La so­le­dad in­con­clu­sa

Un per­fil de To­maž Pan­dur

Arcadia - - EDITORIAL - Es­cri­tor, do­cen­te, rea­li­za­dor. Au­tor de Gé­ne­ro y des­tino (U. Dis­tri­tal, 2017). San­dro Ro­me­ro Rey* Bo­go­tá

La pri­me­ra vez que el di­rec­tor es­lo­veno To­maž Pan­dur es­tu­vo en Co­lom­bia co­rría el año de gra­cia de 1992. La po­lé­mi­ca gi­ra­ba en torno a las ce­le­bra­cio­nes del otro­ra lla­ma­do “Des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca”. Du­ran­te la ter­ce­ra edi­ción del Fes­ti­val Iberoamericano de Tea­tro, el asun­to de­ci­dió lla­mar­se el “En­cuen­tro de dos mun­dos”. Fanny Mi­key, em­pre­sa­ria y ac­triz de ori­gen ar­gen­tino, y Ra­mi­ro Oso­rio, hom­bre de tea­tro y ges­tor cul­tu­ral, acom­pa­ña­dos de un ejér­ci­to de co­la­bo­ra­do­res un tan­to so­bre­na­tu­ra­les, ha­bían con­se­gui­do lo im­po­si­ble: en me­dio de las bom­bas y el te­rror, del es­cep­ti­cis­mo y de las eter­nas dis­cu­sio­nes gre­mia­les, con­so­li­da­ron un even­to es­cé­ni­co de di­men­sio­nes mun­dia­les, don­de ya ha­bían es­ta­do, en sus dos pri­me­ras edi­cio­nes, nom­bres so­lo co­no­ci­dos a tra­vés de los li­bros y de las le­yen­das del ar­te uni­ver­sal: el Ber­li­ner En­sem­ble y el po­la­co Andrzej Waj­da; Els Co­me­diants de Ca­ta­lu­ña y el ac­tor/di­rec­tor es­pa­ñol Jo­sé Luis Gó­mez; los ca­na­dien­ses de Car­bo­ne 14 y el Tea­tro Sa­ti­ri­cón de Mos­cú; la le­yen­da in­dia San­juk­ta Pa­ni­grahi y la bai­la­ri­na ja­po­ne­sa Ku­ni­ku Ki­sa­nu­ki.

Para la oca­sión, las ur­gen­cias ar­tís­ti­cas eran de ca­rác­ter lo­cal y los gru­pos co­lom­bia­nos se de­ba­tían en su con­ti­nua dia­léc­ti­ca de par­ti­ci­par o no en un even­to que pa­re­cía prio­ri­zar lo in­ter­na­cio­nal an­tes que las ur­gen­cias crea­ti­vas lo­ca­les. En con­clu­sión, no ha­bía mu­cho am­bien­te para re­pa­rar en la pre­sen­cia del Tea­tro Mla­dins­ko en un país en el que di­fí­cil­men­te di­fe­ren­ciá­ba­mos a Es­lo­ve­nia de Es­lo­va­quia. La sor­pre­sa fue des­co­mu­nal cuan­do el jo­ven di­rec­tor de 29 años To­maž Pan­dur, apo­ya­do en los tex­tos del dra­ma­tur­go Ivo Sve­ti­na, pre­sen­tó una ver­sión inol­vi­da­ble de Las mil y una no­ches, ti­tu­la­da Schehe­ra­za­de. Aun hoy, 26 años des­pués del pro­di­gio, mu­chos es­pec­ta­do­res con­si­de­ran que ha si­do el mon­ta­je más im­por­tan­te que ha ve­ni­do al FITB en to­da su his­to­ria.

