60 años de la BLAA

Se­sen­ta años de cre­ci­mien­to, ges­tión, y sobre to­do per­sis­ten­cia en la idea de la cul­tu­ra co­mo un es­pa­cio para el ciu­da­dano, han con­ver­ti­do a la BLAA en un bas­tión de la cons­truc­ción de Na­ción.

Arcadia - - EDITORIAL -

El 20 de fe­bre­ro de 1958, en la es­qui­na de la ca­lle 11 con ca­rre­ra cuar­ta, co­no­ci­da en esa épo­ca co­mo Ca­lle de la Paz, en pleno ba­rrio La Can­de­la­ria, el Ban­co de la Re­pú­bli­ca inau­gu­ró la Bi­blio­te­ca Luis Án­gel Aran­go (BLAA). Al país lo go­ber­na­ba en­ton­ces la Jun­ta Mi­li­tar que lue­go, el 7 de agos­to de ese mis­mo año, en­tre­gó la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca a Al­ber­to Lle­ras Ca­mar­go. La aper­tu­ra ha­cía reali­dad un sue­ño de Luis Án­gel Aran­go, el ge­ren­te del ban­co –fa­lle­ci­do el año an­te­rior–, quien siem­pre ha­bía que­ri­do en­tre­gar­les a los co­lom­bia­nos la bi­blio­te­ca que los eco­no­mis­tas de su en­ti­dad ha­bían ar­ma­do en pri­va­do des­de los años vein­te.

Cuan­do la BLAA abrió sus puer­tas, Bo­go­tá era una ciu­dad de cer­ca de un mi­llón y me­dio de ha­bi­tan­tes y es­ta­ba pró­xi­ma a re­ci­bir una po­de­ro­sa in­yec­ción fi­nan­cie­ra para sa­tis­fa­cer nue­vas ne­ce­si­da­des en edu­ca­ción, sa­lud, al­can­ta­ri­lla­do, ener­gía eléc­tri­ca, alum­bra­do pú­bli­co, re­co­lec­ción de ba­su­ras, vi­vien­da y trans­por­te. En ese con­tex­to, La Can­de­la­ria era un lu­gar ideal para una gran bi­blio­te­ca: cla­va­do en el cen­tro his­tó­ri­co y en el co­ra­zón del po­der gu­ber­na­men­tal, el ba­rrio era un eje de pea­to­nes y cu­rio­sos, de es­tu­dian­tes y aca­dé­mi­cos; el pú­bli­co ne­ce­sa­rio para los se­ten­ta mil vo­lú­me­nes de la nueva BLAA.

A sus se­sen­ta años, la bi­blio­te­ca ha vi­vi­do, por su­pues­to, di­fi­cul­ta­des. Pe­ro se man­tie­ne fuer­te en gran par­te gra­cias a la es­ta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal del Ban­co de la Re­pú­bli­ca, que ha si­do una ga­ran­tía de vi­da y le ha da­do la po­si­bi­li­dad de con­cen­trar­se en la ca­li­dad, el co­no­ci­mien­to y el cre­ci­mien­to diario.

Hoy, la Luis Án­gel, co­mo la lla­man co­lo­quial­men­te, es una bi­blio­te­ca de enor­mes di­men­sio­nes. Ocu­pa una man­za­na en­te­ra en­tre las ca­lles 11 y 12 y las ca­rre­ras cuar­ta y quin­ta, y es el no­do prin­ci­pal de una red que pres­ta ser­vi­cios cul­tu­ra­les y bi­blio­te­ca­rios en 29 ciu­da­des co­lom­bia­nas: la Red de Bi­blio­te­cas cuen­ta con 2.760.000 ítems, y a tra­vés de ella ca­da año la gen­te con­sul­ta 1.600.000 im­pre­sos.

