Un gri­to en el va­cío

Ana Blan­dia­na, in­vi­ta­da a la Fil­bo

Arcadia - - EDITORIAL - Vio­ri­ca Pa­tea* Sa­la­man­ca Tra­duc­to­ra de la obra de Ana Blan­dia­na. Ca­té­dra­ti­ca.

“Exis­ti­mos so­lo en la me­di­da en que somos tes­ti­gos de la his­to­ria, de una his­to­ria que, a su vez, exis­te so­lo en la me­di­da en que somos sus tes­ti­gos”. La poesía en­tre el si­len­cio y el pe­ca­do (2012).

Au­to­ra de die­ci­séis li­bros de poesía, dos vo­lú­me­nes de re­la­tos fan­tás­ti­cos, nue­ve de en­sa­yos y una no­ve­la, Ana Blan­dia­na (su ver­da­de­ro nom­bre es Oti­lia-va­le­ria Co­man) es la poe­ta ru­ma­na ac­tual más in­ter­na­cio­nal, gra­cias a las tra­duc­cio­nes de sus obras a vein­ti­cin­co len­guas, agru­pa­das en ochen­ta vo­lú­me­nes de pro­sa y poesía. Des­ta­ca­da opo­si­to­ra al ré­gi­men de Ceauşes­cu, es una de las con­cien­cias ar­tís­ti­cas y cí­vi­cas más im­por­tan­tes de su tiem­po.

El lu­gar que Blan­dia­na ocu­pa en la literatura ru­ma­na es com­pa­ra­ble al de An­na Aj­má­to­va o Vá­clav Ha­vel en la literatura ru­sa o che­ca. Blan­dia­na cons­ti­tu­ye, al igual que ellos, un sím­bo­lo de va­len­tía e in­te­gri­dad mo­ral an­te un po­der ar­bi­tra­rio. Co­mo Aj­má­to­va, quien dio voz a los mi­llo­nes de víc­ti­mas que su­frie­ron ba­jo la dic­ta­du­ra de Sta­lin, y Vá­clav Ha­vel, quien hi­zo del de­ber de vi­vir en la ver­dad un im­pe­ra­ti­vo, Blan­dia­na con­ci­be la fun­ción del poe­ta co­mo tes­ti­go de su tiem­po, y la literatura co­mo una forma de re­sis­ten­cia mo­ral an­te las fuer­zas que ani­qui­lan la vi­da y la dig­ni­dad del ser hu­mano.

Na­ci­da en 1942 en Ti­mi­soa­ra, lu­gar que se con­ver­ti­ría en el epi­cen­tro de la Re­vo­lu­ción de 1989, Ana Blan­dia­na es una fi­gu­ra le­gen­da­ria de las le­tras ru­ma­nas: poe­ta de ex­cep­ción y, al mis­mo tiem­po, una mu­jer ex­tra­or­di­na­ria­men­te be­lla, ca­ris­má­ti­ca y va­lien­te, cu­ya tra­yec­to­ria exis­ten­cial cons­ti­tu­ye la en­car­na­ción de los más al­tos idea­les ex­pre­sa­dos en su es­cri­tu­ra. En el pa­no­ra­ma tur­bio des­pués de 1989, Ana Blan­dia­na lle­gó a ser sím­bo­lo de es­pe­ran­za y de in­te­gri­dad éti­ca, “el nom­bre más pu­ro” de las le­tras ru­ma­nas, se­gún la opinión de un crí­ti­co.

Blan­dia­na os­ten­ta el ré­cord de las prohi­bi­cio­nes ba­jo dos dic­ta­du­ras: la pri­me­ra, cuan­do aún era ado­les­cen­te con Gheorg­he Gheorg­hiu Dej (1947-1964), a la que se su­ma­ron otras dos du­ran­te la épo­ca de Ceauşes­cu (19641989), en 1985 y lue­go en 1988, has­ta la Re­vo­lu­ción de 1989.

