Un vis­ta­zo al archivo de García Már­quez

Un es­tu­dio­so de la obra de Ga­briel García Már­quez vi­si­tó el archivo del no­bel de Li­te­ra­tu­ra que se con­ser­va en la Uni­ver­si­dad de Te­xas. Ca­si la mitad de los ma­nus­cri­tos ha si­do di­gi­ta­li­za­da. ¿Qué re­ve­la la otra mitad? ¿Y por qué es tan im­por­tan­te que el a

Arcadia - - EDITORIAL - Ni­co­lás Per­nett* Aus­tin His­to­ria­dor y edi­tor 1) Pri­mer bo­rra­dor del dis­cur­so de acep­ta­ción del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra de Ga­briel García Már­quez. 2) Tex­to me­ca­no­gra­fia­do y re­vi­sa­do de Crónica de una muer­te anun­cia­da (1980). 3) Apuntes de El ge­ne­ral en

El 24 de no­viem­bre de 2014, un po­co más de sie­te me­ses des­pués de la muer­te de Ga­briel García Már­quez, se co­no­ció que el Cen­tro Harry Ransom de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, en Aus­tin, ha­bía ad­qui­ri­do sus ar­chi­vos per­so­na­les. Las pri­me­ras reac­cio­nes en Co­lom­bia fue­ron de pa­trio­te­ra indignación. Sin sa­ber muy bien qué ha­bía en los ar­chi­vos ni qué in­ves­ti­ga­cio­nes po­drían ha­cer­se con ellos, nu­me­ro­sas vo­ces apro­ve­cha­ron pa­ra ir­se lan­za en ris­tre con­tra la su­pues­ta de­sidia del go­bierno por no ha­ber traí­do al país los ma­te­ria­les del que­ri­do Ga­bo. La ló­gi­ca era de­ma­sia­do sen­ci­lla pa­ra ser sen­sa­ta: si el no­bel ha­bía na­ci­do en Co­lom­bia, en Co­lom­bia de­bían re­po­sar sus do­cu­men­tos des­pués de su muer­te.

Po­co se ha­bló, sin em­bar­go, de que se ha­bía vi­vi­do una reac­ción pa­re­ci­da en Mé­xi­co, el país en que García Már­quez vi­vió por más de 50 años y en que es­cri­bió Cien años de so­le­dad. Tam­bién pa­ra los me­xi­ca­nos él era de esa tie­rra y, por en­de, sus pa­pe­les de­bían que­dar­se allá. Si nos ate­ne­mos a las ma­ni­fes­ta­cio­nes de ca­ri­ño en los cien­tos de car­tas de ad­mi­ra­do­res que re­po­san en­tre sus pa­pe­les, con su muer­te tam­bién per­die­ron a un co­te­rrá­neo los es­pa­ño­les, los argentinos, los cu­ba­nos, los ru­sos, los egip­cios y un lar­go et­cé­te­ra de pue­blos de los cin­co con­ti­nen­tes del an­cho mun­do que lo le­yó y lo qui­so.

Nos gus­te o no, García Már­quez es des­de ha­ce mu­cho tiem­po pa­tri­mo­nio de to­dos los lec­to­res del mun­do. Así, la lle­ga­da de sus do­cu­men­tos a uno de los re­po­si­to­rios más im­por­tan­tes de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal so­lo con­fir­mó el ni­vel de su tra­ba­jo, y no fue un “segundo exi­lio”, co­mo ti­tu­ló un dia­rio na­cio­nal, ni sim­ple­men­te otra ex­pro­pia­ción de los mis­mos grin­gos que sa­quea­ron Ma­con­do.

