­rien­cia com­pli­ca­da y an­sio­sa, pe­ro tam­bién po­dría no ser­lo. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que la nue­va pa­re­ja no es igual que la an­te­rior, y hay que adap­tar­se, es de­cir, to­már­se­lo con cal­ma”, in­di­ca.

Y ex­pli­ca que si ve­ni­mos de una re­la­ción en la que ya lle­va­mos mu­cho tiem­po pue­de re­sul­tar di­fí­cil adap­tar­se un po­co a la nue­va si­tua­ción, a las nue­vas cos­tum­bres, pue­den ver­se co­mo ame­na­zan­tes, por eso lo me­jor es re­la­jar­se.

¡Co­mu­níCa­te!

Es­to fa­ci­li­ta­rá mu­cho las co­sas. Ser cla­ros, sin­ce­ros y te­ner pre­sen­te que pa­ra am­bos exis­tió un ex, por lo que no es ló­gi­co pen­sar que de la no­che a la ma­ña­na to­do el pa­sa­do des­apa­re­ce­rá. To­do ne­ce­si­ta tiem­po y es la for­ma más sa­na de co­men­zar de nue­vo. No ne­ce­sa­ria­men­te lo que fun­cio­na­ba con tu pa­re­ja an­te­rior lo ha­rá con es­ta nue­va per­so­na. La úni­ca ma­ne­ra de sa­ber si va­mos por buen ca­mino es in­ter­ac­tuan­do. Apren­der a co­mu­ni­car­nos se­xual­men­te pue­de ha­cer­se de for­ma ver­bal o no; la ma­ne­ra de­pen­de­rá de lo que los ha­ga sen­tir más có­mo­dos. Al­gu­nas pa­re­jas pre­fie­ren pro­bar con ca­ri­cias y mo­vi­mien­tos e ir ana­li­zan­do la res­pues­ta del otro, y unas más op­tan por ha­blar­lo y lle­gar a acuer­dos.

to­dos te­ne­mos un pa­sa­do

Al­gu­nos co­me­ten el error de con­cen­trar su aten­ción en el pa­sa­do. ¿Quién es­tu­vo an­tes en la vi­da del otro?, ¿có­mo eran sus en­cuen­tros?, ¿có­mo era su re­la­ción en ge­ne­ral? son pre­gun­tas que ocu­pan su men­te. Sin em­bar­go, lo me­jor es en­ten­der que el pa­sa­do ya no im­por­ta y en­fo­car­se en la re­la­ción que hoy quie­ren cons­truir. “In­clu­so ocu­rren lap­sus, co­mo lla­mar a la pa­re­ja ac­tual con el nom­bre de la ex­pa­re­ja. Es­to es al­go neu­ro­ló­gi­co, ya que el ce­re­bro sa­be que los be­sos, las ca­ri­cias, la in­ti­mi­dad, to­da su vi­da de pa­re­ja es­ta­ba ro­dea­da por un nom­bre y que eso es­tá cam­bian­do y aho­ra tie­ne otro nom­bre”, ex­pli­ca Vallejo.

de­pen­de...

El com­por­ta­mien­to, tan­to en la in­ti­mi­dad co­mo en otros as­pec­tos, de­pen­de­rá del ti­po de re­la­ción, si es ca­sual o es­ta­ble. Sin em­bar­go, lo re­co­men­da­ble es de­jar cla­ro el te­rreno que am­bos pi­san pa­ra así ac­tuar sin te­mor y evi­tar que las du­das opa­quen el pla­cer.

el ob­je­ti­vo es di­ver­tir­te

Lo pri­me­ro es ol­vi­dar­te de las es­ce­nas per­fec­tas que ve­mos en las pe­lí­cu­las, don­de to­do en­ca­ja. La reali­dad pue­de ser muy di­fe­ren­te, pe­ro no por eso me­nos di­ver­ti­da. El tru­co es­tá en re­la­jar­te, acep­tar los mo­men­tos in­có­mo­dos con na­tu­ra­li­dad y de­jar­te lle­var. ¡Re­cuer­da que pa­ra él tam­bién es nue­vo y que se­gu­ra­men­te tie­ne las mis­mas du­das que tú!

adiós a las in­se­gu­ri­da­des

Así co­mo tú no es­tás fi­ján­do­te en si tie­ne o no los múscu­los to­ni­fi­ca­dos, a él tam­po­co le in­tere­sa si tie­nes un po­co de ce­lu­li­tis. Lo me­jor es en­fo­car­te en tu pro­pia sen­sua­li­dad, en tu ca­pa­ci­dad de sen­tir pla­cer. ¡Am­bos es­tán en bús­que­da del pla­cer!

Sé ho­nes­ta hay una re­gla bá­si­ca en la se­xua­li­dad y es no per­mi­tir na­da que te ha­ga sen­tir in­có­mo­da. en­ton­ces, si sien­tes que la ma­ne­ra co­mo te to­ca no es es­ti­mu­lan­te, lo me­jor es de­cír­se­lo. no por­que sea la pri­me­ra vez de­bes ad­mi­tiral­go que no te gus­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.