La au­to­ma­ti­za­ción de la es­cri­tu­ra

Arcadia - - EDITORIAL - Jo­seph Avs­ki* Mary­vi­lle, Mi­su­ri

Ya exis­ten pro­gra­mas que identifican es­truc­tu­ras na­rra­ti­vas, ejes te­má­ti­cos y ca­rac­te­rís­ti­cas en es­ti­lo y pro­sa, y que, a par­tir de ello, cons­tru­yen tex­tos li­te­ra­rios iné­di­tos. ¿Qué re­sul­ta de la au­to­ma­ti­za­ción de la es­cri­tu­ra? ¿Qué li­bros es­cri­bi­ría un apa­ra­to si tu­vie­ra li­ber­tad crea­ti­va?

En al­gún mo­men­to en­tre 1947 y 1948, en la is­la de Ju­ra al no­res­te de Es­co­cia, Geor­ge Or­well ima­gi­nó má­qui­nas pa­ra es­cri­bir no­ve­las. En ese en­ton­ces la so­cie­dad in­gle­sa es­ta­ba en pro­ce­so de re­cons­truc­ción des­pués de la de­vas­ta­ción de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, que ha­bía ter­mi­na­do me­nos de tres años atrás. Las compu­tado­ras más avan­za­das eran po­co más que cal­cu­la­do­ras gi­gan­tes con me­nos me­mo­ria y ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to que el más ba­ra­to de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes de nues­tros días; la te­le­vi­sión aún no se ma­si­fi­ca­ba, y no exis­tían los compu­tado­res per­so­na­les, ni el mi­cro­on­das, ni los re­pro­duc­to­res de DVD o CD, ni las con­so­las pa­ra

vi­deo­jue­gos. El ar­te­fac­to tec­no­ló­gi­co más avan­za­do en un ho­gar bri­tá­ni­co pro­me­dio era la ra­dio.

Pe­ro en su no­ve­la 1984, Or­well des­cri­be al Mi­nis­te­rio de la Ver­dad, una di­vi­sión del go­bierno to­ta­li­ta­rio de Ocea­nía, que po­see má­qui­nas que pro­du­cen pe­rió­di­cos, li­bros de tex­to, co­me­dias, poe­mas lí­ri­cos, tra­ta­dos cien­tí­fi­cos y, des­de lue­go, no­ve­las. El pro­pó­si­to de es­tas má­qui­nas no es el que usual­men­te aso­cia­mos con la es­cri­tu­ra: cues­tio­nar al po­der, apor­tar a la dis­cu­sión pú­bli­ca, con­ce­bir ideas, de­fen­der los va­lo­res de la de­mo­cra­cia, do­cu­men­tar los pro­ce­sos so­cia­les y cien­tí­fi­cos. To­do lo con­tra­rio: el pro­pó­si­to de es­tas má­qui­nas es fa­bri­car obras pan­fle­ta­rias que ope­ren co­mo mé­to­do de ins­truc­ción. Ju­lia, la co­pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la, tra­ba­ja en ese de­par­ta­men­to y es­tá fa­mi­lia­ri­za­da con to­do el pro­ce­di­mien­to pa­ra fa­bri­car un tex­to, de las di­rec­tri­ces ge­ne­ra­les del Co­mi­té In­ven­tor a los to­ques fi­na­les que da la Bri­ga­da de Re­pa­so. Sin

em­bar­go, no le in­tere­sa el pro­duc­to ter­mi­na­do. No le in­tere­sa leer. Pa­ra ella los li­bros no son más que mer­can­cía.

Ima­gino que Ju­lia te­nía ra­zón. Los li­bros pro­du­ci­dos por el Mi­nis­te­rio de la Ver­dad de­bían ser in­fu­ma­bles, no tan­to por ser pro­du­ci­dos por má­qui­nas, co­mo por es­tar cui­da­do­sa­men­te cu­ra­dos por fun­cio­na­rios con una agen­da po­lí­ti­ca.

Pe­ro, ¿qué li­bros es­cri­bi­rían las má­qui­nas si tu­vie­ran li­ber­tad crea­ti­va? La res­pues­ta pue­de es­tar en un re­cien­te nú­me­ro de la re­vis­ta Wi­red. Adam Ham­mond, es­tu­dian­te de doc­to­ra­do de Cien­cia de la Compu­tación en la Uni­ver­si­dad de To­ron­to, y Ju­lian Broo­ke, pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de In­glés de la Uni­ver­si­dad de To­ron­to, han de­di­ca­do va­rios años a desa­rro­llar una in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que ana­li­za ba­ses de da­tos li­te­ra­rias. El pro­gra­ma pue­de iden­ti­fi­car es­truc­tu­ras na­rra­ti­vas a di­fe­ren­tes es­ca­las, ejes te­má­ti­cos, así co­mo ca­rac­te­rís­ti­cas en el es­ti­lo y la pro­sa.

