LA AN­TE­SA­LA DE LA VIO­LEN­CIA

La des­truc­ción de una Re­pú­bli­ca Fran­cis­co Gu­tié­rrez Sa­nín Tau­rus-uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do| 320 pá­gi­nas

Arcadia - - RESEÑAS - Vi­vian New­man

Des­pués de una he­ge­mo­nía con­ser­va­do­ra de 44 años, y jus­to an­tes de que es­ta­lla­ra el Bo­go­ta­zo y la Vio­len­cia (con ma­yús­cu­la) en Co­lom­bia, na­ce, vi­ve y mue­re la Re­pú­bli­ca Li­be­ral. A pro­pó­si­to de es­te pe­rio­do –que va de 1930 a 1946– Fran­cis­co Gu­tié­rrez Sa­nín es­tu­dia la or­ga­ni­za­ción y el fun­cio­na­mien­to in­terno de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les en Co­lom­bia, que se fue­ron pre­pa­ran­do pa­ra una rup­tu­ra an­ti­de­mo­crá­ti­ca. ¿Por qué, si los par­ti­dos no eran tan dis­tin­tos, cho­ca­ron tan fron­tal­men­te?

Gu­tié­rrez Sa­nín ya ha­bía re­fle­xio­na­do so­bre los par­ti­dos po­lí­ti­cos y la de­mo­cra­cia en su obra ¿Lo que el vien­to se lle­vó?: los par­ti­dos po­lí­ti­cos y la de­mo­cra­cia en Co­lom­bia, 1958 2002. En es­te nue­vo li­bro su pe­rio­do de aná­li­sis se con­cen­tró en los años de 1958 a 2002. Lue­go, en La des­truc­ción de una Re­pú­bli­ca, re­tro­ce­de en el tiem­po y com­pa­ra la es­ta­bi­li­dad lo­gra­da du­ran­te el pe­rio­do con­ser­va­dor con los in­ten­tos de go­ber­na­bi­li­dad de la Re­pú­bli­ca Li­be­ral. Los con­ser­va­do­res lo­gra­ron pa­ci­fi­ca­ción en va­rios lus­tros, gra­cias al ali­nea­mien­to de los in­tere­ses de ac­to­res cla­ve co­mo la Igle­sia, el Ejér­ci­to y la Po­li­cía, así co­mo a las re­for­mas de 1910 que per­mi­tie­ron a los li­be­ra­les ac­ce­der al po­der en ca­li­dad de so­cios mi­no­ri­ta­rios. Pe­ro di­cha fór­mu­la no le fun­cio­nó a la re­pú­bli­ca de los li­be­ra­les, quie­nes a pe­sar de la ins­tau­ra­ción del su­fra­gio uni­ver­sal mas­cu­lino (1936) y la ex­clu­sión del cen­so elec­to­ral del Ejér­ci­to y la Po­li­cía (1931), nun­ca con­si­guie­ron que los con­ser­va­do­res par­ti­ci­pa­ran del po­der, ni que la Igle­sia, el Ejér­ci­to y la Po­li­cía con­tri­bu­ye­ran a la es­ta­bi­li­dad.

En tal sen­ti­do, la pro­po­si­ción bá­si­ca de Gu­tié­rrez Sa­nín es que la mo­der­ni­za­ción de los dos par­ti­dos fue di­ver­gen­te, lo que re­du­jo al mí­ni­mo la efi­ca­cia de los ele­men­tos con que con­ta­ban pa­ra man­te­ner la paz y la go­ber­na­bi­li­dad. Fue di­ver­gen­te por­que el par­ti­do con­ser­va­dor, en gran par­te im­pul­sa­do por Lau­reano Gó­mez, se fue ra­di­ca­li­zan­do mien­tras que la ca­pa­ci­dad de ac­ción co­lec­ti­va in­ter­na del par­ti­do li­be­ral se fue de­bi­li­tan­do por el clien­te­lis­mo, el fac­cio­na­lis­mo y las di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas. A fi­nes de la Re­pú­bli­ca Li­be­ral, es de­cir en 1946, ya era muy pro­ba­ble, no so­lo que los li­be­ra­les per­die­ran el po­der –lo que era par­te de la al­ter­nan­cia de­mo­crá­ti­ca–, sino que si­guie­ra la rup­tu­ra que con­du­jo a la Vio­len­cia.

En sín­te­sis, la ca­rac­te­ri­za­ción de los par­ti­dos, ba­jo el mar­co ana­lí­ti­co de Du­ver­ger y Schum­pe­ter, es el hi­lo con­duc­tor del tex­to. Los dos co­lec­ti­vos fue­ron mul­ti­cla­sis­tas y par­tían de la iz­quier­da (el li­be­ral) y de la de­re­cha (el con­ser­va­dor) pa­ra bus­car el cen­tro. Gu­tié­rrez Sa­nín pro­mue­ve una ex­pli­ca­ción de esa con­ver­gen­cia que de­no­mi­na “ho­mi­ci­da” y que se en­cuen­tra en el fun­cio­na­mien­to in­terno de di­chos par­ti­dos. El par­ti­do li­be­ral fue “an­cho” en el sen­ti­do de in­cor­po­rar más te­rri­to­rio –co­mo las cos­tas–, y más par­ti­da­rios ru­ra­les que no re­nun­cia­ban a su au­to­no­mía, lo que ha­cía a los li­be­ra­les víc­ti­mas de su pro­pia in­clu­sión; mien­tras que el con­ser­va­dor era un par­ti­do “es­tre­cho” pe­ro con ma­yor cohe­sión ideo­ló­gi­ca y con­trol del te­rri­to­rio, que de­ci­dió abs­te­ner­se en va­rios pe­rio­dos elec­to­ra­les re­nun­cian­do tam­bién al clien­te­lis­mo.

Fi­nal­men­te, a pe­sar de ser un tex­to aca­dé­mi­co que in­sis­te en re­pa­sar sus pro­pias ideas, cual­quier in­tere­sa­do en nues­tras raí­ces po­lí­ti­cas y en la cau­sa de mu­chos de nues­tros ma­les en­con­tra­rá una ex­pli­ca­ción com­ple­ta del fun­cio­na­mien­to in­tra e in­ter­par­ti­dis­ta de la épo­ca. Sin du­da Gu­tié­rrez Sa­nín ilus­tra los acon­te­ci­mi­ne­tos de la Vio­len­cia con am­plio ma­te­rial de archivo, de­ta­lles y aná­li­sis de las es­tra­te­gias de los par­ti­dos y sus lí­de­res, los di­rec­to­rios, las fac­cio­nes, las iden­ti­da­des par­ti­dis­tas, así co­mo de to­das las tác­ti­cas pa­ra con­se­guir y man­te­ner el vo­to del pue­blo y el po­der. Y to­das es­tas re­fle­xio­nes las pre­sen­ta con el equi­li­brio bá­si­co al que as­pi­ra un lec­tor des­pre­ve­ni­do.

Fran­cis­co Gu­tié­rrez Sa­nín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.