LI­BROS

Ya na­die llo­ra por mí Sergio Ra­mí­rez Al­fa­gua­ra | 356 pá­gi­nas

Arcadia - - EDITORIAL - Mar­tín Fran­co Vé­lez

El ins­pec­tor Do­lo­res Morales, un ex­gue­rri­lle­ro san­di­nis­ta que lu­chó con­tra la dic­ta­du­ra de Anas­ta­sio So­mo­za en los años se­ten­ta, mal­vi­ve aho­ra en Ma­na­gua de­di­ca­do a su mo­des­ta agen­cia de de­tec­ti­ves pri­va­dos, des­de la que des­pa­cha fú­ti­les ca­sos de in­fi­de­li­dad con­yu­gal. El ma­ras­mo de sus días es in­te­rrum­pi­do de pron­to por la lla­ma­da de Mi­guel So­to Col­me­na­res, uno de los hom­bres más ri­cos de su país, quien le en­car­ga la de­li­ca­da mi­sión de en­con­trar a su hi­jas­tra des­apa­re­ci­da. Ese es el pun­to de par­ti­da de Ya na­die llo­ra por mí, la nue­va no­ve­la del ni­ca­ra­güen­se Sergio Ra­mí­rez, ga­lar­do­na­do a fi­na­les de 2017 con el Pre­mio Cer­van­tes de Li­te­ra­tu­ra.

De ahí en ade­lan­te, em­pie­zan a des­en­ca­de­nar­se una se­rie de des­cu­bri­mien­tos que lle­va­rán al de­tec­ti­ve Morales a to­par­se con una ver­dad tan in­có­mo­da co­mo ines­pe­ra­da. Y se re­ve­lan, de pa­so, si­tua­cio­nes que pa­ra cual­quier lec­tor la­ti­noa­me­ri­cano re­sul­ta­rán de so­bra co­no­ci­das: co­rrup­ción, in­jus­ti­cia so­cial, im­pu­ni­dad y vio­len­cia, en­tre otras, en­tran en el va­ria­do me­nú que ofre­cen las pá­gi­nas de es­ta no­ve­la. Al fi­nal, los pe­li­gro­sos ha­llaz­gos de Morales pon­drán su vi­da en ries­go, y lo lle­va­rán a su­frir cam­bios que aca­ba­rán mos­trán­do­nos su pro­fun­da hu­ma­ni­dad.

En el in­ter­me­dio, van en­tran­do en el jue­go una se­rie de per­so­na­jes en­tra­ña­bles: do­ña So­fía, la agu­da ayudante de Morales; Fanny, una mu­jer ma­du­ra que tra­ba­ja en Cla­ro cer­ca a la des­ven­ci­ja­da ofi­ci­na de de­tec­ti­ves, y que es ca­si una más del gru­po; Ovi­dio, el ve­cino pe­lu­que­ro en­tro­me­ti­do; el doc­tor Car­mo­na, un gi­ne­có­lo­go con ín­fu­las de in­ves­ti­ga­dor, y el me­jor de to­dos, Lord Di­xon, ex­com­pa­ñe­ro de lu­cha de Morales ba­lea­do por si­ca­rios en la an­te­rior no­ve­la de Ra­mí­rez El cie­lo llo­ra por mí (2008). En es­ta en­tre­ga, sin em­bar­go, re­gre­sa co­mo una es­pe­cie de voz de la con­cien­cia en­tro­me­ti­da y lle­na de hu­mor ne­gro.

Por­que ese, di­gá­mos­lo, es uno de los gran­des acier­tos de Ya na­die llo­ra por mí: aun­que las si­tua­cio­nes se van vol­vien­do ca­da vez más trá­gi­cas, el lec­tor no pue­de evi­tar la son­ri­sa. Bien sea por el hu­mor ne­gro de Lord Di­xon, o por los diá­lo­gos lle­nos de in­ge­nio e iro­nía que ocu­pan pá­gi­nas en­te­ras, o, tam­bién, por el com­por­ta­mien­to errá­ti­co y tor­pe del de­tec­ti­ve Morales. Lo cier­to es que Ra­mí­rez lo­gra com­bi­nar am­bos ele­men­tos –la ri­sa y la tra­ge­dia– con la des­tre­za de un chef ex­pe­ri­men­ta­do.

No es de ex­tra­ñar que el re­cien­te pre­mio Cer­van­tes co­noz­ca a la per­fec­ción los te­mas que re­fle­jan la reali­dad de su país, y tam­bién la de mu­chos de sus ve­ci­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos; des­pués de to­do, él mis­mo se opu­so a la dic­ta­du­ra de So­mo­za en 1977 y, po­co tiem­po des­pués, ejer­ció el car­go de vi­ce­pre­si­den­te de Ni­ca­ra­gua du­ran­te los pri­me­ros años de Da­niel Or­te­ga en el poder. Así que co­no­ce de cer­ca los in­trín­gu­lis del poder. Y eso se no­ta. En cual­quier ca­so, cual­quier pa­la­bra de más que se di­ga so­bre es­ta no­ve­la es sus­cep­ti­ble, fá­cil­men­te, de con­ver­tir­se en spoi­ler; así que me­jor que sea ca­da lec­tor quien se arries­gue a des­cu­brir por sí mis­mo lo que Morales y el gran Lord Di­xon van des­en­tra­ñan­do. Al me­nos una ven­ta­ja tie­ne ase­gu­ra­da y es que, se­gu­ro, pa­sa­rá un buen ra­to le­yén­do­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.