Los dos in­ves­ti­ga­do­res lle­va­ron a ca­bo un ex­pe­ri­men­to li­te­ra­rio. Le pi­die­ron al es­cri­tor ca­na­dien­se de cien­cia fic­ción Step­hen Mar­che es­cri­bir con la ayu­da de su pro­gra­ma. Que­rían sa­ber si el al­go­rit­mo po­día ayu­dar­le a Mar­che a es­cri­bir me­jo­res cuen­tos de cien­cia fic­ción. Pa­ra ello, el es­cri­tor se­lec­cio­nó sus 50 fa­vo­ri­tos del gé­ne­ro, y Ham­mond y Broo­ke los usa­ron pa­ra con­tras­tar­los con otros cuen­tos y des­ti­lar la esen­cia de su po­der na­rra­ti­vo. El pro­ce­so se lla­ma to­pic­mo­de­ling. La má­qui­na en­tre­gó con­se­jos ar­gu­men­ta­les: par­te de la historia te­nía que desa­rro­llar­se en otro pla­ne­ta y sus per­so­na­jes te­nían que pa­sar por si­tua­cio­nes dra­má­ti­cas co­mu­nes en la Tie­rra. Tam­bién dio con­se­jos es­truc­tu­ra­les co­mo el nú­me­ro de per­so­na­jes y la can­ti­dad de diá­lo­go, y por úl­ti­mo plan­teó una lí­nea es­ti­lís­ti­ca con un nú­me­ro de­fi­ni­do de sus­tan­ti­vos y ad­je­ti­vos por ca­da cien pa­la­bras. To­do es­to pa­ra que la historia de Mar­che se pa­re­cie­ra lo más que fue­ra po­si­ble a las 50 pie­zas que él mis­mo ha­bía se­lec­cio­na­do.

Una vez ter­mi­na­do el ex­pe­ri­men­to, ha­bía que eva­luar el re­sul­ta­do. Mar­che le en­vió el cuen­to a su edi­tor, quien con­si­de­ró que era me­jor de lo que es­pe­ra­ba da­da la inusual co­la­bo­ra­ción. Por su par­te, el edi­tor de Wi­red con­tac­tó tam­bién a Andy Ward, je­fe edi­to­rial de Ran­dom Hou­se, y a De­bo­rah Treis­man, edi­to­ra de fic­ción de la re­vis­ta The New Yor­ker, y les pi­dió eva­luar el cuen­to. Ward y Treis­man na­da sa­bían so­bre la par­ti­ci­pa­ción de una in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en el pro­ce­so de es­cri­tu­ra, pe­ro su con­cep­to fue si­mi­lar: el re­la­to no es­ta­ba mal, pe­ro no ter­mi­na­ba de cua­jar. En reali­dad, el re­sul­ta­do fue un cuen­to pro­me­dio, un po­co más in­cli­na­do ha­cia la me­dio­cri­dad que ha­cia la ex­ce­len­cia.

LA OBRA Y LAS HE­RRA­MIEN­TAS

Hoy el cuen­to de Mar­che es ape­nas una cu­rio­si­dad aca­dé­mi­ca. Pe­ro al­gún día po­dría con­ver­tir­se en un mo­de­lo de tra­ba­jo: cuan­do la es­cri­tu­ra de­je de ser una ac­ti­vi­dad so­li­ta­ria y se vuel­va una co­la­bo­ra­ción en­tre un al­go­rit­mo y una per­so­na. Es in­ge­nuo pen­sar que la li­te­ra­tu­ra per­ma­ne­ce­rá inal­te­ra­da por la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. Por el con­tra­rio, mal ha­ría en ale­jar­se de las fuer­zas trans­for­ma­do­ras de la so­cie­dad.

