En­tre­vis­ta con Petr Pa­vlens­ki El ar­tis­ta ru­so que se co­ció los la­bios

Arcadia - - EDITORIAL - Ri­car­do Ab­dah­llah*

El ar­tis­ta que se cla­vó los tes­tícu­los en la Pla­za Ro­ja pa­ra pro­tes­tar con­tra Pu­tin y se cor­tó un ló­bu­lo de la ore­ja pa­ra de­nun­ciar la re­pre­sión psi­quiá­tri­ca ha bus­ca­do re­fu­gio en Pa­rís, don­de ha­bló con ARCADIA. Ha­ce po­co in­cen­dió una se­de del Ban­co de Fran­cia. No in­ten­tó huir.

Se­gún las au­to­ri­da­des ru­sas, Petr Pa­vlens­ki es­tá más o me­nos lo­co. Lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra re­te­ner­lo, pe­ro no tan­to co­mo pa­ra que no res­pon­da por sus ac­cio­nes. Por ejem­plo: ha­ber­se cla­va­do en 2013 los tes­tícu­los fren­te al mau­so­leo de Le­nin en ple­na Pla­za Ro­ja pa­ra pro­tes­tar con­tra el au­to­ri­ta­ris­mo de Vla­di­mir Pu­tin, que en­ton­ces lle­va­ba un año de ser re­ele­gi­do pa­ra un ter­cer pe­rio­do co­mo pre­si­den­te de Ru­sia (y que aho­ra co­mien­za el cuar­to, has­ta 2024); en­vol­ver­se en alam­bre de púas –su fir­ma es esa: un hom­bre en­vuel­to en un alam­bre de púas–; co­ser­se los la­bios en apo­yo a las mi­li­tan­tes de Pussy Riot; in­cen­diar neu­má­ti­cos en un puen­te de San Pe­ters­bur­go, o pren­der­les fue­go a las puer­tas del edi­fi­cio de la FSB, la agen­cia cen­tral de in­te­li­gen­cia que su­ce­dió a la KGB, de la cual Pu­tin, ca­sua­li­da­des de la vi­da, fue fun­cio­na­rio y es­pía.

Pa­ra de­jar cla­ro que no es­ta­ba de acuer­do con el uso de la psi­quia­tría co­mo un ins­tru­men­to al ser­vi­cio de la re­pre­sión del Es­ta­do, el 19 de oc­tu­bre de 2014 Pa­vlens­ki se qui­tó la ro­pa, subió al mu­ro del Hos­pi­tal Serbs­ki y se cor­tó el ló­bu­lo de la ore­ja con un cu­chi­llo de car­ni­ce­ro. Pe­ro no es en su ore­ja, o en el pe­da­zo que fal­ta, que uno se fi­ja. Pa­vlens­ki siem­pre apa­re­ce con una ga­bar­di­na ne­gra que le lle­ga has­ta las ro­di­llas, los za­pa­tos gas­ta­dos y el ros­tro de­ma­cra­do de quien ha re­ci­bi­do pa­li­zas. Di­ce que no tie­ne po­se­sio­nes ma­te­ria­les y que evi­ta, has­ta don­de pue­de, uti­li­zar el di­ne­ro. Tam­po­co quie­re dar­le nom­bre a la re­la­ción abier­ta que tie­ne con Ok­sa­na Shaly­gi­na, la ma­dre de sus dos hi­jos, más allá de que “to­do es­tá per­mi­ti­do, pe­ro cual­quier fal­ta con­tra la trans­pa­ren­cia es muy gra­ve”. A prin­ci­pios de 2017, la fa­mi­lia se exi­lió en Pa­rís y en ma­yo de ese mis­mo año ob­tu­vo el es­ta­tus de re­fu­gia­da po­lí­ti­ca. A pe­sar de que te­nían de­re­cho a un au­xi­lio del Es­ta­do y a una vi­vien­da, Pa­vlens­ki con­si­de­ró que re­ci­bir­los se­ría trai­cio­nar sus prin­ci­pios.

