CRÍ­TI­CA

Sa­la­man­dra 346 pá­gi­nas

Arcadia - - EDITORIAL - Ca­mi­lo Ho­yos

Henry Marsh pu­bli­có An­te to­do no ha­gas da­ño tras su ju­bi­la­ción co­mo es­pe­cia­lis­ta en Neu­ro­ci­ru­gía del hos­pi­tal St. Geor­ges, en Lon­dres, lue­go de 27 años de in­ter­ven­cio­nes es­pe­cia­li­za­das. Se tra­ta, de he­cho, de uno de los mé­di­cos más re­co­no­ci­dos a ni­vel mun­dial. Po­cas co­sas re­sul­tan tan ex­tra­ñas y com­ple­jas co­mo la neu­ro­ci­ru­gía, y por ahí de­re­cho el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro en ge­ne­ral y la com­ple­ji­dad y pro­to­co­los de las in­ter­ven­cio­nes en par­ti­cu­lar. Pe­ro lo di­fu­so y os­cu­ro de una prác­ti­ca se ilu­mi­na en las pa­la­bras de Marsh gra­cias a una ca­si per­fec­ta com­bi­na­ción en­tre un es­ti­lo des­crip­ti­vo téc­ni­co y otro que ca­la de ma­ne­ra mu­cho más pro­fun­da, que es el de las emo­cio­nes que sur­gen a par­tir de esos co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos, tan­to por los lu­ga­res en don­de hur­ga co­mo por lo que im­pli­ca­rá re­unir­se des­pués con la fa­mi­lia del pa­cien­te. Gra­cias a esa con­vic­ción que pro­fe­sa: “[es­toy he­cho] de la mis­ma car­ne y de la mis­ma san­gre que mis pa­cien­tes”, y “tar­de o tem­prano aca­ba­ré pos­tra­do en una ca­ma en una aba­rro­ta­da sa­la de hos­pi­tal, te­mien­do por mi vi­da, co­mo hoy lo ha­cen ellos”, Marsh pone a nues­tro al­can­ce lo que a ve­ces úni­ca­men­te la li­te­ra­tu­ra pue­de ha­cer.

En una en­tre­vis­ta de ha­ce un par de años, Marsh con­fe­só que “Lo di­fí­cil de mi tra­ba­jo no es ope­rar. Lo com­pli­ca­do es de­ci­dir si ha­cer­lo o no.y vi­vir con las con­se­cuen­cias”. Por es­to no se tra­ta de un li­bro téc­ni­co, sino de al­go mu­cho más cer­cano a la éti­ca que a la es­pe­cia­li­dad téc­ni­ca. El tex­to se con­cen­tra en el equi­li­brio en­tre el “ne­ce­sa­rio dis­tan­cia­mien­to y la com­pa­sión, en­tre la es­pe­ran­za y el rea­lis­mo”. Y tam­bién en la del­ga­da lí­nea que se­pa­ra al ci­ru­jano del hé­roe to­do­po­de­ro­so, del vi­llano o ase­sino in­com­pe­ten­te, de ver las puer­tas del in­fierno pe­ro lo­grar de­te­ner la he­mo­rra­gia y sal­var una vi­da. Vi­vi­mos con Marsh lo que im­pli­ca to­mar la de­ci­sión de ope­rar o no a una mu­jer ma­yor con un pe­que­ño aneu­ris­ma que po­si­ble­men­te nun­ca re­pre­sen­te un pro­ble­ma en su vi­da, cuan­do la in­ter­ven­ción pue­de, en un cua­tro o cin­co por cien­to de po­si­bi­li­dad, de­jar se­cue­las fa­ta­les o cau­sar in­clu­so la muer­te.y de lo que se pue­de sen­tir du­ran­te la ope­ra­ción de­ci­di­da por la mu­jer an­te el ho­rror de vi­vir con una bom­ba de tiem­po en el ce­re­bro, cuan­do lle­ga el mo­men­to de gra­par el aneu­ris­ma con un ca­té­ter de al­ta pre­ci­sión y un mi­cros­co­pio qui­rúr­gi­co, y dar­se cuen­ta de que in­clu­so una má­qui­na de 30 mi­llo­nes de li­bras pue­de fa­llar en el mo­men­to me­nos in­di­ca­do. “Las co­sas sa­len mal úni­ca­men­te cuan­do no te las esperas”, le co­men­ta un co­le­ga a Marsh lue­go de la ope­ra­ción.

A pe­sar de que sus ca­pí­tu­los es­tán ti­tu­la­dos tras ti­pos de tu­mo­res, in­ter­ven­cio­nes o diag­nós­ti­cos, el li­bro de Marsh es so­bre to­do una obra so­bre la con­di­ción hu­ma­na. Si­túa su ex­pe­rien­cia en el cri­sol don­de se com­bi­na la ex­pe­rien­cia, la tec­no­lo­gía, el do­lor y la es­pe­ren­za, cuan­do de­be él car­gar con el pa­pel del doc­tor. Sus pá­gi­nas in­vi­tan a pen­sar en la idea de la vi­da no des­de su con­di­ción sa­gra­da por el me­ro he­cho de ser­lo, sino más bien por el bie­nes­tar que esa vi­da me­re­ce.

La es­cri­tu­ra de Marsh ha­ce las ve­ces del mi­cros­co­pio qui­rúr­gi­co con el cual in­ter­vie­ne: au­men­ta y en­san­cha los di­mi­nu­tos es­pa­cios de nues­tro ce­re­bro. Con un es­ti­lo na­rra­ti­vo que se mue­ve en­tre el hu­mor, el sus­pen­so, el dra­ma y la tra­ge­dia, Marsh nos per­mi­te ima­gi­nar un me­nin­gio­ma del ta­ma­ño de un que­so si­tuán­do­nos en ese lu­gar im­pen­sa­ble co­mo lo pue­de ser la ge­la­ti­no­sa ma­sa don­de es­tán nues­tros re­cuer­dos, pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes. Tam­bién nos ex­pli­ca por qué el ór­gano del ce­re­bro no sien­te do­lor, y que pa­ra sen­tir­lo ne­ce­si­ta­ría te­ner él mis­mo un ce­re­bro que lo or­de­na­ra. Pe­ro si de al­go se en­car­ga el li­bro es de acen­tuar la idea de com­pa­sión des­de la po­si­ción mé­di­ca, que no es otra co­sa que el re­sul­ta­do de su es­cri­tu­ra li­te­ra­ria: nos per­mi­te vi­vir en los za­pa­tos de un neu­ro­ci­ru­jano. Si de la as­tro­no­mía nos asom­bran las vas­tas dis­tan­cias y los tiem­pos im­pen­sa­bles, de la neu­ro­ci­ru­gía nos ate­rran las mí­ni­mas di­men­sio­nes. Lue­go de leer el li­bro de Marsh, no so­la­men­te lo­gra uno en­ten­der la muer­te des­de una pers­pec­ti­va mé­di­ca, sino que re­cuer­da có­mo la vi­da pue­de de­pen­der de co­sas tan pe­que­ñas.

An­te to­do no ha­gas da­ño Henry Marsh

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.