Des­de an­tes de la muer­te del es­cri­tor, la fa­mi­lia García Bar­cha ha­bía ini­cia­do las ges­tio­nes pa­ra bus­car el me­jor lu­gar pa­ra guar­dar los pa­pe­les acu­mu­la­dos en más de me­dio si­glo de tra­ba­jo, cui­da­do­sa­men­te or­de­na­dos por su es­po­sa Mer­ce­des Bar­cha, es­pe­cial­men­te des­de que se asen­ta­ron en Mé­xi­co tras años de errar por el mun­do. Por re­co­men­da­ción de Edith Gross­man, tra­duc­to­ra de va­rias de sus obras al in­glés, su hijo Ro­dri­go pi­dió ayu­da a Glenn Ho­ro­witz, uno de los agen­tes de ar­chi­vos li­te­ra­rios más im­por­tan­tes del mun­do. “La fa­mi­lia en­ten­día que, da­do el re­co­no­ci­mien­to glo­bal que su tra­ba­jo ha­bía con­se­gui­do, no fal­ta­rían in­tere­sa­dos en sus pa­pe­les”, di­ce Ho­ro­witz, quien tam­bién ha ne­go­cia­do ar­chi­vos de ar­tis­tas co­mo Lenny Bru­ce, Vla­di­mir Na­bo­kov y Bob Dy­lan. El lu­gar ideal pa­re­ció des­de un prin­ci­pio el Cen­tro Harry Ransom. “Ya ha­bía he­cho otros ne­go­cios con la Uni­ver­si­dad de Te­xas du­ran­te va­rios años y co­no­cía de su in­te­rés en co­lec­cio­nes de im­por­tan­cia mun­dial, así co­mo en los es­tu­dios so­bre Amé­ri­ca La­ti­na. La com­pa­ti­bi­li­dad me pa­re­ció ideal”.

Un año y me­dio des­pués, y tras pa­gar 2,2 mi­llo­nes de dó­la­res por el archivo, el Cen­tro Ransom tam­bién ad­qui­rió 183 li­bros per­te­ne­cien­tes a la bi­blio­te­ca per­so­nal de García Már­quez con de­di­ca­to­rias, sub­ra­ya­dos y otras mar­cas. Ade­más, a la co­lec­ción pron­to se su­ma­ron el archivo de su amigo Gui­ller­mo An­gu­lo y la co­rres­pon­den­cia has­ta en­ton­ces en poder de Pli­nio Apu­le­yo Men­do­za, con car­tas de García Már­quez en­tre 1961 y 1971.

Des­pués de es­tas com­pras, atraí­dos por la po­si­bi­li­dad de ha­cer ne­go­cios si­mi­la­res, una do­ce­na de ofe­ren­tes con ma­te­ria­les de y so­bre García Már­quez se han acer­ca­do al Cen­tro Ransom pa­ra ven­der sus ar­chi­vos. “Al­gu­nos ofre­cie­ron ma­te­ria­les muy cos­to­sos o que ya es­ta­ban en el Harry Ransom Cen­ter”, di­ce Me­gan Bar­nard, di­rec­to­ra de ad­qui­si­cio­nes. “Al­guien in­clu­so nos ofre­ció un au­to­mó­vil que ha­bía per­te­ne­ci­do a Ga­briel García Már­quez. Sin em­bar­go, ese no es el ti­po de ma­te­ria­les que nos in­tere­san”. Más allá de eso, ob­te­ner do­cu­men­tos re­la­cio­na­dos con el no­bel es has­ta hoy una po­lí­ti­ca del Ransom Cen­ter, y lo más pro­ba­ble es que si­gan lle­gan­do no­ti­cias de más adi­cio­nes a la co­lec­ción.

UN PAN­TEÓN LI­TE­RA­RIO

Des­de 1957, el Cen­tro Harry Ransom, lla­ma­do ori­gi­nal­men­te Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción en Hu­ma­ni­da­des, ha ve­ni­do acu­mu­lan­do ma­te­ria­les de es­cri­to­res del úl­ti­mo si­glo. Sus de­pó­si­tos, se­gún se di­ce, al­ber­gan en la ac­tua­li­dad un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral que po­dría ta­sar­se en más de mil mi­llo­nes de dó­la­res. Con una par­ti­cu­lar mez­cla de en­can­to per­so­nal y el ge­ne­ro­so bol­si­llo de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, Ransom, un pro­fe­sor de li­te­ra­tu­ra que tra­ba­jó por años pa­ra la ins­ti­tu­ción, e in­clu­so lle­gó a pre­si­dir­la, tu­vo la im­pro­ba­ble idea de cons­truir en Aus­tin, la ca­pi­tal del es­ta­do de la es­tre­lla so­li­ta­ria al sur de Es­ta­dos Uni­dos, un cen­tro de aco­pio de la cul­tu­ra mun­dial.