Po­co des­pués de es­ta en­tre­vis­ta, Pa­vlens­ki in­ten­tó in­cen­diar la se­de Bas­ti­lla del ban­co emi­sor fran­cés. “Pren­der fue­go al Ban­co de Fran­cia es ilu­mi­nar la ver­dad que las au­to­ri­da­des nos obli­ga­ron a ol­vi­dar. El Ban­co de Fran­cia ha to­ma­do el lu­gar de la Bas­ti­lla, los ban­que­ros han to­ma­do el lu­gar de los mo­nar­cas”, di­jo. Lue­go lo de­tu­vie­ron. la ma­ne­ra en que los que allí se for­ma­ban eran se­cues­tra­dos por las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas y re­li­gio­sas. Tan­to que mu­chos de los que en­tra­ban co­mo ateos se san­ti­gua­ban al ter­cer año. Ha­bía una se­rie de es­tra­te­gias muy bien pen­sa­das pa­ra lle­var­los a esa su­mi­sión. Es­ta­ban obli­ga­dos, por ejem­plo, an­tes de sa­lir de la es­cue­la de ar­tes, a te­ner el en­car­go de una ins­ti­tu­ción cle­ri­cal: un fres­co en una igle­sia o al­go así, que no les en­car­ga­rían si eran “pro­ble­má­ti­cos”. En­ton­ces en­tra­ban en ese sis­te­ma de de­pen­den­cia to­tal, ma­te­rial e ideo­ló­gi­ca. An­tes del pro­ce­so de Pussy Riot pen­sa­ba que era un pro­ble­ma de San Pe­ters­bur­go, pe­ro cuan­do pa­só eso me di cuen­ta de que to­dos los ar­tis­tas ru­sos se iban con­vir­tien­do en fun­cio­na­rios del ré­gi­men. Yo as­pi­ra­ba a más que eso y me de­cía que si se­guía allí se­ría res­pon­sa­ble de la con­ti­nui­dad de esa ser­vi­dum­bre. Fue pa­ra sa­lir de ese sis­te­ma que reali­cé es­ta ac­ción de trans­gre­sión. Sa­bía que no ten­dría vuel­ta atrás.

Pussy Riot, us­ted, las Fe­men... Los tres nom­bres de re­fe­ren­cia de las ac­cio­nes ra­di­ca­les en el es­pa­cio pú­bli­co vie­nen del es­pa­cio ex­so­vié­ti­co. ¿Có­mo lo ex­pli­ca?

Sim­pa­ti­zo con ellas, y to­dos rea­li­za­mos ac­cio­nes di­rec­tas, pe­ro par­ti­mos de con­cep­tos muy di­fe­ren­tes. Ellas se con­si­de­ran mi­li­tan­tes y lo que ha­cen no ne­ce­sa­ria­men­te es ar­te. Yo, en cam­bio, soy un ar­tis­ta.

Des­pués de esa pri­me­ra ac­ción, us­ted se en­vol­vió en alam­bre de púas fren­te a la asam­blea de San Pe­ters­bur­go. Hay quien ve­ría tam­bién eso co­mo un ac­to más po­lí­ti­co que ar­tís­ti­co.

Lla­mé­mos­lo “ar­te po­lí­ti­co”. Co­mo lo con­ci­bo, en el pro­ce­so ar­tís­ti­co hay mu­cho de lu­cha por có­mo las co­sas que ha­go se­rán nom­bra­das. To­do el tiem­po hu­bo ten­ta­ti­vas de dar un nom­bre a mis ac­cio­nes: “van­da­lis­mo”, “lo­cu­ra”, “in­ci­ta­ción al odio re­li­gio­so”. El ar­te pue­de to­mar cual­quier for­ma, pe­ro pa­ra mí la ra­zón de to­da for­ma de ar­te es la li­be­ra­ción de cual­quier ti­po de amo.

¿Per­for­man­ce po­lí­ti­co, en­ton­ces?

Di­ga­mos que en mi es­ca­la es­tá, de un la­do, la gran ópe­ra y, en el otro, el ac­to te­rro­ris­ta: dos ex­tre­mos de for­mas de ex­pre­sión, de au­to­rrea­li­za­ción en la mis­ma lí­nea, pe­ro muy ale­ja­das en­tre sí. La ac­ción, que es lo que yo ha­go, es­tá mu­cho más cer­ca del ac­to te­rro­ris­ta, y el per­for­man­ce es­tá más cer­ca del tea­tro por­que exi­ge mu­chas con­di­cio­nes pre­vias: una es­ce­na, es­pec­ta­do­res… Pre­pa­ro mis ac­cio­nes y re­fle­xiono an­tes de ha­cer­las, a ve­ces du­ran­te años, pe­ro no las anun­cio, no in­ten­to bus­car es­pec­ta­do­res. No fin­jo que me cor­to una ore­ja, me la cor­to. Des­de el pri­mer mo­men­to de trans­gre­sión he rea­li­za­do seis ac­cio­nes y así es co­mo me gus­ta de­no­mi­nar­las. eso lo uti­li­zo. El cuer­po me per­mi­te ha­blar­le al ré­gi­men me­jor de lo que me per­mi­ten la es­cul­tu­ra o la pin­tu­ra. En ese sis­te­ma tan re­gla­men­ta­do del ré­gi­men en que el in­di­vi­duo no se per­te­ne­ce, sé que gra­cias a mis ac­cio­nes el cuer­po vuel­ve a per­te­ne­cer­me.

“Ré­gi­men” es una pa­la­bra que us­ted usa con fre­cuen­cia. La pri­me­ra lec­tu­ra se­ría que ha­bla de la Ru­sia ac­tual, pe­ro en sus es­cri­tos pa­re­ce que es al­go más am­plio. ¿El sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta? ¿Cual­quier ti­po de sis­te­ma?