Por esas ra­zo­nes inex­pli­ca­bles del des­tino, Pan­dur es­ta­ble­ció una es­tre­cha re­la­ción con Co­lom­bia y su amis­tad con Fanny Mi­key tras­cen­dió los asun­tos pro­fe­sio­na­les, has­ta con­si­de­rar­la una cóm­pli­ce “glo­bal”, se­gún sus pa­la­bras. El Tea­tro Mla­dins­ko si­guió vi­nien­do du­ran­te mu­chas edi­cio­nes del Fes­ti­val a Bo­go­tá,

pe­ro To­maž Pan­dur ha­bía to­ma­do ya vue­lo pro­pio. Po­co a po­co, sus pues­tas en es­ce­na –de gran am­bi­ción plás­ti­ca e in­men­sa pro­fun­di­dad en sus tex­tos– fue­ron con­so­li­dan­do un es­ti­lo in­con­fun­di­ble, con­si­guien­do lo que para mu­chos pa­re­cía un equi­li­brio im­po­si­ble: la ar­mo­nía en­tre el gran es­pec­tácu­lo y la re­fle­xión; la acep­ta­ción del gran pú­bli­co y la de los es­pe­cia­lis­tas; las nue­vas ar­qui­tec­tu­ras de las ta­blas con la in­ti­mi­dad de las pre­gun­tas esen­cia­les. Con su ca­be­za cu­bier­ta por una pa­ño­le­ta ne­gra de ar­tis­ta en eter­na ac­ti­tud de tra­ba­jo, la obra de Pan­dur se ges­tó a una ve­lo­ci­dad un tan­to so­bre­na­tu­ral, sal­tan­do de un es­ce­na­rio a otro, co­mo in­vi­ta­do de mu­chas ca­sas fun­da­men­ta­les del tea­tro eu­ro­peo y ame­ri­cano. Des­de el éxi­to de Schehe­ra­za­de (que lo ca­ta­pul­tó a los gran­des fes­ti­va­les del mundo), Co­lom­bia se con­ver­ti­ría en un ob­je­ti­vo emo­cio­nal para Pan­dur, aun­que so­lo re­gre­sa­ría, con un es­pec­tácu­lo, diez años des­pués. Pe­ro el país es­ta­ba en sus en­tra­ñas crea­ti­vas, mu­cho más que Mé­xi­co o Ve­ne­zue­la, que vi­si­ta­ría con me­nor fre­cuen­cia. Con Co­lom­bia ha­bía una ra­zón de pe­so, la de la amis­tad, pe­ro tam­bién un se­cre­to de la creación que se fue sa­bien­do, po­co a po­co, en la me­di­da en que fue­ron co­rrien­do los años. Den­tro de sus pro­yec­tos, en apa­rien­cia im­po­si­bles, co­men­zó a ges­tar­se lo que de­be­ría ser un he­cho en 2018: el es­treno mun­dial de su adap­ta­ción tea­tral de Cien años de so­le­dad, en una co­pro­duc­ción en la que es­ta­ban in­vo­lu­cra­das dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Al con­ver­sar con Lu­cía Be­viá, la pro­duc­to­ra y em­pre­sa­ria de ar­tes es­cé­ni­cas de Ibe­rar­te, es­tre­cha co­la­bo­ra­do­ra y puen­te de To­maž Pan­dur con el mundo his­pa­noa­me­ri­cano, el do­lor se ha­ce evi­den­te. No so­lo por­que su ami­go ya no es­tá, sino por­que las ma­que­tas y los tex­tos, las ideas y los bo­ce­tos de la ver­sión es­cé­ni­ca de la no­ve­la de García Már­quez se que­da­ron flo­tan­do en la bo­la de cris­tal de la ima­gi­na­ción per­di­da.

La ne­ce­si­dad de lo im­po­si­ble era la car­ta de ba­ta­lla de To­maž Pan­dur. Para ello, en la me­di­da en que su nom­bre se fue im­po­nien­do en el pan­teón de los di­rec­to­res im­pres­cin­di­bles de nues­tros tiem­pos, un mo­de­lo de pro­duc­ción se ges­tó en lo que se lla­mó “los Pan­dur Thea­ters”, en el que el nom­bre de su her­ma­na Li­vi­ja se fue con­vir­tien­do en la par­te esen­cial de sus in­da­ga­cio­nes crea­ti­vas. Diez años pa­sa­ron en­tre el pri­mer via­je del di­rec­tor es­lo­veno a Bo­go­tá y su se­gun­da vi­si­ta. En 2002, Pan­dur se con­vir­tió en una suer­te de rocks­tar del tea­tro, gra­cias a su ver­sión de La di­vi­na co­me­dia de Dan­te, ti­tu­la­da In­fierno, el li­bro del al­ma, pro­du­ci­da por el Tha­lia Thea­ter de Ham­bur­go. El Tea­tro Jorge Elié­cer Gai­tán se sa­cu­dió con los aplau­sos de pú­bli­cos de to­das las ten­den­cias an­te una obra lle­na de re­cur­sos es­cé­ni­cos, de efec­tos y ema­na­cio­nes, sin per­der en nin­gún mo­men­to la pro­fun­di­dad, el do­lor y el de­sen­can­to. Aún per­sis­ten en la me­mo­ria de los es­pec­ta­do­res asi­duos el agua y las an­tor­chas que me­ta­fo­ri­za­ban la Gue­rra de los Bal­ca­nes, las lla­mas de fi­na­les del si­glo XX. Jun­to a la le­gen­da­ria com­pa­ñía ale­ma­na, Pan­dur re­gre­só de la le­yen­da para ins­ta­lar­se en cien­tos de ojos que bus­ca­ban, más allá de las pa­la­bras, las cla­ves para con­mo­ver­se en el la­be­rin­to de las len­guas de fue­go des­co­no­ci­das.