In­nu­me­ra­bles ges­tio­nes per­so­na­les, que in­clu­ye­ron con­se­guir di­ne­ro de do­nan­tes pri­va­dos, ade­más de aquel pro­ve­nien­te del pe­tró­leo ha­lla­do en los pre­dios de la uni­ver­si­dad, le per­mi­tie­ron a Ransom po­ner en pie uno de los ar­chi­vos li­te­ra­rios más im­por­tan­tes del mun­do, no pa­ra aco­piar el ma­te­rial de la Edad Me­dia o la tem­pra­na Mo­der­ni­dad –ya ad­qui­ri­do en gran par­te por otras bi­blio­te­cas y uni­ver­si­da­des–, sino pa­ra es­pe­cia­li­zar­se en el si­glo XX. Con el tiem­po, así lle­ga­ron a Aus­tin los ar­chi­vos de D. H. Law­ren­ce, Vir­gi­nia Woolf, Os­car Wil­de, Ja­mes Joy­ce, Dy­lan Thomas, Geor­ge Ber­nard Shaw, Ez­ra Pound y Sa­muel Bec­kett, en­tre mu­chos otros.

Hoy el Cen­tro Ransom es un pan­teón de glo­rias li­te­ra­rias, de­co­ra­do con es­ta­tuas que alu­den a la in­mor­ta­li­dad de sus hués­pe­des que sa­lu­dan al vi­si­tan­te a la­do y la­do de la puer­ta de en­tra­da y vi­gi­lan a los in­ves­ti­ga­do­res en la sa­la de lec­tu­ra. A es­ta co­lec­ción, la fa­mi­lia García Bar­cha de­ci­dió aña­dir de ma­ne­ra gra­tui­ta un bus­to de García Már­quez que es­ta­ba en su ca­sa de Mé­xi­co, he­cho por la es­cul­tu­ra Ka­te Mu­rray. Hoy es­te se al­za a la en­tra­da del edi­fi­cio, jun­to a los as­cen­so­res, en­tre el de Jean Coc­teau y el de Ja­mes Joy­ce, sien­do es­te úl­ti­mo uno de los ído­los de García Már­quez.

La lle­ga­da de sus pa­pe­les a es­te es­pa­cio sig­ni­fi­ca, en pa­la­bras de César Sal­ga­do, es­pe­cia­lis­ta en li­te­ra­tu­ra del Ca­ri­be y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, “mo­ver el eje de ro­ta­ción del archivo de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal del Cen­tro Harry Ransom”. Es­to es así, se­gún él, por­que la uni­ver­si­dad pa­só de al­ber­gar un cor­pus do­cu­men­tal pre­do­mi­nan­te­men­te an­glo­eu­ro­peo a con­tar con un es­cri­tor la­ti­noa­me­ri­cano co­mo una de las es­tre­llas más bri­llan­tes de su co­lec­ción. “Te­ner los ar­chi­vos de es­cri­to­res co­mo Ja­mes Joy­ce y García Már­quez es un gran ho­nor pa­ra no­so­tros”, di­ce Step­hen En­niss, di­rec­tor del Cen­tro Harry Ransom. “Am­bos fue­ron es­cri­to­res que tras­cen­die­ron su ori­gen y lle­ga­ron a ser uni­ver­sa­les. Uno mar­có la li­te­ra­tu­ra de la pri­me­ra mitad del si­glo XX, y el otro lo hi­zo en la se­gun­da”.

