Contra la in­tui­ción

Arcadia - - EDITORIAL - Por Sandra Bor­da

Por dé­ca­das los po­li­tó­lo­gos he­mos ali­men­ta­do el mi­to del elec­tor ra­cio­nal. Se tra­ta, en sín­te­sis, de un elec­tor en con­di­cio­nes de to­mar de­ci­sio­nes hi­per­in­for­ma­das sobre la ba­se de una de­fi­ni­ción cla­ra de sus prio­ri­da­des y de sus pre­fe­ren­cias en ma­te­ria po­lí­ti­ca. Siem­pre creí­mos que, en la me­di­da en que al­guien tu­vie­se cla­ro qué te­mas le im­por­tan y cuál es su po­si­ción fren­te a los mis­mos, era sim­ple­men­te cues­tión de en­con­trar el can­di­da­to o par­ti­do po­lí­ti­co que más se acer­ca­ra. Re­cien­te­men­te, va­rios aca­dé­mi­cos han in­sis­ti­do en la ne­ce­si­dad de des­mi­ti­fi­car la elec­ción ra­cio­nal para in­ten­tar in­cor­po­rar en la ex­pli­ca­ción el pa­pel de las emo­cio­nes. Cra­mer-walsh, ha­cien­do re­fe­ren­cia al triunfo de los re­pu­bli­ca­nos en el es­ta­do de Wis­con­sin, lle­gó a la con­clu­sión de que el re­sen­ti­mien­to, co­mo emo­ción, es el pi­lar mis­mo de la de­ci­sión elec­to­ral. Quien me­jor lo­gre ar­ti­cu­lar es­ta emo­ción y trans­for­mar­la en dis­cur­so po­lí­ti­co, más pro­ba­bi­li­da­des tie­ne de ga­nar elec­cio­nes. La de­ci­sión elec­to­ral es, en­ton­ces, una de­ci­sión im­per­fec­ta, des­in­for­ma­da y muy po­co ra­cio­nal. En es­te es­ce­na­rio, cual­quier me­ca­nis­mo que con­tri­bu­ya a re­du­cir es­tos ni­ve­les de in­cer­ti­dum­bre y a ha­cer de la de­ci­sión elec­to­ral un fe­nó­meno me­nos aza­ro­so de­be ser po­ten­cia­li­za­do. Pe­ro re­sul­ta que allí tam­bién es­ta­mos en pro­ble­mas. Tres me­ca­nis­mos clá­si­cos que con­tri­buían a dar­le pis­tas al elec­to­ra­do sobre el ni­vel de com­pa­ti­bi­li­dad en­tre sus pre­fe­ren­cias y las de los po­lí­ti­cos, hoy es­tán en cri­sis y sin mu­cha ca­pa­ci­dad de cum­plir con su pro­pó­si­to. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las en­cues­tas elec­to­ra­les es­tán su­mi­dos en una cri­sis de cre­di­bi­li­dad sin pre­ce­den­tes y ello so­la­men­te con­tri­bui­rá a ha­cer más di­fí­cil la de­ci­sión elec­to­ral y a in­cre­men­tar las pro­ba­bi­li­da­des de que nos equi­vo­que­mos a la ho­ra de po­ner el tar­je­tón en la ur­na. Para em­pe­zar, los da­tos de múl­ti­ples en­cues­tas mues­tran que la con­fian­za e iden­ti­fi­ca­ción de la gen­te con los par­ti­dos po­lí­ti­cos es ca­da vez más ba­ja. Evi­den­cia cla­ra de su des­pres­ti­gio es la ten­den­cia de los candidatos en es­tas elec­cio­nes a pre­sen­tar­se a la con­tien­da por fir­mas en vez de ha­cer­lo a tra­vés de los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les. Los par­ti­dos son ata­jos o guías que le ayu­dan a los elec­to­res a iden­ti­fi­car quién se acer­ca más a sus pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas: por pu­ra cues­tión de tiem­po, un elec­tor no pue­de es­cu­char a to­dos los candidatos (es­pe­cial­men­te en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas) y sus pro­pues­tas. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos le ayu­dan a re­du­cir el es­pec­tro de los candidatos com­pa­ti­bles con sus in­tere­ses y, de es­ta forma, fa­ci­li­tan la iden­ti­fi­ca­ción del elec­tor con los po­lí­ti­cos. Si los par­ti­dos son dé­bi­les y los candidatos ha­cen cam­pa­ña fue­ra de ellos, los elec­to­res se con­fun­den, se lle­nan de in­for­ma­ción des­ar­ti­cu­la­da y po­co útil y es­to pue­de des­pla­zar sus pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas y de­jar­los vul­ne­ra­bles a la siem­pre más fá­cil po­lí­ti­ca de las emo­cio­nes. