El Mu­seo de la Me­mo­ria, en la FILBO

A pro­pó­si­to de la pe­lí­cu­la ba­sa­da en la no­ve­la grá­fi­ca Vi­rus tro­pi­cal, que se es­tre­na­rá en ma­yo, qui­si­mos ave­ri­guar quién es su au­to­ra, tan exi­to­sa co­mo re­ser­va­da, quien ade­más di­bu­ja pa­ra Ar­ca­dia to­dos los me­ses. Un ejer­ci­cio de au­to­des­cu­bri­mien­to.

Arcadia - - EDITORIAL - Glo­ria Su­sa­na Es­qui­vel* Bo­go­tá Es­cri­to­ra. Au­to­ra de Ani­ma­les del fin del mun­do

Paola, de seis años, di­bu­ja un pai­sa­je con mar y pal­me­ras. Un sol chue­co se per­fi­la so­bre el ho­ri­zon­te y un ar­coí­ris con nubes re­gor­de­tas flo­ta pa­ra­le­lo a un avión y a un del­fín. So­bre tie­rra fir­me apa­re­cen va­rias fi­gu­ras hu­ma­nas, al­gu­nas lle­van plu­mas so­bre la ca­be­za y ca­mi­se­tas que di­cen “I el pa­pa”. En el cen­tro de la com­po­si­ción apa­re­ce una fi­gu­ra arro­di­lla­da, con so­ta­na, que be­sa el sue­lo. La ni­ña es­tá ha­cien­do es­te di­bu­jo in­cen­ti­va­da por su pa­dre, quien le ha­bló de un con­cur­so lan­za­do por un dia­rio ecua­to­riano. Los ojos de Paola bri­lla­ron ape­nas le es­cu­chó de­cir que el niño que hi­cie­ra el me­jor di­bu­jo po­dría co­no­cer a Juan Pa­blo II. No es tan­to que le in­tere­se co­no­cer al pon­tí­fi­ce; le emo­cio­na la so­la idea de te­ner que pa­sar ho­ras di­bu­jan­do, com­po­nien­do un mun­do a par­tir de los tra­zos de su lá­piz.

En la es­ce­na si­guien­te de Vi­rus tro­pi­cal –la pe­lí­cu­la ani­ma­da ba­sa­da en la no­ve­la grá­fi­ca del mis­mo nom­bre, que cuen­ta la ni­ñez y ado­les­cen­cia de la di­bu­jan­te Po­wer Paola– el pa­dre reúne a su es­po­sa y a sus tres hi­jas pa­ra anun­ciar bue­nas y ma­las no­ti­cias. Pri­me­ro la ma­la, co­mo sue­le su­ce­der en esos mo­men­tos en que la ten­sión y la an­sie­dad con­su­men lu­ga­res co­ti­dia­nos – co­mo el co­me­dor fa­mi­liar– en los que pen­sa­mos que es­ta­mos a sal­vo. El pa­dre de­ja­rá Qui­to, de­ja­rá a su es­po­sa y a sus hi­jas, y se irá a vi­vir a Me­de­llín. Des­pués de va­rias pro­tes­tas y lá­gri­mas de las ni­ñas, el pa­dre anun­cia la bue­na: Paola ha ga­na­do el con­cur­so y po­drá ver al pa­pa de cer­ca. Un si­len­cio agri­dul­ce in­va­de la pan­ta­lla.

Con­ver­tir la no­ve­la grá­fi­ca en una pe­lí­cu­la fue un es­fuer­zo que lle­vó cin­co años. Po­wer Paola ya ha­bía tra­ba­ja­do en el cor­to ani­ma­do Uyu­yui (2011) con San­tia­go Cai­ce­do, ca­be­za del es­tu­dio de ani­ma­ción Tim­bo; con Adria­na García Ga­lán, en­car­ga­da de rea­li­zar la mú­si­ca de la pe­lí­cu­la; y con el guio­nis­ta y dra­ma­tur­go En­ri­que Lo­zano. El gru­po de tra­ba­jo, que tie­ne más de fa­mi­lia que de otra co­sa –San­tia­go y Adria­na son ami­gos de Paola des­de 2003, Qui­que fue su es­po­so du­ran­te nue­ve años–, fun­cio­nó con es­te pri­mer ex­pe­ri­men­to y se lan­zó a la ta­rea de adap­tar la no­ve­la grá­fi­ca, au­to­bio­grá­fi­ca, que Po­wer Paola em­pe­zó a pu­bli­car en un blog en 2007 y que lue­go fue edi­ta­da por La Si­lue­ta en 2011 (en Co­lom­bia), y pos­te­rior­men­te por Edi­to­rial Ca­ta­lo­nia (Chi­le), Edi­to­rial Co­mún (Ar­gen­ti­na) y El Fa­kir (Ecua­dor), en­tre otras. Pa­ra la di­bu­jan­te era muy im­por­tan­te poder ha­cer es­ta adap­ta­ción con un gru­po de per­so­nas en las que con­fia­ra com­ple­ta­men­te: “Ya me lo ha­bían pro­pues­to an­tes, pe­ro yo no que­ría que se me me­tie­ran al ran­cho, que me hi­cie­ran ha­cer los di­bu­jos de otra ma­ne­ra”.

