Ha­blar de sui­ci­dio es sal­var vi­das

Alo (Colombia) - - Contenido - por cris­ti­na mo­ra­les

EN­CON­TRAR LOS ES­PA­CIOS PA­RA HA­BLAR CON NUES­TROS HI­JOS, REAPRENDER EL MUN­DO DES­DE SU VI­SIÓN Y NO PA­SAR POR AL­TO COM­POR­TA­MIEN­TOS O FRASES ALAR­MAN­TES SON FOR­MAS DE PRE­VE­NIR EL SUI­CI­DIO.

{N}“Na­die sa­be lo de na­die”, es una fra­se que mi abue­la so­lía re­pe­tir. Se que­da­ba ho­ras mi­ran­do por la ven­ta­na, vien­do a las per­so­nas pa­sar y de­cía: “No sa­be­mos el do­lor con el que vie­nen los de­más, no co­no­ce­mos sus te­mo­res, sus lu­chas ni sus sue­ños”. Des­de ni­ños nos re­pi­ten que en la vi­da to­do tie­ne so­lu­ción sal­vo la muer­te, pe­ro ¿qué pa­sa cuan­do pa­ra al­guien es­ta es la úni­ca al­ter­na­ti­va? Ser­gio Urre­go, Daniel Eduar­do Oso­rio y Daniel Segura Bon­nett es­co­gie­ron es­ta op­ción, que de­jó en sus fa­mi­lias un pro­fun­do do­lor, un va­cío im­po­si­ble de lle­nar, pe­ro tam­bién la cer­te­za de que al­go es­tá pa­san­do en nues­tra so­cie­dad pa­ra que ca­da vez más jó­ve­nes y ni­ños to­men es­te ca­mino sin re­torno.

Se­gún ci­fras de Me­di­ci­na Le­gal, en lo que va de es­te año, 1.610 per­so­nas se han qui­ta­do la vi­da en Co­lom­bia. En­tre ellas apa­re­cen 48 me­no­res en­tre 10 y 13 años, y 139 en­tre 14 y 17 años. Mien­tras que en el mun­do, de acuer­do con da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), más de 800.000 per­so­nas se sui­ci­dan ca­da año, lo que re­pre­sen­ta una muer­te ca­da 40 se­gun­dos.

Las ra­zo­nes que pue­den lle­var a una per­so­na a to­mar una de­ci­sión de es­te ta­lan­te son tan va­ria­das co­mo per­so­na­les, pe­ro la ma­yo­ría con­ver­gen en un pun­to: dis­cri­mi­na­ción.

Pa­ra An­drés Las­so, psi­có­lo­go clí­ni­co ex­per­to en sui­ci­dio de

la Fun­da­ción Uni­ver­si­ta­ria Kon­rad Lo­renz: Al­gu­nas si­tua­cio­nes po­nen a las per­so­nas en ma­yor ries­go co­mo la de­s­es­pe­ran­za, creer que las co­sas no van a cam­biar. “La di­fi­cul­tad pa­ra afron­tar y pen­sar en so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas, no con­tar con una red de apo­yo, es­tar ex­pues­to al sui­ci­dio de otras per­so­nas, so­bre to­do si se tie­ne una vi­sión ro­mán­ti­ca o he­roi­ca del ac­to en sí mis­mo, por ejem­plo, si se que­da con la idea de que ‘des­can­só’ o ‘pa­só a me­jor vi­da’. Tam­bién ser po­co pro­pen­sos a pe­dir y re­ci­bir ayu­da de otros es un fac­tor de ries­go”, in­di­ca.

SER­GIO, EL LÍ­DER IN­NA­TO

El 5 de agos­to del 2014 co­men­zó pa­ra Al­ba Lu­cía Re­yes Arenas, ma­dre del jo­ven Ser­gio Urre­go, co­mo una pe­sa­di­lla, pe­ro tam­bién con el re­to de lim­piar el nom­bre de su hi­jo, quien en la tar­de del día an­te­rior, a los 16 años, se lan­zó des­de el ter­cer pi­so de un cen­tro co­mer­cial en Bo­go­tá. ¿La ra­zón? Fue acu­sa­do in­jus­ta­men­te de aco­so se­xual por par­te de los pa­dres del que fue­ra su no­vio, se­gún na­rra Al­ba, mo­ti­va­dos por las di­rec­ti­vas del co­le­gio.

