So­por i pi­ro­pos

Arcadia - - EDITORIAL - Por Nicolás Mo­ra­les

Yo con­si­de­ro que la ex­po­si­ción de Ma­ría Isa­bel Rue­da Gen­te del agua (Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Cartagena) es uno de los in­ten­tos me­jor lo­gra­dos de de­vol­ver­nos lo que Mar­ta Tra­ba lla­mó la “con­fluen­cia del otro”. Es­ta ex­po­si­ción pre­sen­ta un in­só­li­to

en­cuen­tro en­tre el ar­te, nues­tro mundo y los efec­tos de lo po­lí­ti­co. Si el cé­le­bre ar­tis­ta Ro­bert Raus­chen­berg plan­teó de forma ex­tra­or­di­na­ria la vía, Rue­da ha lo­gra­do ha­cer­la con­tem­po­rá­nea, aprehen­si­ble, es de­cir: ac­tual. Es pues, mis que­ri­dos lectores, un mo­men­to in­men­so.

Di­sec­cio­ne­mos el asun­to. A tra­vés de im­pac­tan­tes fo­to­gra­fías de cri­sis hu­ma­ni­ta­rias, mu­chas re­la­ti­vas a los cru­ces de fron­te­ras ma­rí­ti­mas, la ar­tis­ta cons­tru­ye lien­zos de po­de­ro­sa fac­tu­ra. Las imá­ge­nes so­bre­co­gen: pa­re­jas con ni­ños que des­em­bar­can de bo­tes a la de­ri­va, mu­je­res que deam­bu­lan por pla­yas, mu­che­dum­bres de mi­gran­tes en las fron­te­ras. Hay al­go de Bas­quiat, hay mu­cho de Tom Wes­sel­man. No es Pie­rre et Gi­lles (aun­que es­to se­ría muy fá­cil).

Por cier­to, la técnica que Ma­ría Isa­bel usa es la com­bi­ne pain­ting, que con­sis­te en in­cor­po­rar ob­je­tos pro­pia­men­te no ar­tís­ti­cos en las pin­tu­ras, co­mo lo ha­cía Raus­chen­berg. Des­de ha­ce días que­ría de­cir­lo, pues mu­chos me­dios su­per­fi­cial­men­te ha­bla­ron de co­lla­ge, lo que es un exa­brup­to. Rue­da to­ma es­te ca­mino y a par­tir de una foto de agen­cia de pren­sa lo­gra un de­li­ca­dí­si­mo mo­men­to, ins­pi­ra­do, en mi opinión, en la cru­da reali­dad y en to­do un es­tu­dio de nues­tra tradición pic­tó­ri­ca. Re­fe­ren­tes su­yos son al­gu­nos de los pin­to­res de la Es­cue­la de La Sa­ba­na, co­mo Je­sús Ma­ría Za­mo­ra o Ro­ber­to Pá­ra­mo; ve­mos tam­bién pin­ce­la­das de Mo­net y de La ca­te­dral su­mer­gi­da, aun­que para mí su in­fluen­cia más cla­ra es la de Andrés de Santa Ma­ría.

Los me­dios que cu­brie­ron la ex­po­si­ción fue­ron ob­vios. Las dos pá­gi­nas de la re­vis­ta Se­ma­na, re­léan­las, son in­su­fi­cien­tes. Las fotos de Jet-set fue­ron in­jus­tas. Y eso es de­cep­cio­nan­te, ya que para mí Gen­te del agua es la ex­po­si­ción que abre el año ar­tís­ti­co en Co­lom­bia, pe­ro su cu­bri­mien­to pri­vi­le­gió el en­fo­que po­bre de club so­cial. Me de­ses­pe­ró la su­per­fi­cia­li­dad con la que en la ra­dio y en al­gu­nos blogs pon­de­ra­ron la ma­du­rez de una mu­jer que, hoy por hoy, se con­vier­te en un per­so­na­je com­ple­to, pro­fun­do, mu­cho más allá de su pa­pel ya clá­si­co

de mu­jer pú­bli­ca. Una in­te­lec­tual de la es­té­ti­ca, una Alain Fin­kiel­kraut, pe­ro ar­tis­ta (pues re­cuer­den que tam­bién es crí­ti­ca de ci­ne).

Es di­cien­te el si­len­cio cóm­pli­ce de opi­na­do­res que sue­len ser bue­nos ob­ser­va­do­res del mo­men­to ar­tís­ti­co. Ha­blo de Lu­cas Os­pi­na, Jo­sé Ro­ca o Ha­lim Ba­da­wi, quie­nes nos ha­brían apor­ta­do al­gu­nas re­fle­xio­nes de ma­yor va­lor, pe­ro que qui­zá ca­llan por aco­mo­da­dos. Al res­pec­to, res­ca­to el co­men­ta­rio de uno de los po­cos crí­ti­cos que de­ci­dió abor­dar con va­len­tía el tra­ba­jo de Rue­da, el crí­ti­co Víc­tor Al­ba­rra­cín: “La obra plás­ti­ca de Ma­ría Isa­bel Rue­da es una fiel tras­po­si­ción de su ima­gi­na­rio po­lí­ti­co, un ejercicio in­can­sa­ble en el que la tra­ge­dia de los otros se apro­pia, para in­ser­tar­se pu­ra e in­do­lo­ra en la co­mo­di­dad de nues­tros ho­ga­res”.

Di­ce la ar­tis­ta en al­gu­na de las en­tre­vis­tas sobre el asun­to de los mi­gran­tes: “Es tan­ta la im­po­ten­cia que uno sien­te, que pin­tar al­re­de­dor de es­te te­ma me ha traí­do un gran desaho­go” (Se­ma­na, 20 de enero de 2018). Es­to no es po­co. Para mí, es el cen­tro del asun­to. Si el pe­rio­dis­mo le ha da­do du­re­za, si en sus opi­nio­nes y co­lum­nas pa­re­cie­ra que no hay ca­bi­da para la mi­ra­da de los que su­fren, y si cree­mos es­tar an­te una pe­rio­dis­ta de de­re­chas –blin­da­da e in­sen­si­ble, du­ra–, su obra des­mon­ta es­te ima­gi­na­rio y nos ins­ta­la en la com­po­si­ción de la de­sola­ción. Con al­gu­na pro­ba­bi­li­dad, el es­pec­ta­dor se ve­rá con­du­ci­do por el ca­mino más no­ble del ar­te: la so­li­da­ri­dad con las víc­ti­mas del po­der. Es­ta es, re­cor­de­mos, la can­te­ra de los ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos que hoy son ca­nó­ni­cos en Co­lom­bia: Do­ris Sal­ce­do, Bea­triz Gon­zá­lez, Juan Ma­nuel Echa­va­rría y Omar Gor­di­llo.

Álvaro Gó­mez Hur­ta­do, men­tor de la ar­tis­ta en lo pe­rio­dís­ti­co, di­bu­ja­ba ca­ba­llos (con no­ble­za, por cier­to). Y Ma­ría Isa­bel Rue­da lo­gra su­pe­rar­lo. Me­dian­te sus óleos fo­to­grá­fi­cos, Rue­da le con­fie­re be­lle­za a es­te mundo pér­fi­do e in­do­len­te en que vi­vi­mos. Es un mundo que ella co­no­ce bien, cier­ta­men­te, pe­ro que en la pin­tu­ra, a di­fe­ren­cia de su ejercicio de pe­rio­dis­mo, la mues­tra frá­gil, sen­si­ble, hu­ma­na, de­ma­sia­do hu­ma­na. ¿Aca­so no es ex­tra­or­di­na­rio es­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.