Con la cul­pa a cues­tas. La ba­ta­lla de Her­nan­do Mu­ñoz

Más que el re­tra­to de un aca­dé­mi­co, de­cano de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia y au­tor del li­bro Hacerse hom­bres, es­ta es la his­to­ria de un ho­mo­se­xual que hi­zo to­do lo que es­tu­vo a su al­can­ce pa­ra re­nun­ciar a su pro­pia na­tu­ra­le­za.

Arcadia - - EDITORIAL - * Pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Ea­fit, pa­ne­lis­ta de Blu Ra­dio y co­lum­nis­ta de El Es­pec­ta­dor y El Co­lom­biano. Ana Cris­ti­na Res­tre­po Jiménez* Me­de­llín

Ha­ce un par de se­ma­nas, El Es­pec­ta­dor publicó un ar­tícu­lo so­bre el mo­vi­mien­to Co­lom­bia Jus­ta-li­bres, que reúne ca­si el 70 % del li­de­raz­go cris­tiano na­cio­nal. A sus fi­las se han in­te­gra­do vo­ces de ne­gri­tu­des e in­dí­ge­nas, así co­mo edu­ca­do­res, or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas y de pa­dres de fa­mi­lia, y fie­les de di­ver­sas re­li­gio­nes. Con el pas­tor John Mil­ton Rodríguez a la ca­be­za, ade­lan­tan la con­for­ma­ción de una lis­ta úni­ca al Se­na­do con 56 can­di­da­tos. Ya han con­so­li­da­do 24 lis­tas a la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Con ellos,vi­via­ne Morales po­dría as­pi­rar a la pre­si­den­cia, pues su ca­li­dad de se­na­do­ra li­be­ral im­pli­ca es­tu­diar salidas ju­rí­di­cas pa­ra re­sol­ver su po­si­ble in­ha­bi­li­dad.

Con el ar­tícu­lo 42 de la Cons­ti­tu­ción co­mo bandera (“la fa­mi­lia es el nú­cleo fun­da­men­tal de la sociedad. Se cons­ti­tu­ye por víncu­los na­tu­ra­les o ju­rí­di­cos, por la de­ci­sión li­bre de un hom­bre y una mu­jer…”), se ati­za la cru­za­da que en 2016 dio un cam­pa­na­zo de aler­ta con el triun­fo del “no” en el ple­bis­ci­to. La co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca en Co­lom­bia su­pera la de­fen­sa (¿pri­vi­le­gio?) de un ti­po es­pe­cí­fi­co de fa­mi­lia, o la pro­tec­ción de una so­la co­mu­ni­dad, co­mo la LGBTI: exi­ge un res­ca­te del es­pí­ri­tu li­be­ral de la Cons­ti­tu­ción de 1991 y sus man­da­tos.

De ese la­do del es­pec­tro es­tá Her­nan­do Mu­ñoz Sán­chez, de­cano de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les y Hu­ma­nas de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia. Per­te­ne­ce a la Jun­ta Di­rec­ti­va de la Fun­da­ción Co­lom­bia Di­ver­sa y ha si­do ase­sor de la ONU y la Unesco en asun­tos co­mo di­ver­si­dad se­xual, mas­cu­li­ni­da­des, bull­ying y ho­mo­fo­bia. Es aca­dé­mi­co –ma­gís­ter en Coo­pe­ra­ción y Desa­rro­llo de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na y PH.D en Pers­pec­ti­va de Gé­ne­ro de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid– y au­tor del li­bro Hacerse hom­bres, una evo­ca­ción de la obra de Si­mo­ne de Beau­voir. Más que su re­tra­to, es­ta es la his­to­ria de un ho­mo­se­xual que hi­zo to­do lo que es­tu­vo a su al­can­ce pa­ra re­nun­ciar a su pro­pia na­tu­ra­le­za.

***

“Es­tás fren­te a la per­so­na que ha he­cho más co­sas en la vi­da por no ser ho­mo­se­xual”, dice el pro­fe­sor Mu­ñoz en la pe­num­bra de su apar­ta­men­to del ba­rrio Carlos E. Res­tre­po, re­fu­gio de la bohe­mia y el agi­te in­te­lec­tual de Me­de­llín.

