Agen­da pro­pia

Arcadia - - EDITORIAL -

En Co­lom­bia, el go­bierno y el Es­ta­do han es­ta­do por tan­to tiem­po tan va­ra­dos en lo re­la­ti­vo a la cul­tu­ra –nun­ca hay el pre­su­pues­to su­fi­cien­te, nun­ca ve­mos la vo­lun­tad ne­ce­sa­ria– que hoy po­cos de quie­nes de ver­dad se in­tere­san por que es­ta pros­pe­re es­pe­ran que los ac­tua­les can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia ten­gan una visión cla­ra y di­fe­ren­cia­da de lo que ne­ce­si­ta el sec­tor, o pro­pues­tas au­da­ces y di­ver­gen­tes que rom­pan la iner­cia que lo do­mi­na. Ya pa­sa­ron las elec­cio­nes al Con­gre­so, y no mu­chos se pre­gun­ta­ron si la cul­tu­ra se aso­mó en los dis­cur­sos de los 2739 po­lí­ti­cos co­lom­bia­nos que apa­re­cie­ron en los tar­je­to­nes el pa­sa­do do­min­go 11 de mar­zo. Se­gún el por­tal La Si­lla Va­cía, so­lo tres de ellos pro­ve­nían de la “cul­tu­ra o ar­tes” y ape­nas cin­co de la “aca­de­mia”.

En el ca­so de la Pre­si­den­cia, cu­ya cam­pa­ña aho­ra sí arran­có, nin­guno de los pos­tu­la­dos vie­ne de la cul­tu­ra. Es­to no sor­pren­de y tam­po­co de­be­ría ser un im­pe­di­men­to pa­ra que ha­bla­ran de ella, pa­ra que bus­ca­ran se­ria­men­te abor­dar­la. Pe­ro el pro­ble­ma, una vez más, es que no lo es­tán ha­cien­do y pro­ba­ble­men­te tam­po­co lo ha­rán en de­ma­sía. Co­mo siem­pre, al­gu­nos da­rán ex­pli­ca­cio­nes ar­gu­yen­do que en Co­lom­bia “en es­te mo­men­to hay co­sas más im­por­tan­tes”. ¿Pe­ro cuán­do no las hu­bo? ¿Y de ver­dad siem­pre ha­brá co­sas más im­por­tan­tes que la cul­tu­ra? ¿No po­dría pen­sar­se que la cul­tu­ra for­ma par­te de aque­llos fac­to­res esen­cia­les que es­cul­pen a una so­cie­dad, su men­ta­li­dad y su emo­cio­na­li­dad? ¿No de­be­ría­mos, si­quie­ra en una opor­tu­ni­dad, abrir la puer­ta pa­ra que la cul­tu­ra en­tre por una so­la vez de pri­me­ra en las agen­das gu­ber­na­men­ta­les, es­ta­ta­les y, tam­bién, de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción? Pre­gun­tas de ilu­sos, es­tá cla­ro, que so­lo po­cos es­cu­cha­rán.

Mien­tras tan­to, co­mo ca­da cua­tro años, con la ca­rre­ra a la Ca­sa de Na­ri­ño tam­bién arran­ca aho­ra la ca­rre­ra de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to y de las ge­ne­ra­li­da­des en lo que tie­ne que ver con la cul­tu­ra. Los can­di­da­tos, qui­zá ver­gon­zan­tes de su des­co­no­ci­mien­to, eva­den con­flic­tos –co­mo si la cul­tu­ra no die­ra pa­ra de­ba­tir– y ter­mi­nan can­tan­do to­dos la mis­ma can­ción. Ger­mán Var­gas Lle­ras, que pre­sen­tó su “pro­pues­ta cul­tu­ral” jun­to a un acor­deo­ne­ro en Va­lle­du­par, anun­ció que uno de sus ob­je­ti­vos “es que es­te sec­tor y las ar­tes for­men par­te de la vi­da co­ti­dia­na de los co­lom­bia­nos”. Iván Du­que, a quien se le re­co­no­ce mos­trar in­te­rés por la de­no­mi­na­da “eco­no­mía na­ran­ja”, pro­po­ne abrir cen­tros de en­cuen­tro pa­ra jó­ve­nes, ex­pan­dir pro­gra­mas mu­si­ca­les, usar las re­des so­cia­les pa­ra “la di­se­mi­na­ción de con­te­ni­dos lo­ca­les” y otros cin­co puntos igual­men­te pá­li­dos. Hum­ber­to de la Ca­lle, por su par­te, opi­na lo pre­vi­si­ble: que la paz de­be en­con­trar más es­pa­cio en el mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. Y aun­que Gustavo Pe­tro y, en es­pe­cial, Sergio Fa­jar­do se dis­tin­guen por su anun­cio pro­gra­má­ti­co de dar­les prio­ri­dad a la edu­ca­ción y a la cul­tu­ra –el exal­cal­de de Me­de­llín pro­po­ne in­clu­so una in­ver­sión de 10 % de las re­ga­lías en tec­no­lo­gía y cul­tu­ra–, am­bos se que­dan en lo ge­ne­ral y al fi­nal no pro­po­nen na­da ver­da­de­ra­men­te in­tere­san­te.