La pe­lí­cu­la de­bía ser bas­tan­te fiel a la no­ve­la grá­fi­ca y no po­día per­der la ca­li­dad me­dio punk, y muy au­tén­ti­ca, que tie­nen sus his­to­rie­tas y que la han con­so­li­da­do co­mo una de las di­bu­jan­tes más in­tere­san­tes de Amé­ri­ca La­ti­na. No so­lo por­que sus di­bu­jos, que a pri­me­ra vis­ta pa­re­cen muy sen­ci­llos, es­con­den de­ta­lles que de­to­nan en el lec­tor nos­tal­gia ge­ne­ra­cio­nal, pro­fun­da em­pa­tía o una que otra ri­sa, sino por­que Po­wer Paola se ha di­bu­ja­do a ella mis­ma co­mo per­so­na­je cen­tral de las más de 40 pu­bli­ca­cio­nes que ha he­cho a lo lar­go de su ca­rre­ra, y que in­clu­yen li­bros de his­to­rie­tas, fan­zi­nes y co­la­bo­ra­cio­nes con otros di­bu­jan­tes.

Quien si­gue de cer­ca la obra de Paola pue­de tam­bién ras­trear su vi­da. La ado­les­cen­te que en Vi­rus tro­pi­cal in­ten­ta­ba na­ve­gar las tur­bu­len­tas aguas de la iden­ti­dad, y de una ciu­dad tan vio­len­ta co­mo Ca­li a fi­na­les de los años ochen­ta, se con­vier­te en To­do va a es­tar bien en una in­quie­ta jo­ven uni­ver­si­ta­ria que vi­ve en Me­de­llín, aman­te del di­bu­jo y de la sal­sa. En QP ex­plo­ra, jun­to a Qui­que, las emo­cio­nes en­con­tra­das que sur­gen den­tro de una re­la­ción de pa­re­ja que lle­va mu­chos años, mien­tras que, en al­gu­nas de las his­to­rie­tas men­sua­les que sa­len en Ar­ca­dia, apa­re­ce co­mo una mu­jer re­fle­xi­va con la mitad del pe­lo ca­no­so, que di­bu­ja las di­fe­ren­te sen­sa­cio­nes que le ge­ne­ran los li­bros que lee.

To­dos es­tos re­la­tos tie­nen en co­mún que son con­ta­dos con tal ho­nes­ti­dad que de­jan al lec­tor pre­gun­tán­do­se qué tan­to de reali­dad y qué tan­to de fic­ción tie­nen esas vi­ñe­tas que la mues­tran re­co­rrien­do las ciu­da­des que di­bu­ja, ca­si que con la mis­ma pre­ci­sión con la que di­sec­cio­na lo más ín­ti­mo, lo que la atra­vie­sa. Una pul­sión por con­tar­se, co­mo si esas his­to­rie­tas fue­ran car­tas ex­ten­sas a una ami­ga o par­te de un dia­rio ín­ti­mo. Un ejer­ci­cio im­por­tan­te, vi­tal, pa­ra Paola, quien así lo ex­pli­ca: “Yo creo que uno de los ca­mi­nos de es­tar bien en el mun­do, de es­tar có­mo­do, es em­pe­zar a na­rrar­se a uno mis­mo. Por al­go exis­te el psi­coa­ná­li­sis. Cuan­do co­ges al­go que te es­tá dan­do vuel­tas a la ca­be­za y te lo na­rrás a vos mis­ma en­tien­des mu­cho más allá de esa si­tua­ción. Eso tam­bién te ayu­da a ser más em­pá­ti­co con el otro, a sa­ber es­cu­char al otro, por­que tam­bién re­co­no­cés más fá­cil­men­te cuan­do has es­ta­do en esa si­tua­ción”.