Mu­ñoz cre­ció en una fa­mi­lia de cla­se me­dia de Bo­go­tá, sus pa­dres se se­pa­ra­ron cuan­do era pe­que­ño. Cin­co hermanos va­ro­nes, una mu­jer. A los 8 años, en los sa­lo­nes de un co­le­gio pri­va­do, ca­tó­li­co y mix­to, ya co­men­za­ba a per­ci­bir su di­fe­ren­cia con otros ni­ños:“de pron­to me sen­tía afe­mi­na­do, me mi­ra­ban de otra ma­ne­ra. Las bur­las no eran fuer­tes.yo no ju­ga­ba fút­bol, pe­ro tam­po­co tu­ve ga­nas de ju­gar con mu­ñe­cas ni de te­ner ca­rri­tos. Era co­mo un ni­ño gran­de: leía, or­ga­ni­za­ba.te­nía una men­te ad­mi­nis­tra­ti­va, sis­te­má­ti­ca, que or­ga­ni­za”, re­cuer­da.

Su ma­dre de­ci­dió ins­cri­bir­lo en un co­le­gio mi­li­tar pa­ra en­fren­tar la si­tua­ción. Du­ran­te el año que es­tu­dió allí, al­gún com­pa­ñe­ro hi­zo chis­tes so­bre su for­ma de co­rrer.“na­da gra­ve”. No obs­tan­te, la in­co­mo­di­dad pro­pia era inocul­ta­ble: “Al­gu­na vez en el ba­rrio le cas­qué a uno por­que se bur­ló de mí ma­ri­quean­do, ho­mo­se­xua­li­zan­do ges­tos”.

Un mo­men­to cla­ve en el pro­ce­so de re­co­no­ci­mien­to su­ce­dió en el ba­chi­lle­ra­to: en el ca­mino a una “co­ca-co­la bai­la­ble” sin­tió que al­guien lo per­se­guía. Un hom­bre ma­yor le co­que­teó, lla­mó su aten­ción ha­cien­do alu­sión a su piel mo­re­na y al co­lor acei­tu­na de sus ojos. Fue tal la cul­pa­bi­li­dad, que po­co des­pués Mu­ñoz se de­di­ca­ría a bus­car la ma­ne­ra de cam­biar­se el co­lor de los ojos en óp­ti­cas ca­pi­ta­li­nas. Los len­tes de con­tac­to de co­lo­res ape­nas se co­no­cían en el país.

La atrac­ción ha­cia otros hom­bres ya era un con­flic­to in­terno di­fí­cil de con­tro­lar. Sin que na­die lo obli­ga­ra, acu­dió a una igle­sia evan­gé­li­ca, la mis­ma a la que asis­tía­vi­via­ne Morales:“yo te­nía que ser he­te­ro­se­xual sin co­no­cer la pa­la­bra he­te­ro­se­xual”. Sen­tía ra­bia con­si­go mis­mo por ser gay, por sa­ber­se “en­fer­mo, su­cio, pe­ca­dor”: era pre­sa de la ho­mo­fo­bia in­ter­na­li­za­da, aque­lla que ca­re­ce de re­fe­ren­tes so­cia­les que in­di­quen que ser ho­mo­se­xual es acep­ta­ble.

Con la car­ga de la ho­mo­fo­bia in­ter­na­li­za­da, acu­dió a psi­có­lo­gos y psi­quia­tras. Prac­ti­có deportes de im­pac­to, “mas­cu­li­nos”. A los 17 años aho­rró di­ne­ro pa­ra pa­gar un exa­men de fe­no­ti­po en el Ins­ti­tu­to de Sa­lud de Bo­go­tá. Que­ría sa­ber si es­ta­ba en­fer­mo, si era anor­mal… ¿¡Qué pa­sa­ba con sus hor­mo­nas!?