Se­gún re­cuer­da Ana Mar­ta de Pi­za­rro, di­rec­to­ra de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les del Fes­ti­val, Pan­dur se enamo­ró de Co­lom­bia y, ca­da cier­to tiem­po, pa­sa­ba a sa­lu­dar. Pe­ro sus pro­pó­si­tos es­ta­ban pues­tos en la ver­sión de Cien años de so­le­dad que, po­co a po­co, mien­tras co­cía sus mon­ta­jes des­co­mu­na­les, iba con­so­li­dan­do en su ca­be­za irre­pe­ti­ble­men­te. Una no­che, en un res­tau­ran­te bo­go­tano, uno de los em­plea­dos se le acer­có y le pre­gun­tó si él era To­maž Pan­dur. An­te su sor­pre­sa, el jo­ven le des­cri­bió con de­ta­lle to­do lo que lo ha­bía mar­ca­do la ex­pe­rien­cia co­mo es­pec­ta­dor de su In­fierno. “Co­lom­bia es el úni­co lu­gar del mundo don­de me co­no­cen los me­se­ros”, bro­mea­ba, en un país que no pa­re­cía es­tar dis­pues­to a re­ci­bir chis­tes aje­nos.

En 2004, Pan­dur re­gre­só al IX Fes­ti­val Iberoamericano de Tea­tro con una co­pro­duc­ción de su com­pa­ñía y el Fes­ti­val de Ljublja­na (ca­pi­tal de Es­lo­ve­nia), ti­tu­la­da Cien mi­nu­tos, qui­zá co­mo una pre­mo­ni­ción ur­gen­te de la no­ve­la de García Már­quez. En es­te ca­so, sin em­bar­go, en un es­pa­cio des­pro­vis­to de ar­ti­fi­cios, con ocho ac­to­res de Es­lo­ve­nia, Croa­cia, Francia, Ser­bia, Mon­te­ne­gro y Ale­ma­nia, el di­rec­tor se im­pu­so rea­li­zar una ver­sión de la no­ve­la Los her­ma­nos Ka­ra­ma­zov de Dos­toievs­ki, en la que cons­tru­yó una gran me­tá­fo­ra de los sig­nos de la frá­gil Eu­ro­pa del nue­vo mi­le­nio, en la que sus ha­bi­tan­tes tie­nen “a Dios en la bo­ca y un cri­men en el al­ma”, se­gún sus pro­pias pa­la­bras. De nue­vo, con su es­pec­tácu­lo, Pan­dur se con­vir­tió en el mo­ti­vo de los aplau­sos bo­go­ta­nos, en el que la mú­si­ca de sie­te len­guas y las me­lo­días de Ri­chard Ho­ro­witz se im­po­nían co­mo con­tun­den­tes re­cur­sos ex­pre­si­vos.