La idea de trans­for­mar sus pro­pias ex­pe­rien­cias en una obra de ar­te au­to­bio­grá­fi­ca es al­go que le ha in­tere­sa­do a Po­wer Paola des­de sus épo­cas co­mo es­tu­dian­te en el Ins­ti­tu­to de Be­llas Ar­tes de Me­de­llín. Aun­que mu­chas ve­ces sus pin­tu­ras eran des­ca­li­fi­ca­das por te­ner re­fe­ren­tes au­to­bio­grá­fi­cos y por no ser lo su­fi­cien­te­men­te po­lí­ti­cas, Paola las de­fen­día ci­tan­do ar­tis­tas que eran re­fe­ren­tes pa­ra ella en esa épo­ca, co­mo On Ka­wa­ra o Sop­hie Ca­lle. Su amigo, el ar­tis­ta pai­sa Ju­lián Urre­go, re­co­no­ce en sus no­ve­las grá­fi­cas esa cua­li­dad plás­ti­ca im­pe­ca­ble que co­men­zó a mos­trar­se cuan­do los dos eran jó­ve­nes es­tu­dian­tes que com­par­tían el gus­to por la pintura, el ci­ne y bai­lar sal­sa: “Creo que el di­bu­jo de Paola es co­mo su mis­ma per­so­na­li­dad: un imán, te atrae, te cau­ti­va. Tie­ne una lí­nea im­pe­ca­ble. Es real y sin­ce­ro, sin de­jar de ser un di­bu­jo edu­ca­do que tie­ne aca­de­mia y to­da la prác­ti­ca de una ofi­cian­te”.

Sin em­bar­go, en la uni­ver­si­dad era fre­cuen­te que Po­wer Paola re­ci­bie­ra co­men­ta­rios so­bre có­mo su obra pa­re­cía per­te­ne­cer más al mun­do del có­mic que al mun­do del ar­te. Sus di­bu­jos, in­fluen­cia­dos por el ar­te ro­má­ni­co, pri­mi­ti­vis­ta y po­pu­lar que de­co­ra­ba la ca­sa de su in­fan­cia, eran vis­tos co­mo bo­ce­tos no aca­ba­dos, o co­mo per­te­ne­cien­tes al mun­do de la his­to­rie­ta. Co­mo re­cuer­da Paola: “Es­to me lo de­cían de ma­ne­ra pe­yo­ra­ti­va o yo lo sen­tía co­mo una ofen­sa, por­que en Co­lom­bia lo úni­co que se sa­bía de có­mic era Condorito o Cal­vin y Hob­bes”. Fue cuan­do lle­gó a Fran­cia a es­tu­diar que, gra­cias a una ve­ci­na, co­no­ció la obra de la no­ve­lis­ta grá­fi­ca Ju­lie Dou­cet: “Des­pués de leer Dia­rio de Nue­va York, en­ten­dí que lo que yo que­ría re­co­rrer fren­te a lo au­to­bio­grá­fi­co tenía que ser de la mano de la his­to­rie­ta y no de la pintura”.

En­ton­ces co­men­zó a pu­bli­car his­to­rie­tas en su blog. Pa­ra mu­chos el có­mic es un gé­ne­ro aso­cia­do a las aven­tu­ras de Tin Tin y a los su­per­hé­roes, pe­ro, en el ca­so de Po­wer Paola, lo que na­rra­ba en sus vi­ñe­tas eran sus pro­pias aven­tu­ras sen­ci­llas, co­ti­dia­nas, que le ocu­rrían en di­fe­ren­tes ciu­da­des en las que vi­vía, ha­bía vi­vi­do o que vi­si­ta­ba co­mo tu­ris­ta. El pri­mer día de sus cla­ses de in­glés en Sid­ney, una con­ver­sa­ción por las ca­lles de Bue­nos Ai­res o un dia­rio de via­je en Us­huaia son so­lo al­gu­nas de las ti­ras que co­men­za­ron a co­se­char lec­to­res y a re­ves­tir al per­so­na­je de Po­wer Paola de mis­te­rio. ¿Quién era esa mu­jer nó­ma­da que se atre­vía a di­bu­jar con tal desen­vol­tu­ra aque­llo que le pa­sa­ba? ¿Aca­so se tra­ta­ba de una su­per­hé­roe con iden­ti­dad in­cóg­ni­ta, quien es­ta­ba oxi­ge­nan­do la mas­cu­li­na es­ce­na del có­mic co­lom­biano des­de el ex­tran­je­ro?

Exis­te una his­to­rie­ta del di­bu­jan­te pai­sa No­más ti­tu­la­da “Si yo fue­ra Po­wer Paola”. En ella –y des­de la pri­me­ra vi­ñe­ta en la que el “Po­wer” apa­re­ce di­bu­ja­do co­mo si se tra­ta­ra del lo­go de los Po­wer Ran­gers– se ha­ce un gui­ño hu­mo­rís­ti­co y muy ca­ri­ño­so a esos po­de­res mis­te­rio­sos que se le han ad­ju­di­ca­do a la di­bu­jan­te. Se tra­ta de una his­to­rie­ta que imi­ta ese tono ín­ti­mo en don­de una fal­sa Paola va a vi­si­tar el Ama­zo­nas de la mano de Qui­que y, des­pués de va­rias aven­tu­ras que in­clu­yen ani­ma­les sel­vá­ti­cos, de­ci­den que­dar­se. Una fan­ta­sía en la que a la in­tré­pi­da di­bu­jan­te no le ocu­rre na­da so­bre­na­tural. Un ho­me­na­je a esa co­ti­dia­ni­dad di­bu­ja­da que se ha con­ver­ti­do en su se­llo per­so­nal.

