CHAR­LOT, NUES­TRO CON­TEM­PO­RÁ­NEO

El próximo 17 de abril se pre­sen­ta­rán seis de clá­si­cos del ge­nio del ci­ne mu­do en las sa­las de Ci­ne Co­lom­bia de to­do el país.

Arcadia - - OPINIÓN - San­dro Ro­me­ro Rey * Bo­go­tá *Es­cri­tor, do­cen­te, rea­li­za­dor. Au­tor de Gé­ne­ro y des­tino (U. Dis­tri­tal, 2017)

En 1959 se lan­zó en las pan­ta­llas del mun­do un pro­gra­ma con pe­lí­cu­las si­len­tes ti­tu­la­do en es­pa­ñol Revista Cha­plin, en el que se pre­ten­día “re­su­ci­tar” la ima­gen de un per­so­na­je que pa­re­cía ol­vi­da­do. Es­te es­pa­cio –com­pues­to por los tí­tu­los Vi­da de pe­rros, Ar­mas al hom­bro y El pe­re­grino– con­fir­mó que la pre­ten­di­da muer­te del hé­roe del ci­ne mu­do era ape­nas una le­yen­da. Po­cas bes­tias de la ac­tua­ción pu­die­ron tras­cen­der las vi­ci­si­tu­des del tea­tro in­glés de va­rie­da­des y pa­sar triun­fal­men­te al na­ci­mien­to del ci­ne en Es­ta­dos Uni­dos e in­ven­tar­se un per­so­na­je de la pan­ta­lla com­bi­nan­do las la­bo­res de pro­duc­tor, di­rec­tor, com­po­si­tor y guio­nis­ta. Char­les Spen­cer Cha­plin, na­ci­do en las peo­res con­di­cio­nes so­cia­les del East End lon­di­nen­se en 1889, ter­mi­na­ría con­vir­tién­do­se en uno de los sím­bo­los esen­cia­les del lla­ma­do “sép­ti­mo ar­te”, re­co­no­ci­do en to­das las pan­ta­llas de un pla­ne­ta ca­da vez más bre­ve. Así co­mo los jó­ve­nes de los años se­sen­ta se pe­lea­ban en la ba­ta­lla The Beatles vs. The Ro­lling Sto­nes, los aman­tes de la comedia nor­te­ame­ri­ca­na de los años vein­te to­ma­ban par­ti­da por Char­lot o Bus­ter Kea­ton, hé­roes ab­so­lu­tos de las car­ca­ja­das en blan­co y ne­gro, de la di­cha a 16 cua­dros por segundo. El com­ba­te ter­mi­na­ría en ta­blas.

Atra­ve­san­do su pri­me­ra edad dorada, se fun­da­ron com­pa­ñías que se con­so­li­da­ron gra­cias a su nom­bre (Keys­to­ne, Es­sa­nay, Mu­tual); su fi­gu­ra fue con­fi­gu­rán­do­se no so­lo den­tro de sus inimi­ta­bles nú­me­ros de tor­pe­zas so­bre­na­tu­ra­les, co­no­ci­das en el len­gua­je ac­to­ral co­mo el slaps­tick. El per­so­na­je de Char­lot tam­bién ter­mi­na­ría sien­do un pa­ra­dig­ma y un sím­bo­lo, hijo úni­co del me­lo­dra­ma y la comedia, de la ri­sa y el llan­to, de la pro­tes­ta y la ce­le­bra­ción. El chico o, so­bre to­do, Lu­ces de la ciu­dad fue­ron pe­lí­cu­las de lar­go alien­to en que el rol del va­ga­bun­do com­bi­na­ba sin pro­ble­mas el do­lor de un des­em­plea­do con la fe­li­ci­dad de los gol­pes. Una men­di­ga cie­ga po­día ser la mu­sa de un ser in­sig­ni­fi­can­te, de bi­go­ti­to y pan­ta­lo­nes bom­ba­chos, de bom­bín y bas­tón, hé­roe de los des­po­seí­dos y cóm­pli­ce de los po­de­ro­sos, así to­dos es­tu­vie­ran bo­rra­chos o des­pe­cha­dos. La pri­me­ra mitad del si­glo XX le re­ser­vó un pe­des­tal in­cues­tio­na­ble a Cha­plin, jun­to al ge­nio de Grif­fith y Gre­ta Gar­bo, de Ei­sens­tein y Hitch­cock. Cuan­do el ci­ne apren­dió a ha­blar, ini­cian­do los años trein­ta, sus lar­go­me­tra­jes si­guie­ron rei­nan­do en si­len­cio, pro­du­cien­do pe­lí­cu­las que, co­mo La qui­me­ra del oro o Tiem­pos mo­der­nos, po­seían la con­tun­den­cia de un ac­tor que se echa­ba la his­to­ria al hom­bro y con su his­trio­nis­mo sos­te­nía los tem­plos de la fe­li­ci­dad. No ha­bía pa­la­bras pa­ra des­cri­bir­lo.