An­tes de con­ver­tir­se en la es­cri­to­ra re­le­van­te que es hoy, el su­yo fue un nom­bre prohi­bi­do. Su debut li­te­ra­rio a la edad de 17 años con el poe­ma “Ori­gi­na­li­dad”, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Tri­bu­na, des­en­ca­de­nó la pri­me­ra de las prohi­bi­cio­nes que iban a pe­sar sobre su obra. Aun­que el poe­ma apa­re­ció con el seu­dó­ni­mo de Ana Blan­dia­na, for­ma­do a par­tir de Ana, el nom­bre de la he­roí­na de una de las le­yen­das fun­da­cio­na­les de la literatura ru­ma­na, y del nom­bre del pue­blo tran­sil­vano de su ma­dre, las au­to­ri­da­des co­mu­nis­tas la es­tig­ma­ti­za­ron co­mo “hi­ja de un enemi­go del pue­blo” y enviaron una cir­cu­lar a to­das las pu­bli­ca­cio­nes del país ad­vir­tien­do que su pa­dre, sa­cer­do­te or­to­do­xo, era un pri­sio­ne­ro po­lí­ti­co en aquel en­ton­ces. Ade­más, du­ran­te cua­tro años, Blan­dia­na fue pri­va­da del de­re­cho a cur­sar es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios.

En la literatura ru­ma­na, Ana es el nom­bre de la he­roí­na de una de las ba­la­das po­pu­la­res más be­llas, “El maes­tro Ma­no­le”, que ilus­tra la idea de que to­do ac­to de creación se ba­sa en un sa­cri­fi­cio. Al ele­gir es­te nom­bre sim­bó­li­co, sin dar­se cuen­ta, la jo­ven Blan­dia­na asu­mió el des­tino sa­cri­fi­cial de la he­roí­na le­gen­da­ria que ella mis­ma iba a re­vi­vir du­ran­te la dic­ta­du­ra.

En 1960, a los 18 años, Blan­dia­na se ca­só con el es­cri­tor e his­to­ria­dor Ro­mu­lus Ru­san. Fi­na­li­zó su ca­rre­ra de Fi­lo­lo­gía de Len­gua y Literatura Ro­man­ces en la Uni­ver­si­dad de Cluj. De­bu­tó por se­gun­da vez, de ma­ne­ra irre­vo­ca­ble, en 1964, con el li­bro de poesía La pri­me­ra per­so­na del plu­ral (1964), un tí­tu­lo pre­mo­ni­to­rio que anun­cia tan­to su éti­ca co­mo su es­té­ti­ca. En 1967 la pa­re­ja se es­ta­ble­ció en Bu­ca­rest y Blan­dia­na tra­ba­jó co­mo bi­blio­te­ca­ria en el Ins­ti­tu­to de Be­llas Ar­tes. De 1974 a 1988 co­la­bo­ró re­gu­lar­men­te en las re­vis­tas Via­ta stu­den­teas­ca y Am­fi­tea­tru, en las que años más tar­de pu­bli­ca­ría poe­mas in­cen­dia­rios de pro­tes­ta, así co­mo en Ro­mâ­nia li­te­ra­ra, una de las re­vis­tas li­te­ra­rias más im­por­tan­tes del país.

Ana Ban­dia­na per­te­ne­ce a la ge­ne­ra­ción de los neo­mo­der­nis­tas ru­ma­nos de los años se­sen­ta, que cuen­ta con nom­bres ta­les co­mo Ni­chi­ta Sta­nes­cu, Ma­rin So­res­cu, Ioan Ale­xan­dru e Ilea­na Ma­lan­cioiu. Apro­ve­chan­do el re­la­ti­vo des­hie­lo po­lí­ti­co, los poe­tas que se afir­ma­ron en esa dé­ca­da reanu­dan el diá­lo­go in­te­rrum­pi­do por el pa­rén­te­sis del pro­let­cul­tis­mo con los poe­tas mo­der­nis­tas de en­tre­gue­rras, co­mo son Geor­ge Ba­co­via, Lu­cian Bla­ga, Tu­dor Arg­he­zi e Ion Bar­bu. As­pi­ran­do a la “poesía pu­ra”, re­gre­san a la es­té­ti­ca de la van­guar­dia de en­tre­gue­rras, cul­ti­van un len­gua­je me­ta­fó­ri­co, así co­mo la re­fle­xión fi­lo­só­fi­ca con acen­tos me­ta­fí­si­cos, y adop­tan un tono sub­je­ti­vo e in­ti­mis­ta.

