Ni­ño de El­che El re­bel­de del fla­men­co

Arcadia - - EDITORIAL - Jai­me An­drés Mon­sal­ve B.* Bo­go­tá

En fe­bre­ro fue lan­za­do en Es­pa­ña un ál­bum lla­ma­do An­to­lo­gía del can­te fla­men­co he­te­ro­do­xo. Co­mo po­cas ve­ces en su historia, el gé­ne­ro es­tá tra­tan­do de re­cu­pe­rar­se del cim­bro­na­zo. Su can­taor, un ar­tis­ta in­te­gral y mi­li­tan­te, es­cri­tor, do­cu­men­ta­lis­ta y mú­si­co, tie­ne en­fren­ta­das has­ta a las fac­cio­nes más li­bre­pen­sa­do­ras del fla­men­co.

El pun­to de par­ti­da de lo que se veía ve­nir se lla­mó Vo­ces del ex­tre­mo, una gra­ba­ción lan­za­da en Es­pa­ña en abril de 2015. Fir­ma­ba el dis­co un can­taor de 30 años cu­ya mú­si­ca, has­ta ese en­ton­ces, ha­bía cir­cu­la­do en fes­ti­va­les y ta­blaos co­mo el ejem­plo de lo que bien po­día apor­tar la ju­ven­tud a un gé­ne­ro vi­tal, vi­bran­te, pe­ro siem­pre due­ño de una re­sis­ten­cia in­tes­ti­na al cam­bio. Muy bien li­bra­do ha­bía sa­li­do de otras aven­tu­ras des­de que sor­pren­die­ra, en 2007, a sus 22 años, con Mis pri­me­ros llan­tos, tra­ba­jo mo­derno pe­ro acor­de con el gus­to del gran pú­bli­co, en el que in­clu­so mu­chos vie­ron una ma­ra­vi­llo­sa cer­ca­nía vo­cal con el gra­na­dino En­ri­que Mo­ren­te.

Na­die po­dría ha­ber du­da­do de las bue­nas in­ten­cio­nes de Fran­cis­co Con­tre­ras Mo­li­na en el fla­men­co más tra­di­cio­nal, em­pe­zan­do por el nom­bre ar­tís­ti­co que de­ci­dió acu­ñar: Ni­ño de El­che. Un be­llo anacro­nis­mo, un re­cur­so to­po­ní­mi­co que re­mi­te a las dé­ca­das de los vein­te y los trein­ta del si­glo pasado en An­da­lu­cía, tan col­ma­das de ge­nios del can­te co­mo Ni­ño de Utre­ra, Ni­ño de La Huer­ta, Ni­ña de Los Pei­nes… Anacró­ni­ca tam­bién su es­tam­pa, es­tá le­ja­na del sos­pe­cho­so in­te­rés de los can­tao­res ac­tua­les por man­te­ner­se en for­ma y mu­cho más acor­de con las fi­gu­ras ro­lli­zas de los pa­triar­cas Sil­ve­rio Fran­co­net­ti, Ma­no­lo Ca­ra­col y, cla­ro, de nue­vo, En­ri­que Mo­ren­te.

Con esos an­te­ce­den­tes, ha­bía un en­gra­na­je que des­de un prin­ci­pio no ajus­ta­ba en Vo­ces del ex­tre­mo. Pa­ra em­pe­zar, en la por­ta­da del dis­co un aho­ra alo­pé­ci­co Ni­ño de El­che po­sa en una li­bre­ría, ves­ti­do con uni­for­me de po­li­cía an­ti­dis­tur­bios. El con­te­ni­do so­no­ro no era me­nos in­quie­tan­te: la gui­ta­rra eléc­tri­ca pro­ta­go­nis­ta fren­te a la gui­ta­rra es­pa­ño­la y la apa­ri­ción de se­cuen­cia­do­res y pro­ce­sa­do­res elec­tró­ni­cos, ha­cen ver a ese tra­ba­jo más co­mo un de­ri­va­do del new wa­ve in­glés y del krau­trock ale­mán, que co­mo uno del can­te por so­lea­res.

Las letras, una se­gui­di­lla de poe­mas de au­to­res de Vo­ces del ex­tre­mo, mo­vi­mien­to y fes­ti­val crea­do y di­ri­gi­do por An­to­nio Orihue­la, hi­cie­ron tam­bién lo su­yo. Se tra­ta de un com­pen­dio de letras de­li­be­ra­da­men­te po­lí­ti­cas (“Era tan co­mu­nis­ta / que ter­mi­na­da la con­tien­da / huía a cal­zón qui­ta­do / a to­mar el pri­mer avión”, can­ta en “El co­mu­nis­ta”, so­bre el poe­ma de Fran­cis­co Fe­noy Ro­drí­guez) que li­be­ran a Ni­ño de El­che de que­dar co­mo un bienpen­san­te (“Que os me­tan una ga­vio­ta / con las alas abier­tas por el cu­lo”, di­cen los ver­sos de Jo­sé Luis Che­ca can­ta­dos en el te­ma “Que os fo­llen”).

