Un de­cá­lo­go de li­te­ra­tu­ra fe­mi­nis­ta. A pro­pó­si­to de la re­edi­ción de Vi­ta Sack­vi­lle-west

A pro­pó­si­to de la re­cien­te re­edi­ción en es­pa­ñol de una no­ve­la de quien fue la aman­te de Vir­gi­na Woolf y su ins­pi­ra­ción pa­ra es­cri­bir Or­lan­do, qui­si­mos re­tar a una doc­to­ra en Li­te­ra­tu­ra, que ha tra­ba­ja­do te­mas de gé­ne­ro, a que se­lec­cio­na­ra 10 tex­tos im­perd

Arcadia - - EDITORIAL - Bo­go­tá Ma­ría Mer­ce­des An­dra­de* Es­cri­to­ra y pro­fe­so­ra. Au­to­ra del li­bro de cuen­tos Los ins­pec­to­res y el poe­ma­rio Gra­fía. En­se­ña Li­te­ra­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de los Andes.

Ha­ce po­co me hi­cie­ron una pregunta im­po­si­ble. Me pi­die­ron que di­je­ra, por es­cri­to, cuá­les son los 10 me­jo­res tex­tos de la li­te­ra­tu­ra fe­mi­nis­ta y des­de en­ton­ces es­toy dán­do­le vuel­tas a una po­si­ble res­pues­ta, es­cri­bien­do y ta­chan­do nom­bres, ca­li­fi­can­do en or­den de im­por­tan­cia y desechan­do de in­me­dia­to mi cla­si­fi­ca­ción. Sé que se so­bre­en­tien­de que una lis­ta se­me­jan­te es ne­ce­sa­ria­men­te ca­pri­cho­sa y sin em­bar­go veo que re­cae so­bre mí un cier­to gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad. Qui­zás hay que em­pe­zar por ex­pli­car qué es pa­ra mí una li­te­ra­tu­ra fe­mi­nis­ta y de­cir que a mi jui­cio es­ta no in­clu­ye, ni sim­ple ni so­la­men­te, los li­bros es­cri­tos por mu­je­res, sino aque­llos en los que se es­cri­be con la con­cien­cia de que, co­mo dice Si­mo­ne de Beau­voir en El se­gun­do se­xo, la com­pren­sión que los hu­ma­nos te­ne­mos del mun­do es siem­pre si­tua­da y que la ex­pe­rien­cia de es­tar en el mun­do co­mo mu­jer no es igual a la de es­tar en el mun­do co­mo hom­bre. Di­ría tam­bién que una li­te­ra­tu­ra fe­mi­nis­ta re­co­no­ce que en el mun­do hay una je­rar­quía de po­der en­tre hom­bres y mu­je­res, que a las mu­je­res les han asig­na­do de­ter­mi­na­dos pa­pe­les den­tro de esa je­rar­quía, y que pa­ra ha­blar de ellas se re­pi­ten imá­ge­nes y prejuicios que las li­gan, co­mo nos mues­tra Hé­lè­ne Ci­xous en La ri­sa de la me­du­sa, a la na­tu­ra­le­za, a la pa­si­vi­dad, a la irra­cio­na­li­dad. Una li­te­ra­tu­ra fe­mi­nis­ta en­ten­de­ría es­to y se lo cues­tio­na­ría, sin lle­gar ne­ce­sa­ria­men­te a una úni­ca res­pues­ta ni a un so­lo mo­de­lo de es­cri­tu­ra.

Sé que pa­ra po­der se­lec­cio­nar tan so­lo 10 tí­tu­los de­bo eli­mi­nar por con­ve­nien­cia los tex­tos más an­ti­guos. Que­dan por fue­ra los poe­mas lí­ri­cos de Sa­fo, a pe­sar de su su­ti­le­za; o la Me­dea de Eu­rí­pi­des, aun­que ten­ga uno de los me­jo­res mo­nó­lo­gos que co­noz­ca so­bre la de­sigual­dad de las mu­je­res y las in­jus­ti­cias del ma­tri­mo­nio, y aun­que el mis­mo dios He­lios ha­ya es­ta­do del la­do de la pro­ta­go­nis­ta. Me sal­to el Can­tar de los can­ta­res con su ce­le­bra­ción de un ero­tis­mo don­de hom­bre y mu­jer par­ti­ci­pan y go­zan del amor co­mo igua­les, o la lí­ri­ca fe­me­ni­na de la tra­di­ción me­die­val con sus imá­ge­nes na­tu­ra­les y su mu­si­ca­li­dad. Con tris­te­za no ci­ta­ré la mag­ní­fi­ca re­don­di­lla de Sor Juana Inés de la Cruz que co­mien­za va­lien­te­men­te con la es­tro­fa: “Hom­bres ne­cios que acu­sáis / a la mu­jer, sin razón, / sin ver que sois la oca­sión / de lo mis­mo que cul­páis”. Aun­que sea in­jus­to de­jo de la­do a Mary Wolls­to­ne­craft y su Reivin­di­ca­ción de los derechos de la mu­jer, sin men­cio­nar có­mo ella ya, en el si­glo XVIII, com­pren­día que los ri­tua­les de cortesía ha­cia las mu­je­res son el pa­go pre­ca­rio que les dan los hom­bres a cam­bio de su ex­clu­sión de la edu­ca­ción. Ig­no­ro por com­ple­to al si­glo XIX: no ha­blo de Ja­ne Ey­re, de Char­lot­te Brön­te, ni del en­sa­yo La eman­ci­pa­ción de la mu­jer, de Flo­ra Tris­tán; no con­si­de­ro si­quie­ra a Emily Dic­kin­son.

