El mu­seo co­mo es­pe­jo

En el pa­be­llón 20 de Cor­fe­rias, en un área de 1200 me­tros cua­dra­dos, se cons­trui­rá una ré­pli­ca del Mu­seo Na­cio­nal de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca, que abri­rá sus puer­tas en 2020. Co­mo una es­pe­cie de la­bo­ra­to­rio, la ex­po­si­ción pon­drá a prue­ba pú­bli­ca­men­te, por pri

Arcadia - - HISTORIA - Mau­ri­cio Bui­les* Bo­go­tá

Co­rría la épo­ca de com­ba­tes y ma­sa­cres en el Ba­jo Atra­to Cho­coano. Prin­ci­pios de mi­le­nio. Una co­mi­ti­va de de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos vi­si­tó Ji­gua­mian­dó y Cur­va­ra­dó pa­ra cons­ta­tar cuán­tas fa­mi­lias ha­bían te­ni­do que des­pla­zar­se. Mien­tras ca­mi­na­ban, vie­ron lo que pa­re­cía ser una ca­sa de ma­de­ra en me­dio de la ma­le­za. De­ci­die­ron lle­gar has­ta ella y to­car a la puer­ta. Na­die con­tes­tó. Se aso­ma­ron por una de las ven­ta­nas y vie­ron una hi­le­ra de uten­si­lios de co­ci­na col­ga­dos en las pa­re­des. Ca­si to­dos es­ta­ban per­fo­ra­dos por pro­yec­til es. vie­ron al­gu­nas mu­ñe­cas su­cias ti­ra­das en el pi­so y restos bé­li­cos so­bre una me­sa. Al­gu­nas pa­re­des tam­bién es­ta­ban per­fo­ra­das. Más que una ca­sa aban­do­na­da, el lu­gar pa­re­cía una me­tá­fo­ra de la gue­rra cho­coa­na que po­cos co­no­cían. Na­die su­po nun­ca si los due­ños de­ja­ron esos ob­je­tos co­mo evi­den­cia de aban­dono o de muer­te. La ima­gen pa­ra aque­llos que lle­ga­ron has­ta la ca­sa de ma­de­ra fue más una mues­tra de re­sis­ten­cia al ol­vi­do.

En par­te, esa es la in­ten­ción del Mu­seo Na­cio­nal de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca (CNMH) cuan­do, en el mar­co de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Bo­go­tá, pre­sen­te su pri­me­ra gran ex­po­si­ción, Vo­ces pa­ra trans­for­mar a Co­lom­bia. Un pa­be­llón ex­clu­si­vo pa­ra el Mu­seo y su nue­va apues­ta na­rra­ti­va por con­tar el con­flic­to ar­ma­do, la ma­ne­ra co­mo las víc­ti­mas han re­sis­ti­do a él y las ru­tas a tra­vés de las cua­les ca­da uno de no­so­tros po­de­mos con­tri­buir a cam­biar la his­to­ria pa­ra que to­dos, con nues­tras di­fe­ren­cias, por fin que­pa­mos en es­te país.

Es un re­la­to en cons­truc­ción. La gue­rra y sus me­mo­rias aún no ter­mi­nan, siguen ase­si­nan­do lí­de­res, y ese es, pre­ci­sa­men­te, el re­to del Cen­tro Na­cio­nal de Me­mo­ria His­tó­ri­ca que, por man­da­to, ha li­de­ra­do la cons­truc­ción física y so­cial del mu­seo. A di­fe­ren­cia de otras gue­rras, los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en Co­lom­bia son múl­ti­ples, a ve­ces di­fu­sos; las raí­ces son so­cia­les, eco­nó­mi­cas, ét­ni­cas, ideo­ló­gi­cas, de gé­ne­ro, y sus di­ná­mi­cas a ni­vel te­rri­to­rial, dis­tin­tas. La mis­ma de­gra­da­ción de lo que ha ocu­rri­do des­de ha­ce se­sen­ta años com­ple­ji­za el re­la­to.

