Black Ce­le­bra­tion De­pe­che Mo­de en Bo­go­tá

Con ca­tor­ce ál­bu­mes de es­tu­dio y 43 sen­ci­llos en el top 10 bri­tá­ni­co, su mú­si­ca pa­só del synth-pop al elec­tro-rock en me­dio de un pro­ce­so de cre­ci­mien­to y ma­du­ra­ción co­mo nin­gu­na otra ban­da de su ge­ne­ra­ción vi­vió. El 16 de mar­zo se pre­sen­ta­rá en Bo­go­tá.

Arcadia - - EDITORIAL - Ja­co­bo Cel­nik* Bo­go­tá Es­cri­tor. La cau­sa na­cio­nal, una his­to­ria del rock en Co­lom­bia (2018) es su más re­cien­te li­bro.

El 20 de mar­zo de 1990, cer­ca de 15.000 se­gui­do­res de De­pe­che Mo­de se con­gre­ga­ron en las in­me­dia­cio­nes de la dis­co­tien­da Wa­rehou­se en Los Án­ge­les. El se­llo Si­re Re­cords ha­bía or­ga­ni­za­do una fir­ma de discos y un meet and greet con los in­te­gran­tes del gru­po, pre­vio al lan­za­mien­to ofi­cial del ál­bum Vio­la­tor. Lo que los pro­mo­to­res de la dis­que­ra no cal­cu­la­ron fue la can­ti­dad de gen­te que lle­ga­ría a la zona de La Cié­na­ga, en el oc­ci­den­te de la ciu­dad. Las lar­gas fi­las al­can­za­ron ca­si tres ki­ló­me­tros a la re­don­da. Al­gu­nos des­ma­nes obli­ga­ron a la po­li­cía a in­ter­ve­nir con pe­rros, ca­ba­llos y he­li­cóp­te­ros, que vi­gi­la­ban des­de el ai­re los mo­vi­mien­tos de la tur­ba­mul­ta. Lo que iba a ser una emo­ti­va ve­la­da de cua­tro ho­ras, ter­mi­nó en la se­sión de fir­mas de discos más cor­ta de la his­to­ria del rock. Los miem­bros de De­pe­che Mo­de so­lo al­can­za­ron a fir­mar unos cuan­tos ál­bu­mes en un lap­so de cua­tro mi­nu­tos. Aban­do­na­ron el re­cin­to es­col­ta­dos, ya que sus vi­das co­rrían pe­li­gro. El pú­bli­co se des­con­tro­ló de tal forma que la pa­cí­fi­ca fi­la de se­gui­do­res se con­vir­tió en una ma­sa en­fu­re­ci­da en contra del aco­so de la po­li­cía.

La no­ti­cia de los dis­tur­bios se di­fun­dió rá­pi­da­men­te, y va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción acu­die­ron a las cer­ca­nías de Wa­rehou­se para cu­brir el he­cho. Esa no­che, y du­ran­te to­do el 21 de mar­zo de 1990, De­pe­che Mo­de es­tu­vo en la bo­ca de to­da una na­ción gra­cias a la ra­dio, la pren­sa y la te­le­vi­sión. Los com­pa­ra­ron con The Beatles, ase­gu­ra­ron que des­de 1964 una ban­da in­gle­sa no ge­ne­ra­ba tan­to al­bo­ro­to en una ciu­dad nor­te­ame­ri­ca­na y los cul­pa­ron de las con­tra­ven­cio­nes. Ese día la agru­pa­ción de­jó de ser “otra más” de la mo­vi­da elec­tró­ni­ca bri­tá­ni­ca, para con­ver­tir­se en gran­des pro­fe­tas le­jos de su tie­rra. “Una com­pa­ñía de discos ja­más hu­bie­ra po­di­do in­ver­tir en free press el equi­va­len­te de las no­ti­cias de los dis­tur­bios. Fue lo me­jor que nos pa­só en nues­tra his­to­ria, por­que mar­có un pun­to de quie­bre”, di­ce el can­tan­te Da­ve Gahan en un mi­ni documental de 2006 que viene en la edi­ción de lu­jo del ál­bum.

