Mil pa­la­bras

Arcadia - - EDITORIAL - por una ima­gen Por An­to­nio Ca­ba­lle­ro

Aquí tal vez se vea de­ma­sia­do re­du­ci­da, pe­ro en la pri­me­ra pla­na en­te­ra de El Es­pec­ta­dor del sá­ba­do 10 de fe­bre­ro la ima­gen era im­pre­sio­nan­te: es la mu­che­dum­bre que se api­ña en el Puen­te In­ter­na­cio­nal Si­món Bo­lí­var para pa­sar de Ve­ne­zue­la a Co­lom­bia. Más pre­ci­sa­men­te: para es­ca­par de

Ve­ne­zue­la. A pie, sin equi­pa­je, en un im­pro­vi­sa­do éxodo mul­ti­tu­di­na­rio. El gen­tío avan­za de iz­quier­da a de­re­cha en la fo­to­gra­fía, atra­ve­san­do el río Tá­chi­ra, ape­nas un ria­chue­lo de aguas gri­ses que se re­man­sa y se en­char­ca en la mar­gen ve­ne­zo­la­na de su an­cho le­cho de piedras. En las dos ori­llas, los mis­mos ma­to­rra­les sur­ca­dos por ca­mi­ni­tos de tie­rra.

Tal vez un mi­llón de ve­ne­zo­la­nos –y hay quien ha­bla ya de cer­ca de dos mi­llo­nes– ha cru­za­do la fron­te­ra en los úl­ti­mos diez años para no re­gre­sar, en su in­men­sa ma­yo­ría des­de 2015. Por es­te puen­te de la foto, que une, o que se­pa­ra, a San An­to­nio del Tá­chi­ra de la Vi­lla del Ro­sa­rio de Cú­cu­ta, en Nor­te. O por la Gua­ji­ra, o por Arau­ca. O por las tres­cien­tas tro­chas ile­ga­les que cru­zan la fron­te­ra en­tre los dos paí­ses: esos mis­mos ca­mi­ni­tos de tie­rra de la foto. Es una ava­lan­cha. En un ges­to am­plia­men­te pu­bli­ci­ta­do, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca via­jó en per­so­na a la ciu­dad fron­te­ri­za de Cú­cu­ta para anun­ciar que su go­bierno cons­trui­rá un al­ber­gue pro­vi­sio­nal para… dos mil re­fu­gia­dos.

Pe­ro bueno: al­go es al­go. Es la pri­me­ra vez en su his­to­ria que Co­lom­bia, país to­zu­da­men­te re­frac­ta­rio a los in­mi­gran­tes, los re­ci­be de un gol­pe de tan gi­gan­tes­cas di­men­sio­nes. Al mar­gen de la reac­ción del go­bierno, inevi­ta­ble­men­te la po­bla­ción los re­ci­be con ma­ni­fes­ta­cio­nes hos­ti­les de xe­no­fo­bia. La más pin­to­res­ca, la de las pros­ti­tu­tas car­ta­ge­ne­ras que or­ga­ni­za­ron una mar­cha de pro­tes­ta al gri­to de “¡aba­jo las pu­tas ve­ne­zo­la­nas!”, que por lo vis­to vie­nen a rom­per a la ba­ja

de las ta­ri­fas lo­ca­les del ne­go­cio. Ma­ni­fes­ta­cio­nes inevi­ta­bles, da­do que los in­mi­gran­tes lle­gan a un país que es­tá muy le­jos de la pros­pe­ri­dad y ni si­quie­ra ha po­di­do to­da­vía reab­sor­ber y realo­jar de­cen­te­men­te a los ocho mi­llo­nes de des­pla­za­dos de su gue­rra in­ter­na de me­dio si­glo, que no ha ter­mi­na­do sino a me­dias. Los ve­ne­zo­la­nos vie­nen a dispu­tar­les a los co­lom­bia­nos el em­pleo in­su­fi­cien­te, el re­bus­que, la ile­ga­li­dad.

Las ten­sio­nes en­tre unos y otros ape­nas em­pie­zan. Por­que no se tra­ta de la re­pe­ti­ción del fe­nó­meno de la emi­gra­ción en sen­ti­do con­tra­rio de ha­ce vein­te o trein­ta años, que lle­vó a mi­llo­nes de co­lom­bia­nos –se ha­bla de más de cua­tro– a bus­car­se la vi­da en una Ve­ne­zue­la en­ton­ces ri­ca por el pe­tró­leo y que re­que­ría y exi­gía mano de obra ex­tran­je­ra. Ve­ne­zue­la era en­ton­ces un imán para in­mi­gran­tes, y no so­la­men­te co­lom­bia­nos. Hoy Co­lom­bia no es un imán para na­die. Pe­ro Ve­ne­zue­la ha de­ja­do de ser­lo, y ade­más, tam­bién por pri­me­ra vez en su his­to­ria, la que siem­pre fue tie­rra de aco­gi­da se ha con­ver­ti­do en lo con­tra­rio: un po­lo de re­cha­zo. Ex­pul­sa ve­ne­zo­la­nos (y de pa­sa­da de­vuel­ve co­lom­bia­nos) que no so­lo vie­nen a que­dar­se aquí sino a se­guir ca­mino rum­bo a otros paí­ses de Amé­ri­ca del Sur me­nos in­hós­pi­tos.

Ya su­man más de cua­tro mi­llo­nes (aun­que el go­bierno ve­ne­zo­lano, que nie­ga el fe­nó­meno, se abs­tie­ne de dar ci­fras).

Y es una co­sa tal vez nun­ca vis­ta, un país que así se va­cía de sus gen­tes sin que ha­ya gue­rra ni ca­ta­clis­mo na­tu­ral: por la sim­ple inep­ti­tud de sus go­ber­nan­tes.

Puen­te In­ter­na­cio­nal Si­món Bo­lí­var

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.