Jue­go de tro­nos: la co­me­dia

Fue­go y fu­ria lle­ga a Co­lom­bia.

Arcadia - - EDITORIAL - Doc­tor en Fi­lo­so­fía y pe­rio­dis­ta cul­tu­ral. Her­nán D. Ca­ro* Ber­lín

El 21 de enero de 2017, un día des­pués de su po­se­sión co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump dio un dis­cur­so en la se­de prin­ci­pal de la CIA a fin de en­men­dar un po­co los in­sul­tos que, du­ran­te su vo­ci­fe­ran­te cam­pa­ña, ha­bía di­ri­gi­do contra la agen­cia de in­te­li­gen­cia. Co­mo cuen­ta el re­por­te­ro Mi­chael­wolff en su ya fa­mo­so y con­tro­ver­sial li­bro Fi­re and Fury –que en es­tos días se pu­bli­ca­rá en cas­te­llano con el tí­tu­lo Fue­go y fu­ria. En las en­tra­ñas de la Ca­sa Blan­ca de Trump–, a úl­ti­ma ho­ra Trump de­ci­dió ig­no­rar el guion pre­pa­ra­do por sus ase­so­res e im­pro­vi­sar: “Sé mu­cho sobre West Point [la es­cue­la mi­li­tar más an­ti­gua del país], soy una per­so­na que cree fir­me­men­te en la aca­de­mia. Ca­da vez que di­go que tu­ve un tío que fue un ex­ce­len­te pro­fe­sor en el MIT por 35 años, que hi­zo un tra­ba­jo fan­tás­ti­co en mu­chos as­pec­tos aca­dé­mi­cos –era un ge­nio aca­dé­mi­co–, di­cen: ¿Es Do­nald Trump un in­te­lec­tual? Créan­me, soy una per­so­na in­te­li­gen­te”. Des­pués aña­dió: “Sa­ben, cuan­do yo era jo­ven… Por su­pues­to que me sien­to jo­ven, co­mo si tu­vie­ra 30, 35, 39 años, al­guien me di­jo: ¿Eres jo­ven? Le di­je: creo que soy jo­ven. En los úl­ti­mos me­ses de la cam­pa­ña ha­cía cua­tro pa­ra­das, cin­co, sie­te dis­cur­sos; dis­cur­sos fren­te a vein­ti­cin­co, trein­ta mil per­so­nas… quin­ce, die­ci­nue­ve mil. Me sien­to jo­ven. Creo que to­dos somos muy jó­ve­nes. Cuan­do era jo­ven siem­pre es­tá­ba­mos ga­nan­do co­sas en es­te país. Ga­ná­ba­mos en co­mer­cio, en gue­rras.a cier­ta edad, re­cuer­do ha­ber es­cu­cha­do a uno de mis ins­truc­to­res de­cir: Es­ta­dos Uni­dos nun­ca ha per­di­do una gue­rra. Lue­go, des­pués de eso, es co­mo si no hu­bié­ra­mos ga­na­do na­da…”.y para ter­mi­nar, una arre­me­ti­da contra los me­dios, que en su opinión ha­bían men­ti­do sobre el nú­me­ro de asis­ten­tes a su inau­gu­ra­ción en Was­hing­ton: “So­lo quie­ro de­cir que amo la ho­nes­ti­dad, me gus­ta in­for­mar ho­nes­ta­men­te. Les di­go por úl­ti­ma vez, aun­que lo di­ré cuan­do de­jen en­trar a mi­les de

per­so­nas que quie­ren en­trar aquí, pues vol­ve­ré, pue­de que ten­ga­mos que con­se­guir una sa­la más gran­de y tal vez se­rá cons­trui­da por al­guien que se­pa cómo cons­truir y no ten­ga­mos co­lum­nas. ¿En­tien­den? Nos des­ha­ce­mos de las co­lum­nas. Pe­ro sa­ben, so­lo que­ría de­cir­les que los quie­ro, los res­pe­to… Ha­cen un tra­ba­jo fan­tás­ti­co y va­mos a co­men­zar a ga­nar de nue­vo, y us­te­des van a es­tar a la ca­be­za, así que mu­chas gra­cias a to­dos”.