El ca­mino para que De­pe­che Mo­de de­ja­ra de ser un gru­po me­nos­pre­cia­do en In­gla­te­rra (nun­ca ob­tu­vo un nú­me­ro 1 en lis­tas) y se con­vir­tie­ra en to­do un fe­nó­meno de ma­sas en Es­ta­dos Uni­dos (y gran par­te del pla­ne­ta) se re­mon­ta a me­dia­dos de 1977 en Shef­field, In­gla­te­rra. Es­ta ciu­dad, cer­ca­na a Mán­ches­ter, fue la cu­na de The Hu­man Lea­gue, la pri­me­ra agru­pa­ción bri­tá­ni­ca en ha­cer pop con sin­te­ti­za­do­res y prin­ci­pal fuen­te de ins­pi­ra­ción para los Mo­de. Cuan­do apa­re­ció The Lea­gue, el país vi­vía el au­ge del punk gra­cias a los Sex Pis­tols. Tam­bién coin­ci­dió con la lle­ga­da de rit­mos ex­tran­je­ros co­mo el reg­gae, cla­ve para el desa­rro­llo del ska, y un no­ta­ble de­cli­ve del glam. La mú­si­ca in­gle­sa pa­sa­ba por un pe­rio­do de transición sin pre­ce­den­tes, ya que la vie­ja guar­dia se veía (val­ga la re­dun­dan­cia) más vie­ja y es­tan­ca­da. Los jó­ve­nes ya no que­rían sa­ber na­da de Pink Floyd o Led Zep­pe­lin. Al úni­co que le creían era a Da­vid Bo­wie, so­bra ex­pli­car por qué. Una rup­tu­ra ra­di­cal con el pa­sa­do y la fu­sión de es­ti­los ayu­da­rían al na­ci­mien­to de nue­vas ten­den­cias; ai­re fres­co para la gen­te jo­ven; opor­tu­ni­dad de ne­go­cio para las dis­que­ras.

Va­rias ciu­da­des del Reino Uni­do e Ir­lan­da se con­ta­gia­ron por una nueva ola de ar­tis­tas que bus­ca­ban su lu­gar y es­pa­cio en la evo­lu­ción de la mú­si­ca. Fue el mo­men­to que mar­có el flo­re­ci­mien­to ar­tís­ti­co de Mán­ches­ter (Joy Di­vi­sion y New Or­der), Li­ver­pool (Echo and The Bunny­men y OMD), Leeds (Soft Cell), Bir­ming­ham (Du­ran Du­ran), Glas­gow (Sim­ple Minds), Lon­dres (Vi­sa­ge), Du­blín y Bel­fast (U2 y The Un­der­to­nes), ade­más de Shef­field (ABC y Ca­ba­ret Vol­tai­re).

En ese pro­ce­so de apro­pia­ción de ideas, de rit­mos, de pen­sa­mien­tos e imá­ge­nes, la mú­si­ca elec­tró­ni­ca de Kraft­werk y el sen­ci­llo “I Feel Lo­ve”, de Don­na Sum­mer, ju­ga­ron un pa­pel cru­cial en el desa­rro­llo de con­cep­tos y es­ti­los para las nue­vas ban­das. En el ca­so de Hu­man Lea­gue, ellos en­ten­die­ron que ha­cer mú­si­ca sin gui­ta­rras, uti­li­zan­do sin­te­ti­za­do­res y os­ci­la­do­res con la es­té­ti­ca del punk, era po­si­ble; otra idea que fue cla­ve en el pro­ce­so de for­ma­ción de De­pe­che Mo­de. “‘I Feel Lo­ve’ so­na­ba úni­ca en su mo­men­to, era hip­no­ti­zan­te, no te que­rías des­pren­der de su rit­mo. En esen­cia que­ría­mos ser una ban­da pop”, le di­jo Phil Oa­key de Hu­man Lea­gue a la BBC en 2012. Lo que creó es­te gru­po con sus pri­me­ros sen­ci­llos (es­cu­chen “4JG”, de 1977) fue de­ter­mi­nan­te para que una co­rrien­te to­ma­ra forma en to­do el país.

ACE­LE­RA­CIÓN CON ES­TI­LO

A prin­ci­pios de 1980 en Ba­sil­don, Vin­ce Clar­ke, jun­to con el gui­ta­rris­ta Mar­tin Go­re y el te­clis­ta Andy Flet­cher, mon­ta­ron una ban­da para se­guir los pa­sos de The Cu­re y The Hu­man Lea­gue. El trío pa­só por va­rios nom­bres, has­ta que la lle­ga­da del can­tan­te Da­ve Gahan mar­có el na­ci­mien­to de De­pe­che Mo­de, un nom­bre épi­co con con­no­ta­cio­nes fran­ce­sas y aso­cia­do a la “ve­lo­ci­dad con la que cam­bia la mo­da”. Los pri­me­ros con­cier­tos del gru­po fue­ron caó­ti­cos. Clar­ke de­ci­dió que no gas­ta­ría tiem­po car­gan­do gui­ta­rras y ba­jos.

El pú­bli­co se des­con­tro­ló de tal forma que la pa­cí­fi­ca fi­la de se­gui­do­res se con­vir­tió en una ma­sa en­fu­re­ci­da.

De­ci­dió que su gru­po se­ría un pro­yec­to con tres te­cla­dos.

