En la re­sis­ten­cia ha­bi­ta la es­pe­ran­za Ma­tar a Je­sús, de Lau­ra Mo­ra

En Car­ta a una som­bra, Abad con­me­mo­ró la vi­da y la muer­te de su abue­lo Héctor Abad Gó­mez. En es­te nue­vo documental se apro­xi­ma a su abue­lo ma­terno para des­cu­brir que se tra­ta de una fi­gu­ra os­cu­ra y, sobre to­do, com­ple­ja.

Arcadia - - EDITORIAL - Sa­muel Cas­tro* Me­de­llín Es­cri­tor, guio­nis­ta y crí­ti­co de ci­ne.

Con The Smi­ling Lom­ba­na, la más re­cien­te pe­lí­cu­la de Da­nie­la Abad (que es par­te de la competencia de ci­ne co­lom­biano del FICCI), que­da cla­ro cuán equi­vo­ca­dos es­ta­ban quie­nes juz­ga­ron su pri­me­ra in­cur­sión en el documental, Car­ta a una som­bra, co­mo un ac­to fá­cil, co­mo un apén­di­ce de El ol­vi­do que se­re­mos, la no­ve­la de su pa­dre, Héctor Abad Fa­cio­lin­ce. En es­ta pe­lí­cu­la, en la que Abad se lle­va el cré­di­to de di­rec­to­ra en so­li­ta­rio, pue­de apre­ciar­se la con­ti­nui­dad de unas ideas, tan­to en lo es­té­ti­co co­mo en lo te­má­ti­co. The Smi­ling Lom­ba­na man­tie­ne la pre­gun­ta por la iden­ti­dad y el ori­gen, y tam­bién por qué ti­po de país es Co­lom­bia, que ase­si­na a per­so­nas co­mo Héctor Abad Gó­mez, abue­lo de Da­nie­la, y que tra­ta de es­con­der los pe­ca­dos de Ti­to Lom­ba­na.

La pe­lí­cu­la tra­ta de la vi­da de Lom­ba­na, de un mu­cha­cho cos­te­ño con un ta­len­to ar­tís­ti­co pre­coz que le per­mi­tió co­no­cer Eu­ro­pa y bus­car allá una vi­da me­jor, y de un hom­bre que lue­go hi­zo to­do lo po­si­ble por man­te­ner el es­ta­tus con­se­gui­do. Así,

la vo­ca­ción ar­tís­ti­ca se fue trans­for­man­do pau­la­ti­na­men­te en una am­bi­ción des­me­di­da que tor­ció su des­tino has­ta con­de­nar­lo al ol­vi­do vo­lun­ta­rio de quie­nes lo co­no­cie­ron.

Co­mo di­rec­to­ra con for­ma­ción pro­fe­sio­nal en ci­ne, ¿qué tan­to le sir­vió lo que apren­dió en la uni­ver­si­dad para un pro­yec­to co­mo es­te?

Yo es­tu­dié Ci­ne de fic­ción y apren­dí que na­da es gra­tui­to a la ho­ra de fil­mar. Si po­nes la cá­ma­ra de cier­ta ma­ne­ra, es­tás in­ten­tan­do de­cir al­go que tie­ne que ver con la his­to­ria que es­tás con­tan­do. Eso me pa­re­ce im­por­tan­te: cómo fil­ma­mos.yo in­ten­té que los en­cua­dres fue­ran di­fe­ren­tes, me in­tere­sa­ba que los es­pa­cios en los que tra­ba­jan y vi­ven los en­tre­vis­ta­dos fue­ran vi­si­bles y cuán­ta in­for­ma­ción po­de­mos re­ci­bir de ellos y de las co­sas que es­co­ge­mos te­ner en nues­tra ca­sa. Cuan­do la gen­te veía es­tas en­tre­vis­tas, se da­ba cuen­ta de que las per­so­nas re­tra­ta­das tie­nen cier­to es­ti­lo de vi­da, per­te­ne­cen a cier­ta cla­se so­cial, aun­que eso pue­da so­nar odio­so.

Los en­tre­vis­ta­dos en The Smi­ling Lom­ba­na son ca­si to­dos pa­rien­tes de Da­nie­la. El hom­bre son­rien­te del tí­tu­lo es su abue­lo ma­terno, Ti­to Lom­ba­na, el ver­da­de­ro au­tor de Los Za­pa­tos Vie­jos, un mo­nu­men­to car­ta­ge­ne­ro en ho­nor al Tuer­to López. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió con Car­ta a una som­bra, es­ta vez su fa­mi­lia no es­tu­vo ani­ma­da con el pro­yec­to, y tan­to su abue­la co­mo su ma­má se ne­ga­ron a apa­re­cer en cá­ma­ra.

