¿Vá­ri­ces o ara­ñi­tas? Aho­ra hay una solución gra­tui­ta El

Alo (Colombia) - - Top | Invitado Aló -

Doc­tor Jor­ge Her­nan­do Ulloa pue­de ayu­dar­te a tra­tar­las con una téc­ni­ca nun­ca an­tes vis­ta.

Se­gún­la Or­ga­ni­za­ción Mun- dial de la Salud (OMS), en el mun­do exis­ten tres en­fer­me­da- des vas­cu­la­res que en­ca­be­zan el ran­king de muer­tes: in­far­to agu­do de mio­car­dio, ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar y la en­fer­me- dad trom­boem­bó­li­ca ve­no­sa. ¿Qué es y có­mo se desa­rro­lla es­ta úl­ti­ma? Es una se­cue­la de una trom­bo­sis de los miem- bros in­fe­rio­res del cuer­po, se ma­ni­fies­ta con hin­cha­zón, vá- ri­ces y cam­bios de co­lo­ra­ción en los to­bi­llos.

“Ge­ne­ral­men­te, las se­cue­las pos­trom­bó­ti­cas se pre­sen­tan en­tre uno y seis años des­pués del epi­so­dio trom­bó­ti­co ini­cial in- ca­pa­ci­ta al pa­cien­te, ya que crea mo­les­tias en su vi­da la­bo­ral y per­so­nal”, ase­gu­ra el doc­tor Jor- ge Her­nan­do Ulloa, ci­ru­jano vas- cu­lar y de an­gio­lo­gía de la Uni- ver­si­dad del Bos­que.

¿Cuá­les son los efec­tos de la trom­bo­sis den­tro de las ve­nas? La des­truc­ción de las vál­vu­las que tie­nen las ve­nas por den­tro pa­ra ayu­dar a orien­tar la san­gre de los pies ha­cia el co­ra­zón. “Es­to ha­ce que la san­gre co­rra en sen­ti­do re­tró­gra­do, es de­cir, en con­tra­vía o en re­flu­jo; au­men­tan­do así la pre­sión den­tro de la ve­na, y den­tro de otros va­sos ve­no­sos ca­da vez más pe­que­ños de la zo­na de los to­bi­llos”, in­di­ca el doc­tor Ulloa. El re­sul­ta­do es la apa­ri­ción de cam­bios de co­lor, di­la­ta­cio­nes ve­no­sas pro­gre­si­va- men­te ma­yo­res, can­san­cio en ho­ras de la tar­de, ede­mas y la apa­ri­ción de úl­ce­ras por en­ci­ma del to­bi­llo.

La bue­na no­ti­cia es que gra­cias a los avan- ces mé­di­cos y tec­no­ló­gi­cos, ca­da vez es más fá­cil ac­ce­der a tra­ta­mien­tos y pro­ce­di­mien- tos que pro­me­ten me­jo­rar es­ta con­di­ción. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do con un pro­ce­di­mien­to no­ve­do­so que con­sis­te en la im­plan­ta­ción de una vál­vu­la pro­té­si­ca en seg­men­tos de la ve­na es­tra­té­gi­ca­men­te es­co­gi­dos; su fi­na­li- dad es pre­ve­nir el re­flu­jo en la zo­na afec­ta­da que ayu­de a ali­viar los sín­to­mas y a pre­ve­nir el avan­ce de la en­fer­me­dad”, ex­pli­ca Ulloa. El doc­tor es­co­ge­rá pa­cien­tes en di­ciem­bre que cum­plan cier­tas con­di­cio­nes pa­ra im- plan­tar­les las vál­vu­las en el mes de enero. ¿Los requisitos? Te­ner en­tre 18 y 65 años, y ha­ber su­fri­do trom­bo­sis ve­no­sa pro­fun­da en los úl­ti­mos 10 años”.

Los fac­to­res des­en­ca­de­nan­tes

El se­den­ta­ris­mo. Te­ner las pier­nas quie­tas y en una mis­ma po­si­ción du­ran­te mu­cho tiem- po no es re­co­men­da­ble, es ne­ce­sa­rio rea­li­zar va­rias pau­sas ac­ti­vas.

• El po­so­pe­ra­to­rio pro­lon­ga­do de una ci­ru­gía tam­bién pue­de te­ner con­tra­in­di­ca­cio­nes pa­ra la salud de nues­tras ve­nas.

• La fal­ta de hi­dra­ta­ción pue­de afec­tar nues­tro sis­te­ma cir­cu­la­to­rio.

Em­bo­lia Cir­cu­la­ciónnor­malVe­nas trom­bo­sisVe­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.