En­ton­ces, ¿có­mo ha­cer pa­ra que to­dos se sien­tan iden­ti­fi­ca­dos con lo que ex­pon­drá el mu­seo? ¿Có­mo se in­te­gra, en un mis­mo es­pa­cio, el tes­ti­mo­nio de un awá de Na­ri­ño, un cam­pe­sino del Ca­ra­re, un sol­da­do víc­ti­ma de una mi­na an­ti­per­so­na, un mi­li­tan­te de la UP y un em­pre­sa­rio de Me­de­llín?

Es muy di­fí­cil que, una vez abier­tas las puer­tas, to­dos los vi­si­tan­tes sal­gan sa­tis­fe­chos. El con­flic­to ar­ma­do co­lom­biano, com­ple­jo y mu­tan­te, ha de­ja­do múl­ti­ples víc­ti­mas, pe­ro co­mo di­ce Ru­bén Cha­ba­bo, ex­di­rec­tor del Mu­seo de la Me­mo­ria de Ro­sa­rio (Ar­gen­ti­na), “su im­por­tan­cia ra­di­ca en la capacidad que ten­ga ese guion, esa na­rra­ti­va, de in­ter­pe­lar las sen­si­bi­li­da­des ador­me­ci­das ha­cien­do que quien se en­fren­te a esas imá­ge­nes y re­la­tos pue­da de­cir ‘es­to me in­cum­be’ co­mo co­lom­biano, co­mo la­ti­noa­me­ri­cano, o más exac­ta­men­te, co­mo miem­bro de la es­pe­cie hu­ma­na”.

No es una ta­rea fá­cil. El mu­seo es un puer­to de an­cla­je de to­do el tra­ba­jo in­ves­ti­ga­ti­vo y ar­chi­vís­ti­co que el CNMHHA he­cho du­ran­te diez años. Ade­más, se­rá el lu­gar que re­co­ja los ha­llaz­gos y con­tri­bu­cio­nes de la Co­mi­sión de la Ver­dad.

En los úl­ti­mos años, des­pués de dé­ca­das de si­len­cios im­pues­tos por los do­mi­nios ar­ma­dos, cen­te­na­res de per­so­nas han con­ta­do his­to­rias ín­ti­mas, han re­ve­la­do se­cre­tos a los in­ves­ti­ga­do­res del CNMH y han ma­ni­fes­ta­do lo vi­vi­do en poe­mas, obras de tea­tro, pin­tu­ras, ex­pre­sio­nes que han en­ri­que­ci­do los in­for­mes de es­cla­re­ci­mien­to. Hoy, mu­chas de ellas es­pe­ran que el mu­seo dig­ni­fi­que aún más sus vo­ces y se con­vier­ta en una opor­tu­ni­dad pa­ra re­cor­dar ex­pe­rien­cias que no ne­ce­sa­ria­men­te vi­vi­mos to­dos.

A co­mien­zos de es­te año, el CNMH y el Mu­seo Na­cio­nal rea­li­za­ron una ex­po­si­ción ti­tu­la­da En­dul­zar la pa­la­bra. El re­la­to es­ta­ba di­vi­di­do en seis mo­men­tos que da­ban cuen­ta de lo que ha sig­ni­fi­ca­do la cons­truc­ción de me­mo­ria his­tó­ri­ca pa­ra los pue­blos in­dí­ge­nas. Uno de sus pro­ta­go­nis­tas, Gil Fa­re­kat­de, lí­der del pue­blo Hui­to­to del Ama­zo­nas y quien ayu­dó en la cu­ra­du­ría y cons­truc­ción de al­gu­nas de las pie­zas, di­jo en la inau­gu­ra­ción: “To­do lo que ha­gas se tie­ne que ha­cer con el co­ra­zón frío, se tie­ne que ha­cer con el co­ra­zón dul­ce. Y se tie­ne que ha­cer con ese co­ra­zón de es­ti­ma­ción al

otro (…) Cuan­do se al­te­ra ese or­den en­ton­ces de­ci­mos que hay que en­friar la pa­la­bra, hay que en­dul­zar la pa­la­bra”. Ese po­dría ser, tam­bién, el pro­pó­si­to de un mu­seo de me­mo­ria en Co­lom­bia.