Fue el prin­ci­pio de la rup­tu­ra con el fla­men­co y del na­cien­te in­te­rés en su obra por par­te de los fa­ná­ti­cos de la mú­si­ca de van­guar­dia y del rock.ce­rran­do 2015, el dia­rio El País, la re­vis­ta Rock­de­lux, Ra­dio 3 y el gre­mio de Pe­rio­dis­tas Aso­cia­dos Mu­si­ca­les a tra­vés del Pre­mio Rui­do de­cla­ra­ron al uní­sono a Vo­ces del ex­tre­mo co­mo el me­jor dis­co es­pa­ñol del año.

ILÍ­CI­TO ILICITANO

Al mo­men­to de la es­cri­tu­ra de es­te ar­tícu­lo, el per­fil de Twit­ter de @Ni­no­deel­che di­ce, la­có­ni­co y con­tun­den­te, “ex-fla­men­co”. Al res­pec­to di­jo al dia­rio di­gi­tal El Es­pa­ñol: “Vi­vo en los már­ge­nes del fla­men­co (aun­que aún no se­pa­mos bien lo que es), vi­vo en los re­si­duos que va de­jan­do el fla­men­co aun­que guar­do mu­chos con­di­men­tos de él”. En el ca­nal de You­tu­be, que ma­ne­ja con su nom­bre de pi­la, uno en­cuen­tra cu­plés de los años trein­ta, ar­tis­tas de van­guar­dia y gra­ba­cio­nes de can­tos hui­to­tos y de Ya­ki Kan­dru, pro­yec­to in­di­ge­nis­ta na­ci­do en el seno de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, en Bo­go­tá.

La pa­la­bra “re­vo­lu­cio­na­rio”, que una vez en­ca­jó a la per­fec­ción en los tra­ba­jos de Pa­co de Lu­cía, Ca­ma­rón de la Is­la y Mo­ren­te, no tie­ne asi­de­ro en la obra de Ni­ño de El­che. “Pa­ra los pu­ris­tas del fla­men­co, to­do es ex­cep­cio­nal”, ha di­cho en otra en­tre­vis­ta, y en va­rias oca­sio­nes ha afir­ma­do que sus ya ci­ta­dos co­le­gas sim­ple­men­te tra­ba­ja­ron con lo que te­nían a mano. “En el fla­men­co, cuan­to más an­ti­guo, más van­guar­dis­ta”, fue la fra­se em­plea­da por Da­vid Mo­reno pa­ra ti­tu­lar la en­tre­vis­ta con Con­tre­ras de enero pasado pa­ra la web no­cio­ne­su­ni­das.com.

Ilicitano de na­ci­mien­to y se­vi­llano por adop­ción, el hoy re­si­den­te en Ma­drid to­mó es­tu­dios de fla­men­co en la Fun­da­ción Cris­ti­na Hee­ren, de don­de di­ce ha­ber sa­li­do es­pan­ta­do. Su pa­dre, que so­lía dar­se al can­te en fies­tas fa­mi­lia­res, lo ins­tó a apren­der a to­car gui­ta­rra a los ocho años. A los diez, sin que su fa­mi­lia lo su­pie­ra, par­ti­ci­pó de un con­cur­so de can­te en Mon­te­jí­car, Gra­na­da, y se lle­vó el pri­mer pre­mio. Lue­go ven­dría to­do un pro­ce­so de re­co­no­cer­se pa­san­do por ta­blaos de Bar­ce­lo­na y Se­vi­lla des­de sus 17 años, pa­ra lue­go lan­zar su fun­da­cio­nal Mis pri­me­ros llan­tos.

El con­tac­to con la li­te­ra­tu­ra, en es­pe­cial una de ca­rác­ter po­lí­ti­co que in­clu­ye a sus muy ci­ta­dos An­to­nio Orihue­la y An­to­nio Es­coho­ta­do, em­pie­za a to­mar re­fle­jo en 2011, cuan­do creó su pro­yec­to es­cé­ni­co Va­con­ba­con, can­tar las fuer­zas, so­bre tex­tos del fi­ló­so­fo Fran­cis Ba­con. Ese in­te­rés con­ti­nuó en su si­guien­te dis­co, Sí, a Miguel Her­nán­dez, de 2013, cu­ya edición en CD ve­nía en­vuel­ta en un pe­rió­di­co con ti­tu­la­res co­mo “Ha­llan un dis­co de un can­taor ba­sa­do en el poe­ta pas­tor”, “Úl­ti­mos tuits de Miguel Her­nán­dez” o “La fa­mi­lia de Miguel Her­nán­dez se lle­va el le­ga­do del poe­ta a un ban­co”. El dis­co cons­ti­tu­yó ade­más el de­but de Con­tre­ras co­mo do­cu­men­ta­lis­ta, So­bre MH, dis­po­ni­ble en You­tu­be.

El pa­so por lo au­dio­vi­sual es un dien­te más en el en­gra­na­je de la obra de Ni­ño de El­che co­mo crea­dor in­te­gral. La mú­si­ca es so­lo un ele­men­to de ese gran per­for­man­ce que lo ha vis­to ac­tuar en los fes­ti­va­les más re­le­van­tes del fla­men­co y en es­ce­na­rios

Ni­ño de El­che en el fes­ti­val Só­nar, el 17 de ju­nio de 2016 en Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.