En seis dé­ca­das, el Ban­co de la Re­pú­bli­ca ha cons­trui­do y do­ta­do 21 bi­blio­te­cas y cin­co cen­tros de do­cu­men­ta­ción re­gio­nal es­pe­cia­li­za­dos. En es­tos lu­ga­res, el prés­ta­mo y el in­ter­cam­bio de li­bros, do­cu­men­tos y ca­jas via­je­ras es­tán acom­pa­ña­dos por con­fe­ren­cias, con­cier­tos y ex­po­si­cio­nes sobre el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de los co­lom­bia­nos. A es­tos se aña­de la Bi­blio­te­ca Vir­tual, que hoy cuen­ta con más de 16.000 do­cu­men­tos di­gi­ta­les, 60 re­vis­tas co­lom­bia­nas para so­cios, 23 co­lec­cio­nes di­gi­ta­les, más de 400 nú­me­ros de pren­sa an­ti­gua y más de 60 pro­yec­tos di­gi­ta­les, en­tre otros re­cur­sos dis­po­ni­bles.

La BLAA vi­vió un mo­men­to es­pe­cial de cre­ci­mien­to en los años ochen­ta, cuan­do el Ban­co abrió

al pú­bli­co el ma­yor nú­me­ro de bi­blio­te­cas en sus su­cur­sa­les. Es­te pro­ce­so ha se­gui­do con­so­li­dán­do­se has­ta hoy: en los dos úl­ti­mos años, con la inau­gu­ra­ción de cen­tros cul­tu­ra­les en San Andrés, Ma­ni­za­les y Bue­na­ven­tu­ra, el Ban­co abrió bi­blio­te­cas re­no­va­das, con es­pa­cios para la con­sul­ta y el dis­fru­te.

El re­sul­ta­do de es­to es que hoy 25 % de los co­lom­bia­nos, en cual­quie­ra de las 29 ciu­da­des a don­de lle­ga la Red de Bi­blio­te­cas, pue­de ac­ce­der a la co­lec­ción bi­blio­grá­fi­ca y documental más gran­de del país. Y si un usua­rio no en­cuen­tra el li­bro desea­do en su ciu­dad, po­drá so­li­ci­tar­lo a cual­quier otro pun­to de la red y re­ci­bir el li­bro en cor­to tiem­po.

Se tra­ta de una con­mu­ta­ción im­per­cep­ti­ble al ojo del co­lom­biano, pe­ro de enor­mes di­men­sio­nes, pues en­tre las bi­blio­te­cas cir­cu­lan ca­da año más de 640.000 li­bros. Es­to sig­ni­fi­ca que ca­da mi­nu­to vein­te li­bros se mue­ven por la red para lle­gar a al­guien que quie­re sa­car­lo pres­ta­do. Y la red no so­lo ga­ran­ti­za el ac­ce­so a ma­te­ria­les fí­si­cos: el sis­te­ma de con­sul­tas del por­tal cul­tu­ral del ban­co re­gis­tra ca­da año más de 22 mi­llo­nes de en­tra­das. Allí se en­cuen­tra alo­ja­da la bi­blio­te­ca vir­tual, la más an­ti­gua de su ti­po en Amé­ri­ca La­ti­na.

Se­gún in­for­mes re­cien­tes de la Red de Bi­blio­te­cas, sus usua­rios más ru­ti­na­rios pri­vi­le­gian las pu­bli­ca­cio­nes ac­tua­li­za­das. Por ello, la BLAA y su red tie­nen una po­lí­ti­ca de ad­qui­si­cio­nes que les per­mi­te es­tar al día y ges­tio­nar in­clu­so la re­co­men­da­ción de com­pra de sus usua­rios, la ad­qui­si­ción de cer­ca de se­ten­ta mil vo­lú­me­nes ca­da año.

LA NA­CIÓN DE LA BLAA

La BLAA ha es­ta­do pre­sen­te en la trans­for­ma­ción del país y ha con­tri­bui­do a ella. El re­co­no­ci­mien­to de su apor­te a la edu­ca­ción y la in­ves­ti­ga­ción es ge­ne­ra­li­za­do. Es­ta ha si­do una bi­blio­te­ca cu­yo va­lor ha au­men­ta­do si­guien­do la con­vic­ción de ser un es­pa­cio cul­tu­ral, de sal­va­guar­dar las mi­les de co­lec­cio­nes que alo­ja y cui­dar los ar­chi­vos es­pe­cia­les que for­man par­te del pa­tri­mo­nio de los co­lom­bia­nos. En es­pe­cial en las cien­cias so­cia­les, los in­ves­ti­ga­do­res tie­nen un víncu­lo pro­fun­do con las am­plias salas de la BLAA, en­tre las cua­les se en­cuen­tra la muy que­ri­da Sa­la de Li­bros Ra­ros y Ma­nus­cri­tos.

