EL CA­SO “JIMMY”

Arcadia - - CRÍTICA CINE Y MÚSICA - Emi­lio San­mi­guel

Me ha­ce fe­liz ha­ber triun­fa­do”, le di­jo Ja­mes Le­vi­ne en 2004 a una periodista. Ha­blan­do de su fu­tu­ro ma­ni­fes­tó: “Si vi­vo lo su­fi­cien­te, me gus­ta­ría lle­gar a tra­ba­jar nue­ve me­ses al año y dis­po­ner del res­to del tiem­po pa­ra ha­cer las co­sas que me ape­tez­can”.

Na­da sa­lió co­mo pro­yec­ta­ba. Dos años des­pués, du­ran­te la ova­ción, tras una pre­sen­ta­ción con la Sin­fó­ni­ca de Bos­ton, se fue al pi­so, fue so­me­ti­do a una ci­ru­gía y su mun­do em­pe­zó a de­rrum­bar­se, su salud se de­te­rio­ró y tu­vo que re­nun­ciar a la di­rec­ción ti­tu­lar de la or­ques­ta. Por lo mis­mo se re­ti­ró de la Me­tro­po­li­tan Ope­ra de Nue­va York por dos años pa­ra re­gre­sar en 2013. Por sus con­di­cio­nes fí­si­cas li­mi­ta­dí­si­mas, se ins­ta­ló pa­ra él un com­pli­ca­do ar­ti­lu­gio que per­mi­tía el in­gre­so de su si­lla de rue­das al fo­so de la or­ques­ta que lue­go, al fi­nal, le ele­va­ba pa­ra re­ci­bir la ova­ción del au­di­to­rio. Por­que có­mo ova­cio­nan en la Met…

Co­mo la si­tua­ción era in­sos­te­ni­ble, a fi­na­les de 2016 el tea­tro anun­ció el fi­nal de su man­da­to, y le nom­bró di­rec­tor emé­ri­to. El pú­bli­co de nues­tras ciu­da­des le vio en la re­trans­mi­sión de La flau­ta má­gi­ca de Mo­zart en 2017.

El 3 de di­ciem­bre del año pa­sa­do, Le­vi­ne di­ri­gió el Ré­quiem de Ver­di y al día si­guien­te el bom­ba­zo: la Met anun­ció la can­ce­la­ción de to­dos los com­pro­mi­sos con el di­rec­tor de 74 años y su des­vin­cu­la­ción, tras 40 años, por­que lue­go de una “in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va de tres me­ses” se de­mos­tró el abu­so y aco­so se­xual a ado­les­cen­tes y jó­ve­nes ar­tis­tas du­ran­te el ex­ten­so lap­so de su vin­cu­la­ción: “La Met re­co­no­ce que Le­vi­ne abu­só de su poder, es inapro­pia­do e im­po­si­ble que con­ti­núe tra­ba­jan­do con no­so­tros”. Asun­to gra­ví­si­mo que se ven­ti­la­ba en los co­rri­llos lí­ri­cos des­de 1979.

Qué fi­nal pa­ra la ca­rre­ra de es­te nor­te­ame­ri­cano que en la dé­ca­da de los ochen­ta era el más no­ta­ble pro­te­gi­do de Her­bert von Ka­ra­jan, con quien com­par­tía las am­bi­cio­nes co­mer­cia­les de la in­dus­tria de la mú­si­ca y el “ideal su­pre­mo de la be­lle­za del so­ni­do”. “Ka­ra­jan es mi ideal”, de­cía. Aun­que se cui­da­ba de no imi­tar la po­se es­tá­ti­ca del salz­bur­gués en el po­dio, sí prac­ti­ca­ba, con bas­las tan­te éxi­to, esa ob­se­si­va bús­que­da de un re­fi­na­mien­to mu­si­cal ab­so­lu­to.

A la muer­te de Ka­ra­jan se es­pe­cu­ló que se­ría su su­ce­sor. Co­sa que no ocu­rrió. La ver­dad es que, a pe­sar de apa­ri­cio­nes en even­tos de la im­por­tan­cia del Festival de Bay­reuth y el de Salz­bur­go, su repu­tación co­mo di­rec­tor sin­fó­ni­co nun­ca lo­gró des­lum­brar a los eu­ro­peos. In­te­li­gen­te, con­so­li­dó sus cuar­te­les de in­vierno en Nue­va York lue­go de la de­pre­sión que le cau­só que los fi­lar­mó­ni­cos ber­li­ne­ses ni si­quie­ra con­si­de­ra­ran su nom­bre pa­ra el trono de Ka­ra­jan.

Con­ti­nuó allí y con inefa­ble pa­cien­cia ele­vó el ni­vel de la or­ques­ta a una ca­te­go­ría sin pre­ce­den­tes, y en un mo­men­to de es­ca­sez de ver­da­de­ras es­tre­llas de la ópe­ra se dio a la ta­rea de or­ga­ni­zar los elen­cos de su tea­tro con una in­ge­nio­sa mez­cla de vo­ces eu­ro­peas y nor­te­ame­ri­ca­nas. Sal­vo unas po­cas ex­cep­cio­nes, “los elen­cos de Le­vi­ne no po­seían las vo­ces po­ten­tí­si­mas y las co­lo­sa­les per­so­na­li­da­des que por lo ge­ne­ral se aso­cian con los di­vos de la lí­ri­ca”. Aun así, hi­zo de él mis­mo una fá­bri­ca que lle­gó a pro­veer de vo­ces a los tea­tros de Eu­ro­pa.

Así na­ció el mi­to de Jimmy, el to­do­po­de­ro­so, por cu­ya aten­ción com­pe­tían los gran­des can­tan­tes que se reunie­ron en una ga­la en Nue­va York pa­ra ce­le­brar sus 25 años al fren­te de la di­rec­ción de la ca­sa. “[Es] uno de los di­rec­to­res con quien más dis­fru­to tra­ba­jan­do, es ma­ra­vi­llo­so ver su ca­ra ri­sue­ña en el fo­so y sa­ber que dis­fru­ta, más que na­die, lo que a ti te es­tá sa­lien­do bien”, di­jo Plá­ci­do Do­min­go, por so­lo ci­tar un ca­so de esos ha­la­gos, que ya nun­ca más vol­ve­rá a oír. Por­que aho­ra, en la des­gra­cia, to­do es si­len­cio y to­das las or­ga­ni­za­cio­nes mu­si­ca­les ape­nas se li­mi­tan a avi­sar que lo han des­vin­cu­la­do de sus ac­ti­vi­da­des. Tris­te fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.