Mu­chos de los ami­gos de Paola coin­ci­den en que lo que la ha­ce ver­da­de­ra­men­te po­de­ro­sa es su capacidad de tra­ba­jo cons­tan­te y man­te­ner la dis­ci­pli­na pa­ra poder es­tar di­bu­jan­do to­do el tiem­po. Bas­ta­ría so­la­men­te con ver sus nu­me­ro­sas pu­bli­ca­cio­nes y los cin­co años que pa­só di­bu­jan­do ca­da una de las es­ce­nas que fue­ron ani­ma­das en la pe­lí­cu­la pa­ra en­ten­der su capacidad so­bre­na­tural de tra­ba­jo. Da­niel Ji­mé­nez Qui­roz, di­rec­tor del festival de có­mic En­tre­vi­ñe­tas y amigo de Paola, co­men­ta: “Es una gran di­bu­jan­te que ha cul­ti­va­do el ofi­cio y ha lo­gra­do crear un di­bu­jo pro­pio, re­co­no­ci­ble en su tra­zo y muy ex­pre­si­vo. Tam­bién se ha sa­li­do de las mis­mas már­ge­nes que im­po­ne el di­bu­jo más aca­dé­mi­co y jue­ga con eso, se pone re­tos, pe­ro ade­más to­ma una po­si­ción muy in­tere­san­te que es la de leer­se a ella mis­ma, leer su vi­da y sus con­flic­tos a par­tir del ejer­ci­cio dia­rio y cons­tan­te de di­bu­jar”. En la mis­ma lí­nea, Juan Pa­blo Fa­jar­do, su edi­tor en La Si­lue­ta, co­men­ta: “Es una ar­tis­ta muy pro­lí­fi­ca que se la pa­sa di­bu­jan­do y pro­du­ce mu­cho más de lo que no­so­tros po­de­mos edi­tar. Me sor­pren­de que to­do el tiem­po se es­tá cues­tio­nan­do y es­tá tra­tan­do de di­bu­jar de una ma­ne­ra dis­tin­ta, y eso se re­fle­ja en ca­da li­bro, pues es­tá he­cho con una téc­ni­ca dis­tin­ta”.

Pa­ra quie­nes la co­no­cen de cer­ca es muy di­fí­cil des­vin­cu­lar el di­bu­jo de la ma­ne­ra co­mo Paola se re­la­cio­na con el mun­do. Alejandro Mar­tín, quien en el mes de ma­yo cu­ra­rá en el Mu­seo La Ter­tu­lia de Ca­li una ex­po­si­ción so­bre sus có­mics, di­ce: “Pa­ra mí es muy im­por­tan­te la se­rie que ella tie­ne de con­ver­sa­cio­nes con otros di­bu­jan­tes, pues se ve có­mo el di­bu­jo es pa­ra ella una ma­ne­ra de co­mu­ni­car­se con otras per­so­nas. Ahí uno ob­ser­va al per­so­na­je que ella ha ar­ma­do adap­tán­do­se al tra­zo del otro, y se pue­de ver que es una per­so­na que sa­be es­cu­char al otro, pe­ro que tam­bién cam­bia y se nu­tre a par­tir de la re­la­ción con sus con­tem­po­rá­neos”.

Cuan­do se le pre­gun­ta a Paola si ella se con­si­de­ra más ar­tis­ta plás­ti­ca que di­bu­jan­te de có­mics ella res­pon­de des­cre­yen­do de los lí­mi­tes. Lo mis­mo su­ce­de cuan­do se le in­ten­ta po­ner al­gún ti­po de ró­tu­lo a ese queha­cer an­fi­bio que se ha ali­men­ta­do de las aca­de­mias de ar­te, los ta­lle­res de di­bu­jo, los co­lec­ti­vos fe­mi­nis­tas de di­bu­jan­tes y de una nu­tri­da bi­blio­te­ca de li­te­ra­tu­ra es­cri­ta por mu­je­res: “Yo ha­go au­to­bio­gra­fía, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que to­do el tiem­po es­té de­fi­nien­do quién soy. Hoy soy una y ma­ña­na otra. Lo que me gus­ta es poder de­jar la puer­ta abier­ta pa­ra que to­do lo de afue­ra en­tre y que eso me per­mi­ta tam­bién ser otras co­sas. Y en ese sen­ti­do, tam­bién poder usar en mis di­bu­jos to­dos los ma­te­ria­les que me dé la ga­na”.

Po­wer Paola se lee a ella mis­ma a par­tir del ejer­ci­cio dia­rio y cons­tan­te de di­bu­jar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.