¿Cómo fue li­diar con la ne­ga­ti­va de su fa­mi­lia a par­ti­ci­par de lleno?

El pro­ce­so del documental ha si­do su­pre­ma­men­te di­fí­cil, por­que es una his­to­ria muy do­lo­ro­sa. En­tien­do que la gen­te quie­ra ocul­tar­la, pe­ro creo que no de­be­ría­mos ha­cer­lo. Aun así, in­ten­té no re­du­cir el per­so­na­je cen­tral a un es­te­reo­ti­po. Ob­via­men­te es fá­cil de­cir que es “el ma­lo”.tam­bién es fá­cil ca­ta­lo­gar a las per­so­nas co­mo “la hi­ja de” o “la nie­ta de”. Du­ran­te mu­cho tiem­po mi ma­má y mi abue­la, que fue­ron quie­nes pe­lea­ron con Ti­to, me di­je­ron que ellas no que­rían que yo hi­cie­ra la pe­lí­cu­la. Cuan­do me ga­né la beca de pro­duc­ción, co­sa que no es­pe­ra­ba que pa­sa­ra, ha­blé con mi abue­la has­ta con­ven­cer­la de con­tar so­lo con su voz. Hay mu­chos te­mas de los que en Co­lom­bia no se ha­bla, y ha­cer evi­den­te que ellas no qui­sie­ron apa­re­cer en la pe­lí­cu­la es mos­trar tam­bién la mag­ni­tud que ellas le han da­do a lo que se es­tá es­con­dien­do y al he­cho mis­mo de que en Co­lom­bia lo es­con­de­mos to­do.

Du­ran­te bue­na par­te de la pe­lí­cu­la uno pien­sa en su abue­lo co­mo en una es­pe­cie de ta­len­to­so se­ñor Ri­pley. ¿Lo­gró fi­nal­men­te sa­ber quién era Ti­to Lom­ba­na?

Yo no sa­bía na­da de él, y sos­pe­cho que es una per­so­na que uno nun­ca ter­mi­na de co­no­cer. De las que uno nun­ca ten­drá cer­te­zas. Lo úni­co cier­to, en­ton­ces, es que uno nun­ca va a sa­ber quién es.te­ner la con­cien­cia de eso me sir­vió para co­no­cer sus dis­tin­tas fa­ce­tas, los va­rios per­so­na­jes que fue.y el documental in­ten­ta re­fle­xio­nar pre­ci­sa­men­te sobre eso: ¿quié­nes somos? ¿Cuán­tas per­so­nas somos al mis­mo tiem­po? ¿Qué de­ci­di­mos ser? ¿Lo de­ci­di­mos no­so­tros, o la so­cie­dad de­ci­de por no­so­tros? Ade­más de ha­cer esas pre­gun­tas, la cin­ta tam­bién in­ten­ta no juz­gar y no lle­gar a con­clu­sio­nes sobre la bon­dad o la mal­dad, sobre la men­ti­ra y la ver­dad.al fi­nal me di cuen­ta de que to­do eso que pa­re­cía tan te­rri­ble en Ti­to tie­ne cier­ta be­lle­za y cier­ta poesía, a pe­sar de que es di­fí­cil ver eso en el ca­so de per­so­nas con fa­ce­tas mo­ral­men­te pro­ble­má­ti­cas. Uno po­dría de­cir:“él es un hi­juepu­ta” o “él es un hom­bre bueno”, si ha­bla­mos de una per­so­na co­mo Héctor Abad Gó­mez. Pe­ro, pen­san­do en re­tros­pec­ti­va, tal vez en Car­ta a una som­bra no­so­tros no mos­tra­mos va­rias fa­ce­tas de Abad Gó­mez que po­drían no ser tan bue­nas.