En reali­dad, la co­la­bo­ra­ción en­tre má­qui­na y es­cri­tor ya em­pe­zó. Po­cos, muy po­cos es­cri­to­res no usan un compu­tador o un pro­ce­sa­dor de tex­to. Y es inevi­ta­ble que el pro­duc­to no se vea afec­ta­do por es­tos ins­tru­men­tos. No es lo mis­mo es­cri­bir a mano que con má­qui­na de es­cri­bir. No es lo mis­mo edi­tar en un compu­tador que so­bre el pa­pel. No se tra­ta de que un mé­to­do sea me­jor que otro, sino de que la obra de­pen­de de las he­rra­mien­tas y los ma­te­ria­les tan­to co­mo del pro­ce­so de cons­truc­ción. Los hi­per­tex­tos son na­tu­ra­les en un blog, pe­ro es­tán fue­ra de lu­gar en un li­bro. Ya en 1934 el fi­ló­so­fo John De­wey nos re­cor­da­ba que la obra no es in­de­pen­dien­te de las he­rra­mien­tas (Art as Ex­pe­rien­ce). La mis­ma idea da co­mo re­sul­ta­do com­po­si­cio­nes dis­tin­tas si se usan ins­tru­men­tos di­fe­ren­tes. El ban­co de si­nó­ni­mos de Word, la fa­ci­li­dad pa­ra cor­tar y pe­gar, la po­si­bi­li­dad de con­sul­tar una en­ci­clo­pe­dia di­gi­tal en se­gun­dos, to­do eso mo­di­fi­ca la obra. Si mal no re­cuer­do, Ga­briel Gar­cía Már­quez con­fe­só que, des­de que em­pe­zó a es­cri­bir en compu­tador, ter­mi­nar una no­ve­la no le to­ma­ba cin­co años sino tres. El pro­ce­so de ges­ta­ción en la men­te del au­tor no es el mis­mo. No se tra­ta de que uno sea me­jor que el otro, se tra­ta de que en cin­co años la re­la­ción del au­tor con su obra cambia de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. En al­gu­nos ca­sos, tres años pue­den no ser su­fi­cien­tes pa­ra re­sol­ver to­dos los pro­ble­mas crea­ti­vos, de la mis­ma ma­ne­ra que en cin­co el au­tor pue­de ter­mi­nar ago­ta­do de tra­ba­jar en el mis­mo pro­yec­to por tan­to tiem­po y de­jar­se se­du­cir por un fi­nal apre­su­ra­do.

Las nue­vas tec­no­lo­gías ya han afec­ta­do la in­dus­tria li­te­ra­ria y el ofi­cio de es­cri­bir de ma­ne­ras que aún no em­pe­za­mos a com­pren­der. Nue­vas for­mas de es­cri­tu­ra lle­nan los va­cíos que las for­mas clá­si­cas del es­ta­blish­ment li­te­ra­rio no al­can­zan. Un ejem­plo es la cien­cia fic­ción, un gé­ne­ro tra­di­cio­nal­men­te ex­clui­do de los círcu­los co­mer­cia­les en el país, que ha ha­lla­do en los blogs un lu­gar de en­cuen­tro. Los cien­tí­fi­cos co­lom­bia­nos es­tán en una si­tua­ción si­mi­lar. Tra­di­cio­nal­men­te la di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca no ha go­za­do de si­tios en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ni de un mer­ca­do edi­to­rial ro­bus­to, y los es­pa­cios di­gi­ta­les han lle­ga­do a re­me­diar es­te va­cío.

In­clu­so hay ma­ne­ras en que la co­la­bo­ra­ción con in­te­li­gen­cias ar­ti­fi­cia­les pue­de ayu­dar­nos a pro­du­cir me­jor li­te­ra­tu­ra. Por ejem­plo, mos­trán­do­nos prác­ti­cas que di­fí­cil­men­te per­ci­bi­mos, pe­ro que no que­re­mos per­pe­tuar. Uno de los con­se­jos que re­ci­bió Mar­che del al­go­rit­mo fue li­mi­tar la can­ti­dad de diá­lo­go pro­nun­cia­do por per­so­na­jes fe­me­ni­nos. His­tó­ri­ca­men­te, las es­cri­to­ras ad­ju­di­can en­tre 40 y 50 % de los diá­lo­gos a per­so­na­jes fe­me­ni­nos; los es­cri­to­res, ape­nas 20 %. Res­pe­tar es­tas es­ta­dís­ti­cas no ayu­da a que un cuen­to sea me­jor, pe­ro que un al­go­rit­mo nos ha­ga vi­si­bles pre­jui­cios que de otra ma­ne­ra se­rían me­nos evi­den­tes nos per­mi­te dis­tan­ciar­nos de prác­ti­cas cues­tio­na­bles.

