pon­cho ren­te­ría

Alo (Colombia) - - Contentnido -

Car­ta­ge­na y San­ta Mar­ta os es­pe­ran. No so­lo allí, tam­bién en Va­lle­du­par, Ba­rú, La Gua­ji­ra y San An­drés. Pa­ra no per­der su re­loj, dé­je­lo en su ca­sa, no lo lle­ve a va­ca­cio­nes y le du­ra mu­cho. Igual con las jo­yas de oro de las mu­je­res; no es obli­ga­to­rio lle­var­las al tu­ris­mo. En los ho­te­les apun­ten ho­ras y fe­cha; con los ti­que­tes lo mis­mo. El tu­ris­mo a ve­ces es una pe­sa­di­lla. PUN­TO. Iré con mi pa­re­ja, con Lu­li­ta Aran­go, a Pro­vi­den­cia, que tie­ne eco­lo­gis­tas que la de­fien­den del mal tu­ris­ta y del plás­ti­co. ¡Au­xi­lio! Vi por la te­le­vi­sión una ba­lle­na mu­rién­do­se en una pla­ya aus­tra­lia­na y le sa­ca­ban del es­tó­ma­go 37 ki­los de plás­ti­co, el mis­mo plás­ti­co de las bo­te­llas que bo­tan por mi­les aquí en pla­yas y ca­fe­ta­les. ¿Los que ven­die­ron esos mi­llo­nes de bo­te­llo­nes con ga­seo­sas pa­gan lim­pie­za? No, son eco­lo­gis­tas de sa­lón, pe­ro en el mi­cró­fono de­fien­den el ai­re pu­ro por es­no­bis­mo. Hay mu­cha far­sa en­tre al­gu­nos seu­do­eco­lo­gis­tas. Lo son, en se­rio, Mar­ga­ri­ta Ma­rino, Ju­lio Ca­rri­zo­sa, Lo­ren­za Pa­ne­ro, Sal­va­to­re Ba­si­le, Dia­na de La Ve­ga, Jo­sé Yu­nes y Ge­ró­ni­mo Ba­si­le, que or­ga­ni­zan lim­pie­zas de pla­ya en Car­ta­ge­na. Us­ted, tu­ris­ta, no ha­ga mu­gre. Ti­que­tes y ho­te­les es­tán ca­rí­si­mos en la cos­ta y el Quin­dío, es­tán abu­san­do con el cuen­to de la ‘al­ta tem­po­ra­da’ pa­ra su­bir pre­cios. No ce­da, exi­ja re­ba­ja, y re­ba­jan.

Car­te­ris­tas en aC­Ción

Lo de­cía Pao­la Tur­bay an­te­no­che por la te­le­vi­sión, que no hay ma­yor des­gra­cia que se ro­ben la pri­ma na­vi­de­ña. A mi Lu­li­ta Aran­go, es­po­sa, ha­ce tres años la ‘cha­le­quia­ron’ en un cen­tro co­mer­cial dos mu­je­res muy con­ver­sa­do­ras, y chau al bi­lle­tón. A mi ami­go ac­tor y mú­si­co Bruno Díaz, ha­ce años le atra­ca­ron su Re­nault 6 y le ro­ba­ron los agui­nal­dos. Cuí­den­se de los ra­te­ros, pue­den da­ñar­les su ri­sa na­vi­de­ña. Y no be­ban tra­go co­mo ca­me­llos, los em­bru­te­ce y pue­den co­me­ter un mo­nu­men­tal ri­dícu­lo o in­sul­tar a la es­po­sa o a una pa­rien­ta por ex­pro­piar­le la he­ren­cia. Pi­las, be­ban po­qui­to.