Ella es una mu­jer me­nu­da, de mi­ra­da dul­ce y voz cá­li­da, que al re­vi­vir los he­chos que ro­dea­ron la muer­te de su Ser­gio son­ríe con nos­tal­gia, al­gu­nas ve­ces su voz se que­bran­ta y otras no pue­de evi­tar reír al re­cor­dar el ma­ra­vi­llo­so hu­mor ne­gro de su hi­jo, su ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go, su pa­sión por la lec­tu­ra y por la mú­si­ca: “Ser­gio era aman­te de Ed­gar Allan Poe y le en­can­ta­ban las can­cio­nes de Ce­lia Cruz, y así me gus­ta re­cor­dar­lo”, di­ce Al­ba.

Hoy por hoy, Al­ba lo­gró com­pro­bar que el pro­ce­so dis­ci­pli­na­rio que se­guía el co­le­gio a Ser­gio de­bi­do a su orien­ta­ción se­xual es­tu­vo con­ta­mi­na­do, y ade­más lim­pió su nom­bre. To­do es­to le per­mi­tió em­po­de­rar­se co­mo lí­der en la pre­ven­ción de sui­ci­dios por me­dio de la Fun­da­ción Ser­gio Urre­go, que ella creó (www.fun­da­cion­ser­giou­rre­go.org). “Des­de muy ni­ño, Ser­gio mar­có la di­fe­ren­cia. Se con­si­de­ra­ba ateo, anar­quis­ta y gay. Creo que la me­jor for­ma de ho­me­na­jear­lo es por me­dio de la Fun­da­ción, en la que tra­ba­ja­mos pa­ra que nin­gún otro ni­ño ten­ga que vi­vir lo que mi hi­jo”, ase­gu­ra.

DANIEL EDUAR­DO, EL AR­TIS­TA

“Daniel ama­ba la vi­da. Ama­ba el sol y el agua, la bue­na co­mi­da, el ci­ne, la mú­si­ca. Ama­ba tam­bién el co­no­ci­mien­to. Y amó mu­cho su ar­te, el di­bu­jo y la pin­tu­ra, a cu­yo es­tu­dio y prác­ti­ca de­di­có mu­chas ho­ras, de las que de­ri­vó, sin du­da, mu­cha fe­li­ci­dad. Daniel dis­fru­tó sus ami­gos, su fa­mi­lia, y su­po lo que era enamo­rar­se, su­frir y go­zar el amor…”, es­te es un frag­men­to del tex­to que Pie­dad Bon­nett, es­cri­to­ra, poe­ti­sa y ma­dre de Daniel Segura Bon­nett, le­yó en su fu­ne­ral. Daniel mu­rió el 14 de ma­yo del 2011 en Nue­va York, so­lo dos me­ses des­pués de cum­plir 18 años.

En su li­bro Lo que no tie­ne nom­bre, Pie­dad na­rra los su­ce­sos pos­te­rio­res a la muer­te de Daniel, y des­cri­be có­mo su par­ti­da le hi­zo ver el ar­te de su hi­jo con otros ojos, tal vez tra­tan­do de in­da­gar si en sus di­bu­jos ha­bía al­gún in­di­cio o una re­ve­la­ción de los sen­ti­mien­tos que lo aque­ja­ban.

Daniel su­fría de un tras­torno es­qui­zoa­fec­ti­vo, que se ca­rac­te­ri­za por epi­so­dios re­cu­rren­tes en el es­ta­do de áni­mo (de­pre­sión o bi­po­la­ri­dad). En es­tos sie­te años, Pie­dad en­con­tró en la es­cri­tu­ra,

su gran pa­sión, la fuer­za pa­ra sa­nar su do­lor y man­te­ner vi­vos los re­cuer­dos de Daniel: su in­fan­cia, siem­pre des­pei­na­do; su ado­les­cen­cia, ba­jan­do las es­ca­le­ras de la casa rum­bo a una fies­ta, y el día que se des­pi­die­ron an­tes de que él par­tie­ra a Nue­va York a es­tu­diar.

Su men­sa­je pa­ra to­das las ma­dres es “que ha­gan to­do lo que el amor les dic­te. Que ago­ten to­dos los re­cur­sos. Que es­tén siem­pre acom­pa­ñán­do­los, así sea si­len­cio­sa­men­te. Y que les re­pi­tan que ahí es­tán, in­con­di­cio­nal­men­te”, in­di­ca.