Se­gún Wolff, es­tas han si­do las “afir­ma­cio­nes más pe­cu­lia­res nun­ca an­tes he­chas por un pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se”. Va­rios mi­nu­tos tras el dis­cur­so, el si­len­cio en la sa­la era ab­so­lu­to. Al­gu­nos reac­cio­na­ron lue­go en una es­pe­cie de “desaho­go emo­cio­nal al es­ti­lo de los Beatles”; otros, de forma “con­fun­di­da y ho­rro­ri­za­da”, co­mo si hu­bie­ran pre­sen­cia­do –im­pre­sión fá­cil de te­ner al leer es­te y otros dis­cur­sos– los de­li­rios de un lo­co. Sea co­mo fue­re: así co­men­za­ba, ha­ce ya más de un año, la in­sos­pe­cha­da pre­si­den­cia de Trump.

Es pro­ba­ble que el li­bro de Mi­chael Wolff sea ya el más exi­to­so de 2018. Po­cos días des­pués de su apa­ri­ción el pa­sa­do enero, Fue­go y fu­ria ya ha­bía ven­di­do ca­si dos mi­llo­nes de ejem­pla­res, y el nú­me­ro si­gue au­men­tan­do. Ha si­do o se­rá tra­du­ci­do a cual­quier can­ti­dad de idio­mas y qui­zá se­rá adap­ta­do a la te­le­vi­sión. Las reac­cio­nes ira­cun­das de Trump y el he­cho de que sus abo­ga­dos in­ten­ta­ron evi­tar la pu­bli­ca­ción –al­go sin pre­ce­den­tes en Es­ta­dos Uni­dos– so­lo han in­ten­si­fi­ca­do la cu­rio­si­dad glo­bal por las re­ve­la­cio­nes de Wolff.

EL PO­DER DEL PO­DER

La ira de Trump es com­pren­si­ble. Wolff, quien du­ran­te me­ses tu­vo ac­ce­so a una Ca­sa Blan­ca tan des­or­de­na­da que “no ha­bía na­die que di­je­ra ‘lár­gue­se’”, es­cri­be que qui­so “ver la vi­da en la Ca­sa Blan­ca de Trump a tra­vés de los ojos de las per­so­nas cer­ca­nas”. Así, ob­ser­vó el día a día de “un gru­po de per­so­nas que han lu­cha­do, ca­da una a su ma­ne­ra, para acep­tar qué sig­ni­fi­ca tra­ba­jar para Do­nald Trump”. Es una for­mu­la­ción ge­ne­ro­sa. La ima­gen que sur­ge de Fue­go y fu­ria es, más bien, la de un par­que de di­ver­sio­nes si­nies­tro y anár­qui­co ad­mi­nis­tra­do por ope­ra­rios mal informados, inep­tos o des­ho­nes­tos, y di­ri­gi­do por un pa­ya­so va­ni­do­so, tram­po­so, in­se­gu­ro, abu­si­vo, vo­lu­ble, im­pre­de­ci­ble, dis­traí­do, co­lé­ri­co y per­ver­ti­do. En uno de los po­cos mo­men­tos del li­bro en que ex­pre­sa un jui­cio sobre Trump, Wolff es­cri­be: “De al­gu­na ma­ne­ra ha­bía ga­na­do la pre­si­den­cia, pe­ro su ce­re­bro pa­re­cía in­ca­paz de rea­li­zar lo que se­rían ta­reas esen­cia­les de su nue­vo tra­ba­jo. No te­nía la ca­pa­ci­dad de pla­ni­fi­car y or­ga­ni­zar y pres­tar aten­ción; nun­ca ha­bía si­do ca­paz de adap­tar su com­por­ta­mien­to a lo re­que­ri­do. En el ni­vel más bá­si­co, sim­ple­men­te no po­día vin­cu­lar cau­sa y efec­to”.