Co­mo ocu­rrió con la pri­me­ra pe­lí­cu­la, una de las ma­yo­res cua­li­da­des de The Smi­ling Lom­ba­na es el uso acer­ta­do del ma­te­rial de archivo, com­pues­to en es­te ca­so por fo­to­gra­fías y fil­ma­cio­nes en 8 mi­lí­me­tros que nos per­mi­ten creer que acom­pa­ña­mos la ado­les­cen­cia y la ju­ven­tud del per­so­na­je cen­tral. ¿Quién fil­mó to­do ese ma­te­rial? ¿Pu­do sa­ber­lo? Yo creo que pa­só por va­rias ma­nos: mi abue­la, Ti­to y don An­to­nio, el pa­pá de mi abue­la. Es­te úl­ti­mo fil­ma­ba mu­cho, y él es quien es­ta­ba ob­se­sio­na­do con lo tro­pi­cal. En la pe­lí­cu­la eso no se per­ci­be tan­to co­mo cuan­do uno ve to­do el archivo. No me acuer­do cuán­tas ho­ras te­ne­mos, pe­ro son bas­tan­tes. Mu­chí­si­mas. Un día mi ma­má en­con­tró a Ti­to bo­tan­do to­das las cin­tas. Ella co­gió las que pu­do y las guar­dó. Mi ma­má tie­ne ade­más un pro­yec­tor de 8 mi­lí­me­tros, y cuan­do éra­mos chi­qui­tos, de vez en cuan­do pro­yec­ta­ba esas pe­lí­cu­las. Me pa­re­cían muy bo­ni­tas. Por eso, cuan­do qui­se ha­cer el documental, re­cor­dé que las te­nía guar­da­das y le pro­pu­se que las di­gi­ta­li­zá­ra­mos.

¿Cómo fue te­ner a Mi­guel Sa­la­zar co­mo co­di­rec­tor en es­te lar­go­me­tra­je, y lue­go so­lo co­mo pro­duc­tor?

En Car­ta a una som­bra es­tu­ve ade­lan­te, me en­car­ga­ba sobre to­do de in­ter­me­diar en­tre los per­so­na­jes y la cá­ma­ra. En es­te pro­ce­so es­tu­ve mu­cho más de­trás de la cá­ma­ra. Es­ta­ble­cía con Ma­teo Guzmán, un gran di­rec­tor de fo­to­gra­fía, que es­ta es­ce­na iba a te­ner tal plano y que las en­tre­vis­tas las iba a ha­cer de tal ma­ne­ra. Hay una co­sa que me pa­re­ce muy bo­ni­ta del documental, y es que pue­de ser po­co rí­gi­do. Uno pue­de sen­tir cier­ta li­ber­tad. Es al­go di­fí­cil de apren­der por­que ge­ne­ral­men­te quien ha­ce ci­ne es muy es­tric­to. El documental, en cam­bio, en­se­ña que la vi­da tie­ne co­sas mu­cho más ma­ra­vi­llo­sas que las que uno pu­do ha­ber ima­gi­na­do. Hay, en­ton­ces, que man­te­ner­se aten­to, ser ca­paz de reac­cio­nar y vol­tear la cá­ma­ra, ha­cer la pre­gun­ta pre­ci­sa. Uno no pue­de ol­vi­dar la es­pon­ta­nei­dad cuan­do gra­ba. Otra co­sa im­por­tan­te es el mon­ta­je, y con es­to te res­pon­do lo de Mi­guel. He tra­ba­ja­do, yo so­la, mu­cho más de la mano con el mon­ta­jis­ta, Andrés Po­rras, y Mi­guel en cam­bio ha he­cho to­do el tra­ba­jo de pro­duc­ción, que en par­te con­sis­te en ver la pe­lí­cu­la de tan­to en tan­to y dar una mi­ra­da más ob­je­ti­va de lo que se es­tá ha­cien­do. La im­por­tan­cia de un pro­duc­tor es gi­gan­te. Un pro­duc­tor para mí no es so­lo al­guien que con­si­gue la pla­ta, sino al­guien que tie­ne una mi­ra­da y que tam­bién pro­te­ge la tu­ya.

Con su ci­ne, Da­nie­la Abad si­gue la ten­den­cia a uti­li­zar lo ín­ti­mo para co­nec­tar­se con el pú­bli­co. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de las po­ses nar­ci­sis­tas que abun­dan, uno sien­te en sus pe­lí­cu­las un ejercicio de ho­nes­ti­dad.

¿Qué tan in­tere­sa­da es­tá en con­tar his­to­rias que ya no sean tan ín­ti­mas?

No quie­ro ha­cer más pe­lí­cu­las sobre fa­mi­lia­res. Es­ta era una pe­lí­cu­la que te­nían pen­sa­do ha­cer ha­ce mu­cho tiem­po. Sin em­bar­go, creo que lo que se re­pi­te viene de cier­ta ob­se­sión con al­gu­nos te­mas. Res­pon­de a pre­gun­tas muy pro­pias, a pre­gun­tas per­sis­ten­tes. La mía es, por en­ci­ma de to­das, “¿quién soy?”. Y a par­tir de ahí he po­di­do con­tar his­to­rias. Aun así, las his­to­rias aje­nas tam­bién lo pue­den atra­ve­sar a uno, pe­ro tal vez se ne­ce­si­te ser más ma­du­ro y me­nos ego­cén­tri­co.