TIE­RRA, CUER­PO Y AGUA

Des­pués de más de 50 años de con­flic­to ar­ma­do, un mu­seo de la me­mo­ria es una gran apues­ta por re­fle­xio­nar so­bre nues­tro pa­sa­do vio­len­to pa­ra abrir las puer­tas a una so­cie­dad más de­mo­crá­ti­ca, ca­paz de re­sol­ver sus con­flic­tos por la vía del de­ba­te, la pa­la­bra y la pro­tes­ta so­cial. Pe­ro no siem­pre un guion des­en­ca­de­na lo que sus cu­ra­do­res so­ña­ron. Por eso, pa­ra el Mu­seo de Me­mo­ria His­tó­ri­ca de Co­lom­bia se­rá vi­tal es­ta pri­me­ra ex­po­si­ción en la fe­ria. “Nin­gún mu­seo de la me­mo­ria del mun­do ha puesto su guion ‘a con­si­de­ra­ción del pú­bli­co’ an­tes de abrir sus puer­tas de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va”, di­ce Cha­ba­bo. Por eso, lo que ocu­rra en la fe­ria es un gran la­bo­ra­to­rio pa­ra es­cu­dri­ñar y com­pren­der las dis­tin­tas lec­tu­ras que sus­ci­te en los pú­bli­cos que la re­co­rran. Quie­nes en­sam­bla­ron es­te guion quie­ren no so­lo que la gen­te en­tre y lo re­co­rra, sino so­bre to­do que se in­tere­se por las his­to­rias que te­jen los re­la­tos, se cues­tio­ne, se aver­güen­ce qui­zás por su in­di­fe­ren­cia e in­clu­so ad­quie­ra com­pro­mi­sos pa­ra que los he­chos no se re­pi­tan.

Aho­ra, ¿en qué con­sis­te la ex­po­si­ción? ¿Qué en­con­tra­rán las per­so­nas que in­gre­sen al pa­be­llón 20 de Cor­fe­rias? Los cu­ra­do­res de­ci­die­ron ha­cer­la co­mo un re­co­rri­do a tra­vés de tres gran­des me­tá­fo­ras: tie­rra, cuer­po y agua. Des­de ca­da una se na­rra el con­flic­to ar­ma­do y se res­pon­de a tres pre­gun­tas: ¿Qué le ha­ce la gue­rra al cuer­po, a la tie­rra y al agua? ¿Qué ha­cen el cuer­po, la tie­rra y el agua en la gue­rra? ¿Y có­mo tie­rra, cuer­po y agua nos cuen­tan la gue­rra si los sa­be­mos es­cu­char?

Las res­pues­tas es­tán ba­sa­das en al­gu­nos de los ca­sos in­ves­ti­ga­dos por el CNMH pa­ra la ela­bo­ra­ción de sus in­for­mes. Den­tro del pa­be­llón de 1200 me­tros cua­dra­dos, di­chas res­pues­tas es­ta­rán da­das en va­rios for­ma­tos: ilus­tra­cio­nes, tex­tos, ma­pas, fo­tos, lí­neas de tiem­po, vi­deos, his­to­rias grá­fi­cas, pai­sa­jes so­no­ros y ob­je­tos.

“No que­re­mos so­bre­car­gar con el ho­rror –di­ce, Cris­ti­na Lle­ras, una de las cu­ra­do­ras–. Gran par­te de la ex­po­si­ción es­tá ba­sa­da en las his­to­rias de per­so­nas que han he­cho co­sas in­creí­bles por bus­car otras sa­li­das a la vio­len­cia”. El mu­seo, ade­más, en los 15 días de Fe­ria ten­drá una pro­gra­ma­ción con más de cien even­tos, que in­clu­yen con­ver­sa­to­rios, con­cier­tos, obras de tea­tro, ra­dio en vi­vo, con­me­mo­ra­cio­nes y ta­lle­res pe­da­gó­gi­cos pa­ra ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes (el pro­gra­ma es­tá dis­po­ni­ble en la pá­gi­na del CNMH).

