Pa­sar fi­ján­do­se

Arcadia - - EDITORIAL - Por Ca­ro­li­na Sa­nín

Ha­ce dos días, el do­min­go, me pu­se a bus­car una ri­ma para apo­yar al can­di­da­to por el que vo­ta­ré en las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, que es Gus­ta­vo Pe­tro, y en­ton­ces em­pe­za­ron a sa­lir­me otras, con los nom­bres de los de­más candidatos. Las pu­se en Fa­ce­book, y los lectores em­pe­za­ron a co­men­tar en mi

mu­ro con sus pro­pias rimas, con las que ce­le­bra­ban es­pe­ran­zas po­lí­ti­cas com­par­ti­das y se bur­la­ban de esas mis­mas es­pe­ran­zas, y se que­ja­ban de ma­les múl­ti­ples na­cio­na­les y se bur­la­ban de su pro­pia que­jum­bre. Con­vo­qué en­ton­ces ex­pre­sa­men­te a to­dos mis lectores a que hi­cié­ra­mos ver­sos: por cual­quier can­di­da­to, contra cual­quier can­di­da­to, en contra o a favor de dis­tin­tas po­lí­ti­cas, y me lle­ga­ron de­ce­nas de poe­mas de to­do el país, de per­so­nas a quie­nes no co­noz­co y de al­gu­nas po­cas a quie­nes sí. Ya va­mos por el ter­cer día de com­po­ner poe­mas gra­ves o sa­tí­ri­cos sobre la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Quie­nes co­men­tan los poe­mas, tam­bién lo ha­cen en ver­so. Sobre to­do han lle­ga­do con­te­ni­dos con po­si­cio­nes de iz­quier­da, lo cual no sor­pren­de: tra­di­cio­nal­men­te la iz­quier­da ha re­cu­rri­do más a la can­ción, por una sim­ple ra­zón: por­que cree en la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar es­pa­cios pú­bli­cos, es­pa­cios co­mu­nes.

La ma­yo­ría he­mos es­cri­to en mi mu­ro de Fa­ce­book en oc­to­sí­la­bos o en otros ver­sos de ar­te me­nor, que nos sa­len na­tu­ra­les por ser los más ver­nácu­los –to­dos te­ne­mos es­tam­pa­da en los ner­vios la fór­mu­la del ro­man­ce­ro, que se ba­sa en la pro­so­dia es­pon­tá­nea–, pe­ro otros se han aven­tu­ra­do con el en­de­ca­sí­la­bo y has­ta el ale­jan­drino. He re­ci­bi­do oc­ta­vi­llas, so­ne­tos y dé­ci­mas, y he pu­bli­ca­do en Fa­ce­book ya mu­chas de­ce­nas de bue­nos poe­mas: to­dos los que he re­ci­bi­do.

Ha si­do un ejercicio fe­liz. He sen­ti­do que es la re­cu­pe­ra­ción de un te­rri­to­rio co­mún, o al me­nos el aso­mo de la in­ten­ción de re­cu­pe­rar­lo. To­do el mundo oye can­cio­nes y can­ta can­cio­nes. To­dos ha­bla­mos en es­ta len­gua. Si mu­chos es­ta­mos ha­cien­do si­mul­tá­nea­men­te co­plas –ca­da uno en su ca­sa, ca­da uno en su ca­be­za– po­de­mos sen­tir que es­ta­mos por un mo­men­to tra­ba­jan­do en lo mis­mo. La bús­que­da de la ri­ma y el con­teo de las sí­la­bas abren un es­pa­cio de sua­vi­dad, de con­si­de­ra­ción: en­tra­mos en la pa­la­bra, la mi­ra­mos, ve­mos su ta­ma­ño, oí­mos cómo sue­na, cómo ter­mi­na, y lue­go, con qué otra pa­la­bra – apa­ren­te­men­te muy dis­tan­te de ella– exi­ge que se la her­ma­ne. Ha si­do in­tere­san­te cómo la ri­sa y la ra­bia se en­tre­te­jen has­ta vol­ver­se una mis­ma co­sa en la cons­truc­ción de una co­pla: el en­cuen­tro de la pa­la­bra com­pa­ñe­ra, de la pa­la­bra que ri­ma –que pue­de ser la que, en cuan­to

al sig­ni­fi­ca­do, es su con­tra­ria– es siem­pre un ins­tan­te de gra­ti­tud.