Em­pie­zo en­ton­ces en el si­glo XX, con los orí­ge­nes del fe­mi­nis­mo mo­derno, lo cual me lle­va de ma­ne­ra obli­ga­to­ria a la figura de Vir­gi­nia Woolf, quien por de­re­cho ocu­pa el pues­to nú­me­ro uno aun­que los de­más tex­tos de mi lis­ta no si­gan nin­gún or­den es­pe­cial. Pa­ra efec­tos de mi ta­rea es im­po­si­ble no re­cor­dar el he­cho de que en una oca­sión le pi­die­ron a Woolf que dic­ta­ra una con­fe­ren­cia so­bre “las mu­je­res y la no­ve­la”, y que en res­pues­ta a es­ta so­li­ci­tud es­cri­bió ese pre­cio­so li­bro hí­bri­do que es Una ha­bi­ta­ción pro­pia, en par­te en­sa­yo, en par­te fic­ción.allí,woolf ex­plo­ra el lu­gar de las mu­je­res en la his­to­ria li­te­ra­ria y ex­pli­ca por qué has­ta que las mu­je­res no ten­gan “una ha­bi­ta­ción pro­pia”, li­te­ral y me­ta­fó­ri­ca­men­te, no po­drán de­di­car­se a es­cri­bir. Ha­bría que­ri­do in­cluir tam­bién su no­ve­la Or­lan­do: una bio­gra­fía, que me sor­pren­dió cuan­do la leí por pri­me­ra vez, pues nun­ca an­tes ha­bía en­con­tra­do una no­ve­la en la que un per­so­na­je mas­cu­lino de la cor­te isa­be­li­na pu­die­ra trans­for­mar­se de re­pen­te en mu­jer y vi­vir has­ta el si­glo XX. Aho­ra com­pren­do que la no­ve­la era tam­bién un jue­go y una car­ta de amor en­tre Woolf y su aman­te,vi­ta Sack­vi­lle-west (su tí­tu­lo ori­gi­nal era Or­lan­do: Vi­ta). Pa­ra es­ta­ble­cer un diá­lo­go en­tre li­bros, pon­go en­ton­ces en el nú­me­ro dos de la lis­ta la no­ve­la más po­pu­lar de Sack­vi­lle-west, To­da pa­sión apa­ga­da, por la ma­ne­ra co­mo es­ta dia­lo­ga con Woolf so­bre la ne­ce­si­dad de in­de­pen­den­cia de las mu­je­res de su épo­ca. Su pro­ta­go­nis­ta, Lady Sla­ne, es inusual, pues des­pués de to­da una vi­da de ha­ber si­do una es­po­sa mo­de­lo y de ha­ber vi­vi­do siem­pre en fun­ción de su ma­ri­do y de sus hi­jos, ad­quie­re la po­si­bi­li­dad de te­ner una vi­da pro­pia so­la­men­te tras la muer­te de su es­po­so, cuan­do ella tie­ne 88 años, lo cual le per­mi­te mu­dar­se a una ca­sa a las afue­ras de Lon­dres pa­ra re­en­con­trar­se con sus re­cuer­dos y re­pa­sar las ale­grías y pe­sa­res de su vi­da. Si bien es­to tie­ne al­go de me­lan­có­li­co, hay tam­bién en el li­bro un ges­to afir­ma­ti­vo de que mien­tras ha­ya vi­da hay po­si­bi­li­da­des de cam­biar.