Fue­go y fu­ria se lee co­mo mu­chas co­sas. En pri­me­ra ins­tan­cia, co­mo una co­lec­ción de chis­mes ex­tra­ños sobre el mundo Trump. Nos en­te­ra­mos de de­ta­lles sobre el sin­gu­lar ma­tri­mo­nio de Trump con Me­la­nia, quien su­pues­ta­men­te llo­ró des­con­so­la­da cuan­do la vic­to­ria de su es­po­so fue ofi­cial; del te­mor de Trump a ser en­ve­ne­na­do, por lo cual en su die­ta las ham­bur­gue­sas de Mc­do­nald’s tie­nen un pa­pel cen­tral; de su su­fri­mien­to ca­da vez que los me­dios lo cri­ti­can o ri­di­cu­li­zan. El li­bro es, ade­más, un in­ten­so re­por­ta­je sobre la pre­si­den­cia de Trump, des­de días an­tes de la elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses en no­viem­bre de 2016, pa­san­do por la su­rreal no­che de los re­sul­ta­dos, has­ta fi­na­les de 2017. Es una fe­no­me­no­lo­gía de un per­so­na­je con­tra­dic­to­rio: para unos atra­yen­te, para otros re­pug­nan­te; un ca­ris­má­ti­co y em­bus­te­ro ven­de­dor de bre­ba­jes o de mé­to­dos mi­la­gro­sos para adel­ga­zar, sin más in­tere­ses que los su­yos pro­pios, sin mo­ral ni idea­les, que da ala­ri­dos en una pla­za pú­bli­ca o en te­le­vi­sión, ro­dea­do por una mul­ti­tud de cu­rio­sos que quie­ren creer en cual­quier co­sa. Es tam­bién un per­fil de­pri­men­te de los pro­ta­go­nis­tas y las ma­qui­na­cio­nes del po­der po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y me­diá­ti­co en los Es­ta­dos Uni­dos de hoy en día, y por ello mis­mo una cró­ni­ca de un desas­tre na­cio­nal y en cier­ta me­di­da in­ter­na­cio­nal. Tam­bién es un re­tra­to psi­co­ló­gi­co de un tiem­po en que la po­lí­ti­ca forma par­te del mundo del es­pec­tácu­lo, en que los con­fe­ren­cis­tas mo­ti­va­cio­na­les, los pre­di­ca­do­res evan­gé­li­cos, la in­for­ma­ción ex­plo­si­va y men­ti­ro­sa y un gran des­pre­cio por el pen­sa­mien­to di­fe­ren­cia­do, eli­gen pre­si­den­tes. Lo cual, cla­ro es­tá, no so­lo va­le para el ca­so de Es­ta­dos Uni­dos; un lec­tor co­lom­biano po­drá apren­der un par de co­sas.

El li­bro de Wolff no es un es­tu­dio pro­fun­do. No ex­pli­ca cómo fue po­si­ble que Trump lle­ga­ra al po­der ni cuál es, a fin de cuen­tas, el ideal po­lí­ti­co, si no de Trump, del “trum­pis­mo”. Pe­ro Wolff –que se ha he­cho un buen nom­bre co­mo re­por­te­ro fis­gón ex­ca­van­do en los se­cre­tos de hom­bres y em­pre­sas po­de­ro­sas– ha di­cho, al fin y al ca­bo, que no se tra­ta de un li­bro sobre sus pro­pias im­pre­sio­nes, sino sobre aque­llas de la gen­te al­re­de­dor de Trump. Así, a pe­sar de sus li­mi­ta­cio­nes, Fue­go y fu­ria es ilus­tra­ti­vo, al tiem­po te­rro­rí­fi­co y muy di­ver­ti­do de leer.

Es­to tie­ne que ver con las con­fi­den­cias de Wolff sobre Trump. Pe­ro tam­bién con las per­so­nas que lo han ro­dea­do en el úl­ti­mo año, que, co­mo Fue­go y fu­ria mues­tra, son en gran pro­por­ción opor­tu­nis­tas y cí­ni­cos, in­vo­lu­cra­dos en ac­tos ile­ga­les. Co­mo tan­tas per­so­nas en el pla­ne­ta, Trump y su equi­po tam­po­co creían en la po­si­bi­li­dad de la vic­to­ria. “El leit­mo­tiv de Trump sobre su pro­pia cam­pa­ña”, es­cri­be Wolff, “era cómo to­dos los in­vo­lu­cra­dos eran unos per­de­do­res… Ni Con­way ni Trump ni su yerno Ja­red Kush­ner va­ci­la­ban en su cer­te­za: es­ta aven­tu­ra ines­pe­ra­da pron­to ter­mi­na­ría... El acuer­do tá­ci­to en­tre ellos: no so­lo Do­nald Trump no se­ría pre­si­den­te, pro­ba­ble­men­te no de­be­ría ser­lo”.

