Tum­ba te­cho

Arcadia - - EDITORIAL - Por Ma­rio Jur­sich

Di­ga­mos que fue una co­ra­zo­na­da. Es­ta­ba le­yen­do un ar­tícu­lo sobre los pre­mios del Círcu­lo de Pe­rio­dis­tas de Bo­go­tá –CPB– y de pron­to, por al­gu­na ra­zón con­fu­sa, de­ci­dí abrir mi co­rreo y bus­car al­go in­de­fi­ni­do en­tre los mi­les de men­sa­jes ar­chi­va­dos.

Me cos­tó lo su­yo, pe­ro fi­nal­men­te pu­de en­con­trar lo que me es­ta­ba in­co­mo­dan­do: un bo­le­tín en­via­do el pa­sa­do 12 de enero por Luz Ste­lla To­can­ci­pá, la di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­cio­nes del CPB.

Allí, en­tre otras in­for­ma­cio­nes de in­te­rés, pu­de com­pro­bar que en efec­to, tal co­mo yo creía re­cor­dar, Ar­tu­ro Gue­rre­ro, el ga­na­dor del pre­mio CPB a la me­jor co­lum­na de pren­sa, ha­bía si­do uno de los pre­lec­to­res del con­cur­so.

Es­te ma­les­tar se me acre­cen­tó cuan­do ad­ver­tí que en­tre los fi­na­lis­tas de la ca­te­go­ría Pro­duc­ción Bi­blio­grá­fi­ca es­ta­ba el vo­lu­men co­lec­ti­vo Me­mo­rias: 12 his­to­rias que nos de­ja la gue­rra, de la Fun­da­ción Kon­rad Ade­nauer. ¿Cómo es po­si­ble –me pre­gun­té mien­tras leía la no­ti­cia– que ese li­bro ha­ya al­can­za­do la ins­tan­cia fi­nal si Ol­ga Behar, una de sus edi­to­ras, era par­te del ju­ra­do de los pre­mios?

Al se­ña­lar lo an­te­rior no pre­ten­do ha­cer una de­nun­cia sobre el trá­fi­co de in­fluen­cias ni po­ner en du­da los mé­ri­tos pe­rio­dís­ti­cos de la co­lum­na “Ro­ge­lio Echa­va­rría, de muer­te ver­da­de­ra”, o de cual­quie­ra de las cró­ni­cas in­clui­das en el li­bro de la fun­da­ción ale­ma­na. Co­mo mi fuen­te de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da son los pro­pios bo­le­ti­nes del CPB, me re­sul­ta im­po­si­ble sa­ber si Ar­tu­ro Gue­rre­ro se es­co­gió a sí mis­mo co­mo can­di­da­to para la me­jor co­lum­na de pren­sa o si Ol­ga Behar in­flu­yó para que un tí­tu­lo, en el cual ella te­nía in­je­ren­cia di­rec­ta, lle­ga­ra a la ins­tan­cia fi­nal de las de­li­be­ra­cio­nes. Da­da la im­pe­ca­ble tra­yec­to­ria de am­bos, uno se in­cli­na a pen­sar que no, pe­ro esa su­po­si­ción no arre­gla na­da. Al con­tra­rio, tien­de a con­ta­mi­nar con un vi­na­gre de sus­pi­ca­cias la to­ta­li­dad de lo pre­mia­do en esas jus­tas. ¿Cómo sa­be­mos si en las de­más categorías no se pre­sen­ta­ron am­bi­güe­da­des peo­res o pa­re­ci­das?

Quie­nes ha­yan leí­do las Vi­das pa­ra­le­las re­cor­da­rán que en una de ellas Plutarco re­fie­re el amor de Pu­blio Clo­dio Pul­cro por Pom­pe­ya, la mu­jer de Ju­lio Cé­sar. Pa­re­ce ser que una no­che de fies­ta, en­ce­gue­ci­do por el deseo, Clo­dio in­ten­tó en­trar de in­cóg­ni­to a la re­si­den­cia im­pe­rial y se­du­cir a la ce­sa­ri­na; por des­gra­cia para él, fue des­cu­bier­to, pues­to en pri­sión y lue­go con­de­na­do ba­jo los car­gos de en­ga­ño y sa­cri­le­gio.

