Lo que na­ce en nues­tro cuer­po Giu­sep­pe Capu­to

Arcadia - - EDITORIAL - Por Giu­sep­pe Capu­to

Cuan­do sa­le del ojo una lá­gri­ma, lo ín­ti­mo se vuel­ve pú­bli­co. Nues­tro mun­do in­te­rior se ha­ce vi­si­ble y tam­bién se mez­cla con el mun­do de afue­ra (nues­tro mun­do in­te­rior mo­ja al res­to del mun­do, cae so­bre él), y ya no es po­si­ble en­ten­der por se­pa­ra­do lo pri­va­do y lo pú­bli­co, lo

per­so­nal y lo po­lí­ti­co. Bas­ta una lá­gri­ma pa­ra de­mos­trar que lo per­so­nal, lo ín­ti­mo de nues­tra vi­da, es tam­bién po­lí­ti­co.

En su edición de es­te año, la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Bo­go­tá (FILBO) po­ne en el cen­tro las emo­cio­nes: to­do aque­llo que, co­mo una lá­gri­ma, na­ce en nues­tro cuer­po mien­tras ex­pe­ri­men­ta­mos el mun­do –cuan­do el mun­do, al de­cir de Spi­no­za, en­tra en no­so­tros–, pe­ro tam­bién aque­llo que sa­ca­mos o se sa­le de nues­tro cuer­po y ver­te­mos en el mun­do: la tris­te­za, la ale­gría, el mie­do, la ra­bia… Lo mis­mo que ocu­rre con una lá­gri­ma ocu­rre con un tem­blor, con una car­ca­ja­da, con un gri­to: un es­ta­do in­te­rior se ex­te­rio­ri­za; al­go que na­ció en nues­tro cuer­po sa­le de allí, o de allí lo sa­ca­mos. Sa­le, se in­crus­ta en el mun­do y lo afec­ta co­mo tam­bién el mun­do nos afec­ta.

Lo pro­pio ocu­rre con las pa­la­bras. Se for­man cuan­do una par­te del mun­do en­tra en no­so­tros, y no­so­tros des­pués po­de­mos sa­car­las de nues­tro cuer­po o ver có­mo a ve­ces pa­re­cen sa­lir so­las, en­tre­ve­ran­do, co­mo lo ha­cen las emo­cio­nes, lo per­so­nal y lo po­lí­ti­co.

Po­cas ac­cio­nes y es­ta­dos ha­cen más evi­den­te esa in­se­pa­ra­bi­li­dad de lo pri­va­do y lo pú­bli­co que la lec­tu­ra y la es­cri­tu­ra, ac­tos ín­ti­mos ca­pa­ces de re­cons­ti­tuir el mun­do. En su no­ve­la En tu vien­tre, el es­cri­tor por­tu­gués Jo­sé Luís Pei­xo­to, in­vi­ta­do a la FILBO, ima­gi­na las pa­la­bras que ex­po­ne un sa­cer­do­te a Lu­cía, una de las ni­ñas pas­to­ras que ase­gu­ró ha­ber vis­to a la­vir­gen Ma­ría en Fá­ti­ma en 1917:“Una men­ti­ra, fi­na co­mo un ca­be­llo, per­tur­ba pa­ra siem­pre el or­den del mun­do. Lo que sa­be­mos tie­ne mu­cha im­por­tan­cia. To­ma­mos de­ci­sio­nes, va­mos por aquí o por allá, se­gún aque­llo que sa­be­mos.y to­do lo que ven­drá des­pués, el fu­tu­ro has­ta el fi­nal de los tiempos, se­rá di­fe­ren­te si va­mos pa­ra un la­do en vez de ir por otro… Una men­ti­ra, aun­que sea blan­ca, per­tur­ba el en­ten­di­mien­to que los de­más tie­nen de la reali­dad, los lle­va a creer aque­llo que no es. Esa con­ta­mi­na­ción les per­tur­ba­rá la ló­gi­ca del mun­do. Las con­clu­sio­nes a las que sean ca­pa­ces de lle­gar se­rán cal­cu­la­das a par­tir de un dato fal­so y, des­de ese mo­men­to en ade­lan­te, to­das las cuen­tas se­rán mul­ti­pli­ca­cio­nes de erro­res. Una men­ti­ra des­or­de­na to­do lo que to­ca, des­equi­li­bra el mun­do… Cuan­do se abre la bo­ca pa­ra sol­tar una men­ti­ra, la pri­me­ra, hi­ja de na­da que la jus­ti­fi­que, no tie­ne no­ción com­ple­ta de has­ta dón­de lle­ga­rá… Se es­tá li­be­ran­do a un de­pre­da­dor vo­raz… Una so­la men­ti­ra pue­de man­te­ner en cau­ti­ve­rio a ge­ne­ra­cio­nes en­te­ras