Se aso­mó a la bru­je­ría. En su de­ses­pe­ra­da bús­que­da, una noche de­jó un va­so de agua en la me­sa del co­me­dor con la ima­gen de Jo­sé Gre­go­rio Her­nán­dez. Se su­po­ne que el le­gen­da­rio mé­di­co ve­ne­zo­lano ven­dría a “ope­rar” su ho­mo­se­xua­li­dad. “Per­so­nas co­mo yo te­ne­mos que pe­dir­le per­mi­so al mun­do pa­ra po­der ser. Es un asun­to de siem­pre es­tar jus­ti­fi­cán­do­te”, tal vez por­que na­ció en un mo­men­to eco­nó­mi­co di­fí­cil pa­ra la fa­mi­lia, o por­que ja­más fue cer­cano a su pa­dre, o por­que a los 13 años em­pe­zó a es­cri­bir dia­rios pa­ra en­con­trar­se a sí mis­mo. Mu­cho des­pués con­ti­nua­ría con esa ex­plo­ra­ción a tra­vés de esquelas que en­via­ba a sus guías es­pi­ri­tua­les de la igle­sia a la cual per­te­ne­cía. Es­ta se­rie epis­to­lar, per­fec­ta­men­te enu­me­ra­da, la en­vió Mu­ñoz, en­ton­ces re­si­den­te en Quito, a Bo­go­tá. En mar­zo de 1992, es­cri­bió: “(…) Ten­go en lo pro­fun­do de mi co­ra­zón una es­pe­ran­za chi­qui­ta de que to­do vol­ve­rá a ser bueno y me­jor, que es bueno re­en­con­trar­me con­mi­go mis­mo y re­ci­bir las con­se­cuen­cias du­ras (sub­ra­ya­do del ma­nus­cri­to ori­gi­nal) de la desobe­dien­cia y ¡pa­ra po­der ma­du­rar! (…). Oren pa­ra que Dios ha­ga al­go to­tal y de­fi­ni­ti­vo en to­do es­te tiem­po. Lo que sí sé es que a ni­vel se­xual, por lo me­nos, de­seos y ten­ta­cio­nes han es­ta­do con­ge­la­dos y me sien­to más li­bre de eso (…). En es­te mo­men­to ten­go ra­bia, do­lor, ga­nas de llo­rar y de­jar de exis­tir, so­bre to­do con­mi­go mis­mo, por mi de­bi­li­dad, pe­ro tam­bién con otros, con un sis­te­ma, con una fa­mi­lia, con el pe­ca­do que aun­que tú nun­ca hu­bie­ras es­co­gi­do te en­vuel­ve.y la pos­da­ta re­cu­rren­te: “Re­cuer­den guar­dar es­tas car­tas en un lu­gar con­fi­den­cial, quie­ro con­ser­var­las”.

Bus­có apo­yo en la Uni­dad Cris­tia­na Uni­ver­si­ta­ria. Allí en­con­tra­ría a los mi­sio­ne­ros Ja­vier y Ana Ma­ría Voel­kel, los fun­da­do­res de esa co­mu­ni­dad, que se con­ver­ti­rían en su fa­ro. A par­tir de la sa­ni­dad in­te­rior (in­ner health), el pro­pó­si­to era sa­nar al in­di­vi­duo y to­da su his­to­ria fa­mi­liar: “Tú tie­nes el pe­ca­do que traen tus an­te­pa­sa­dos”. Pe­ro allí no es­ta­ba la an­he­la­da he­te­ro­se­xua­li­dad. Tam­po­co la en­con­tró en los exor­cis­mos a los que fue so­me­ti­do en una ca­sa del ba­rrio Be­lal­cá­zar: días de ayuno no lo­gra­ron ex­pul­sar al de­mo­nio de la ho­mo­se­xua­li­dad.

La he­te­ro­se­xua­li­dad tam­bién le fue es­qui­va en los cam­pa­men­tos cris­tia­nos pa­ra ex­gais De­sert Stream (“Aguas del de­sier­to”) en Es­ta­dos Uni­dos. Sus di­va­ga­cio­nes de per­so­na­je vic­to­riano no ce­sa­ban. Ni si­quie­ra las te­ra­pias re­pa­ra­ti­vas cum­plie­ron con su co­me­ti­do:“se van com­bi­nan­do con la ora­ción, el ayuno, el sa­car los de­mo­nios y to­das esas co­sas: no te mas­tur­bes, no mi­res a los ti­pos”.

Theo Don­ner, pro­fe­sor del Se­mi­na­rio Bí­bli­co de Co­lom­bia (ac­tual fun­da­ción uni­ver­si­ta­ria), lo in­vi­tó pa­ra que tra­ba­ja­ra en Me­de­llín co­mo ad­mi­nis­tra­dor del se­mi­na­rio.

“Aquí es­toy so­lo, gri­tán­do­le a Dios que me de­je pa­sar del bor­de del abis­mo”. Co­rres­pon­den­cia per­so­nal de Her­nan­do Mu­ñoz, 1992.

Lle­gó en di­ciem­bre de 1988. En ple­na efer­ves­cen­cia de las igle­sias pro­tes­tan­tes, Mu­ñoz fun­dó El Re­dil, de la cual fue pas­tor, la mis­ma que lo ex­pul­só en 1993.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en esa ciu­dad con­ser­va­do­ra se dio su gran rup­tu­ra con la religión. Des­pués de com­par­tir una ex­pe­rien­cia per­so­nal con dos co­le­gas pas­to­res, ellos in­ten­ta­ron so­me­ter­lo a un pro­ce­so de dis­ci­pli­na­mien­to pú­bli­co: ex­po­ner su “pe­ca­do” fren­te a la asam­blea. Mu­ñoz ja­más ha­bía du­da­do de la exis­ten­cia y el amor de Dios, pe­ro el es­car­nio pú­bli­co era más de lo que po­día so­por­tar. Y se ne­gó a ha­cer­lo.