La mar­que­sa Lo re­pu­dió

Un in­te­lec­tual di­ce a su es­po­sa: “No so­por­to a Pon­cho Ren­te­ría, hoy es­cri­be so­bre una aris­tó­cra­ta es­pa­ño­la que des­he­re­dó a su hi­jo le­gí­ti­mo y de­jó su fa­bu­lo­sa for­tu­na a su hi­jo adop­ti­vo”. Me gus­tan los dra­mas hu­ma­nos. Eso hi­zo la aris­tó­cra­ta do­ña So­le­dad Ca­be­za de Va­ca, que se mu­rió ha­ce sie­te me­ses y en Ma­drid abrie­ron su testamento. Ella nin­gu­nió a Fo­res­ter, su hi­jo bio­ló­gi­co, en la re­par­ti­ción fi­nan­cie­ra, ban­cos, edi­fi­cios en Bar­ce­lo­na. Le de­jó to­do a ‘Ke­ko’, su hi­jo adop­ti­vo. Los ri­cos son ca­pri­cho­sos y ese es el chis­mo­nón en la ‘jai’ ma­dri­le­ña.

mi de­Li­Cio­sa Jua­na aCosta

Jua­na Acosta, mi ami­gui­ta des­de pe­que­ña, gran ac­triz e hi­ja de mi ami­go Ál­va­ro Acosta, ge­ren­cia hoy su re­cien­te di­vor­cio y tie­ne nue­vo no­vio: un 'bis­co­cho' ar­qui­tec­to, re­la­ja­do, brillante y de buen ge­nio. Bra­vo, Jua­na, eres ma­ra­vi­llo­sa y por ta­len­to­sa y dis­ci­pli­na­da e hi­ja de Pi­pia Restrepo y her­ma­na de Va­len­ti­na y nie­ta de Emi­li­ta, te hi­cis­te gran ac­triz y tie­nes nom­bre, eu­ros, a tu hi­ja Lo­la y el res­pe­to del pú­bli­co, de los di­rec­to­res de ci­ne, de los crí­ti­cos. ¡Ah!, y tie­nes una ca­ra be­lla y una ri­sa de­li­cio­sa. No se pier­dan en Net­flix las pe­lí­cu­las de Jua­na Acosta. PUN­TO.

otro año nue­vo

El 31, año vie­jo, mu­chos con li­cor en el co­co re­ci­tan El brin­dis del bohe­mio, que es cur­si, me­lo­dra­má­ti­co y gus­ta a mi­les y mi­les. Año nue­vo pa­ra pro­me­ter y cum­plir lo del ci­ga­rri­llo, lo de aban­do­nar el se­xo. Año nue­vo pa­ra apren­der ale­mán o ir­se a vi­vir fue­ra de Bo­go­tá por ca­rí­si­ma y caó­ti­ca. Año nue­vo pa­ra que ol­vi­den los líos po­lí­ti­cos. Y si ha­bla de per­so­na­jes, di­ga que Iván Du­que, Mar­ta Lu­cía, Ál­va­ro Uri­be, Pa­cho San­tos, Li­na Mo­reno y Paloma Va­len­cia die­ron la sor­pre­sa, ga­na­ron al po­de­ro­so pre­si­den­te y pre­mio No­bel Juan Ma­nuel San­tos. Me­nos po­lí­ti­ca, más tra­ba­jo y que no se ro­ben la na­ción, eso es­pe­ra­mos del año nue­vo 2019 que oja­lá no sea pa­vo­so. Pon­cho Ren­te­ría les desea mu­cho bi­lle­te y tu­ris­mo y que no se aho­guen en la pis­ci­na o el mar, por­que ese ac­ci­den­te es un lío, un pro­ble­món in­có­mo­do.

Cuí­den­se de los ra­te­ros, pue­den da­ñar­les su ri­sa na­vi­de­ña. Y no be­ban tra­go co­mo ca­me­llos, los em­bru­te­ce y pue­den co­me­ter un mo­nu­men­tal ri­dícu­lo"

Pon­cho Ren­te­ría Co­lum­nis­ta pre­mium de di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Se ufa­na de ser el más co­no­ce­dor delas mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.