A lo lar­go de los años, Blan­dia­na pu­bli­có un gran nú­me­ro de vo­lú­me­nes de poe­mas –El ta­lón vul­ne­ra­ble (1966), El ter­cer mis­te­rio (1969), Oc­tu­bre, no­viem­bre, di­ciem­bre (1972), El sue­ño den­tro del sue­ño (1977), Ojo de gri­llo (1981)– que la con­sa­gra­ron co­mo la fi­gu­ra más pro­lí­fi­ca y pro­mi­nen­te de su ge­ne­ra­ción, pre­mia­da por la Unión de Es­cri­to­res.

De na­tu­ra­le­za ro­mán­ti­ca, con­tem­pla­ti­va y vi­sio­na­ria, la poesía de Blan­dia­na as­pi­ra a un li­ris­mo esen­cial y cul­ti­va un tono sin­ce­ro y es­pon­tá­neo, pe­ro vol­ca­do en la bús­que­da de la tras­cen­den­cia, im­preg­na­do por un acu­cian­te sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad. Se de­ba­te en­tre la as­pi­ra­ción a una pu­re­za ideal y las for­mas de­gra­da­das de la exis­ten­cia so­cial e in­di­vi­dual. Blan­dia­na in­ten­ta rom­per la fal­sa ve­ro­si­mi­li­tud de las co­sas, con el fin de ha­llar su ha­lo de mis­te­rio inal­te­ra­do. Con­ci­be la poesía co­mo el et­hos del ser, el com­pro­mi­so exis­ten­cial de dis­cer­nir el lí­mi­te en­tre el bien y el mal, de de­fi­nir con fir­me­za unos va­lo­res mo­ra­les in­vio­la­bles que tie­nen que ma­te­ria­li­zar­se en inequí­vo­cas op­cio­nes vi­ta­les.

En la as­cen­den­cia ar­tís­ti­ca de Ana Blan­dia­na es­tán dos gran­des poe­tas ru­ma­nos: Mihai Emi­nes­cu, el gran poe­ta ro­mán­ti­co del si­glo XIX, muy in­fluen­cia­do por la fi­lo­so­fía idea­lis­ta ale­ma­na, y Lu­cian Bla­ga, des­ta­ca­do fi­ló­so­fo, dra­ma­tur­go y poe­ta de fac­tu­ra ex­pre­sio­nis­ta, una de las per­so­na­li­da­des más im­por­tan­tes del pe­río­do de en­tre­gue­rras.

La poesía de Blan­dia­na acu­sa tam­bién la in­fluen­cia de dos poe­tas muy dis­tin­tos que nor­mal­men­te no se sue­len aso­ciar: la nor­te­ame­ri­ca­na Emily Dic­kin­son y el ale­mán Rai­ner Ma­ria Ril­ke. Asi­mis­mo, de­mues­tra una gran afi­ni­dad con el idea­lis­mo de No­va­lis, con el que coin­ci­de en que “es­ta­mos más cer­ca de lo in­vi­si­ble que de lo vi­si­ble”. Blan­dia­na se apro­xi­ma a la es­té­ti­ca de poe­tas ex­pre­sio­nis­tas co­mo Georg Trakl, con los que com­par­te un uni­ver­so ima­gi­na­rio lleno de an­gus­tia, tras­pa­sa­do por fuer­zas con­vul­si­vas e in­quie­tan­tes; la ob­se­sión por la des­com­po­si­ción or­gá­ni­ca vi­vi­da co­mo fuen­te de nueva vi­da, a la vez que el mie­do an­te la caí­da en lo im­pu­ro. Des­de sus pri­me­ros ver­sos has­ta los vo­lú­me­nes pu­bli­ca­dos des­pués de la Re­vo­lu­ción de 1989, La arquitectura de las olas (1990), El sol del más allá (2000), El re­flu­jo de los sen­ti­dos (2004) y Mi pa­tria A4 (2010), su obra as­pi­ra a una re­ge­ne­ra­ción mís­ti­ca y bus­ca las ver­da­des fun­da­men­ta­les, los mi­tos ori­gi­na­les y los ar­que­ti­pos.