Con po­cos re­cur­sos gra­ba­ron un de­mo en una cin­ta de cuar­to de pul­ga­da y via­ja­ron a Lon­dres a pro­bar suer­te. Les ce­rra­ron va­rias puer­tas en su ca­ra. So­lo en Rough Tra­de lo­gra­ron al­go de aten­ción, aun­que no les in­tere­só. Allí co­no­cie­ron al em­pre­sa­rio y mú­si­co Daniel Mi­ller, due­ño del se­llo in­de­pen­dien­te Mu­te Re­cords. Mi­ller ha­bía pro­ba­do suer­te co­mo mú­si­co, a fi­na­les de los se­ten­ta, ba­jo el nom­bre de The Nor­mal. Su con­cep­to, que años más tar­de le dio re­sul­ta­do, se lla­ma­ba “mú­si­ca vi­sual”. Re­cha­zó a De­pe­che Mo­de en una pri­me­ra ci­ta, pe­ro tras ver­los to­car en vi­vo de­ci­dió apo­yar­los con la gra­ba­ción del sen­ci­llo “Drea­ming of Me”.

La can­ción al­can­zó a so­nar en la ra­dio in­gle­sa y lle­gó al pues­to 57. Mi­ller que­dó sor­pren­di­do y les su­gi­rió gra­bar otro sin­gle. Así na­ció “New Li­fe”, lan­za­da en el ve­rano de 1981. Lle­gó al nú­me­ro 11 y la pre­sen­ta­ron en el pro­gra­ma de te­le­vi­sión Top of the Pops, cla­ve para po­si­cio­nar­los. Los bue­nos re­sul­ta­dos en pren­sa lle­va­ron a Mu­te Re­cords a apo­yar al gru­po con la pro­duc­ción del ál­bum Speak & Spell, que se lan­zó en oc­tu­bre de 1981 y se pre­sen­tó en di­ver­sas par­tes del Reino Uni­do y Eu­ro­pa. Tras la gi­ra pro­mo­cio­nal, Clar­ke aban­do­nó el gru­po para for­mar dos ban­das: pri­me­ro, Ya­zoo, jun­to con la can­tan­te Ali­son Mo­yet y, pos­te­rior­men­te, Era­su­re, a me­dia­dos de los ochen­ta.

Los tres miem­bros de De­pe­che Mo­de de­ci­die­ron dar la pe­lea. La sa­li­da de Clar­ke re­vi­vió el ge­nio es­con­di­do de Mar­tin Go­re y pu­so en los hom­bros de Da­ve Gahan el pe­so me­diá­ti­co de la ban­da. Era el mo­men­to de tras­cen­der o mo­rir. A Bro­ken Fra­me (1982), aun­que no tu­vo un éxi­to só­li­do en lis­tas, de­jó un par de bue­nas can­cio­nes co­mo “See You” y “Lea­ve in Si­len­ce”, am­bas com­po­si­cio­nes de Go­re. En la gi­ra pro­mo­cio­nal Gahan se sol­tó y em­pe­zó a in­ter­ac­tuar más con el pú­bli­co. En el oto­ño de 1982 se su­mó Alan Wil­der para su­plir el va­cío de Clar­ke. Wil­der se adap­tó rá­pi­da­men­te a la di­ná­mi­ca de De­pe­che Mo­de y des­de el ál­bum Cons­truc­tion Ti­me Again (1983) fue miem­bro per­ma­nen­te, has­ta su sa­li­da en 1995. Sus apor­tes fue­ron de­ter­mi­nan­tes para que el gru­po en­con­tra­ra su voz. “Everyt­hing Counts” no so­lo fue el sen­ci­llo que más al­to lle­gó en las lis­tas en ese pe­rio­do, es la can­ción que es­ta­ble­ció una iden­ti­dad cohe­ren­te den­tro de los pro­ce­sos de com­po­si­ción, re­sul­ta­do fa­vo­ra­ble del tra­ba­jo en equi­po.

ES­TRE­LLAS DE CUL­TO

En el ca­mino ha­cia el éxi­to, De­pe­che Mo­de tu­vo va­rios es­pe­jos, re­fle­jos que no so­la­men­te les re­cor­da­ron sus orí­ge­nes sino que les aler­ta­ron sobre po­si­bles fra­ca­sos. De la pri­me­ra le­gión de ar­tis­tas elec­tro­pop, so­lo The Hu­man Lea­gue lle­gó al nú­me­ro 1 con la can­ción “Don´t You Want Me” (1981) y The Cu­re, Du­ran Du­ran, New Or­der y Or­ches­tal Ma­nou­vers in The Dark die­ron la pe­lea con ál­bu­mes de gran ni­vel. Sin em­bar­go, Ya­zoo, Vi­sa­ge, Ul­tra­vox, Soft Cell, Hea­ven 17, Go West, en­tre otros pio­ne­ros, no lo­gra­ron rein­ven­tar­se o sos­te­ner­se, y po­co a po­co se des­in­fla­ron. Sus ál­bu­mes so­na­ban igual, pla­nos, ca­ren­tes de al­ma y sin pro­pues­tas no­ve­do­sas. Mu­te Re­cords y Go­re eran cons­cien­tes de es­ta si­tua­ción, por lo que re­plan­tea­ron el ca­mino que de­bía se­guir la ban­da.