Su his­to­ria per­so­nal y su pro­vo­ca­ción po­lí­ti­ca se con­ver­ti­rían en las dos po­de­ro­sas tram­pas que el es­ta­blish­ment mo­ra­lis­ta de la in­dus­tria del ci­ne le pu­sie­se en fren­te pa­ra si­len­ciar­lo. No obs­tan­te, Cha­plin sa­ca­ría fuer­zas de su pri­me­ra ma­du­rez pa­ra pro­du­cir pe­lí­cu­las mi­li­tan­tes co­mo El gran dic­ta­dor (don­de com­bi­nó ge­nial­men­te el rol de Hitler con el de un po­bre bar­be­ro ju­dío, le­jano pa­rien­te de su va­ga­bun­do), o can­tos del cis­ne al ofi­cio del ac­tor tea­tral, jun­to con su vie­jo co­le­ga Bus­ter Kea­ton, en la inimi­ta­ble Can­di­le­jas. Los úl­ti­mos años de su vi­da, en el exi­lio eu­ro­peo, le ser­vi­rían pa­ra acre­cen­tar sus bro­mas ha­cia “Amé­ri­ca”, con Un rey en New York, en la que el hu­mor ne­gro li­mi­ta con la apo­lo­gía del de­li­to, en las en­tra­ñas de Mon­sieur Ver­doux, o su via­je a los te­rri­to­rios del co­lor, de la mano de Sop­hia Lo­ren y Mar­lon Bran­do en La con­de­sa de Hong Kong. A pe­sar de sus ries­gos, de su me­ga­lo­ma­nía, de su cu­rio­sa pe­dofi­lia o de su des­ver­gon­za­do es­pí­ri­tu con­tes­ta­ta­rio, Cha­plin su­po triun­far y, a pe­sar de su len­to si­len­cio, el de su en­cie­rro en las mon­ta­ñas de Sui­za, su­po re­ci­bir su re­com­pen­sa y ser co­ro­na­do en 1972 con un Ós­car ho­no­ra­rio, con el que Holly­wood le pi­dió dis­cul­pas de pie y lo lle­nó de glo­rias. Cin­co años des­pués, mo­ri­ría en su man­sión de Cur­sier­sur-ve­vey.

UN JUE­GO QUE NUN­CA HA CE­SA­DO

Los años han pa­sa­do, y exis­te la cu­rio­sa sos­pe­cha de que su nom­bre, co­mo su­ce­dió en 1959, pa­re­cie­ra per­der­se en los la­be­rin­tos in­fi­ni­tos de la so­bre­do­sis au­dio­vi­sual. Sus pe­lí­cu­las, sin em­bar­go, se han man­te­ni­do, a tra­vés de las re­des, de in­ter­net, del vi­deo ca­se­ro. Pa­ra com­ple­tar su per­sis­ten­cia, Cha­plin es pro­ta­go­nis­ta de un nue­vo pro­di­gio: uno de los gran­des triun­fos del si­glo XXI es el de la res­tau­ra­ción di­gi­tal del ci­ne. Y a los gran­des maes­tros, co­mo a los tí­tu­los im­pres­cin­di­bles, hay que vol­ver­los a vi­si­tar en la os­cu­ri­dad y fren­te a la gi­gan­te pan­ta­lla de pla­ta.

Po­co a po­co, ese pri­vi­le­gio se ha ido con­so­li­dan­do. Pa­ra 2018 se cuen­ta con seis pro­gra­mas con los cua­les se pue­de en­ten­der la pe­ren­ne ge­nia­li­dad del au­tor in­glés. Una mu­jer de París (su me­lo­dra­ma, aplau­di­do por Lu­bitsch o Scor­se­se co­mo un tí­tu­lo ejem­plar, así Char­lot no cru­ce por sus en­cua­dres), Un rey en Nue­va York (la pa­ro­dia so­no­ra a unos Es­ta­dos Uni­dos far­ses­cos, don­de el ver­bo se ha­ce gag), Mon­sieur Ver­doux (tra­ve­su­ra, al pa­re­cer, idea­da por Or­son We­lles, don­de el no­ble va­ga­bun­do se con­vier­te en un sim­pá­ti­co ase­sino), El gran dic­ta­dor (la pa­ro­dia que no ce­sa), Revista Cha­plin (tres pie­zas per­fec­tas de bre­ve me­tra­je y lar­go alien­to) o Can­di­le­jas (la ce­le­bra­ción de un ofi­cio, la muer­te fe­liz del gran tea­tro del mun­do), to­dos a una, se en­cuen­tran en las sa­las de ci­ne pa­ra de­lei­te de los nue­vos es­pec­ta­do­res que na­cen y rein­ven­tan un jue­go que nun­ca “pa­sa de mo­da”, por­que sim­ple­men­te nun­ca se ha ido.

El crí­ti­co po­la­co Jan Kott es­cri­bió en 1964 que Sha­kes­pea­re se­guía sien­do nues­tro con­tem­po­rá­neo. El nue­vo mi­le­nio se ha ins­ta­la­do en nues­tros pa­sos y lo mis­mo se pue­de de­cir del ci­ne de Char­lie Cha­plin: su hu­mor, su ter­nu­ra, su des­par­pa­jo, su do­lor y su di­cha le per­te­ne­cen aún a to­da la hu­ma­ni­dad por­que, pa­ra tras­cen­der, so­lo se ne­ce­si­ta con­quis­tar lo im­po­si­ble. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.