El gi­ro tam­bién se ve en los ros­tros de los vi­si­tan­tes que ca­da día lle­gan a la sa­la de lec­tu­ra del cen­tro, que des­de oc­tu­bre de 2015, cuan­do los ar­chi­vos fue­ron pues­tos a dis­po­si­ción del pú­bli­co, ha re­ci­bi­do a más la­ti­noa­me­ri­ca­nos que nun­ca an­tes. La sa­la ha vis­to in­clu­so a fa­mi­lias en­te­ras que apro­ve­chan sus va­ca­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra pe­re­gri­nar a Aus­tin y vi­si­tar los per­ga­mi­nos del ma­go de Ara­ca­ta­ca. “Una vez un miem­bro de una fa­mi­lia co­lom­bia­na lle­gó has­ta las lá­gri­mas por la emo­ción de ver los ar­chi­vos”, cuen­ta Kelly Ker­bow, coor­di­na­do­ra de la sa­la. Los ma­te­ria­les que los vi­si­tan­tes de Co­lom­bia más so­li­ci­tan son el me­ca­nus­cri­to de Cien años de so­le­dad con co­rrec­cio­nes del au­tor y las fo­to­gra­fías fa­mi­lia­res.

EL ARCHIVO EN IN­TER­NET

Co­mo no ha­bía he­cho con nin­gu­na otra de sus ad­qui­si­cio­nes, el Cen­tro Ransom reali­zó un sim­po­sio in­ter­na­cio­nal cuan­do

El nú­me­ro men­sual de vi­si­tan­tes a la pá­gi­na web del cen­tro, que en pro­me­dio era de 2600, se dis­pa­ró con el archivo de García Már­quez a 54.500

abrió al pú­bli­co los ar­chi­vos de García Már­quez en 2015. Es­to so­lo fue po­si­ble una vez la co­lom­bia­na Dia­na Díaz Ca­ñas los res­tau­ró y la me­xi­ca­na-es­ta­dou­ni­den­se Da­nie­la Lo­zano los ca­ta­lo­gó. Po­co des­pués, los nue­vos due­ños de los pa­pe­les de García Már­quez se em­bar­ca­ron en el que has­ta hoy ha si­do su pro­yec­to de di­gi­ta­li­za­ción más am­bi­cio­so: po­ner­los en lí­nea.

Que la fa­mi­lia García Bar­cha hu­bie­ra acep­ta­do su­bir a in­ter­net las di­fe­ren­tes ver­sio­nes de ca­si to­das las no­ve­las de García Már­quez, pa­ra así ha­cer­las ase­qui­bles al mun­do en­te­ro sin pe­dir un cen­ta­vo, es po­co co­mún en el ca­so de un es­cri­tor cu­yos de­re­chos siguen vi­gen­tes y que ha con­ta­do con una agen­cia li­te­ra­ria siem­pre aten­ta a co­brar los be­ne­fi­cios de las ca­jas re­gis­tra­do­ras de las li­bre­rías de to­do el pla­ne­ta. La úni­ca ex­cep­ción fue En agos­to nos ve­mos, la no­ve­la cor­ta que que­dó ca­si lis­ta, pe­ro que la fa­mi­lia acer­ta­da­men­te se nie­ga a pu­bli­car por res­pe­to a los de­seos del es­cri­tor.

La apues­ta di­gi­tal del Cen­tro Ransom in­clu­yó la con­se­cu­ción de un es­tí­mu­lo del Coun­cil on Li­brary and In­for­ma­tion Re­sour­ces de más de cien mil dó­la­res pa­ra di­gi­ta­li­zar y mos­trar en lí­nea más de 27.000 pá­gi­nas del archivo. Es­to in­clu­ye al­gu­nas fo­to­gra­fías, pa­sa­por­tes, ál­bu­mes de re­cor­tes de pren­sa, cua­der­nos de no­tas y, lo más im­por­tan­te, los bo­rra­do­res de sus no­ve­las con ta­cha­du­ras, co­men­ta­rios su­per­pues­tos y has­ta di­bu­jos de flo­res ama­ri­llas en los már­ge­nes.