Si­guien­do con el te­ma de los li­bros fe­mi­nis­tas que ha­blan de po­si­bi­li­da­des nue­vas, desem­bo­co en la obra de Cla­ri­ce Lis­pec­tor y me cues­ta tra­ba­jo se­lec­cio­nar un so­lo tí­tu­lo. ¿Es­co­jo sus cuen­tos de La­zos de fa­mi­lia, en los que hom­bres y mu­je­res, en si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas, en­tran

en con­tac­to con al­guien di­fe­ren­te a ellos, de ma­ne­ra que se abre y am­plía su re­la­ción con el mun­do y su com­pren­sión? ¿Es­co­jo Apren­di­za­je o El li­bro de los pla­ce­res, don­de Lo­ri y Ulises ex­plo­ran lo que sig­ni­fi­ca el amor y po­co a po­co apren­den a que­rer­se? Fi­nal­men­te me de­ci­do pa­ra el nú­me­ro tres por Agua vi­va, un pe­que­ño li­bro, un tex­to hí­bri­do tam­bién, que es a la vez una car­ta de amor a un des­ti­na­ta­rio au­sen­te, una re­fle­xión de una mu­jer so­bre su lu­gar en el mun­do a tra­vés de la pin­tu­ra y la es­cri­tu­ra, una no­ve­la o un poe­ma en pro­sa so­bre el de­seo de vi­vir. Des­de allí sal­to a mi cuar­to tex­to, La na­ve de los lo­cos, de Cris­ti­na Peri Ros­si, una no­ve­la va­lien­te e ico­no­clas­ta, que es co­mo una co­lec­ción de es­tam­pas y un te­ji­do de epi­so­dios so­bre via­jes y ex­pe­rien­cias de per­so­na­jes va­ria­dos, co­nec­ta­dos en­tre sí por el mo­ti­vo te­má­ti­co de un ta­piz me­die­val so­bre la crea­ción. Lo es­co­jo tam­bién por su ca­rác­ter car­na­va­les­co, por su ce­le­bra­ción de amo­res ico­no­clas­tas y prohi­bi­dos, y por­que no siem­pre se sa­be cuál es el se­xo de sus per­so­na­jes o por­que pue­den in­clu­so cam­biar­lo. Den­tro de esa lí­nea de li­bros trans­gre­so­res le doy el lu­gar nú­me­ro cin­co a Rosario Ferré y Los pa­pe­les de Pan­do­ra, que reúne cuen­tos, poe­mas y tex­tos en pro­sa. La in­clu­yo por la ca­li­dad li­te­ra­ria de su pro­pues­ta y por­que cuen­tos co­mo “La mu­ñe­ca me­nor” y “La be­lla dur­mien­te” son no so­lo una de­nun­cia mor­daz de la opre­sión de las mu­je­res en nues­tras cul­tu­ras pa­triar­ca­les la­ti­noa­me­ri­ca­nas, sino una res­pues­ta a es­ta de­sigual­dad que no ocul­ta su ra­bia. Al pen­sar en es­te li­bro cai­go en cuen­ta de que se lee­ría muy bien al la­do del en­sa­yo de Betty Frie­dan, La mís­ti­ca de la fe­mi­ni­dad, que ana­li­za el ma­les­tar sin nom­bre de las mu­je­res de la cla­se me­dia sub­ur­ba­na en los Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro me veo obli­ga­da a de­jar es­te li­bro de la­do, pues no ha­brá es­pa­cio.

Pe­ro mi de­cá­lo­go no in­clu­ye so­la­men­te tex­tos en los que las mu­je­res triun­fan, sino que tam­bién les re­ser­va un lu­gar a aque­llos tex­tos don­de se ha­bla de sus de­silu­sio­nes y fra­ca­sos, co­mo la no­ve­la El aman­te, de Marguerite Du­ras, con su re­tra­to de la vi­da co­lo­nial a los ojos de una ado­les­cen­te fran­ce­sa en el Viet­nam de co­mien­zos del si­glo XX, la his­to­ria de una po­bre ni­ña blan­ca le­jos de la me­tró­po­lis, con su som­bre­ro de fiel­tro vie­jo so­bre un ferry que cru­za el río Me­kong. Es­ta no­ve­la cuen­ta en frag­men­tos y sal­tos par­te de la his­to­ria de esa jo­ven, quien por ne­ce­si­dad, o por cu­rio­si­dad, se vuel­ve la aman­te de un hom­bre ri­co chino y apren­de así so­bre el amor y la se­xua­li­dad, y so­bre la pér­di­da. A es­ta no­ve­la le doy el pues­to seis, aun­que ape­nas lo ha­go la­men­to no ha­bér­se­lo otor­ga­do a El arre­ba­to de Lol V. Stein, de la mis­ma au­to­ra, no­ve­la ca­si si­len­cio­sa so­bre el trau­ma de una pér­di­da que se lle­va co­mo una hue­lla in­vi­si­ble du­ran­te años.