Es pro­ba­ble que la ma­yo­ría de las per­so­nas que in­gre­se a la fe­ria no es­té acos­tum­bra­da a es­te ti­po de ex­po­si­cio­nes. Es más: mu­chos de los que se acer­quen al pa­be­llón ha­rán cons­cien­cia de lo que aquí ocu­rrió (y es­tá ocu­rrien­do). Por eso es un acier­to que se ha­ga en el even­to cul­tu­ral más im­por­tan­te del país. Ca­si, de en­tra­da, el pa­be­llón de­ja­rá de ser un es­pa­cio ex­po­si­ti­vo pa­ra con­ver­tir­se en un lu­gar don­de se de­ba­ta y se for­mu­len nue­vas pre­gun­tas so­bre la vio­len­cia: Ma­ría Em­ma Wills, ase­so­ra del CNMH, di­ce que la ex­po­si­ción bus­ca que, “quie­nes la re­co­rran, se in­te­rro­guen y des­cu­bran que la me­mo­ria his­tó­ri­ca nos in­vi­ta a im­pug­nar las lec­tu­ras bi­na­rias, ma­ni­queas y sim­plis­ta de bue­nos y ma­los, y nos in­ci­ta a desa­rro­llar una mi­ra­da com­ple­ja so­bre nues­tro pa­sa­do vio­len­to, en la que los ac­to­res ar­ma­dos son ape­nas los más vi­si­bles en unos en­tra­ma­dos so­cia­les, po­lí­ti­cos y cul­tu­ra­les tu­pi­dos que in­vo­lu­cran la res­pon­sa­bi­li­dad, en di­ver­sos gra­dos, de mu­chos. En el fon­do, la ex­po­si­ción nos ha­ce la pro­pues­ta de pen­sar la gue­rra co­mo un re­fle­jo de la so­cie­dad que so­mos: a ve­ces in­do­len­te fren­te al do­lor ajeno; a ve­ces mie­do­sa y aco­rra­la­da; en otras oca­sio­nes, co­di­cio­sa e im­pú­di­ca; y por mo­men­tos, des­lum­bran­te y ejem­plar en su co­ra­je y solidaridad”.

LAS VÍC­TI­MAS, EL CEN­TRO

Es­te no es un mu­seo ex­clu­si­vo pa­ra las víc­ti­mas, pe­ro sus vo­ces, mu­chas ve­ces si­len­cia­das o ig­no­ra­das, son los pi­la­res so­bre los cua­les se ha cons­trui­do el guion. Sus tes­ti­mo­nios –que tam­bién son can­cio­nes, pin­tu­ras, ma­pas o me­ros re­la­tos– son los en­car­ga­dos de re­cor­dar­nos que, en to­da so­cie­dad que se pre­cia de de­mo­crá­ti­ca, de­be­ría exis­tir un lí­mi­te fren­te al do­lor que un ser hu­mano pue­de in­frin­gir a otro. Que aún en me­dio de un con­flic­to ar­ma­do no to­do va­le y que el su­fri­mien­to, a tra­vés de la re­si­lien­cia de las víc­ti­mas, se pue­de trans­for­mar.

Es­ta cla­se de mu­seos – co­mo lo de­mues­tran los me­mo­ria­les en Berlín o en Nom Pen en Cam­bo­ya– no son una fór­mu­la má­gi­ca pa­ra sa­nar el do­lor o ha­cer jus­ti­cia. Pe­ro, des­de el pun­to de vis­ta de la re­pa­ra­ción a las víc­ti­mas, son in­dis­pen­sa­bles. Co­mo di­ce Ru­bén Cha­ba­bo, “con­tri­bu­yen, si­quie­ra mí­ni­ma­men­te, a ha­cer más to­le­ra­ble el pre­sen­te y a me­jo­rar la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca de la so­cie­dad en que esos mu­seos es­tán ins­crip­tos”.

Y, en el ca­so co­lom­biano, en el que aún nos aho­ga­mos en tan­tas ven­gan­zas del pa­sa­do y nos cues­ta tan­to su­pe­rar los odios, el mu­seo, con su pri­me­ra gran ex­po­si­ción, ten­drá que con­mo­ver; ten­drá que ha­cer que la gen­te, en me­dio del ba­ru­llo y los es­tan­tes de una fe­ria del li­bro, se de­ten­ga, es­cu­che las vo­ces y sien­ta la ne­ce­si­dad de ha­cer al­go por trans­for­mar la reali­dad.

“Nin­gún mu­seo de la me­mo­ria del mun­do ha puesto su guion ‘a con­si­de­ra­ción del pú­bli­co’ an­tes de abrir sus puer­tas de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va”

Cons­tan­za Ra­mí­rez sos­tie­ne la ima­gen de su hijo des­apa­re­ci­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.