Lue­go de la exi­to­sa ex­po­si­ción Ra­dio Su­ta­ten­za: una re­vo­lu­ción cul­tu­ral en el cam­po co­lom­biano (1947-1994), que vi­si­ta­ron más de 35.000 per­so­nas, el pró­xi­mo ma­yo se inau­gu­ra­rá en la sa­la de ex­po­si­cio­nes de la bi­blio­te­ca una ex­po­si­ción documental de las cu­rio­sas co­lec­cio­nes bi­blio­grá­fi­cas y do­cu­men­ta­les que mues­tran a un país en­tre la paz y la gue­rra; en la “pu­ja” por edu­car­se; en­tre la ce­le­bra­ción, los ri­tos y los mi­tos.

La BLAA ha si­do un dí­na­mo de la cul­tu­ra na­cio­nal y su pa­pel ha si­do de­ci­si­vo en la con­so­li­da­ción de la ges­tión cul­tu­ral del Ban­co de la Re­pú­bli­ca. Esa ges­tión se re­fle­ja en la Red de Bi­blio­te­cas, la tem­po­ra­da na­cio­nal de con­cier­tos, la Red de Mu­seos del Oro, un pro­gra­ma de ar­te na­cio­nal li­de­ra­do por la Uni­dad de Ar­tes y Otras Co­lec­cio­nes, y una pro­gra­ma­ción cul­tu­ral orien­ta­da a las ne­ce­si­da­des re­gio­na­les y a es­ta­ble­cer una re­la­ción en­tre Co­lom­bia y el mundo.

La la­bor de coor­di­na­ción del área cul­tu­ral del ban­co se­ría im­po­si­ble sin el li­de­raz­go de una sub­ge­ren­cia cul­tu­ral, crea­da para tal fin. En 2018, es­ta sub­ge­ren­cia con­cen­tra­rá sus es­fuer­zos en una pro­gra­ma­ción cul­tu­ral con­me­mo­ra­ti­va: ex­po­si­cio­nes, ta­lle­res, con­fe­ren­cias, clu­bes, en­tre otras ac­ti­vi­da­des. La aper­tu­ra for­mal de la pro­gra­ma­ción se dio el pa­sa­do 14 de fe­bre­ro con la in­ter­ven­ción mu­si­cal del gru­po da­nés The Thea­ter of Voi­ces en la Sa­la de Con­cier­tos de la BLAA.

Sobre el fu­tu­ro de la Bi­blio­te­ca Luis Án­gel Aran­go su di­rec­tor, Al­ber­to Abe­llo Vi­ves, di­ce que “la Luis Án­gel ha vi­vi­do en de­mo­cra­cia y tra­ba­ja­do por la paz” y que “se­gui­rá es­for­zán­do­se por la de­mo­cra­cia y la paz de los co­lom­bia­nos”. Abe­llo Vi­ves con­si­de­ra que la bi­blio­te­ca de­be se­guir sien­do “par­te im­por­tan­te de los es­pa­cios cul­tu­ra­les del Ban­co de la Re­pú­bli­ca y li­de­ran­do esa red cul­tu­ral que cu­bre bue­na par­te del país”. Para ello, se­gún él, de­be­rá “apro­ve­char los cam­bios tec­no­ló­gi­cos de la era di­gi­tal que sean ne­ce­sa­rios y am­pliar su ca­pa­ci­dad de ga­ran­ti­zar la in­clu­sión so­cial”. Y ase­gu­ra: “El país ten­drá BLAA para ra­to”.

Vis­ta ge­ne­ral de la ac­tual Bi­blio­te­ca Luis Án­gel Aran­go.

An­te la gran afluen­cia de pú­bli­co, el Ban­co de la Re­pú­bli­ca rea­li­za la pri­me­ra am­plia­ción a la Bi­blio­te­ca Luis Án­gel Aran­go en 1965.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.