La con­se­cuen­cia más atroz de es­te in­ci­den­te fue que Ju­lio Cé­sar re­pu­dia­ra a Pom­pe­ya, pe­se a es­tar se­gu­ro de que ni ha­bía alen­ta­do los avan­ces de Clo­dio ni le ha­bía si­do in­fiel. El ar­gu­men­to para des­apro­bar a su es­po­sa fue tan sen­ci­llo co­mo in­ape­la­ble, una au­tén-

ti­ca rai­son d’état: “No bas­ta con que la mu­jer del Cé­sar sea ho­nes­ta –di­cen Plutarco y Ci­ce­rón que di­jo–; tam­bién tie­ne que pa­re­cer­lo”.

Lo ha­ya di­cho así o de otra forma, lo cier­to es que la ex­pre­sión hi­zo ca­rre­ra y aca­bó por ser un man­da­mien­to no es­cri­to de la éti­ca pe­rio­dís­ti­ca (tam­bién, cómo no, de la éti­ca a se­cas). Usa­mos la ex­pre­sión cuan­do sos­pe­cha­mos que al­guien co­me­tió una ili­ci­tud, aun­que no ha­ya du­das res­pec­to a la transparencia ge­ne­ral de su con­duc­ta.

Vol­vien­do a los pre­mios del CPB, lo que a mí me in­co­mo­da en es­te asun­to no es tan­to que se ha­ya co­me­ti­do una irre­gu­la­ri­dad, o una se­rie de irre­gu­la­ri­da­des, co­mo el can­dor y la com­pla­cen­cia de su­po­ner que los con­flic­tos de in­te­rés se pre­sen­tan en to­das par­tes, ex­cep­to en el pe­rio­dis­mo. Si uno re­vi­sa los bo­le­ti­nes en­via­dos por el CPB an­tes de la pre­mia­ción, ad­vier­te que para sus di­rec­ti­vos era im­por­tan­tí­si­mo ha­cer un én­fa­sis re­tó­ri­co en la transparencia del pre­mio, en la in­de­pen­den­cia de los ju­ra­dos y en la ri­gu­ro­si­dad del pro­ce­so eva­lua­ti­vo. Sin em­bar­go, a nin­guno de ellos se le ocu­rrió que lau­rear a un pe­rio­dis­ta que fue juez y par­te en el con­cur­so, o per­mi­tir que una edi­to­ra eva­lua­ra su pro­pio li­bro, son ac­tos inacep­ta­bles aquí y en cual­quier otro lu­gar del mundo.

En­ten­dá­mo­nos con cla­ri­dad: es­to no se tra­ta de la vio­la­ción de unas nor­mas. Lo que yo cen­su­ro es que las di­rec­ti­vas del CPB to­le­ren para su pre­mio de pe­rio­dis­mo una con­duc­ta que el pe­rio­dis­mo con­de­na sin con­tem­pla­cio­nes. ¿Acep­ta­ría­mos por ejem­plo que el di­se­ña­dor de un puen­te fue­ra ju­ra­do de una li­ci­ta­ción en la que él mis­mo es­tu­vie­ra par­ti­ci­pan­do? Evi­den­te­men­te que no. Y ha­cia allá es adon­de apun­to: a creer que po­de­mos uti­li­zar con im­pu­ni­dad el do­ble ra­se­ro. Me pa­re­ce que si el pe­rio­dis­mo quie­re re­cu­pe­rar la con­fian­za del pú­bli­co tie­ne que rehuir es­tas in­cohe­ren­cias: no es po­si­ble que nos pa­se­mos la vi­da de­nun­cia­do con­flic­tos de in­te­rés cuan­do, a con­cien­cia o sin con­cien­cia, no­so­tros tam­bién in­cu­rri­mos en ellos. Di­go es­to con la es­pe­ran­za de que en el CPB se lo to­men co­mo co­rres­pon­de: esa acep­ta­ción tá­ci­ta o im­plí­ci­ta del do­ble estándar siem­pre se tra­du­ce en una ero­sión de la cre­di­bi­li­dad. Si eso es cier­to para la vi­da en ge­ne­ral, ima­gi­nen las con­se­cuen­cias en el pres­ti­gio de un pre­mio.

Es que –dán­do­le un gi­ro a las pa­la­bras de Plutarco– no bas­ta con que la mu­jer del Cé­sar pa­rez­ca ho­nes­ta; tam­bién tie­ne que ser­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.