Al ha­cer poe­mas po­lí­ti­cos nos ha­ce­mos cons­cien­tes de nues­tra ciu­da­da­nía; la asu­mi­mos, pe­ro al mis­mo tiem­po, al re­fle­xio­nar sobre ella, nos dis­tan­cia­mos de ella lo su­fi­cien­te co­mo para dar­nos cuen­ta de que la po­lí­ti­ca es un jue­go y la gue­rra es otro jue­go y am­bos ca­ben den­tro de otro jue­go ma­yor, que es el del len­gua­je. Otro mo­do de de­cir eso es que nos dig­ni­fi­ca­mos. Y en los poe­mas les ha­bla­mos de tú a los po­de­ro­sos: es­ta­mos a su mis­mo ni­vel. O no: es­ta­mos por en­ci­ma de ellos, pues es­ta­mos ha­blán­do­les poé­ti­ca­men­te. El dis­cur­so y la po­lí­ti­ca son lo mis­mo, y un pue­blo que co­no­ce su len­gua, que la con­ci­be co­mo su­ya y la ocu­pa, es un pue­blo con cons­cien­cia po­lí­ti­ca.

Hay otra co­sa: cuan­do con­si­de­ra­mos al enemi­go co­mo el su­je­to de un ver­so, pen­sa­mos en él; le de­di­ca­mos tiem­po y es­fuer­zo. Lo in­terio­ri­za­mos. Que­re­mos te­ner gra­cia es­tan­do en su te­ma, y en­ton­ces ter­mi­na­mos mos­trán­do­nos co­mo me­jor somos al ha­blar de al­guien o de al­go que abo­rre­ce­mos. No im­por­ta cuán agre­si­vo o co­rro­si­vo sea un ver­so, es he­cho con pa­cien­cia, con amor. No im­por­ta cuán ho­rren­do sea lo que de­ci­mos: al de­cir­lo ri­ma­do, su ve­neno que­da des­ac­ti­va­do. No creo que na­die quie­ra ma­tar a otro sobre el cual ha pa­sa­do una ho­ra ri­man­do, pues ya lo ha he­cho vi­vir den­tro de sí. Y eso es una prác­ti­ca de la vio­len­cia acep­ta­ble; es de­cir, es una prác­ti­ca exac­ta de la paz.

Y una co­sa más: en pro­sa ten­de­mos a re­co­rrer siem­pre los mis­mos ca­mi­nos, los que ya una y otra vez he­mos abier­to en la men­te y se han con­ver­ti­do en am­plias ave­ni­das in­elu­di­bles. Cuan­do me pro­pon­go el jue­go de desa­rro­llar una idea en tres ver­sos que ri­men de cier­ta ma­ne­ra en­tre ellos, y que ten­gan on­ce sí­la­bas, y que lue­go se en­ca­de­nen con otros tres que ri­men de otra ma­ne­ra, en­ton­ces le pro­pon­go al pen­sa­mien­to un nue­vo ca­mino, que él no ha tran­si­ta­do. Des­cu­bro en mí ideas nue­vas. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la mé­tri­ca –el cum­pli­mien­to vo­lun­ta­rio de una ley– es la li­ber­tad. Es­to us­te­des, se­ño­res cul­tos, se­gu­ra­men­te us­te­des ya lo sa­ben: en el ini­cio de la mo­der­ni­dad es­tá el so­ne­to, que edu­có a nues­tra men­te en la pro­duc­ción de ideas com­ple­jas de cier­ta ma­ne­ra. Para que Ga­li­leo Ga­li­lei exis­tie­ra, an­tes tu­vo que es­cri­bir Fran­ces­co Pe­trar­ca.

El poe­ta ita­liano Fran­ces­co Pe­trar­ca (1304-1374).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.