Para Blan­dia­na, la poesía na­ce de la pau­sa exis­ten­te en­tre las pa­la­bras. Ella pien­sa que la poesía mo­der­na no de­be de­cir sino su­ge­rir, y su prin­ci­pal afán es el de de­cir lo me­nos po­si­ble para así su­ge­rir mu­cho más. Al igual que T.S. Eliot, fun­da­men­ta la poesía en la ne­ce­si­dad de mis­te­rio y re­ve­la­ción, en el deseo de ex­pre­sar lo que no se pue­de ex­pre­sar, en la obs­ti­na­ción de de­fi­nir lo que to­dos

An­tes de con­ver­tir­se en la es­cri­to­ra re­le­van­te que es hoy, el su­yo fue un nom­bre prohi­bi­do.

sa­ben que no se pue­de de­fi­nir. Las co­sas más hu­mil­des con­tie­nen un se­cre­to del que se des­bor­da una reali­dad es­pi­ri­tual o una au­reo­la so­bre­na­tu­ral.

En 1982, Blan­dia­na fue la es­cri­to­ra más jo­ven ga­lar­do­na­da con el pre­mio Gott­fried Her­der de la Uni­ver­si­dad de Vie­na. El pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal que al­can­zó obli­gó a las au­to­ri­da­des co­mu­nis­tas a pu­bli­car su co­lec­ción de pro­sa fan­tás­ti­ca, Pro­yec­tos de pa­sa­do (1982, Pe­ri­fé­ri­ca), con­ti­nua­ción de Las cua­tro es­ta­cio­nes (1977, Pe­ri­fé­ri­ca), cen­su­ra­da por sus ten­den­cias “an­ti­so­cia­les”. Pro­yec­tos de pa­sa­do, el li­bro más tra­du­ci­do de la au­to­ra, es una cró­ni­ca de la his­to­ria de Ru­ma­nia en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX con la ins­tau­ra­ción del ré­gi­men co­mu­nis­ta, y una pro­fun­da re­fle­xión acer­ca del to­ta­li­ta­ris­mo. Es­cri­tos en pri­me­ra per­so­na, es­tos re­la­tos com­bi­nan las ano­ta­cio­nes con­fe­sio­na­les de un diario y la evo­ca­ción rea­lis­ta de un documental con las in­cur­sio­nes de la ima­gi­na­ción vi­sio­na­ria.

La fic­ción de Blan­dia­na se ins­cri­be den­tro de la tradición fan­tás­ti­ca de Poe, E. T. A. Hoff­man y Kaf­ka, y con­ti­núa las ten­den­cias más mo­der­nas de Bor­ges, Cor­tá­zar y el rea­lis­mo má­gi­co. Su na­rra­ti­va es­tá en la lí­nea de la pro­sa de Mi­jaíl Bul­gá­kov en El maes­tro y Mar­ga­ri­ta, que re­cu­rre a lo fan­tás­ti­co para de­nun­ciar la di­men­sión gro­tes­ca de la vi­da ba­jo un ré­gi­men to­ta­li­ta­rio. En los paí­ses tras el te­lón de ace­ro, en los que la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca es­ta­ba fuer­te­men­te cen­su­ra­da y con­fi­na­da a los pa­tro­nes del rea­lis­mo so­cia­lis­ta, lo es­té­ti­co cons­ti­tuía un ges­to sub­ver­si­vo por el sim­ple he­cho de sus­traer­se a la ideo­lo­gía. Co­mo en el rea­lis­mo má­gi­co, lo fan­tás­ti­co se es­cu­da de­trás de lo irreal y per­mi­te ex­pre­sar crí­ti­cas a las es­truc­tu­ras del po­der e in­te­rro­gar la va­li­dez de una ideo­lo­gía que fal­sea la vi­da y la reali­dad mis­ma, ero­sio­na las