En Me­de­llín, sien­do un jo­ven lí­der, es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na y lue­go fue pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia. Su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en Hu­ma­ni­da­des lo lle­vó be­ca­do a Eu­ro­pa. Aho­ra es de­cano en la al­ma má­ter.

En 1994, en Hous­ton, se casó en un ri­tual sim­bó­li­co sin efec­tos ci­vi­les. La unión fra­ca­só.

***

¿To­da­vía po­de­mos ha­blar de ho­mo­fo­bia in­ter­na­li­za­da?

Hoy la gen­te tie­ne mu­cha más li­ber­tad de ser. Un pe­la­do que quie­ra sa­lir del cló­set tie­ne la op­ción de sen­tar­se a ha­blar con otros y de­cir que es gay. La pa­la­bra “nor­mal” es una co­sa bru­tal: abre una puer­ta que te dice que te pue­des sal­var de ese abis­mo tan ho­rro­ro­so que es ser ho­mo­se­xual en es­ta cul­tu­ra.

Sus lu­chas, vo­lun­ta­rias, eran pa­ra al­can­zar esa ‘nor­ma­li­dad’...

Quie­ro que la gen­te en­tien­da –Vi­via­ne Morales, las per­so­nas que es­tán en el po­der po­lí­ti­co, las de las igle­sias–: ¡uno no se vuel­ve, uno es! Las te­ra­pias re­pa­ra­ti­vas son la com­bi­na­ción de la ho­mo­fo­bia in­ter­na­li­za­da y la que viene de afue­ra. Es co­mo la mal­di­ción: la po­si­bi­li­dad de la muer­te so­cial, la muer­te emo­cio­nal, la muer­te sim­bó­li­ca y has­ta el sui­ci­dio. ¿Por qué es ne­ce­sa­rio de­cla­rar abier­ta­men­te la orien­ta­ción se­xual?

Creo que uno tie­ne que de­cir­lo. Es res­pe­ta­ble que­rer es­tar en el cló­set, pe­ro uno sí de­be te­ner un gru­po de apo­yo en el que se pue­da sen­tir abier­ta­men­te ho­mo­se­xual. De lo con­tra­rio te mue­res emo­cio­nal­men­te, vi­ves una do­ble vi­da.

En Co­lom­bia no hay una his­to­ria fuer­te de re­fe­ren­tes pú­bli­cos LGBTI. ¿Cree que ha­ber ca­re­ci­do de va­li­da­do­res (co­mo lo fue­ron Fred­die Mer­cury o An­nie Len­nox a ni­vel mundial) ha ali­men­ta­do una vi­sión li­mi­ta­da de la di­ver­si­dad?

Tú no ves en una te­le­no­ve­la a una pa­re­ja gay. Re­cuer­do El di­vino, una no­ve­la ca­le­ña, de Ál­va­rez Gar­dea­zá­bal: una ca­ri­ca­tu­ra de los gais. El pe­lu­que­ro era una bur­la de los afe­mi­na­dos.to­da­vía se si­gue pen­san­do que los gais so­mos mu­je­res, que las les­bia­nas son hom­bres en cuer­pos de mu­je­res.a mí me gus­ta ser hom­bre y quie­ro seguir sién­do­lo, so­lo que mi ob­je­to afec­ti­vo son los hom­bres. La iden­ti­dad de gé­ne­ro no tie­ne que ver con mi orien­ta­ción se­xual. En lo úni­co que es­tán de acuer­do to­das las re­li­gio­nes es en odiar la po­si­bi­li­dad de ser di­fe­ren­te.

¿Su pa­so por las igle­sias fue en vano?

Res­ca­to a un gru­po cris­tiano uni­ver­si­ta­rio en Bo­go­tá: gen­te muy in­te­li­gen­te, muy ca­paz, muy in­te­lec­tual. Pe­ro el he­cho de sen­tir­te culpable es ma­lu­co, no se agra­de­ce. Va so­ca­van­do. Ano­che mi­ra­ba las car­tas que les es­cri­bía a mis co­le­gas pas­to­res. Con do­lor vi que me sen­tía su­cio, so­lo. Con do­lor tu­ve que exi­liar­me en Ecua­dor, por­que es­ta­ba co­me­tien­do al­go que no de­bía ser. Era co­mo el Sal­mo 32, de Da­vid, que na­rra que cuan­do él co­me­te pe­ca­do su cuer­po se va se­can­do. Sien­to que a mí me pa­só eso por la cul­pa­bi­li­dad. ¿La Bi­blia con­de­na la ho­mo­se­xua­li­dad o es cues­tión de exé­ge­sis?

