Con­tra la in­tui­ción

Arcadia - - EDITORIAL - Por San­dra Bor­da

Que el cen­tro no exis­te, que es ti­bio, que no di­ce na­da, que no asu­me po­si­cio­nes, que no es lo su­fi­cien­te­men­te arries­ga­do, que es có­mo­do, que no se com­pro­me­te con na­da ni con na­die. To­do es­to y más he oí­do des­de am­bas es­qui­nas del es­pec­tro po­lí­ti­co, des­de la de­re­cha y des­de la iz­quier­da. Cla­ro, no hay que ne­gar­lo, con mu­cha más fre­cuen­cia, vehe­men­cia y agre­si­vi­dad des­de la iz­quier­da.

Y eso su­ce­de por ra­zo­nes po­de­ro­sas: la iz­quier­da ha ocu­pa­do un lu­gar de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca muy mar­gi­nal en es­te país gra­cias a que el es­ta­ble­ci­mien­to po­lí­ti­co co­lom­biano se de­di­có a cons­truir (unas ve­ces con sus­ten­to em­pí­ri­co y otras sin él) una aso­cia­ción en­tre la iz­quier­da po­lí­ti­ca y la iz­quier­da ar­ma­da e ile­gal. Ese man­to de sos­pe­cha tu­vo a la iz­quier­da arrin­co­na­da por mu­cho tiem­po y hoy, con el fi­nal del con­flic­to con las Farc, fi­nal­men­te en­cuen­tran una do­sis de le­gi­ti­mi­dad im­por­tan­te y un es­pa­cio con­si­de­ra­ble pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca co­mo se de­be. Así las co­sas, se es­tán pe­lean­do con uñas y dien­tes es­te re­cien­te­men­te ad­qui­ri­do lu­gar pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca (y es­tán en su de­re­cho de ha­cer­lo) y su con­trin­can­te más cer­cano y ame­na­zan­te no es la de­re­cha, sino el cen­tro.

La de­re­cha es­tá muy le­jos ideo­ló­gi­ca­men­te y ade­más es­tá con­so­li­da­da co­mo fuer­za po­lí­ti­ca en es­te país. Años y años de do­mi­nio del apa­ra­to es­ta­tal le han per­mi­ti­do cons­truir un elec­to­ra­do (en oca­sio­nes clien­te­la) re­la­ti­va­men­te es­ta­ble y con un com­por­ta­mien­to elec­to­ral pre­de­ci­ble y con­tro­la­ble. La iz­quier­da sa­be que no hay mu­cho te­rreno elec­to­ral que le pue­da dispu­tar a la de­re­cha por­que allí las pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas no son fá­cil­men­te trans­for­ma­bles.

En cam­bio en el cen­tro hay po­ten­cial. Es­tá más cer­ca ideo­ló­gi­ca­men­te –en unos te­mas más que en otros–, y es ade­más una fuer­za que, co­mo la iz­quier­da, es­tá ape­nas en pro­ce­so de con­so­li­da­ción; su po­ten­cial elec­to­ral es más frá­gil, más in­de­ci­so, más trans­for­ma­ble. Por es­tas ra­zo­nes y pa­ra po­ner­lo sim­ple, es más pro­ba­ble que un vo­tan­te de cen­tro cam­bie un buen día de opi­nión, por cual­quier ra­zón, y de­ci­da mo­ver­se a la iz­quier­da a que lo ha­ga un tra­di­cio­nal elec­tor de la de­re­cha.

Por eso, y un tan­to con­tra­in­tui­ti­va­men­te, la iz­quier­da y el cen­tro tie­nen una re­la­ción de amor (por­que su­gie­ren al­gu­nos que si no se unen no lle­ga­rán a la pre­si­den­cia) y de odio (por­que son real­men­te las úni­cas dos fuer­zas po­lí­ti­cas que es­tán en con­di­cio­nes de son­sa­car­se vo­tan­tes la una a la otra) que se­rá di­fí­cil­men­te tra­mi­ta­da. Y mien­tras el cen­tro, en su in­ten­to por con­ver­tir­se en una al­ter­na­ti­va que se pone mo­ral­men­te por en­ci­ma de la po­la­ri­za­ción (aun­que la ati­za so­te­rra­da o abier­ta­men­te ca­da vez que pue­de), en­fu­re­ce a la iz­quier­da cuan­do com­pa­ra a Pe­tro con Uri­be y los pone al mis­mo ni­vel, la iz­quier­da en­cuen­tra en el ar­gu­men­to de la su­pues­ta inexis­ten­cia del cen­tro su me­jor he­rra­mien­ta pa­ra des­ca­li­fi­car­lo y des­le­gi­ti­mar­lo.

Pe­ro es pre­ci­so evi­tar tri­via­li­zar: las di­fe­ren­cias en­tre cen­tro e iz­quier­da son más pro­fun­das que los ata­ques su­per­fi­cia­les de lí­de­res y seguidores que pu­lu­lan en las re­des so­cia­les. El pro­ble­ma es que la dis­cu­sión te­má­ti­ca y de po­si­cio­nes no se pue­de dar si la iz­quier­da in­sis­te en afir­mar que el cen­tro es light y no asu­me nin­gún ti­po de po­si­ción, y el cen­tro to­ma la de­ci­sión de ca­li­fi­car a la iz­quier­da co­mo ex­tre­mis­ta. Pe­ro quie­ro ir más allá: yo no creo que de esa con­ver­sa­ción va­ya a sa­lir un acuer­do so­bre te­mas cen­tra­les por­que las di­fe­ren­cias no son pe­que­ñas y con­cier­nen al fon­do y a la for­ma. De he­cho, pre­fe­ri­ría que am­bas fuer­zas, la iz­quier­da y el cen­tro, se con­so­li­da­ran se­pa­ra­da­men­te y co­mo al­ter­na­ti­vas po­lí­ti­cas di­fe­ren­tes.

Su­pe­ra­do el con­flic­to ar­ma­do, no apre­cio el in­ten­to de echar­le le­ña al mie­do, al ex­tre­mis­mo de de­re­cha o de iz­quier­da, que obli­ga a un ban­do o el otro a ar­mar unas coa­li­cio­nes pe­ga­das con ba­bas que no van a du­rar mu­cho una vez lle­guen al poder. Yo pre­fie­ro un pa­no­ra­ma po­lí­ti­co di­ver­so que pre­sen­te al­ter­na­ti­vas de to­do ti­po, y que ca­da cual se pon­ga el re­to de cons­truir su elec­to­ra­do y re­tar a las fuer­zas po­lí­ti­cas do­mi­nan­tes, cual­quie­ra que ellas sean. Eso im­pli­ca, en­tre otras co­sas, ba­jar­se de esos es­que­mas per­so­na­lis­tas y un tan­to cau­di­llis­tas en los que han caí­do tan­to la iz­quier­da co­mo el cen­tro, y po­ner­se a tra­ba­jar en ar­mar par­ti­dos po­lí­ti­cos con pla­ta­for­mas de ver­dad. En eso, el es­ta­ble­ci­mien­to po­lí­ti­co les lle­va años luz.

Por San­dra Bor­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.