Al es­tar tan au­sen­te la cul­tu­ra en el de­ba­te pre­si­den­cial –y en las pre­gun­tas que los pe­rio­dis­tas a dia­rio les ha­ce­mos a los can­di­da­tos–, la puer­ta pa­ra lo­grar un cam­bio, de nue­vo, pa­re­ce ce­rrar­se: ¿Qué quie­ren de­cir nues­tros lí­de­res po­lí­ti­cos cuan­do pro­nun­cian la pa­la­bra “cul­tu­ra”? ¿Por qué les cues­ta tan­to di­ver­gir, plan­tear po­lí­ti­cas cla­ras, de­ta­lla­das y dis­tin­tas, y así dar­le a la ciu­da­da­nía la opor­tu­ni­dad de ele­gir con ba­se en la cul­tu­ra? ¿Por qué no nos di­cen con­cre­ta­men­te ha­cia dón­de quie­ren lle­var al sec­tor y a sus cien­tos de mi­les de re­pre­sen­tan­tes?

Es di­fí­cil sa­ber si aquí el pro­ble­ma es que la éli­te po­lí­ti­ca se ha que­da­do sin ideas pa­ra la cul­tu­ra o si lo que su­ce­de, más bien, es que a sus in­te­gran­tes no les preo­cu­pa te­ner­las. “Eso no es lo que la gen­te quie­re”, bien po­drían es­tar so­plan­do a los oí­dos de los can­di­da­tos los ase­so­res, que sue­len lle­gar a las cam­pa­ñas a bus­car vo­tos a co­mo dé lu­gar, a en­lo­dar al ad­ver­sa­rio y a po­ner a her­vir los áni­mos de la po­bla­ción. Pe­ro no de­be­ría ol­vi­dar­se que en tiem­pos de elec­cio­nes se tra­ta no so­la­men­te de lo que los ciu­da­da­nos quie­ran, sino tam­bién de lo que los lí­de­res ten­gan por de­cir y real­men­te quie­ran ha­cer. Al ca­re­cer de un plan, es­tos ja­más po­drán po­ner a la cul­tu­ra co­mo prio­ri­dad y siem­pre se que­da­rán cor­tos. El in­su­fi­cien­te ba­lan­ce del go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos en lo cul­tu­ral –sin ig­no­rar la im­por­tan­cia de su só­li­da y muy efec­ti­va po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra el ci­ne, pa­ra la lec­tu­ra y pa­ra el es­pec­tácu­lo– de­be­ría ser una alar­ma.

An­te to­do es­to, uno po­dría sen­tir­se frus­tra­do has­ta 2022, desean­do vi­vir en un lu­gar en que es­tos en­ten­die­ran el poder de la cul­tu­ra pa­ra cons­truir iden­ti­dad y crear ideas. Pe­ro es inú­til. De la amar­gu­ra y la inac­ción no sur­gi­rán las so­lu­cio­nes pa­ra el sec­tor. Lo ha­rán, más bien, si en el tiem­po que se ave­ci­na po­ne­mos el de­do en quie­nes de una u otra for­ma, in­di­vi­duos e ins­ti­tu­cio­nes, te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de ve­lar por la cul­tu­ra en Co­lom­bia y apor­tar a ella. Que la éli­te po­lí­ti­ca de­ci­da aban­do­nar­la tie­ne una con­se­cuen­cia pa­ra los ciu­da­da­nos que es­tán al margen del poder po­lí­ti­co: los ha­ce los due­ños de la agen­da cul­tu­ral, no la de las pro­me­sas, sino la del día a día, la más real de to­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.