Wolff sos­tie­ne que el in­te­rés prin­ci­pal de Trump era ga­nar aún más pu­bli­ci­dad para la mar­ca in­ter­na­cio­nal que es su ape­lli­do, y re­unir apoyo y un pú­bli­co fu­tu­ro para un ca­nal de te­le­vi­sión que pen­sa­ba crear. Para mu­chos en su equi­po, la cer­ca­nía a Trump lle­va­ría a tra­ba­jos en el mi­llo­na­rio mundo con­ser­va­dor y pro­to­fas­cis­ta es­ta­dou­ni­den­se tras la cam­pa­ña. La dis­to­pía de un Trump pre­si­den­te los pu­so en el cen­tro del po­der: una res­pon­sa­bi­li­dad in­men­sa para la cual prác­ti­ca­men­te na­die –co­men­zan­do por el je­fe mis­mo– es­ta­ba pre­pa­ra­do.

Una ex­cep­ción a esa re­gla es, en cier­to mo­do, Ste­ve Ban­non, es­tra­te­ga de la cam­pa­ña y uno de los po­cos miem­bros del círcu­lo ín­ti­mo de Trump con con­vic­ción y vi­sión po­lí­ti­ca, a sa­ber: na­cio­na­lis­ta, pro­tec­cio­nis­ta, an­ti mi­gra­ción, an­ti­fe­mi­nis­ta y mi­li­ta­ris­ta. An­tes de con­ver­tir­se en di­rec­tor del por­tal de no­ti­cias ul­tra­con­ser­va­dor Breit­bart News y lue­go con­se­je­ro de Trump, Ban­non ha­bía te­ni­do una os­cu­ra y me­dio­cre ca­rre­ra en el mundo de las fi­nan­zas y el ci­ne. Wolff lo des­cri­be co­mo un cons­pi­ra­dor ta­len­to­so. Ban­non es para mu­chos quien lo­gró que Trump fue­ra ele­gi­do pre­si­den­te. Fue­go y fu­ria, que fi­na­li­za con la ex­pul­sión del es­tra­te­ga de la Ca­sa Blan­ca, es, pues, un li­bro sobre Trump y sobre Ban­non.

Aho­ra bien, se­gún Wolff, tam­po­co Ban­non so­bres­ti­ma­ba a su je­fe: “Ban­non fue, cu­rio­sa­men­te, ca­paz de abra­zar a Trump”, lee­mos, “al mis­mo tiem­po que su­ge­ría que no lo to­ma­ba en se­rio”. Es­ta ac­ti­tud se une a una larga lis­ta de bur­las des­cri­tas por Wolff: la con­se­je­ra pre­si­den­cial Kell­ya­ne Con­way “ofre­cía una pan­to­mi­ma de ojos en blan­co ca­da vez que se men­cio­na­ba a Trump”; para John Kelly, je­fe de Ga­bi­ne­te, Trump es “co­mo un re­cal­ci­tran­te ni­ño de dos años”; el se­cre­ta­rio de Es­ta­do Rex Ti­ller­son su­pues­ta­men­te lla­mó al pre­si­den­te “un mal­di­to im­bé­cil”. Co­mo di­jo Wolff en una en­tre­vis­ta con el diario The Guar­dian: “To­dos los que es­tán al­re­de­dor de Trump creen que es un char­la­tán, un ton­to, un idio­ta y al­guien que fi­nal­men­te no es ca­paz de fun­cio­nar en es­te tra­ba­jo”. Es­to di­ce mu­cho sobre Trump. Pe­ro qui­zá más sobre los miem­bros de su go­bierno y el es­ta­ble­ci­mien­to po­lí­ti­co.

Wolff ofre­ce la ima­gen de una Ca­sa Blan­ca don­de to­dos te­men, una y otra vez, que Trump va­ya de­ma­sia­do le­jos: una gue­rra con Co­rea del Nor­te, los ul­tra­jes contra va­rios paí­ses del mundo, el apoyo a gru­pos neo­na­zis, la de­ni­gra­ción de las mu­je­res, etc. No obs­tan­te, nin­gu­na de sus ac­cio­nes ha te­ni­do con­se­cuen­cias reales sobre su per­so­na.