La apues­ta ter­mi­nó pa­gan­do bien: el nú­me­ro men­sual de vi­si­tan­tes úni­cos a la pá­gi­na web, que en pro­me­dio era de 2600, se dis­pa­ró tras la aper­tu­ra de la ver­sión di­gi­tal del archivo gar­cia­mar­quiano a 54.500, 8000 de los cua­les fue­ron co­lom­bia­nos. Hoy el Ransom Cen­ter usa el ca­so de su ne­go­cia­ción con la fa­mi­lia García Bar­cha pa­ra con­ven­cer a otros es­cri­to­res de per­mi­tir mos­trar li­bre­men­te en in­ter­net sus tra­ba­jos, to­da­vía ba­jo la vi­gi­lan­cia del copy­right. De es­ta ma­ne­ra, tam­bién se lo­gró la pre­sen­ta­ción de al­gu­nos ar­chi­vos di­gi­ta­les del es­cri­tor Da­vid Fos­ter Wa­lla­ce, que tam­bién re­po­san en el cen­tro.

Sin em­bar­go, mien­tras que en el cos­ta­do oc­ci­den­tal de la Uni­ver­si­dad de Te­xas se con­vier­te en es­ta­tua re­ve­ren­cia­da y to­da­vía muy ven­de­do­ra, en el cos­ta­do orien­tal del cam­pus, en la bi­blio­te­ca y cen­tro de es­tu­dios la­ti­noa­me­ri­ca­nos Lli­las Ben­son, García Már­quez –co­mo otros es­cri­to­res del boom de los años se­sen­ta– ya no es un ob­je­to de in­ves­ti­ga­ción ape­te­ci­do. No hay un pro­fe­sor o pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad de Te­xas que se es­pe­cia­li­ce en la obra del co­lom­biano, y no en­con­tré un so­lo es­tu­dian­te de pos­gra­do en el De­par­ta­men­to de Es­pa­ñol que es­tu­vie­ra tra­ba­jan­do con García Már­quez co­mo te­ma de in­da­ga­ción pa­ra su te­sis. “Los es­tu­dios li­te­ra­rios en Es­ta­dos Uni­dos ya no se cen­tran en el tra­ba­jo de es­cri­to­res in­di­vi­dua­les”, ex­pli­ca la pro­fe­so­ra de li­te­ra­tu­ra Ga­brie­la Po­lit. “Son más im­por­tan­tes los te­mas trans­ver­sa­les de in­ves­ti­ga­ción”.

Pe­ro que el in­te­rés aca­dé­mi­co en su obra dis­mi­nu­ya (sin des­apa­re­cer) pa­re­ce no quitarle una piz­ca a la ado­ra­ción del pú­bli­co, más si te­ne­mos en cuen­ta que las ac­ti­vi­da­des re­fe­ri­das al co­lom­biano son las que tie­nen más vi­si­tan­tes en las pá­gi­nas web del Cen­tro Ransom. Tal vez así lo hu­bie­ra que­ri­do el pro­pio es­cri­tor, que siem­pre in­si­nuó que pre­fe­ría el con­tac­to con los lec­to­res que con los crí­ti­cos.

En una car­ta a Pli­nio Apu­le­yo Men­do­za de fi­na­les de los años se­sen­ta, que for­ma par­te del archivo que Men­do­za en­tre­gó al Ransom, lo di­ce sin am­ba­ges: “Qui­sie­ra ir­me a Ta­gan­ga, don­de no lle­gue el co­rreo ni apa­rez­can tan­tos grin­gos con gra­ba­do­ras pre­gun­tán­do­le a uno, por ejem­plo, qué di­fe­ren­cias psi­co­ló­gi­cas ha des­cu­bier­to en­tre la cla­se al­ta y la cla­se ba­ja de su país. Us­ted sa­be me­jor que na­die que yo no en­tien­do de es­tas co­sas, pe­ro los pro­fe­so­res de so­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Aus­tin, Te­xas, se que­dan con los ojos cua­dra­dos cuan­do uno con­tes­ta eso”.