Da­rius Ka­ze­mi, pro­gra­ma­dor, fun­da­dor de em­pre­sas de tec­no­lo­gía y ar­tis­ta di­gi­tal, ini­ció en 2013 el Mes Na­cio­nal de la Ge­ne­ra­ción de No­ve­las (Na­tio­nal No­vel Ge­ne­ra­tion Month), un con­cur­so que pre­mia no­ve­las que es­cri­ben pro­gra­mas de compu­tador. Se­gún lo que Ka­ze­mi le di­jo a Heph­zi­bah An­der­son, el crea­dor del al­go­rit­mo in­tro­du­ce sus pro­pias ex­pe­rien­cias hu­ma­nas al mo­men­to de es­cri­bir el có­di­go, lo que su­pues­ta­men­te aña­de el ele­men­to hu­mano ne­ce­sa­rio pa­ra la crea­ción li­te­ra­ria. Inevi­ta­ble­men­te, agre­ga Ka­ze­mi, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y el con­cep­to de bue­na li­te­ra­tu­ra ter­mi­na­rán por en­con­trar­se. No se­ría la pri­me­ra vez. La idea de bue­na li­te­ra­tu­ra (de li­te­ra­tu­ra en ge­ne­ral) ha pasado por va­rias re­vo­lu­cio­nes con­cep­tua­les. Sin ir muy le­jos: si la li­te­ra­tu­ra grie­ga plan­tea­ba el pro­ble­ma de per­so­na­jes fa­ti­ga­dos por los ca­pri­chos de los dio­ses, en la na­rra­ti­va con­tem­po­rá­nea los per­so­na­jes se en­fren­tan a un va­cío en el que dios ha des­apa­re­ci­do.

RE­DES NEURONALES

En un fu­tu­ro, gran par­te de la li­te­ra­tu­ra se es­cri­bi­rá co­mo una co­la­bo­ra­ción en­tre hu­ma­nos e in­te­li­gen­cias ar­ti­fi­cia­les, a pe­sar de que la idea mis­ma pa­rez­ca sa­ca­da de una ma­la no­ve­la de cien­cia fic­ción. Ya su­ce­de en otras áreas. En el cam­po le­gal exis­ten in­te­li­gen­cias ar­ti­fi­cia­les que cum­plen la­bo­res de pre­dic­ción de pro­ce­sos ju­di­cia­les, aná­li­sis de tex­tos ju­rí­di­cos con ba­se en pa­tro­nes y ten­den­cias, ela­bo­ra­ción au­to­má­ti­ca de do­cu­men­tos y eva­lua­ción de pro­pie­dad in­te­lec­tual. En el ca­so de las ma­te­má­ti­cas, hay al­go­rit­mos que se de­di­can a de­mos­trar teo­re­mas, co­mo es el ca­so de la Gö­del Ma­chi­ne que tra­ba­ja en pro­ble­mas de op­ti­mi­za­ción; y hay tam­bién equi­pos de ma­te­má­ti­cos y su­per­compu­tado­ras que tra­ba­jan con­jun­ta­men­te en pro­ble­mas aún más di­fí­ci­les. En los tor­neos de aje­drez avan­za­do se for­man equi­pos cons­ti­tui­dos por un hu­mano y un compu­tador que se en­fren­tan a otro equi­po igual­men­te cons­ti­tui­do. En los ban­cos hay ren­glo­nes de prés­ta­mos apro­ba­dos o ne­ga­dos por re­des neuronales. Hay in­clu­so in­te­li­gen­cias ar­ti­fi­cia­les en­tre­na­das pa­ra com­po­ner mú­si­ca o prac­ti­car la pin­tu­ra.

In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Rut­gers, en Nue­va Jer­sey, usa­ron un mo­de­lo compu­tacio­nal lla­ma­do “re­des neuronales” pa­ra desa­rro­llar una in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ca­paz de pro­du­cir ar­te con­tem­po­rá­neo. Pa­ra ello ali­men­ta­ron al Crea­ti­ve Ad­ver­sa­rial Net­work (CAN) con 81.449 pin­tu­ras de más de mil ar­tis­tas dis­tin­tos pro­du­ci­das en­tre los si­glos XV y XX. El re­sul­ta­do fue asom­bro­so: cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res pu­sie­ron a prue­ba las crea­cio­nes de CAN, se en­con­tra­ron con que otros ar­tis­tas no po­dían dis­cer­nir en­tre las crea­cio­nes de la red neu­ro­nal y las de sus pro­pios co­le­gas hu­ma­nos.