En 1986 apa­re­ció un ál­bum de­fi­ni­ti­vo en la ca­rre­ra del gru­po. Con Black Ce­le­bra­tion De­pe­che Mo­de se ale­jó del pop me­ló­di­co y tra­zó una ho­ja de ru­ta más os­cu­ra, se­ria y as­cen­den­te, que so­lo se de­tu­vo cuan­do Da­ve Gahan per­dió su ba­ta­lla contra la he­roí­na a me­dia­dos de los no­ven­ta. Por eso, cuan­do “Stran­ge­lo­ve”, del ál­bum Mu­sic For The Mas­ses (1987), se con­vir­tió en éxi­to a ni­vel mun­dial –in­clu­so en Co­lom­bia gra­cias a 88.9 FM– y la ban­da lle­nó co­li­seos en ciu­da­des co­mo Nueva York, Chica­go, Los Án­ge­les y Bos­ton, na­die se sor­pren­dió. Fue el re­sul­ta­do ló­gi­co de un tra­ba­jo per­sis­ten­te y cohe­ren­te. Atrás que­da­ron los días de con­cier­tos an­te dos mil per­so­nas y abu­cheos en su tie­rra na­tal.

En 1987, De­pe­che Mo­de es­ta­ba al mis­mo ni­vel de Ma­don­na y Mi­chael Jack­son. Los dis­tur­bios y la his­te­ria de 1990 son pro­duc­to del cam­bio ra­di­cal que em­pren­dió el gru­po a la ho­ra de com­po­ner y ven­der su ima­gen. La can­ción “Per­so­nal Je­sus”, lan­za­da en el ve­rano de 1989, ca­ta­pul­tó a Gahan co­mo fi­gu­ra de cul­to (al mis­mo ni­vel que Ro­bert Smith de The Cu­re) y a Mar­tin Go­re, co­mo ge­nio de la com­po­si­ción. La le­tra de la can­ción es mís­ti­ca, pro­fun­da, con­tes­ta­ta­ria. De­sa­fió al sis­te­ma, a la re­li­gión y ga­nó. Ni MTV, ni la BBC, ni Ca­sey Cas­sem la ve­ta­ron. La es­té­ti­ca del vi­deo­clip, di­ri­gi­do por An­ton Cor­bijn, mos­tró a una ban­da que en­ten­dió su tiem­po y su­po cómo usar el blues, el rock y la mú­si­ca dan­ce a su favor. A par­tir de ese mo­men­to viene una se­gui­di­lla de tra­ba­jos me­mo­ra­bles co­mo Songs of Faith and De­vo­tion (1992), Ultra (1997) y Pla­ying The An­gel (2005), obra maes­tra.

Han pa­sa­do 37 años des­de que De­pe­che Mo­de dio el pri­mer pa­so en el mundo de la mú­si­ca. Con ca­tor­ce ál­bu­mes de es­tu­dio y 43 sen­ci­llos en el top 10 bri­tá­ni­co, su mú­si­ca pa­só del synth-pop al elec­tro-rock en me­dio de un pro­ce­so de cre­ci­mien­to y ma­du­ra­ción co­mo nin­gu­na otra ban­da de su ge­ne­ra­ción lo vi­vió, as­pec­to que para Go­re si­gue sien­do inex­pli­ca­ble. “Éra­mos in­se­gu­ros y pe­si­mis­tas res­pec­to de nues­tra evo­lu­ción. En los días de Black Ce­le­bra­tion di­ji­mos que no lan­za­ría­mos otro tra­ba­jo. Nun­ca fui­mos los me­jo­res co­mu­ni­can­do ideas o pen­sa­mien­tos, se­gui­mos sien­do dis­fun­cio­na­les co­mo el pri­mer día, pe­ro creo que es jus­ta­men­te eso lo que nos man­tie­ne ac­ti­vos”, le di­jo al diario The Guar­dian en 2013. El pró­xi­mo 16 de mar­zo los bo­go­ta­nos, por se­gun­da vez, se­rán tes­ti­gos de to­da la fuer­za en vi­vo de la ban­da bri­tá­ni­ca que me­jor ha en­ve­je­ci­do de su ge­ne­ra­ción. El se­cre­to: de­jar de preo­cu­par­se. Dis­fru­tar del si­len­cio.

Da­ve Gahan es el vo­ca­lis­ta de De­pe­che Mo­de y ha rea­li­za­do va­rios discos en so­li­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.