DANIEL EDUAR­DO OSO­RIO, EL OP­TI­MIS­TA

«No hay día en el que Pa­tri­cia Oso­rio no se tro­pie­ce con al­go que le re­cuer­de a su hi­jo Daniel Eduar­do y el dra­ma que vi­vió du­ran­te cer­ca de nue­ve años. El 23 de ma­yo del 2017, Daniel sa­lió a en­con­trar­se con su her­ma­na, pe­ro al lle­gar al edi­fi­cio no in­gre­só al apar­ta­men­to de Dia­na, sino que pa­só ha­cia la te­rra­za. Allí, el jo­ven, ya de 21 años, de­ci­dió ter­mi­nar con sus tris­te­zas. (...)

Pa­tri­cia re­cuer­da que to­do co­men­zó cuan­do su hi­jo in­gre­só a sex­to gra­do en el co­le­gio San Via­tor, en Bo­go­tá. Du­ran­te la pri­ma­ria se des­ta­có por ser un ni­ño ale­gre, muy ac­ti­vo, era mú­si­co, es­cri­bía po­seía, era un lí­der y te­nía ex­ce­len­tes no­tas. “Pe­ro en sex­to en­tró en de­cai­mien­to, y eso con­ti­nuó en sép­ti­mo. En el co­le­gio me di­je­ron que él no ha­cía ta­reas”, re­cuer­da la ma­dre, quien no en­ten­día el mo­ti­vo del com­por­ta­mien­to y tam­po­co ad­vir­tió las se­ña­les. In­clu­so, di­ce que pa­ra esa épo­ca el ni­ño fue lle­va­do a la casa don­de vi­vían los cu­ras, don­de su­pues­ta­men­te no po­dían en­trar los es­tu­dian­tes. En esa casa, se­gún le con­tó, ha­bía pa­tos y flo­res. Y Daniel era un aman­te tam­bién de los ani­ma­les y dis­fru­ta­ba de ese am­bien­te.

Ya en no­veno gra­do, sien­do ado­les­cen­te, Daniel no que­ría se­guir en el co­le­gio. Pe­ro ter­mi­nó ese año, y al­can­zó a asis­tir dos se­ma­nas del gra­do dé­ci­mo. “Yo le pre­gun­ta­ba que por qué no que­ría vol­ver, que lo veía dis­per­so y se dis­traía fá­cil­men­te. Aun­que él me con­ta­ba to­do, no se atre­vía a de­cir­me na­da de ese te­ma”. (...)

Y agre­ga: “Ca­si na­die tie­ne co­no­ci­mien­to pleno de lo que es un abu­so, no sa­ben có­mo aca­ban con la per­so­na men­tal, emo­cio­nal y fí­si­ca­men­te; eso lo va tor­tu­ran­do has­ta que mue­re”. Di­rec­ti­vas del co­le­gio San Via­tor se­ña­la­ron que la ins­ti­tu­ción no es­ta­ba en­te­ra­da del pre­sun­to ca­so de abu­so se­xual.

So­lo en el 2016, Pa­tri­cia des­cu­brió el ori­gen del com­por­ta­mien­to. “En­con­tré las car­tas don­de Daniel con­ta­ba que des­de los 12 años era víc­ti­ma de abu­so se­xual y que él no aguan­ta­ba más”, di­ce la ma­dre del jo­ven. De in­me­dia­to ella acu­dió a la Fis­ca­lía, a la Per­so­ne­ría y a la De­fen­so­ría del Pue­blo, pe­ro, ase­gu­ra, na­die la es­cu­chó. So­lo dos años des­pués de la muer­te de su hi­jo la Fis­ca­lía se in­tere­só en el ca­so. (...)» *

* Apar­tes de la en­tre­vis­ta rea­li­za­da por Gui­ller­mo Rei­no­so, edi­tor de EL TIEM­PO

La mi­sión de la fa­mi­lia es ge­ne­rar es­pa­cios se­gu­ros pa­ra que los ni­ños se abran. Y apren­der a leer en­tre lí­neas, lo que di­cen, lo que es­cri­ben en re­des, la mú­si­ca que es­cu­chan”.

DAVID ORJUELA, SUB­DI­REC­TOR DE LA FUN­DA­CIÓN SER­GIO URRE­GO

Al­ba Lu­cía Re­yes Arenas

FO­TO: COr­Te­sía Pen­guin ran­dOm HOu­se gru­PO edi­TO­rial La es­cri­to­ra Pie­dad Bon­nett y su nue­vo li­bro Don­de na­die me es­pe­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.