LE­JOS DE LO CO­TI­DIANO, CER­CA DE LO CO­NO­CI­DO

Las grie­tas Alejandra Ja­ra­mi­llo Morales Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Me­de­llín pa­ra An­tio­quia | 172 pá­gi­nas

Arcadia - - RESEÑAS - Pe­dro Car­los Le­mus

Con el tiem­po ha des­cu­bier­to que lo que más le gus­ta de via­jar es esa per­ma­nen­te con­cien­cia del de­seo, de sa­tis­fa­cer sus de­seos, con­cien­cia que pier­de en la vi­da co­ti­dia­na cuan­do le im­po­ne rit­mos, en­cuen­tros, ali­men­tos que ella no pue­de de­ci­dir con tan­to cui­da­do”, cuen­ta el na­rra­dor de “Los abra­zos” so­bre Ma­til­de, la pro­ta­go­nis­ta del cuen­to. Al­go si­mi­lar se po­dría de­cir de los per­so­na­jes de los otros cuen­tos de Las grie­tas, el li­bro de la es­cri­to­ra bo­go­ta­na Alejandra Ja­ra­mi­llo Morales, quien jun­to con Da­vid Gil y Fe­de­ri­co Vé­lez ga­nó el Con­cur­so Na­cio­nal de No­ve­la y Cuen­to de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Me­de­llín pa­ra An­tio­quia en 2017.

Las grie­tas cons­ta de nue­ve re­la­tos, y en to­dos se cuen­ta un via­je. Quien via­ja se va hu­yen­do, de ma­ne­ra cons­cien­te o no, y el des­tino, que sue­le ser un pai­sa­je de la cos­ta co­lom­bia­na, es va­ca­ción y es re­fu­gio; se bus­ca en ese otro lu­gar –le­jos de don­de trans­cu­rre la co­ti­dia­ni­dad– una res­pues­ta, una so­lu­ción, o al me­nos me­jo­res pre­gun­tas. La nue­va geo­gra­fía –un avión, un bus, la bri­sa o las olas del mar– le se­ña­la al per­so­na­je al­go nue­vo de sí, que bien pue­de ser al­go vie­jo que se en­cuen­tra al es­car­bar.

Una jo­ven es­tu­dian­te aban­do­na la ciu­dad pa­ra te­ner una vi­da más sen­ci­lla y li­bre cer­ca del mar; una mu­jer via­ja con su hi­ja de re­gre­so a la ca­sa de sus pa­dres, de don­de se fue años an­tes, cuan­do que­dó em­ba­ra­za­da; una ofi­ci­nis­ta, de va­ca­cio­nes en San­ta Mar­ta, vis­lum­bra la li­ber­tad y la po­si­bi­li­dad de un nue­vo tiem­po le­jos de su co­ti­dia­ni­dad y al ni­vel del mar: los per­so­na­jes de Las grie­tas son un ti­po de per­so­na, ca­si un es­te­reo­ti­po, y lo que pa­re­ce que­rer mos­trar­se a tra­vés de la na­rra­ción, de las in­ter­ac­cio­nes mu­chas ve­ces in­có­mo­das con otros per­so­na­jes y tam­bién des­de la so­le­dad de la re­fle­xión, es el quie­bre y la du­da en esos in­tér­pre­tes co­no­ci­dos. Lo que se le re­ve­la al per­so­na­je y re­cuer­da el lec­tor es la im­po­si­bi­li­dad de es­ca­par de la ver­dad –del de­seo y la vo­lun­tad–, que apa­re­ce irre­ba­ti­ble le­jos del en­torno co­ti­diano. El per­so­na­je se ale­ja de su con­tex­to a la vez que el lec­tor se acer­ca a es­ce­na­rios y di­le­mas co­no­ci­dos, no siem­pre efi­ca­ces en tan­to al­gu­nas tra­mas va­rían en­tre lo ano­dino, lo pre­de­ci­ble y lo so­lem­ne.

Va­rias elec­cio­nes en la pro­sa de Ja­ra­mi­llo no di­cen mu­cho, re­sul­tan po­co ilu­mi­na­do­ras o po­co crea­ti­vas (co­mo los mo­vi­mien­tos que mues­tran “un ape­ti­to vo­raz, co­mo si ese ser fue­ra ca­paz de co­mer­se el mun­do”, o un per­so­na­je que “se aso­mó con un ges­to de pru­den­cia, co­mo que­rien­do ser in­vi­si­ble”), pe­ro la de­li­ca­de­za con la que se acer­ca a los per­so­na­jes ha­ce pen­sar en la po­si­bi­li­dad de la em­pa­tía a par­tir de la na­rra­ción. En los cuen­tos que se des­ta­can se da cuen­ta del pa­so del tiem­po a tra­vés del cam­bio en los cuer­pos, se ex­plo­ran las re­la­cio­nes de com­pren­sión, ad­mi­ra­ción y ri­va­li­dad en­tre mu­je­res y se se­ña­lan ten­sio­nes en­tre cla­ses so­cia­les.

Qui­zás el cuen­to más me­mo­ra­ble sea “La ta­rea”, que abre la co­lec­ción y que na­rra la his­to­ria de una mu­jer que, por re­co­men­da­ción de un ma­mo, de­be lle­var su se­xua­li­dad al lu­gar más os­cu­ro po­si­ble pa­ra ali­viar su li­bi­do in­sa­cia­ble. El cuen­to mues­tra la re­la­ción en­tre la se­xua­li­dad fe­me­ni­na y el hom­bre in­ti­mi­da­do, pre­sen­ta a la mu­jer lu­ju­rio­sa co­mo cau­sa de te­rror, y se pre­gun­ta por la po­si­bi­li­dad del pla­cer en la ve­jez. Ja­ra­mi­llo es há­bil al plan­tear las apa­ren­tes con­tra­dic­cio­nes y ten­sio­nes eró­ti­cas, pues se­ña­la los puntos de en­cuen­tro del pla­cer y el as­co, la ex­ci­ta­ción y el fas­ti­dio, la náu­sea y la promesa de la di­cha. Fi­nal­men­te, que­da el sin­sa­bor, pues la sa­tis­fac­ción no lle­ga a tér­mino, ya sea por­que lo desea­do se es­ca­bu­lle o por­que el de­seo es inago­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.