LO QUE ES­TÁ EN LAS CA­JAS

Vi­ne a Aus­tin con una de las be­cas que el Cen­tro Ransom ca­da año en­tre­ga a aca­dé­mi­cos de to­do el mun­do pa­ra que, en es­ta­días que van de uno a tres me­ses, re­vi­sen al­guno de sus ar­chi­vos. Aun­que mi pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción es­pe­cí­fi­co bus­ca identificar qué leía García Már­quez en las úl­ti­mas dé­ca­das de su vi­da, no pu­de re­sis­tir la ten­ta­ción de mi­rar el archivo com­ple­to. Por eso la pri­me­ra ca­ja que pe­dí al lle­gar fue la que con­tie­ne En agos­to nos ve­mos, su no­ve­la cor­ta iné­di­ta so­bre una mu­jer que de­ci­de te­ner ca­da agos­to, cuan­do via­ja a la is­la ca­ri­be­ña en que es­tá en­te­rra­da su ma­dre, una aven­tu­ra ex­tra­ma­tri­mo­nial, a pe­sar de que en ca­sa la es­pe­ra un es­po­so ale­gre y amo­ro­so.

Aun­que García Már­quez al­can­zó a pu­bli­car un par de ca­pí­tu­los de la no­ve­la co­mo cuen­tos in­de­pen­dien­tes, y de que el ar­gu­men­to es­tá tan ma­du­ro que se po­dría con­tar sin pro­ble­mas en una con­ver­sa­ción o una pe­lí­cu­la,

es evi­den­te que la no­ve­la co­mo obra li­te­ra­ria es­tá sin ter­mi­nar. Hay epi­so­dios que no ha­bían en­con­tra­do su lu­gar de­fi­ni­ti­vo en la úl­ti­ma ver­sión que se con­ser­va, los per­so­na­jes cam­bian de edad y de par­la­men­tos en los di­fe­ren­tes bo­rra­do­res y, a lo lar­go de to­do el li­bro, hay ad­je­ti­vos ta­cha­dos, re­es­cri­tos y vuel­tos a ta­char, sin que el au­tor hu­bie­ra lle­ga­do a de­ci­dir cuál de­bía de­jar. Es com­pren­si­ble que el tra­ba­jo no sea pu­bli­ca­do, pe­ro es una lás­ti­ma que García Már­quez no ha­ya al­can­za­do a ter­mi­nar­lo por­que la his­to­ria es­tá re­don­da, tie­ne epi­so­dios cau­ti­van­tes y ha­bría si­do su úni­ca no­ve­la con una mu­jer co­mo pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­ta, se­xual­men­te li­bre, amo­ro­sa pe­ro au­tó­no­ma. La no­ve­la y el per­so­na­je hu­bie­ran ce­rra­do mu­cho me­jor el ci­clo no­ve­lís­ti­co del au­tor que Me­mo­ria de mis pu­tas tris­tes.

En el archivo que no es­tá en lí­nea tam­bién pue­den en­con­trar­se cien­tos de fo­tos fa­mi­lia­res, en las que se pue­de ver al es­cri­tor, ca­si siem­pre acom­pa­ña­do por su es­po­sa, en ce­nas, via­jes y even­tos pú­bli­cos, so­bre to­do en Mé­xi­co, Cu­ba y Co­lom­bia. En es­tas imá­ge­nes se apre­cia la pro­lon­ga­da per­ma­nen­cia de al­gu­nos de sus ami­gos más cer­ca­nos: Álvaro Mu­tis, Car­los Fuen­tes, Ma­ría Lui­sa Elío, Ta­chia Quin­ta­nar, en­tre al­gu­nos otros, que apa­re­cen una y otra vez en las fo­tos, des­de las más an­ti­guas en los ale­gres años se­sen­ta a blan­co y ne­gro, has­ta las más re­cien­tes to­ma­das en el si­glo XXI con cá­ma­ras di­gi­ta­les.