La idea de ré­gi­men no ne­ce­si­ta un pa­sa­por­te pa­ra atravesar las fron­te­ras ru­sas. Pa­ra mí es inacep­ta­ble to­da do­mi­na­ción so­bre un in­di­vi­duo ra­cio­nal que, gra­cias a la ra­zón, po­dría cues­tio­nar to­da im­po­si­ción de va­lo­res, to­da ideo­lo­gía y to­do sis­te­ma. Es­toy en con­tra de to­das las for­mas de po­der que exis­ten en el mun­do. El ca­pi­ta­lis­mo es una de las más bru­ta­les.

¿Ima­gi­na un fi­nal pa­ra la era Pu­tin?

Es co­mo leer el fu­tu­ro en una ta­za de ca­fé. Ha­blo co­mo ar­tis­ta que per­te­ne­ce a una cla­se so­cial que no pue­de per­mi­tir­se ese ti­po de pro­nós­ti­cos, por­que en reali­dad no sa­be­mos lo que es­tá pa­san­do. Tien­do a ha­blar de aque­llo que es post-fac­tum: de to­das las co­sas im­por­tan­tes en el mun­do nos en­te­ra­mos cuan­do es de­ma­sia­do tar­de. Eso va­le pa­ra las elec­cio­nes o, por ejem­plo, pa­ra la ane­xión de Cri­mea, una ope­ra­ción que lle­va­ba diez años co­ci­nán­do­se.

Us­ted di­ce que no ne­ce­si­ta es­pec­ta­do­res, pe­ro se ex­pre­sa en lu­ga­res pú­bli­cos en los que hay tran­seún­tes, los me­dios in­for­man, las au­to­ri­da­des in­ter­vie­nen… ¿Qué tan­to cal­cu­la us­ted la reac­ción de esos otros ac­to­res cuan­do con­ci­be sus ac­cio­nes? No calcu­lo quién pue­de par­ti­ci­par, en tér­mi­nos de pú­bli­co o qué sé yo… de tran­seún­tes. Pe­ro con mis ac­cio­nes he obli­ga­do a los miem­bros de una co­mu­ni­dad ce­rra­da que gra­vi­ta en torno al Krem­lin, o que le sir­ve, a con­ver­tir­se en per­so­na­jes. Creo un mo­men­to en que el po­der me obe­de­ce. En cuan­to al pú­bli­co, cues­tiono la na­rra­ti­va ofi­cial. A la gen­te le co­rres­pon­de ver qué ha­ce con esa na­rra­ti­va ro­ta. Esa es su res­pon­sa­bi­li­dad, no la mía. Se­ría ri­dícu­lo pa­ra un ar­tis­ta es­pe­rar al­go de su pú­bli­co.

¿Y si al pú­bli­co no le que­da na­da? ¿Pue­den esas ac­cio­nes re­lám­pa­go cam­biar al­go a ni­vel po­lí­ti­co? Hay una tem­po­ra­li­dad muy par­ti­cu­lar en lo que lla­mo “el efec­to del ar­te”. La tem­po­ra­li­dad pa­ra la pu­bli­ci­dad, por ejem­plo, es muy cor­ta: em­pie­za por un pun­to y se ter­mi­na por otro. Ves el anun­cio y com­pras rá­pi­do o no com­pras nun­ca. Si la pu­bli­ci­dad no tie­ne un efec­to in­me­dia­to, nun­ca ten­drá un efec­to. El ar­te tra­ba­ja pen­san­do a lar­go pla­zo. Aun­que uno no vea efec­tos in­me­dia­tos, con­fío en que esos cam­bios lle­ga­rán. No aho­ra, pue­de que en 30 años. Y si ade­más de esos 30 se ne­ce­si­tan otros 30, se­gui­rá va­lien­do la pe­na. A di­fe­ren­cia de la pro­pa­gan­da de los re­gí­me­nes, o de la pu­bli­ci­dad de los ca­pi­ta­lis­tas, el ar­te tie­ne en el tiem­po a su me­jor alia­do.

“Me di cuen­ta de que to­dos los ar­tis­tas ru­sos se iban con­vir­tien­do en fun­cio­na­rios del ré­gi­men. Yo as­pi­ra­ba a más” Su pri­mer ac­to pú­bli­co fue co­ser­se la bo­ca pa­ra pro­tes­tar con­tra la de­ten­ción de las ac­ti­vis­tas de Pussy Riot. ¿La “ora­ción punk” que ellas rea­li­za­ron en la Ca­te­dral de Mos­cú ha­bía si­do una es­pe­cie de ins­pi­ra­ción? En ese en­ton­ces es­tu­dia­ba en la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de San Pe­ters­bur­go y ya me pre­gun­ta­ba por Los la­bios co­si­dos, la piel la­ce­ra­da, la ore­ja cor­ta­da, el es­cro­to atra­ve­sa­do por un cla­vo, los bra­zos pa­ra mo­ver los neu­má­ti­cos e in­cen­diar­los... ¿Uti­li­za el cuer­po por­que cree que la pin­tu­ra y la es­cul­tu­ra es­tán ago­ta­das? El cuer­po per­mi­te mos­trar­le al ré­gi­men la obe­dien­cia, pe­ro tam­bién la au­sen­cia de es­ta. Por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.