Ya que he en­tra­do en el te­rreno de los su­fri­mien­tos fe­me­ni­nos, pien­so que de­be ha­ber en la lis­ta tex­tos so­bre las cruel­da­des y las vio­len­cias que se co­me­ten con­tra las mu­je­res. En es­te cam­po la no­ve­la de Syl­via Plath, La campana de cris­tal, me pa­re­ce in­elu­di­ble pa­ra el pues­to nú­me­ro sie­te. El li­bro si­gue a la jo­ven Esther Green­wood, una es­tu­dian­te pro­me­te­do­ra, que cae en una depresión ca­da vez más pro­fun­da, tan as­fi­xian­te co­mo una campana de cris­tal ba­jo la cual se sien­te atra­pa­da y que ter­mi­na so­me­ti­da a la vo­lun­tad de los psi­quia­tras y a los tra­ta­mien­tos con dro­gas y elec­tro­cho­ques. Co­nec­to a Green­wood con la voz de Plath en uno de sus úl­ti­mos poe­mas, “Se­ño­ra Lá­za­ro”, del poe­ma­rio Ariel:“mo­rir / es un ar­te, co­mo to­do lo de­más. / Lo ha­go ex­cep­cio­nal­men­te bien. / Lo ha­go pa­ra que sea in­fer­nal. / Lo ha­go pa­ra que se sien­ta real. / Po­dría de­cir­se que ten­go un don”. Pien­so tam­bién en Ale­jan­dra Pi­zar­nik y cai­go en cuen­ta de que Plath y Pi­zar­nik po­drían ser her­ma­nas por su aten­ción re­fi­na­da a los de­ta­lles y re­co­ve­cos del su­fri­mien­to, por su ma­ne­ra de se­ña­lar la im­po­si­bi­li­dad de ha­blar. Así le doy a Pi­zar­nik el pues­to ocho, y aun­que que­rría re­co­men­dar su obra com­ple­ta, me con­for­mo con Los tra­ba­jos y las no­ches.

Que­dan so­lo dos lu­ga­res en mi de­cá­lo­go y es­te se lo quie­ro re­ser­var a Adrien­ne Rich, pe­ro no a sus li­bros de poe­sía sino a Na­ci­da de mu­jer, uno de mis li­bros favoritos. En es­te en­sa­yo la poe­ta re­fle­xio­na so­bre su pro­pia ex­pe­rien­cia de la ma­ter­ni­dad, pe­ro tam­bién so­bre có­mo las no­cio­nes cul­tu­ra­les re­la­cio­na­das con la ma­ter­ni­dad les im­po­nen a las mu­je­res exi­gen­cias que no les per­mi­ten ha­blar ver­da­de­ra­men­te de las ale­grías, su­fri­mien­tos e in­clu­so frus­tra­cio­nes que im­pli­ca el traer al mun­do a otro ser hu­mano. Y aquí ten­dría que de­te­ner­me, de­jan­do el dé­ci­mo lu­gar abier­to, por­que se me han que­da­do por fue­ra tan­tos otros li­bros, tan­tas es­cri­to­ras fe­mi­nis­tas que me gus­tan y a quie­nes ad­mi­ro.y si al­gu­na vez ten­go la opor­tu­ni­dad de es­cri­bir otro de­cá­lo­go, me ase­gu­ra­ré de que no se que­den por fue­ra Mar­ga­ret At­wood ni Do­ris Lessing, Lui­sa Va­len­zue­la o Sil­vi­na Ocam­po, y otras va­rias que lo­gra­ría co­lar, así fue­ra ha­cien­do tram­pa.

VI­TA SACK­VI­LLE-WEST Poe­ta y no­ve­lis­ta in­gle­sa, na­ci­da en 1892 y fa­lle­ci­da en 1962.

SI­MO­NE DE BEAU­VOIR En­sa­yis­ta y fi­ló­so­fa fran­ce­sa, na­ci­da en 1908 y fa­lle­ci­da en 1986.

CLA­RI­CE LIS­PEC­TOR Na­ció en Ucra­nia en 1920 y fa­lle­ció en Bra­sil en 1977.

DO­RIS LESSING Na­ció en Irán en 1919 y mu­rió en Lon­dres en 2013. Ga­nó el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra en 2007.

MARGUERITE DU­RAS Na­ció en Sai­gón en 1914 y mu­rió en Pa­rís en 1996.

ADRIEN­NE RICH Na­ció en Bal­ti­mo­re en 1929 y mu­rió en San Fran­cis­co, Es­ta­dos Uni­dos, en 2012.

SYL­VIA PLATH Na­ció en Bos­ton en 1932 y mu­rió en Lon­dres en 1963.

MAR­GA­RET AT­WOOD Na­ció en Ot­ta­wa, Ca­na­dá, en 1939.

CRIS­TI­NA PERI ROS­SI Na­ció en Mon­te­vi­deo, Uru­guay, en 1941.

VIR­GI­NIA WOOLF Na­ció en Lon­dres en 1882 y se sui­ci­dó en Le­wes, In­gla­te­rra, en 1941.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.