cer­te­zas del po­si­ti­vis­mo ma­te­ria­lis­ta y se re­be­la en contra de una con­cep­ción del mundo que eli­mi­na de sus pos­tu­la­dos la sub­je­ti­vi­dad, lo so­bre­na­tu­ral, lo por­ten­to­so y lo in­tui­ti­vo.

Los re­la­tos fan­tás­ti­cos de Ana Blan­dia­na son en reali­dad poe­mas me­di­ta­ti­vos que no pre­sen­tan una se­rie de acon­te­ci­mien­tos, sino que con­fi­gu­ran un con­jun­to de vi­sio­nes. Blan­dia­na am­plía las for­mu­la­cio­nes de lo fan­tás­ti­co de teó­ri­cos co­mo Cas­tex, Cai­llois, Vax y Tz­ve­tan To­do­rov. Dos apo­rías de­fi­nen su na­rra­ti­va:“ima­gi­nar sig­ni­fi­ca re­cor­dar” y “lo fan­tás­ti­co no se opo­ne a lo real, sino que cons­ti­tu­ye so­lo su re­pre­sen­ta­ción más lle­na de sig­ni­fi­ca­dos”.

En 1984, Blan­dia­na con­si­guió elu­dir la cen­su­ra y pu­bli­có en la re­vis­ta de van­guar­dia Am­fi­tea­tru un ci­clo de cua­tro poe­mas –“La cru­za­da de los ni­ños”, “Yo Creo”, “De­li­mi­ta­cio­nes”, “To­do”– que de­nun­cia­ba la vi­da ba­jo un ré­gi­men que fal­si­fi­ca­ba la reali­dad y anu­la­ba la dig­ni­dad hu­ma­na. El es­cán­da­lo pro­vo­ca­do por las re­pre­sa­lias gu­ber­na­men­ta­les y la sub­si­guien­te prohi­bi­ción de es­tos poe­mas ha­lló eco en la pren­sa ex­tran­je­ra, es­pe­cial­men­te en el diario bri­tá­ni­co The In­de­pen­dent, que des­glo­só los poe­mas para que el lec­tor in­glés pu­die­ra en­ten­der qué es lo que cons­ti­tuía una reali­dad sub­ver­si­va en Ru­ma­nía. Los poe­mas se co­pia­ron a mano y cir­cu­la­ron de ma­ne­ra clan­des­ti­na en mi­les de ejem­pla­res, lo cual los cons­ti­tu­ye en los pri­me­ros poe­mas en sa­miz­dat de la literatura ru­ma­na. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes de apoyo in­ter­na­cio­nal a Ana Blan­dia­na por par­te de in­te­lec­tua­les italianos y ale­ma­nes pu­sie­ron freno al cas­ti­go de las au­to­ri­da­des co­mu­nis­tas.

En 1988, en un mo­men­to de re­la­ja­mien­to tem­po­ral de la re­pre­sión po­lí­ti­ca, Blan­dia­na pu­bli­có un poe­ma para ni­ños, “El ga­to Ar­pa­gic”, en que se pa­ro­dia­ba al dic­ta­dor en la fi­gu­ra de un ga­to arro­gan­te que se apo­de­ra de la ca­lle y del mundo. Es­ta vez, las con­se­cuen­cias fue­ron más gra­ves, y des­de ese mo­men­to Blan­dia­na vi­vió ba­jo una con­ti­nua vi­gi­lan­cia po­li­cial has­ta la Re­vo­lu­ción de 1989, cuan­do, sin ser con­sul­ta­da, fue in­clui­da, jun­to con otros opo­si­to­res, en el Con­se­jo del Fren­te de Sal­va­ción Na­cio­nal. Di­mi­tió tres se­ma­nas más tar­de, al dar­se cuen­ta de que su pre­sen­cia era una sim­ple ope­ra­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca des­ti­na­da a le­gi­ti­mar un ré­gi­men con­ti­nuis­ta. De­nun­ció la ma­ni­pu­la­ción de las ideas de­mo­crá­ti­cas por el po­der po­lí­ti­co re­ci­cla­do des­pués de 1989.

