La du­da di­gi­tal

Arcadia - - EDITORIAL -

Ha­ce po­cos días, la pe­rio­dis­ta ale­ma­na Laura Mes­che­de pu­bli­có en Süd­deuts­che Zei­tung Ma­ga­zin el re­sul­ta­do de un tra­ba­jo de in­mer­sión pa­ra co­no­cer el in­te­rior de una de las em­pre­sas di­gi­ta­les más po­de­ro­sas del mun­do: Ama­zon. So­li­ci­tó un pues­to de “clic­wor­ker” (así es: “tra­ba­ja­do­ra de clics”) y en­tró a tra­ba­jar en Me­cha­ni­cal Turk. Se tra­ta de un pla­ta­for­ma de la fir­ma de Jeff Be­zos, en la cual gen­te co­mo Mes­che­de de­be en­gan­char y po­ner a com­pe­tir por pe­que­ños en­car­gos a cien­tos de mi­les de pres­ta­do­res de ser­vi­cios de to­do el pla­ne­ta. En es­pe­cial, a gen­te que pue­da edi­tar tex­tos, re­vi­sar tra­duc­cio­nes, cla­si­fi­car do­cu­men­tos o au­di­tar con­te­ni­dos. Po­cas se­ma­nas des­pués, la pe­rio­dis­ta pu­bli­có una pie­za de pe­rio­dis­mo gon­zo pa­ra ha­blar de sus ha­llaz­gos. Su la­bor con­lle­va­ba una al­tí­si­ma pre­sión fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca, es­ta­ba so­me­ti­da a una cla­ra po­lí­ti­ca de ex­plo­ta­ción y al fi­nal le de­jó la sen­sa­ción, se­gún sus pa­la­bras, de “sen­tir(me) trans­por­ta­da a los tiempos de la re­vo­lu­ción in­dus­trial”. “¿Es es­to lo que nos ha­bía pro­me­ti­do el fu­tu­ro?”, se pre­gun­ta en la pre­sen­ta­ción del reportaje.

Hoy los ha­bi­tan­tes del mun­do, al me­nos del mun­do co­nec­ta­do a in­ter­net, po­drían ha­cer­se una pre­gun­ta si­mi­lar. Pre­gun­tar­se, al con­tem­plar con mi­ra­da crí­ti­ca la in­fluen­cia y el al­can­ce de la tec­no­lo­gía di­gi­tal en nues­tra vi­da y nues­tras so­cie­da­des, si el lu­gar en que vi­vi­mos es uno que va­le la pe­na. Si el es­pa­cio que pla­ta­for­mas co­mo Fa­ce­book han con­quis­ta­do en nues­tra ru­ti­na, nues­tra vi­da emo­cio­nal, nues­tro com­por­ta­mien­to y nues­tra for­ma de re­la­cio­nar­nos con los de­más es de ver­dad nues­tra me­ta co­mo in­di­vi­duos y co­mo so­cie­dad. Y si vi­vir en un mun­do in­ter­co­nec­ta­do es lo que bus­ca­mos co­mo se­res hu­ma­nos, so­bre to­do si se con­si­de­ran las con­se­cuen­cias que ya tie­nen la des­con­tro­la­da om­ni­pre­sen­cia de las re­des so­cia­les y de in­ter­net, y su ím­pe­tu sal­va­je­men­te mer­can­ti­lis­ta y ca­pi­ta­lis­ta. Ím­pe­tu, val­ga ad­mi­tir, ali­men­ta­do por no­so­tros mis­mos, los usua­rios: ne­ce­si­ta­dos de aten­ción, im­pul­sa­dos mu­chas ve­ces por el mor­bo y tre­men­da­men­te so­li­ta­rios en me­dio de cien­tos de ami­gos que nos per­ci­ben so­lo cuan­do da­mos li­ke, cuan­do com­par­ti­mos un post o cuan­do en la os­cu­ri­dad del ci­be­res­pa­cio apa­re­ce­mos con una lu­ce­ci­ta que anun­cia que es­ta­mos en lí­nea.