Por mi­les se cuen­tan tam­bién las pie­zas de co­rres­pon­den­cia que se pue­den leer en el archivo. Las re­ci­bi­das por García Már­quez ex­ce­den en gran nú­me­ro a las en­via­das por él, y en ellas se ha­cen pal­pa­bles des­de las más va­ria­das ma­ni­fes­ta­cio­nes de ca­ri­ño y ad­mi­ra­ción de sus lec­to­res (al­gu­nas ve­ces lle­gan­do a la ado­ra­ción en­fer­mi­za) has­ta las abun­dan­tes in­vi­ta­cio­nes a en­cuen­tros, pre­mia­cio­nes u ho­me­na­jes a los que el es­cri­tor ca­si siem­pre res­pon­día con un mo­de­lo de car­ta de re­cha­zo que aco­mo­da­ba con su­mo cui­da­do a ca­da des­ti­na­ta­rio.

Tam­bién abun­dan las co­mu­ni­ca­cio­nes con su agen­te, Carmen Bal­cells, so­bre ne­go­cia­cio­nes de de­re­chos de au­tor y au­to­ri­za­cio­nes pa­ra adap­ta­cio­nes, tra­duc­cio­nes o re­im­pre­sio­nes; in­clu­so se en­cuen­tran las in­di­ca­cio­nes que en­via­ba la es­pa­ño­la so­bre el as­pec­to as­tro­ló­gi­co del es­cri­tor pa­ra ca­da año. Y no son po­cas las mi­si­vas que García Már­quez in­ter­cam­bia­ba con je­fes de Es­ta­do y al­tos dig­na­ta­rios de va­rios paí­ses del mun­do. Iró­ni­ca­men­te, sus dis­cu­sio­nes po­lí­ti­cas más in­tere­san­tes se pue­den en­con­trar en las car­tas que en­via­ba a sus ami­gos ar­tis­tas, mien­tras que en las con­ver­sa­cio­nes que man­te­nía con po­lí­ti­cos im­pe­ran los te­mas per­so­na­les, li­te­ra­rios o sim­ple­men­te lo­gís­ti­cos, más que los gran­des de­ba­tes so­bre el fu­tu­ro de Amé­ri­ca La­ti­na. Es de su­po­ner que los asun­tos ver­da­de­ra­men­te de­li­ca­dos de po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal fue­ran dis­cu­ti­dos en per­so­na o por te­lé­fono, la for­ma de co­mu­ni­ca­ción que pre­fe­ría García Már­quez.

Tras con­sul­tar el archivo de Aus­tin se po­drían es­cri­bir mu­chas pá­gi­nas so­bre la re­la­ción del es­cri­tor con el ci­ne, pues allí re­po­san guio­nes o bo­rra­do­res de guio­nes que es­cri­bió o cons­tru­yó con es­tu­dian­tes de sus ta­lle­res. En su co­rres­pon­den­cia, ade­más, se en­cuen­tran nu­me­ro­sas alu­sio­nes al te­ma, in­clu­yen­do de­ta­lles de las ne­go­cia­cio­nes fa­lli­das pa­ra lle­var sus his­to­rias al ci­ne que sos­tu­vo con ac­to­res y di­rec­to­res co­mo Emir Kus­tu­ri­ca, Mar­lon Bran­do o John Hus­ton. En sus car­tas a Gui­ller­mo An­gu­lo apa­re­cen re­fle­xio­nes so­bre los pro­ble­mas y po­si­bi­li­da­des del ci­ne la­ti­noa­me­ri­cano.