En aquel tiem­po, se­gún re­cuer­da la pro­duc­to­ra Lu­cía Be­viá, To­maž Pan­dur lle­ga­ría a Madrid para que­dar­se, gra­cias a la in­vi­ta­ción y el en­tu­sias­mo del bai­la­rín Na­cho Dua­to, de la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Dan­za. Allí des­em­bar­có con su In­fierno y, tras rea­li­zar una co­reo­gra­fía para sus an­fi­trio­nes, se im­pu­so di­ver­sos pro­yec­tos, den­tro de los que se des­ta­có Ba­rro­co, jun­to con la ac­triz lo­cal Blan­ca Por­ti­llo, es­pec­tácu­lo que pre­sen­ta­ría en Bo­go­tá en 2008. La pro­duc­ción es­ta­ba a car­go del Cen­tro Cul­tu­ral de la Vi­lla de Madrid y del Tea­tro Fer­nán Gó­mez. En el Tea­tro Col­sub­si­dio de Bo­go­tá se pre­sen­tó la ele­gan­te ver­sión de es­ta pie­za de­li­ca­da y per­ver­sa, en la que se mez­cla­ban tex­tos de la co­no­ci­da no­ve­la epis­to­lar del si­glo XVIII Las amis­ta­des pe­li­gro­sas, de Cho­der­los de La­clos, y de la obra Cuar­te­to, de Hei­ner Mü­ller, ins­pi­ra­da en las ci­ta­das car­tas fran­ce­sas. Los tex­tos aquí son de­to­nan­tes para que Pan­dur, jun­to a Dar­ko Lu­kic, cons­tru­ye­sen sig­nos de be­lle­za y des­truc­ción, apo­ya­dos en el ta­len­to de Blan­ca Por­ti­llo, Asier Et­xean­dia y Che­ma León, con la co­reo­gra­fía de Na­cho Dua­to. La Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial es­tá ad por­tas de los se­res en­ce­rra­dos en su de­sola­ción, y que jue­gan a ser per­ver­sos en un am­bien­te en el que se mez­cla el ad­ve­ni­mien­to de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa con el Apo­ca­lip­sis. Blan­ca Por­ti­llo se con­ver­ti­ría en una com­pa­ñe­ra de ru­ta de gran­des pro­yec­tos pan­du­ria­nos. Con ella rea­li­za­ría una ver­sión “fe­me­ni­na” de Ham­let y, sobre to­do, una me­mo­ra­ble Me­dea para el Fes­ti­val de Mé­ri­da en Es­pa­ña, de nuevos re­gis­tros con­tem­po­rá­neos.

La vi­si­ta bie­nal de Pan­dur a Bo­go­tá se hi­zo ha­bi­tual. En 2010, re­gre­sa­ría con su ver­sión par­ti­cu­lar del Ca­lí­gu­la de Al­bert Ca­mus. Una vez más, los ac­to­res flo­ta­ban en un es­pe­jo de agua, para es­ta­ble­cer nuevos sig­nos en­tre la de­ca­den­cia del Im­pe­rio Ro­mano y el des­arrai­go de nues­tros tiem­pos. Con ac­to­res del Tea­tro Ga­ve­lla de Croa­cia, los Tea­tros Pan­dur se re­no­va­ban con­fir­man­do sus pro­pios sig­nos y, una vez más, apo­yán­do­se en los clá­si­cos, para con­se­guir efec­tos de im­pac­tan­te com­pli­ci­dad ín­ti­ma y, por qué no, fi­lo­só­fi­ca, con los es­pec­ta­do­res de to­das las fron­te­ras. Cua­tro años des­pués, con el Tea­tro Na­cio­nal de Za­greb, Pan­dur y su ín­ti­mo ejér­ci­to crea­ti­vo pre­sen­tó en el Tea­tro Ju­lio Ma­rio San­to Do­min­go una nueva ver­sión del mi­to de Me­dea, se­gún la obra de Eu­rí­pi­des. Se tra­ta­ba de una lec­tu­ra sobre el exi­lio, sobre la mu­jer des­te­rra­da de un mundo do­mi­na­do por el lá­ti­go im­pla­ca­ble de los hom­bres. En esa oca­sión, quien es­tas lí­neas es­cri­be ter­mi­na­ba su te­sis de es­tu­dios doc­to­ra­les sobre la tra­ge­dia grie­ga en Co­lom­bia. Por úni­ca vez, tu­ve la for­tu­na de con­ver­sar en pú­bli­co con To­maž Pan­dur, an­te el au­di­to­rio de la Uni­ver­si­dad Jorge Ta­deo Lo­zano, en la lla­ma­da “Es­cue­la del Fes­ti­val”. Una ex­pe­rien­cia me­mo­ra­ble, en la que el di­rec­tor, ya ciu­da­dano del mundo, hi­zo un via­je a tra­vés de su obra y se con­cen­tró con en­tu­sias­mo en la ne­ce­si­dad de la mi­ra­da con­tem­po­rá­nea y la vi­gen­cia de los mi­tos an­ti­guos. “Los que na­ci­mos en los Bal­ca­nes sa­be­mos muy bien de qué se tra­ta la tra­ge­dia grie­ga”, afir­mó en aquel en­cuen­tro en­tra­ña­ble.