La pre­sen­cia de al­go­rit­mos co­mo CAN, ca­pa­ces de pro­du­cir crea­cio­nes com­pa­ra­bles con las de sus con­tra­par­tes hu­ma­nas, ge­ne­ran in­te­rro­gan­tes so­bre la ori­gi­na­li­dad, el pa­pel del au­tor, la in­di­vi­dua­li­dad y la in­no­va­ción for­mal. El fi­ló­so­fo fran­cés Ro­land Bart­hes se pre­gun­ta­ba has­ta qué pun­to una obra pue­de ser revolucionaria u ori­gi­nal si inevi­ta­ble­men­te per­te­ne­ce a una tra­di­ción, a una edu­ca­ción, a un gru­po de va­lo­res es­té­ti­cos y so­cia­les. To­da ma­ni­fes­ta­ción cul­tu­ral se pro­du­ce den­tro de una cul­tu­ra, por más arrai­ga­da que es­té la idea de la in­ven­ción a par­tir de la na­da. Es­tas pre­gun­tas aún no han si­do re­suel­tas, y la asis­ten­cia de in­te­li­gen­cias ar­ti­fi­cia­les en el pro­ce­so crea­ti­vo las lle­va a nue­vos ni­ve­les, pa­ra los cua­les son ne­ce­sa­rias nue­vas he­rra­mien­tas con­cep­tua­les.

El uso de compu­tado­ras ya mo­di­fi­ca tam­bién la lec­tu­ra. Mu­chos crí­ti­cos cul­tu­ra­les apro­ve­chan hoy la po­si­bi­li­dad de usar al­go­rit­mos pa­ra es­tu­diar can­ti­da­des de tex­to im­po­si­bles de abar­car pa­ra un hu­mano, pe­ro que un compu­tador pue­de “leer” en po­co tiem­po. La téc­ni­ca se lla­ma dis­tant reading y per­mi­te ex­plo­rar, por ejem­plo, la to­ta­li­dad de los to­mos pu­bli­ca­dos en el si­glo XIX, una em­pre­sa que su­pera la es­pe­ran­za de vi­da de cual­quier in­ves­ti­ga­dor. A di­fe­ren­cia de la clo­se reading, que se in­tere­sa por las par­ti­cu­la­ri­da­des que ha­cen de un tex­to o de un gru­po pe­que­ño de tex­tos al­go úni­co, la lec­tu­ra con ayu­da de un compu­tador se da so­bre fórmulas, prác­ti­cas y há­bi­tos co­mu­nes a cuer­pos ex­tra­or­di­na­ria­men­te gran­des de tex­tos e in­vi­si­bles en co­lec­cio­nes más pe­que­ñas. Es pro­ba­ble que es­ta for­ma de lec­tu­ra, pro­fun­da­men­te li­ga­da a mé­to­dos compu­tacio­na­les, en­gen­dre con­cep­tos que nos per­mi­tan en­ten­der me­jor las obras pro­du­ci­das por es­ta mis­ma for­ma de co­la­bo­ra­ción.

La ma­ne­ra en que la pre­sen­cia de los compu­tado­res afec­ta­rá la ac­ti­vi­dad li­te­ra­ria po­si­ble­men­te de­pen­de­rá, en gran par­te, de los au­to­res. Pue­de su­ce­der que los gran­des mo­no­po­lios edi­to­ria­les en­tren en la di­ná­mi­ca pri­me­ro e im­pon­gan los mo­de­los de co­la­bo­ra­ción, o pue­de su­ce­der que los au­to­res se re­sis­tan y con­ser­ven su li­ber­tad crea­ti­va. De quién ha­ga el pri­mer mo­vi­mien­to de­pen­de­rá en gran me­di­da el pa­pel de los al­go­rit­mos en la li­te­ra­tu­ra fu­tu­ra. Po­dría ser ab­so­lu­ta­men­te con­tro­la­da por los in­tere­ses co­mer­cia­les y, co­mo en la no­ve­la de Geor­ge Or­well, re­sul­tar abu­rri­da y dog­má­ti­ca. O las compu­tado­ras pue­den ser una he­rra­mien­ta pa­ra en­ri­que­cer la vi­sión del au­tor, pa­ra li­be­rar­lo de al­gu­nas de sus li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas y men­ta­les, y al­can­zar nue­vas di­men­sio­nes li­te­ra­rias.

Es in­ge­nuo pen­sar que la li­te­ra­tu­ra per­ma­ne­ce­rá inal­te­ra­da por la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, por las fuer­zas trans­for­ma­do­ras de la so­cie­dad

Fí­si­co con maes­tría en Crea­ción Li­te­ra­ria. Su no­ve­la más re­cien­te es El in­fi­ni­to se aca­ba pron­to (Edi­to­rial Pla­ne­ta, 2015). Fo­to­gra­ma de la pe­lí­cu­la 1984 de Mi­chael Rad­ford, ba­sa­da en la no­ve­la de Geor­ge Or­well

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.