Aho­ra al­gu­nos con­tra­dic­to­res del cris­tia­nis­mo ra­di­cal di­cen que hay una ma­la in­ter­pre­ta­ción de las es­cri­tu­ras. Yo no en­tien­do. Res­pe­to pro­fun­da­men­te que exis­tan gais cris­tia­nos: pa­sé más de la mi­tad de mi vi­da sien­do cris­tiano. ¿En­ton­ces es un con­tra­sen­ti­do ser un gay cris­tiano?

Pa­ra mí sí, por mi ex­pe­rien­cia, por mi bús­que­da bru­tal: to­do el tiem­po te es­tán di­cien­do que los afe­mi­na­dos, que los hom­bres que se echan con otros hom­bres, es­tán en pe­ca­do. Siem­pre pen­sé que era pe­ca­do, que Dios me ama­ba co­mo per­so­na, pe­ro no ama­ba mi pe­ca­do. No creo que exis­ta un Dios que te odie, que te ha­ga cam­biar lo que eres. Si la ho­mo­se­xua­li­dad se apren­de, la he­te­ro­se­xua­li­dad tam­bién. Yo hi­ce de to­do pa­ra ser he­te­ro­se­xual y no pu­de. Si exis­te un Dios y me ama, pues de­be amar­me co­mo soy.

¿Qué opi­nión le me­re­ce que dis­tin­tas igle­sias se unan pa­ra bus­car más po­der po­lí­ti­co?

Me pa­re­ce muy bien que las igle­sias evan­gé­li­cas y la gen­te que per­te­ne­ce a to­das las igle­sias ten­gan un lu­gar en la po­lí­ti­ca. Lo que no se pue­de ha­cer es que el dog­ma y las creen­cias se im­pon­gan so­bre lo po­lí­ti­co, que se juz­gue des­de la Bi­blia y no des­de la Cons­ti­tu­ción. Lo que ha­cen los fun­da­men­ta­lis­mos –evan­gé­li­cos, cris­tia­nos, gen­te co­mún o el se­ñor ex­pro­cu­ra­dor– es po­ner en el bor­de del abis­mo unas vi­das por el so­lo he­cho de ser di­fe­ren­tes, por su orien­ta­ción se­xual o su iden­ti­dad de gé­ne­ro. La arre­me­ti­da de to­das las igle­sias evan­gé­li­cas fun­da­men­ta­lis­tas no es so­lo en Co­lom­bia, es en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca.

***

La Ofi­ci­na de Asun­tos Re­li­gio­sos del Mi­nis­te­rio del In­te­rior con­ser­va un re­gis­tro de más de 5000 igle­sias evan­gé­li­cas, las mis­mas que pue­den con­tar con va­rias se­des (se cal­cu­la que po­drían ser 11.000). Un león sim­bo­li­za a Co­lom­bia Jus­ta-li­bres, el mo­vi­mien­to que ade­lan­ta la re­co­lec­ción de fir­mas pa­ra su ins­crip­ción. Es­pe­ra con­se­guir en­tre 500.000 y un mi­llón y me­dio de vo­tos pa­ra con­so­li­dar­se en el Le­gis­la­ti­vo.

A pe­sar de sus ru­gi­dos, Mu­ñoz con­ser­va la es­pe­ran­za de cons­truir una sociedad in­clu­yen­te: “Yo le di­go a la gen­te gay que quiere ser ac­ti­vis­ta que se pre­pa­re. El ac­ti­vis­mo tie­ne que ver con la trans­for­ma­ción de ima­gi­na­rios cul­tu­ra­les, que es lo más du­ro de ha­cer en la vi­da. Ten­go es­pe­ran­za en que los maes­tros pue­den lle­gar a ha­cer­lo. Se trans­for­ma a tra­vés de la edu­ca­ción: có­mo po­de­mos seguir lu­chan­do, có­mo la sociedad ci­vil asu­me un pa­pel”.

Re­cli­na­do al la­do de un mo­des­to al­tar de dis­cos y ca­se­tes, en una suer­te de ele­va­ción, Mu­ñoz al­za los bra­zos y sus­pi­ra:“¡en es­te país ser ma­ri­ca es pa’ ma­chos!”.

Her­nan­do Mu­ñoz en su ca­sa en Me­de­llín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.