El úl­ti­mo via­je de Pan­dur a Bo­go­tá se hi­zo para la edi­ción nú­me­ro quin­ce del Iberoamericano. En esa oca­sión, vi­mos su se­gun­da ver­sión del Faus­to ins­pi­ra­do en Goet­he y Mar­lo­we. Cuen­tan sus amis­ta­des cer­ca­nas que el di­rec­tor no se sen­tía bien en su es­ta­día co­lom­bia­na. Pe­ro, an­te las ur­gen­cias de la presentación, pron­to se ol­vi­dó de su ma­les­tar y le acha­có la in­dis­po­si­ción a la al­tu­ra de la ca­pi­tal su­r­ame­ri­ca­na. Tras las fun­cio­nes del Faus­to (con ecos del ci­ne ex­pre­sio­nis­ta ale­mán y un Me­fis­tó­fe­les co­ral) re­cuer­do ha­ber vis­to a Pan­dur, por ca­sua­li­dad, en el mue­lle in­ter­na­cio­nal del Ae­ro­puer­to El Do­ra­do. Por esos ex­tra­ños de­sig­nios de los dio­ses, coin­ci­di­mos en el mis­mo vue­lo ha­cia Eu­ro­pa. Dos se­ma­nas des­pués, el 12 de abril de 2016, re­ci­bi­mos la no­ti­cia he­la­da: To­maž Pan­dur, en­sa­yan­do una nueva ver­sión del Rey Lear en Sko­pie, Re­pú­bli­ca de Ma­ce­do­nia, caía para siem­pre, ful­mi­na­do por un in­far­to im­pla­ca­ble. El mon­ta­je del Lear se sus­pen­dió y Li­vi­ja Pan­dur se en­car­ga­ría de con­ti­nuar una he­ren­cia ar­tís­ti­ca que aún no ce­sa.

En­tre el 16 de mar­zo y el 1 de abril de 2018, Bo­go­tá se ha pre­pa­ra­do para ren­dir­le un gran ho­me­na­je al que­ri­do di­rec­tor y bê­te de scè­ne con la co­reo­gra­fía Symp­hony of So­rrow­ful Songs, a par­tir de la obra mu­si­cal del com­po­si­tor po­la­co Henryk Gó­rec­ki.

Li­vi­ja Pan­dur se ha echa­do la cruz a cues­tas de la he­ren­cia crea­ti­va de su her­mano, de quien no fue so­lo una co­la­bo­ra­do­ra sino una com­pa­ñe­ra de des­ti­nos. “Ha­bla con ella. Li­vi­ja te da­rá me­jo­res cla­ves de To­maž”, me di­jo Lu­cía Be­viá, la pro­duc­to­ra de Pan­dur, en nues­tra úl­ti­ma con­ver­sa­ción. Lla­mé a la her­ma­na del di­rec­tor a al­gún lu­gar de Eu­ro­pa que nun­ca su­pe cuál era. Me pi­dió que la es­pe­ra­ra un par de ho­ras y lue­go con­tes­tó mis pre­gun­tas. Mu­chas de sus res­pues­tas es­tán es­con­di­das en es­tas lí­neas. Al fi­nal, an­tes de cor­tar la co­mu­ni­ca­ción, me atre­ví a pre­gun­tar­le sobre su re­la­ción crea­ti­va con su her­mano. Ella son­rió con tris­te­za y guar­dó si­len­cio. “To­do se ha que­da­do en el tea­tro”, me di­jo. Y se des­hi­zo.

Des­de el éxi­to de Schehe­ra­za­de, Co­lom­bia se con­vir­tió en un ob­je­ti­vo emo­cio­nal para Pan­dur.

Symp­hony of So­rrow­ful Songs, a par­tir de la obra mu­si­cal del com­po­si­tor po­la­co Henryk Go­rec­ki.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.