Al­go si­mi­lar pa­re­ce ocu­rrir con los efec­tos de Fue­go y fu­ria. Se ha di­cho que es “un li­bro para sa­cu­dir a Es­ta­dos Uni­dos des­de sus fun­da­men­tos”. Wolff mis­mo pro­nos­ti­có que “Was­hing­ton en­te­rra­rá a Trump”. Y en efec­to el li­bro ha lle­va­do a la apa­ren­te neu­tra­li­za­ción de Ban­non (quien es ci­ta­do di­cien­do que un en­cuen­tro del hi­jo de Trump con agen­tes ru­sos fue “una trai­ción”), a una dis­cu­sión sobre la sa­lud men­tal y cor­po­ral de Trump (que se so­lu­cio­nó con un informe mé­di­co) y a la cer­te­za de la co­me­dia y el dra­ma de la pre­si­den­cia de Trump.

Sin em­bar­go, al me­nos en lo que a Trump mis­mo co­rres­pon­de, tras la apa­ri­ción de es­te li­bro ex­plo­si­vo –y de otros co­mo Co­lu­sión: cómo Ru­sia ayu­dó a Trump a ga­nar la Ca­sa Blan­ca de Lu­ke Har­ding o Trum­po­cra­cia: la co­rrup­ción de la re­pu­bli­ca ame­ri­ca­na de Da­vid Frum– na­da ha ex­plo­ta­do en reali­dad. Lo cual qui­zá ten­ga mu­cho que ver con el va­lor que la ver­dad, es de­cir, la men­ti­ra, pa­re­ce te­ner en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co ac­tual.ya du­ran­te su cam­pa­ña, Trump lla­ma­ba a las in­for­ma­cio­nes en contra su­ya “fa­ke news”, “no­ti­cias fal­sas”. La prác­ti­ca se ha vuel­to ca­si un mé­to­do ofi­cial: Kell­yan­ne Con­way ha­bló del de­re­cho del pre­si­den­te a sos­te­ner “he­chos al­ter­na­ti­vos”, y Trump con­fi­rió ha­ce unas se­ma­nas sus Pre­mios Fa­ke News a va­rios me­dios y pe­rio­dis­tas es­ta­ble­ci­dos. Pa­ra­le­la­men­te, pa­re­ce­ría que en la lla­ma­da “ba­se de Trump”, sus vo­tan­tes, nin­gu­na in­for­ma­ción fun­da­men­ta­da, nin­gún he­cho, nin­gu­na prueba de la fal­se­dad des­ver­gon­za­da de mu­chí­si­mas de­cla­ra­cio­nes de Trump tie­nen la ca­pa­ci­dad de mo­ti­var un cam­bio de con­vic­cio­nes. El li­bro de Wolff, mo­des­to en re­fle­xio­nes, lo­gra sin em­bar­go sus­ci­tar una muy ne­ce­sa­ria sobre el po­der de la ver­dad y el po­der del po­der, y sobre cómo el se­gun­do, en es­tos tiem­pos, pa­re­ce­ría te­ner más múscu­los.

Al fi­nal de Fue­go y fu­ria, Mi­chael Wolff ofre­ce una es­ce­na que ilus­tra los líos y los desafíos de la de­mo­cra­cia en los lla­ma­dos tiem­pos de la pos­ver­dad. Es­cri­be sobre un en­cuen­tro con Ste­ve Ban­non, tras su sa­li­da de la Ca­sa Blan­ca: “En una so­fo­can­te ma­ña­na de oc­tu­bre de 2017, el hom­bre que más o me­nos ha­bía pro­vo­ca­do la re­ti­ra­da de Es­ta­dos Uni­dos del Acuer­do Cli­má­ti­co de Pa­rís, se pa­ró en los es­ca­lo­nes de la cen­tral de Breit­bart y di­jo, con una car­ca­ja­da: ¡Creo que el ca­len­ta­mien­to glo­bal es real!”.

“To­dos los que es­tán al­re­de­dor de Trump creen que es un char­la­tán, un ton­to, un idio­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.