Fi­nal­men­te, los li­bros de su bi­blio­te­ca per­so­nal –que es lo que más me com­pe­te– ofre­cen una mi­ra­da úni­ca a su ma­ne­ra de leer, so­bre to­do his­to­rio­gra­fía, pues en­tre ellos hay mu­chos tex­tos sub­ra­ya­dos y no­tas de in­ves­ti­ga­cio­nes re­fe­ri­das a la his­to­ria de Co­lom­bia, con­sul­ta­das pa­ra sus dos gran­des no­ve­las de los años ochen­ta: El amor en los tiem­pos del có­le­ra y El ge­ne­ral en su la­be­rin­to. En es­tos ma­te­ria­les se pue­den en­con­trar la fuen­te de mu­chos de los epi­so­dios que lue­go ha­rían par­te de las na­rra­cio­nes y, so­bre to­do, se ha­ce evi­den­te el in­te­rés de García Már­quez por los de­ta­lles más in­sig­ni­fi­can­tes de la his­to­ria: des­de el ta­ma­ño del cal­za­do de Bo­lí­var has­ta có­mo dor­mían los via­je­ros del río Mag­da­le­na en el si­glo XIX. En lu­gar de usar sus li­bros pa­ra lle­gar a gran­des com­pren­sio­nes so­bre el pa­sa­do, el es­cri­tor, al pa­re­cer, es­ta­ba prin­ci­pal­men­te in­tere­sa­do en to­mar­los co­mo obras de con­sul­ta pa­ra co­no­cer los as­pec­tos más co­ti­dia­nos y sim­ples de la vi­da de otros tiem­pos, sin du­da una mi­ra­da pro­pia del na­rra­dor de cuen­tos que era. En­tre sus otros li­bros hay mu­chos que fue­ron re­ga­los con de­di­ca­dos de sus ami­gos, tal co­mo los que po­dría te­ner la bi­blio­te­ca de cual­quie­ra de no­so­tros, si tu­vié­ra­mos amis­ta­des con Pa­blo Ne­ru­da, Mi­lan Kun­de­ra, Na­di­ne Gor­di­mer, Ju­lio Cor­tá­zar o Bill Clin­ton.

Re­vi­sar los ar­chi­vos de García Már­quez no sig­ni­fi­ca úni­ca­men­te es­tu­diar los re­cuer­dos de un hom­bre, es co­no­cer una épo­ca a tra­vés de uno de sus pro­ta­go­nis­tas: las es­pe­ran­zas de la re­vo­lu­ción y el mie­do a la gue­rra nu­clear; la fe­li­ci­dad de un pu­ña­do de jó­ve­nes que cam­bia­ron las le­tras de un con­ti­nen­te y sus pe­leas con las in­dus­trias cul­tu­ra­les que in­ten­ta­ron re­du­cir­los a mer­can­cía; el de­seo de co­no­cer y re­es­cri­bir la his­to­ria de un con­ti­nen­te y el or­gu­llo de sen­tir a Amé­ri­ca La­ti­na co­mo van­guar­dia cul­tu­ral uni­ver­sal. To­das es­tas son ideas que ha­ce cin­cuen­ta años rei­na­ban en es­te la­do del mun­do, pe­ro que hoy pa­re­cen le­ja­nas y ex­tra­ñas pa­ra no­so­tros. Co­mo si se hu­bie­ran hun­di­do pa­ra siem­pre en un mar de tiem­po perdido; un mar del que to­da­vía que­dan unos po­cos restos em­pa­ca­dos en es­tas 77 ca­jas de car­tón con al­gu­nos de los te­so­ros li­te­ra­rios de to­dos los tiem­pos.

En su co­rres­pon­den­cia hay ne­go­cia­cio­nes fa­lli­das con fi­gu­ras co­mo Emir Kus­tu­ri­ca y Mar­lon Bran­do pa­ra lle­var sus his­to­rias al ci­ne

Ál­bum de fo­tos ti­tu­la­do Un via­je de Xo­chi­mil­co, que reúne fo­to­gra­fías de Fa­bri­zio León en las que apa­re­cen García Már­quez, Car­los Fuen­tes y otros au­to­res. No se co­no­ce la fe­cha.

5) Ma­nus­cri­to de El amor en los tiem­pos del có­le­ra con ano­ta­cio­nes. 6) García Már­quez be­sa a su es­po­sa Mer­ce­des Bar­cha du­ran­te su vi­si­ta a Sue­cia pa­ra la ce­re­mo­nia de los pre­mios No­bel en 1982. Au­tor des­co­no­ci­do. 7) Bo­rra­dor me­ca­no­gra­fia­do y con...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.