¿Cómo ha im­pac­ta­do su tra­ba­jo en el re­cuer­do que te­nía de sus abue­los?

Son dos figuras que me han en­se­ña­do mu­chas co­sas sobre la vi­da. Am­bos me han he­cho pen­sar mu­cho, y eso es lo que más les agra­dez­co. Héctor Abad Gó­mez me en­se­ñó sobre la im­por­tan­cia de ser va­lien­tes, de ser quien uno es, de de­cir y ha­cer lo que uno pien­sa. Y Ti­to Lom­ba­na me re­ve­ló la com­ple­ji­dad del ser hu­mano: qué tan com­ple­jo es uno y cuán po­co de­be­ría juz­gar a otros. Para mí en el ci­ne es muy im­por­tan­te apren­der al­go, o pen­sar al­go. En ese sen­ti­do, mis abue­los y mi ex­pe­rien­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca han ido de la mano.

La pri­me­ra vez que vi­mos su nom­bre fue co­mo crí­ti­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en el su­ple­men­to Ge­ne­ra­ción de El Co­lom­biano. ¿Va a se­guir ejer­cien­do los dos ofi­cios?

Lo que más me gus­ta ha­cer es ver pe­lí­cu­las. Úl­ti­ma­men­te he vis­to po­cas, y eso me po­ne tris­te. Me gus­ta mu­cho pen­sar el ci­ne: ver de qué ma­ne­ra al­go es­tá fil­ma­do y cra­nea­do. No so­la­men­te me in­tere­sa la his­to­ria en cuan­to a guion, sino tam­bién a ni­vel na­rra­ti­vo: qué re­cur­sos usa el di­rec­tor para con­tar al­go que se pue­de na­rrar de in­fi­ni­tas ma­ne­ras.es­te año voy a de­jar de ha­cer pe­lí­cu­las y me voy a de­di­car a ver pe­lí­cu­las. Me gus­ta mu­cho es­cri­bir sobre ci­ne. Sin em­bar­go, pre­fie­ro no es­cri­bir sobre ci­ne co­lom­biano por­que, si uno lo cri­ti­ca, sue­na co­mo un re­sen­ti­do.y si uno lo ha­la­ga, sue­na co­mo un lam­bón.

Al ver sus dos pe­lí­cu­las, uno sien­te una vi­sión me­lan­có­li­ca de la exis­ten­cia. ¿La me­lan­co­lía es su mar­ca de au­to­ra?

Nun­ca lo ha­bía pen­sa­do así, pe­ro me pa­re­ce un sen­ti­mien­to muy es­té­ti­co.ade­más, el ci­ne tie­ne mu­cho que ver con la nos­tal­gia, por­que de al­gu­na ma­ne­ra con­sis­te en fil­mar co­sas para que se fi­jen, co­sas que van a des­apa­re­cer y que uno quie­re que per­ma­nez­can. Eso tie­ne mu­cho que ver con sen­tir su au­sen­cia, con cier­ta me­lan­co­lía de lo que fue, con cier­to ape­go al pre­sen­te que va a ser pa­sa­do. En ge­ne­ral, to­das las pe­lí­cu­las tien­den a la me­lan­co­lía.a quie­nes nos gus­ta el ci­ne en reali­dad somos unos nos­tál­gi­cos.

COMPETENCIA OFI­CIAL DE CI­NE CO­LOM­BIANO

Vi­rus tro­pi­cal, San­tia­go Cai­ce­do. Co­lom­bia

Ama­ne­cer, Car­men Torres. Co­lom­bia y Es­pa­ña

El su­su­rro del Ja­guar, Si­mon(è) Pae­tau y Thais Gui­sa­so­la. Bra­sil y Co­lom­bia

La to­rre, Se­bas­tián Mú­ne­ra. Co­lom­bia y Mé­xi­co

Ma­tar a Je­sús, Lau­ra Mo­ra. Co­lom­bia y Ar­gen­ti­na

Sal, Wi­lliam Ve­ga. Co­lom­bia

The Smi­ling Lom­ba­na, Da­nie­la Abad. Co­lom­bia

* En es­ta competencia, pró­xi­ma­men­te se­rá anun­cia­da una pe­lí­cu­la más.

“Que mi abue­la y mi ma­dre no qui­sie­ran apa­re­cer en la pe­lí­cu­la ha­ce evi­den­te la mag­ni­tud de lo que se es­tá es­con­dien­do”.

Ti­to Lom­ba­na es el abue­lo ma­terno de la di­rec­to­ra Da­nie­la Abad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.