de per­so­nas que to­da­vía no han na­ci­do”. El sa­cer­do­te par­te del ac­to ín­ti­mo de la fe (ac­to tan ín­ti­mo co­mo pú­bli­co) y, sin ne­gar el mi­la­gro o el de­seo de un mi­la­gro, ad­vier­te de la ca­pa­ci­dad que tie­nen las pa­la­bras de reha­cer el mun­do: que­da la du­da en esa no­ve­la, y por eso Pei­xo­to es un au­tor tan asom­bro­so, de si las pa­la­bras de Lu­cía es­tán da­ñan­do el mun­do o re­pa­rán­do­lo, ha­cién­do­lo ex­tra­viar­se pa­ra siem­pre o dán­do­le una nue­va opor­tu­ni­dad.

Otra in­vi­ta­da a la fe­ria, la es­cri­to­ra chi­le­na Dia­me­la El­tit, tam­bién mi­ra lo que nos da­ña y nos re­pa­ra en esa in­ter­sec­ción per­ma­nen­te –en esa in­di­so­lu­bi­li­dad– de lo per­so­nal y lo po­lí­ti­co. En su li­bro El in­far­to del al­ma (1994), ba­sa­do en la vi­si­ta que ha­ce a un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co, un es­pa­cio ha­bi­ta­do por “hom­bres y mu­je­res an­te los cua­les de­bo di­si­mu­lar la pro­fun­da con­mo­ción que me pro­vo­ca la pre­ca­rie­dad de sus des­ti­nos”, “fi­gu­ras de­for­ma­das por los fár­ma­cos”, “cuer­pos que trans­por­tan se­ñas so­cia­les”, mu­chos de ellos in­clu­so sin iden­ti­dad ci­vil, El­tit es­cri­be: “Hay tan­tos enamo­ra­dos que ya pier­do la cuen­ta. Se ali­men­tan, se cui­dan. Se ali­men­tan un po­qui­to y se cui­dan co­mo pue­den y a la ma­ne­ra ra­dio­grá­fi­ca veo la gran me­tá­fo­ra que con­fir­ma a to­da pa­re­ja; la vi­da en­te­ra ane­xa­da a otro por una ta­za de té y pan con man­te­qui­lla. Ellos es­tán vi­vien­do una ex­tra­or­di­na­ria historia de amor en­ce­rra­dos en el hos­pi­tal; cró­ni­cos, in­di­gen­tes, la­dea­dos, co­jos, mu­ti­la­dos, con la mi­ra­da fi­ja ca­mi­nan­do por las de­pen­den­cias con to­dos sus bul­tos a cues­tas. Chi­le­nos, ol­vi­da­dos de la mano de Dios, en­tre­ga­dos a la ca­ri­dad rí­gi­da del Es­ta­do”. El li­bro con­tie­ne una do­ble re­pa­ra­ción: da cuen­ta de có­mo es­tos se­res, “los más des­pro­vis­tos del mun­do”, se dan a sí mis­mos y en los ac­tos más ín­ti­mos – el desa­yuno, las ca­ri­cias, el se­xo– lo que la so­cie­dad no les brin­da. El­tit no­ta có­mo ellos in­ten­tan re­sar­cir lo da­ña­do, po­blar su des­po­jo –¿pue­de una ac­ción ser más evi­den­te­men­te po­lí­ti­ca?–, y al dar tes­ti­mo­nio de eso, se emo­cio­na, nos emo­cio­na y les con­ce­de otra re­pa­ra­ción.

Que la FILBO quie­ra ha­blar de emo­cio­nes sig­ni­fi­ca que quie­re ha­blar de con­mo­ción: de eso que el mun­do nos pro­vo­ca y de aque­llo que po­de­mos pro­vo­car en el mun­do. De to­do lo que na­ce y ocu­rre en nues­tro cuer­po por cau­sa del mun­do, y de to­do lo que pue­de na­cer en el mun­do a par­tir de nues­tra so­le­dad e in­ter­ac­ción con él.

Por ra­zo­nes de fuer­za ma­yor, Sandra Borda no pu­do es­cri­bir su co­lum­na pa­ra es­ta edición.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.