(O cuan­do nos ava­sa­lla uno de esos es­cán­da­los que tan fá­cil­men­te pue­den desatar­se en in­ter­net y que tan fá­cil­men­te pue­den aca­bar con una vi­da. En los días que pre­ce­die­ron al cie­rre de es­ta re­vis­ta, el ca­ri­ca­tu­ris­ta Ma­ta­dor de­ci­dió re­ti­rar­se de las re­des so­cia­les por ame­na­zas de muer­te, que re­ci­bió por esa mis­ma vía).

Hay que po­ner en du­da al mun­do di­gi­tal. Y hay que ha­cer­lo por­que no exis­te un ca­mino dis­tin­to: no exis­te un mun­do dis­tin­to. Con el tiem­po ha ve­ni­do que­dan­do al des­nu­do la fal­se­dad de la idea, muy co­mún en la re­tó­ri­ca pe­rio­dís­ti­ca y aca­dé­mi­ca del si­glo XXI, de que hay un mun­do real y uno vir­tual, y que es­te úl­ti­mo es un lu­gar dis­tin­to, una pan­ta­lla que pue­de pren­der­se y apa­gar­se pa­ra, así, vol­ver siem­pre a ese lu­gar se­gu­ro que lla­ma­mos reali­dad: a sus ca­lles, sus ofi­ci­nas, sus ho­ga­res y sus per­so­nas de car­ne y hue­so. Pe­ro la di­vi­sión en­tre lo real y lo vir­tual es, al pa­re­cer, un es­pec­tro, e in­ter­net ha pe­ne­tra­do to­dos los po­ros del mun­do (uno so­lo) en que vi­vi­mos. Una ima­gen ac­tual y sim­bó­li­ca se dio el pasado 10 de abril, cuan­do el fun­da­dor y pre­si­den­te de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg, com­pa­re­ció an­te el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos. Lo in­te­rro­ga­ron por el ca­so de tra­to in­de­bi­do de in­for­ma­ción de al me­nos 87 mi­llo­nes de usua­rios me­dian­te una con­sul­to­ra fa­cha­da lla­ma­da Cam­brid­ge Analy­ti­ca. “Se­ñor Zuc­ker­berg, ¿se sen­ti­ría có­mo­do com­par­tien­do con no­so­tros el nom­bre del ho­tel en que se que­dó ano­che?”, le pre­gun­tó un se­na­dor. En­tre ti­tu­beos, mue­cas tor­pes y ri­si­tas ner­vio­sas, la res­pues­ta fue: “Eeeh… no”.

Por to­do es­to, a par­tir de hoy, ARCADIA in­vi­ta a sus lec­to­res a ha­cer la la­bor de plan­tear­se con no­so­tros la pre­gun­ta de pa­ra qué nos sir­ve el mun­do di­gi­tal. Pre­gun­tar­nos qué fue de la ilu­sión de pro­gre­so que anun­ció in­ter­net cuan­do na­ció y que pa­re­ció re­con­fir­mar el sur­gi­mien­to de las re­des so­cia­les. E in­ten­tar sa­ber qué po­de­mos ha­cer aho­ra que em­pie­za a rom­per­se esa pers­pec­ti­va de fu­tu­ro que por un ins­tan­te pro­me­tió el mun­do di­gi­tal. Huir, por ejem­plo, de Fa­ce­book ya prue­ba ser inú­til. Co­mo mos­tró re­cien­te­men­te The New York Ti­mes, la ma­yo­ría de quie­nes cie­rran su cuen­ta en allí por sen­tir­se “frus­tra­dos” ter­mi­nan abrien­do una en Ins­ta­gram, don­de se sien­ten “me­jor”, pe­ro igual­men­te “adic­tos”. La so­lu­ción, cree­mos, de­be es­tar en el de­ba­te y en la crí­ti­ca, pe­ro tam­bién en la cu­rio­si­dad. Por ello inau­gu­ra­mos en es­ta edición una nue­va sec­ción, Mu­tan­tes Di­gi­ta­les. Allí us­te­des, que­ri­dos lec­to­res, en­con­tra­rán to­dos los me­ses pie­zas pe­rio­dís­ti­cas so­bre nues­tra vi­da en el mun­do di­gi­tal. La es­tre­na­mos con una pie­za de Car­los Cor­tés so­bre Cam­brid­ge Analy­ti­ca (pá­gi­na 98) y una de Jo­seph Avs­ki so­bre má­qui­nas que es­cri­ben (pá­gi­na 102).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.