NI PA­RAÍ­SO NI IN­FIERNO

De­ba­te - 271 pá­gi­nas

Arcadia - - CRÍTICA LIBROS - Mau­ri­cio Sáenz

En Cu­ba el tiem­po co­rre sin pri­sa, en Cu­ba to­do tie­ne dos ca­ras, Cu­ba es una di­co­to­mía om­ni­pre­sen­te y una con­tra­dic­ción cons­tan­te. Con la mis­ma con­vic­ción, al­gu­nos la lla­man pa­raí­so mien­tras otros la con­si­de­ran un in­fierno. Por eso no re­sul­ta in­con­gruen­te que es­te li­bro de 12 en­sa­yos so­bre la ex­pe­rien­cia cu­ba­na co­mien­ce en Mia­mi, ni que los tex­tos dis­cu­rran en­tre el des­con­sue­lo, la re­sig­na­ción, la ale­gría y la es­pe­ran­za.

La edi­to­ra, la periodista ar­gen­ti­na Lei­la Gue­rrie­ro, ma­te­ria­li­zó la idea de la co­lom­bia­na Andrea Mon­te­jo y la es­pa­ño­la Paula Ca­na­les, de la agen­cia li­te­ra­ria In­dent, pa­ra com­pi­lar Cu­ba en la en­cru­ci­ja­da. En­car­ga­ron las 12 his­to­rias a un gru­po di­sí­mil de au­to­res, la mitad cu­ba­nos y la mitad no, uni­dos por el co­mún de­no­mi­na­dor de te­ner una mi­ra­da muy per­so­nal a la is­la.

Pe­ro no le crea al sub­tí­tu­lo: en es­te li­bro no hay aná­li­sis po­lí­ti­co, ni hi­pó­te­sis so­bre quién re­ci­bi­rá la an­tor­cha, ni si el co­mu­nis­mo per­ma­ne­ce­rá. ape­nas apa­re­ce un in­ten­to en al­guno de los tex­tos. En al­gu­nos apa­re­cen co­mo te­lón de fon­do la vi­si­ta del pa­pa Fran­cis­co a La Ha­ba­na en sep­tiem­bre de 2015, la del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma en mar­zo de 2016 y el con­cier­to de The Ro­lling Sto­nes. Pe­ro los au­to­res ape­nas al­can­zan a con­si­de­rar la lle­ga­da de Do­nald Trump al poder y sus po­si­bles efec­tos so­bre la vi­da (y las ilu­sio­nes) de los cu­ba­nos.

Car­los Ma­nuel Álvarez re­la­ta su pri­mer via­je a Mia­mi pa­ra vi­si­tar a su pa­dre, emi­gra­do año y me­dio an­tes. No so­lo le im­pre­sio­nan las au­to­pis­tas y los malls, sino ver­lo a él, un mé­di­co repu­tado en la is­la, ga­nar­se la vi­da tum­ban­do co­cos. Su his­to­ria, y la de un beis­bo­lis­ta que de­ser­tó pa­ra ju­gar en Es­ta­dos Uni­dos –so­lo pa­ra caer en la me­lan­co­lía–, se in­ter­ca­lan en la de­silu­sión,el exi­lio y el re­torno po­si­ble pe­ro no desea­do.

Wendy Gue­rra re­cuer­da que la re­vo­lu­ción le pa­só una fuer­te fac­tu­ra a la es­té­ti­ca de las cu­ba­nas, pa­ra quie­nes ves­tir­se bien se con­vir­tió en una se­ñal de desafec­to por el pro­ce­so. Pe­ro mues­tra que, al mis­mo tiem­po, ellas se vol­ca­ron al tra­ba­jo re­vo­lu­cio­na­rio, de­ja­ron en segundo plano su rol ho­ga­re­ño, por­que “in­con­ta­bles le­yes ga­ran­ti­zan la igual­dad de la mu­jer”.aun­que al mis­mo tiem­po las cu­ba­nas prác­ti­ca­men­te no exis­ten en los al­tos ni­ve­les del poder, do­mi­na­dos por el “ma­chis­mo-le­ni­nis­mo”.

Leo­nar­do Pa­du­ra cuen­ta que siem­pre qui­so ser pe­lo­te­ro, pe­ro que su pa­sión no lo­gró su­plir su fal­ta de con­di­cio­nes. Re­la­ta có­mo el béis­bol, la quin­ta esen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, se con­vir­tió des­de fi­na­les del si­glo XIX en el sím­bo­lo del cu­ba­nis­mo in­de­pen­den­tis­ta an­ti­es­pa­ñol. Y se la­men­ta por­que esa afi­ción pa­re­ce en re­tro­ce­so en Cu­ba, nue­va­men­te por ra­zo­nes po­lí­ti­cas: el go­bierno no quie­re que los cu­ba­nos go­cen con los éxi­tos de sus de­ser­to­res en las Gran­des Li­gas. Mi­ra en­ton­ces con nos­tal­gia có­mo pro­li­fe­ran en La Ha­ba­na las ca­mi­se­tas del Real Ma­drid o del Bar­ce­lo­na, mien­tras ya ca­si na­die vis­te tra­je de beis­bo­lis­ta.

Y así, los tam­bién cu­ba­nos Iván de la Nuez,vla­di­mir Cruz y Abraham Ji­mé­nez Enoa, el chi­leno Pa­tri­cio Fernández, la co­lom­bia­na Patricia En­gel, el es­pa­ñol Mau­ri­cio Vi­cent, el me­xi­cano Ru­bén Ga­llo y los es­ta­dou­ni­den­ses Fran­cis­co Gold­man y Jon Lee An­der­son com­ple­tan es­te mo­sai­co de un país ofi­cial­men­te ateo pe­ro en­tre­ga­do a la san­te­ría, don­de ri­ge el co­mu­nis­mo pe­ro “to­do lo que se mue­ve pue­de ser un ta­xi, y to­do lo es­tá­ti­co pue­de ser un al­qui­ler”; don­de la ne­ce­si­dad de “re­sol­ver” ha con­du­ci­do a la pros­ti­tu­ción, don­de has­ta los vie­jos re­vo­lu­cio­na­rios tie­nen nie­tos en Mia­mi. Un país que de tan­to es­pe­rar la uto­pía im­po­si­ble con­quis­tó el tiem­po.

El re­sul­ta­do es un li­bro pro­fun­da­men­te in­ti­mis­ta y con­mo­ve­dor, en el que ca­da au­tor cuen­ta vi­ven­cias y pers­pec­ti­vas que des­de su mi­nu­cio­so detalle per­mi­ten co­le­gir un pa­no­ra­ma ge­ne­ral que so­bre­pa­sa los es­te­reo­ti­pos. No, la Cu­ba de es­tas pá­gi­nas no es ni pa­raí­so ni in­fierno. Es el ho­gar de un pue­blo que a pe­sar de sus di­fi­cul­ta­des si­gue sien­do or­gu­llo­so, un pue­blo que aho­ra, a un pa­so de que Raúl Cas­tro de­je por fin el poder, se en­fren­ta a un pa­no­ra­ma in­cier­to.

Cu­ba en la en­cru­ci­ja­da: 12 pers­pec­ti­vas so­bre la con­ti­nui­dad y el cam­bio Lei­la Gue­rrie­ro (edi­to­ra)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.