A par­tir de la con­vic­ción de que los va­lo­res mo­ra­les pue­den pro­vo­car una pu­ri­fi­ca­ción de la vi­da po­lí­ti­ca, Blan­dia­na se im­pli­có ac­ti­va­men­te en los mo­vi­mien­tos en de­fen­sa de las li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas. Fun­dó y pre­si­dió la Alian­za Cí­vi­ca (1991-2001), un mo­vi­mien­to que lu­chó por la creación de una so­cie­dad ci­vil que hi­cie­ra po­si­ble la en­tra­da de Ru­ma­nia en la Unión Eu­ro­pea. Con ello, re­vi­vió la con­cep­ción ideal del poe­ta co­mo una fi­gu­ra in­mu­ne a los jue­gos de po­der. Su ac­ti­vis­mo en la vi­da pú­bli­ca es más bien una res­pon­sa­bi­li­dad cí­vi­ca que ca­da in­di­vi­duo tie­ne con los asun­tos de la po­lis.

Blan­dia­na re­cha­zó en re­pe­ti­das oca­sio­nes cual­quier ti­po de car­go po­lí­ti­co y se en­tre­gó con un as­ce­tis­mo ca­si mís­ti­co a la es­cri­tu­ra y a la me­mo­ria de las víc­ti­mas. En 1990 asu­mió la pre­si­den­cia del PEN Club ru­mano –fun­da­do en 1924 y prohi­bi­do por el go­bierno co­mu­nis­ta–, lo que pue­de con­si­de­rar­se la pri­me­ra re­in­ser­ción de Ru­ma­nia en las es­truc­tu­ras del mundo oc­ci­den­tal. Ba­jo la égi­da del Con­se­jo de Eu­ro­pa, Ana Blan­dia­na ha di­ri­gi­do, jun­to con su ma­ri­do, el tam­bién es­cri­tor e his­to­ria­dor Ro­mu­lus Ru­san, el Me­mo­rial de las­víc­ti­mas del Co­mu­nis­mo y de la Re­sis­ten­cia des­de 1993. Ubi­ca­do en la ciu­dad de Sig­het en el nor­te de Ru­ma­nia, es con­si­de­ra­do el ter­cer mu­seo de la Con­cien­cia Eu­ro­pea, des­pués del Me­mo­rial de Nor­man­día y del mu­seo de Ausch­witz. El me­mo­rial no es so­lo un mu­seo en el que se rin­de ho­me­na­je a las víc­ti­mas, sino que se com­po­ne de un cen­tro que or­ga­ni­za una es­cue­la de ve­rano y de un ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción. El mu­seo tie­ne co­mo le­ma una fra­se de Ana Blan­dia­na: “Mien­tras la jus­ti­cia no lo­gre ser una forma de me­mo­ria, la me­mo­ria so­la pue­de ser una forma de jus­ti­cia”. El me­mo­rial na­ce de la con­vic­ción de que, sin co­no­cer la ex­pe­rien­cia del to­ta­li­ta­ris­mo y de la utopía de lo que su­pu­so la am­bi­ción de crear “un hom­bre nue­vo”, la de­mo­cra­cia pue­de vol­ver­se in­efi­cien­te y pe­li­gro­sa.

Ana Blan­dia­na na­ció en 1942, en Ti­mi­soa­ra, Ru­ma­nia.

EN LIBRERÍAS

La es­cri­to­ra fun­dó la Alian­za Cí­vi­ca, 1991-2001, y es una aban­de­ra­da de la me­mo­ria co­mo forma de jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.