OTRA CON­TRO­VER­SIA, NO ES­TA

Arcadia - - NOTICIAS -

DES­DE EL PA­SA­DO pri­me­ro de fe­bre­ro los me­dios na­cio­na­les ha­blan de la no­ti­cia de la elec­ción del nue­vo rec­tor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. El cu­bri­mien­to ha si­do so­bre la for­ma­ción aca­dé­mi­ca y el per­fil la­bo­ral de los can­di­da­tos: on­ce pos­tu­la­dos, per­so­nas con maes­trías y doc­to­ra­dos; hu­ma­nis­tas y cien­tí­fi­cos de­di­ca­dos a la aca­de­mia y al sec­tor pú­bli­co, con co­no­ci­mien­to en so­cio­lo­gía, eco­no­mía, física o enfermería; nue­ve hom­bres y dos mu­je­res con ca­pa­ci­da­des y pro­pues­tas pa­ra to­mar las rien­das de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca más gran­de del país.

Al­gu­nos me­dios com­par­tie­ron en sus por­ta­les in­for­ma­ción ge­ne­ral so­bre los op­cio­na­dos al puesto de Ig­na­cio Man­ti­lla, ac­tual rec­tor. Otros co­mo Vi­ce, W Ra­dio y Las 2 Ori­llas ha­bla­ron so­bre Fa­bián Sa­na­bria, des­ta­cán­do­lo por­que, en ca­so de ga­nar, se­ría el pri­mer rec­tor de la Na­cio­nal abier­ta­men­te gay. El Es­pec­ta­dor y La Si­lla Va­cía co­mu­ni­ca­ron so­bre otros can­di­da­tos, co­mo Her­nán Cár­de­nas, her­mano del mi­nis­tro de Ha­cien­da, y Dolly Mon­to­ya, mu­jer y cien­tí­fi­ca (so­bre ella Las 2 Ori­llas com­par­tió una no­ta ciudadana).

Di­cho es­to, va­le la pe­na ha­cer al­gu­nas pre­gun­tas: ¿Por qué ha­cer de la orien­ta­ción se­xual de Sa­na­bria la no­ti­cia, en vez de re­sal­tar las ca­pa­ci­da­des de ca­da uno de los as­pi­ran­tes? ¿Por qué los me­dios apues­tan a cau­ti­var al lec­tor des­ta­can­do lo que pa­re­ce ex­tra­ño, “anor­mal”: lo gay, el poder y ri­que­za, la apa­ren­te ex­tra­ñe­za en el he­cho de que una mu­jer sea cien­tí­fi­ca? ¿Y por qué el cu­bri­mien­to so­bre la elec­ción de una pla­za co­mo es­ta no re­sal­ta los re­tos y la im­por­tan­cia que con­lle­va ser rec­tor de la Na­cio­nal?

Pe­se a que el cu­bri­mien­to de es­ta co­yun­tu­ra ha si­do in­su­fi­cien­te, te­ner la po­si­bi­li­dad de al­can­zar el car­go y de­cir pú­bli­ca­men­te que se es ho­mo­se­xual es al­go im­pen­sa­ble ha­ce diez años. Qui­zá den­tro de otros diez años la di­ver­si­dad se­xual se nor­ma­li­ce en nues­tra so­cie­dad, a tal pun­to que el de­ba­te se cen­tre en las ne­ce­si­da­des de la edu­ca­ción pú­bli­ca y no en cues­tio­nes ín­ti­mas y, en es­te ca­so, irre­le­van­tes. No hay ex­cu­sa pa­ra que es­ta uni­ver­si­dad, cu­yo cam­pus al­ber­ga ca­si a 50.000 es­tu­dian­tes, que­de re­le­ga­da in­clu­so en la agen­da me­diá­ti­ca. Que un nue­vo rec­tor li­de­re las me­jo­ras en in­fra­es­truc­tu­ra, ca­li­dad in­ves­ti­ga­ti­va y re­cu­pe­re la cre­di­bi­li­dad de la ins­ti­tu­ción de­be­ría ser la con­tro­ver­sia en la agen­da de los me­dios. No otra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.