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción cumplen con la fun­ción de trans­mi­tir ma­si­va­men­te las pro­pues­tas y po­si­cio­nes de los candidatos y de es­ta forma, en teo­ría, fa­ci­li­tan un vo­to más in­for­ma­do. El pro­ble­ma es que en la ac­tual co­yun­tu­ra, la gen­te ya no cree que los me­dios es­tén trans­mi­tien­do es­ta in­for­ma­ción en forma equi­li­bra­da y ob­je­ti­va. La en­cues­ta de LAPOP mues­tra que la con­fian­za de la gen­te en los me­dios en 2008 era de un 64,5 % y para 2016 ya iba en un 35,8 %. Así que los me­dios tam­po­co es­tán con­tri­bu­yen­do a re­du­cir la con­fu­sión y la in­cer­ti­dum­bre de los elec­to­res. Y para aña­dir­le in­ju­ria al in­sul­to, no so­lo es­tán en una di­fí­cil cri­sis de cre­di­bi­li­dad, sino que adi­cio­nal­men­te han pro­li­fe­ra­do múl­ti­ples for­mas de co­mu­ni­ca­ción –las de­no­mi­na­das fa­ke news– que in­ten­si­fi­can la des­in­for­ma­ción y au­men­tan la con­fu­sión de los elec­to­res. Por úl­ti­mo, si bien las en­cues­tas no pue­den ni de­ben de­ter­mi­nar pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas, en al­gu­nos ca­sos sí le ayu­dan al elec­tor a to­mar de­ci­sio­nes más prag­má­ti­cas: el vo­tan­te pue­de te­ner pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas cla­ras e in­for­ma­das, pe­ro tam­bién pue­de es­tar in­tere­sa­do en vo­tar “útil­men­te” y no “per­der” su vo­to en un can­di­da­to con el que es muy com­pa­ti­ble pe­ro que no tie­ne nin­gún chan­ce de ga­nar. Pe­ro des­afor­tu­na­da­men­te –y es­to no su­ce­de so­lo en Co­lom­bia–, los re­sul­ta­dos de las en­cues­tas se han apar­ta­do mu­chí­si­mo de los re­sul­ta­dos de los pro­ce­sos elec­to­ra­les re­cien­tes. Tan­to, que hay una gran di­ver­gen­cia en el elec­to­ra­do en ma­te­ria del can­di­da­to que fa­vo­re­ce y el que real­men­te cree que va a ga­nar. De he­cho, a pe­sar de que Fa­jar­do y Pe­tro son los que más al­to pun­túan en las en­cues­tas más re­cien­tes, la gran ma­yo­ría de la gen­te cree que el ga­na­dor se­rá el can­di­da­to que cla­si­fi­ca –de­pen­dien­do de la en­cues­ta– co­mo ter­ce­ro o cuar­to (Var­gas Lle­ras). Las en­cues­tas co­mo guías par­cia­les tam­bién es­tán fa­llan­do. Así las co­sas, los vo­tan­tes se en­cuen­tran en un es­ce­na­rio de in­ten­sa con­fu­sión. Nin­guno de los fac­to­res que se su­po­ne de­ben con­tri­buir a su­pe­rar esa con­di­ción es­tá real­men­te cum­plien­do con esa fun­ción y, al con­tra­rio, es­tán crean­do gran­des dis­tor­sio­nes y pro­du­cien­do un al­tí­si­mo ni­vel de des­con­fian­za en­tre el elec­to­ra­do. Una de­mo­cra­cia se ca­rac­te­ri­za jus­ta­men­te por­que ha­ya in­cer­ti­dum­bre an­tes de los pro­ce­sos elec­to­ra­les, no se su­po­ne que de­ba­mos sa­ber ya quién ga­na­rá. Ese no es el ar­gu­men­to. El pun­to es que hoy el elec­tor se en­cuen­tra más po­lí­ti­ca­men­te des­in­for­ma­do que an­tes (pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en la me­di­da en que es­ta­mos en la de­no­mi­na­da “era de la in­for­ma­ción”), y por tan­to el ries­go de que to­me una de­ci­sión al azar y/o equi­vo­ca­da (no acor­de con sus pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas) se ha in­cre­men­ta­do os­ten­si­ble­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.