Pa­sar fi­ján­do­se Ca­ro­li­na Sa­nín

Arcadia - - EDITORIAL - Por Ca­ro­li­na Sa­nín

Ha ha­bi­do una dis­cu­sión en­tre los es­cri­to­res co­lom­bia­nos en torno al Pre­mio de No­ve­la Eli­sa Mú­ji­ca, un con­cur­so re­cien­te­men­te lan­za­do por la Al­cal­día Ma­yor de Bo­go­tá e Idar­tes. En el con­cur­so so­lo pue­den par­ti­ci­par mu­je­res, y de esa pe­cu­lia­ri­dad pro­ce­de la dis­cu­sión an­te­di­cha en­tre los es­cri­to­res co­lom­bia­nos, aun­que

me es­toy in­ven­tan­do esa dis­cu­sión, pues los es­cri­to­res co­lom­bia­nos, con po­cas (unas dos) ex­cep­cio­nes, no dis­cu­ten pú­bli­ca­men­te, que di­ga­mos, acer­ca de na­da; la dis­cu­sión que al res­pec­to he leí­do es de co­men­ta­ris­tas de Fa­ce­book, quie­nes opi­nan que un pre­mio de no­ve­la es­cri­ta por mu­je­res re­sul­ta li­mi­tan­te y con­des­cen­dien­te.

Es el viejo de­ba­te acer­ca de la dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va, y es­toy de acuer­do en ge­ne­ral con la dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va. En es­te ca­so en par­ti­cu­lar aplau­do la ini­cia­ti­va (que cuen­ta con la coope­ra­ción de La­gu­na Li­bros, la edi­to­rial co­lom­bia­na que se ha dis­tin­gui­do por des­cu­brir, pu­bli­car y pro­mo­ver obras li­te­ra­rias es­cri­tas por mu­je­res), pues me pa­re­ce que pue­de ser­vir de in­cen­ti­vo pa­ra que las es­cri­to­ras mues­tren su obra y pa­ra que los lec­to­res lean un li­bro es­cri­to por una mu­jer. Me pa­re­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo que un ju­ra­do lea pá­gi­nas y pá­gi­nas es­cri­tas por mu­je­res, y que esas pá­gi­nas se en­cuen­tren por una vez jun­tas en un mis­mo lu­gar pa­ra que se vea qué es­tán es­cri­bien­do –y có­mo– las mu­je­res en Co­lom­bia.

Ten­go, em­pe­ro, al­gu­nos re­pa­ros con res­pec­to al pre­mio. El pri­me­ro con­cier­ne a la ex­ten­sión de la con­vo­ca­to­ria. Des­de el anun­cio has­ta el pla­zo de entrega del ma­nus­cri­to trans­cu­rri­rán es­ca­sos cua­tro me­ses; si se es­pe­ra (co­mo ca­be) que la crea­ción del mis­mo no so­lo ani­me a las es­cri­to­ras a que as­pi­ren a un pre­mio con una no­ve­la ya es­cri­ta, sino a que es­cri­ban o ter­mi­nen de es­cri­bir una no­ve­la nue­va, en­ton­ces con­si­de­ro que se ha­bría de­bi­do de­jar un mar­gen ma­yor pa­ra el en­vío del ma­te­rial.

El se­gun­do re­pa­ro es más am­bi­cio­so. La cues­tión del gé­ne­ro se­xual es­tá por su­pues­to li­ga­da a la del gé­ne­ro li­te­ra­rio. No so­lo fue­ron hom­bres en su apa­bu­llan­te ma­yo­ría quie­nes desa­rro­lla­ron y en­tro­ni­za­ron el gé­ne­ro de la no­ve­la, sino que es­ta, en su ori­gen, en sus con­ven­cio­nes y en sus evo­lu­cio­nes, guar­da un es­tre­cho víncu­lo de de­pen­den­cia con la con­cep­ción tra­di­cio­nal del gé­ne­ro (se­xual) y con las re­la­cio­nes cul­tu­ral­men­te es­ta­ble­ci­das en­tre hom­bres y mu­je­res. El asun­to es de­ma­sia­do lar­go pa­ra tra­tar­lo aquí, así que bas­te con de­cir que, ya que úl­ti­ma­men­te ha­bla­mos con in­sis­ten­cia acer­ca de có­mo las vo­ces y las his­to­rias de las mu­je­res han si­do ex­clui­das de la li­te­ra­tu­ra, ha­bría que ver có­mo esas his­to­rias y esas vo­ces po­drían in­ven­tar y re­cla­mar for­mas dis­tin­tas de las idea­das por los hom­bres.

Se­ría per­ti­nen­te que un con­cur­so li­te­ra­rio pa­ra mu­je­res con­tri­bu­ye­ra a abrir un nue­vo cau­ce pa­ra la li­te­ra­tu­ra ac­tual; que fue­ra un con­cur­so de li­bros li­te­ra­rios (con la con­di­ción de que los li­bros con­for­men uni­da­des, si no se quie­re que par­ti­ci­pen las co­lec­cio­nes de tex­tos breves), y no es­pe­cí­fi­ca­men­te de no­ve­las, pa­ra ver có­mo las es­cri­to­ras tras­cien­den, en­tre­mez­clan, cues­tio­nan o rein­ven­tan

los gé­ne­ros. Bien nos cons­ta que la pro­ble­ma­ti­za­ción del lí­mi­te en­tre los gé­ne­ros li­te­ra­rios ca­rac­te­ri­za el tra­ba­jo de al­gu­nas de las au­to­ras más in­flu­yen­tes de la ac­tua­li­dad (y per­dón por em­bu­tir­les el cli­ché de “las au­to­ras más in­flu­yen­tes de la ac­tua­li­dad”; me re­fie­ro a au­to­ras co­mo An­ne Car­son y Ly­dia Da­vis, en­tre mu­chas otras).

To­da­vía ten­go otra ob­je­ción, cu­yo ob­je­to es qui­zá más ur­gen­te que los de las an­te­rio­res. En la con­vo­ca­to­ria del Pre­mio de No­ve­la Eli­sa Mú­ji­ca apa­re­ce una ta­bla de pun­ta­jes que su­pues­ta­men­te guia­rá a los ju­ra­dos en su tra­ba­jo. En la ta­bla se es­ta­ble­ce que a los “as­pec­tos for­ma­les (pun­tua­ción, gra­má­ti­ca, uso del len­gua­je)” se les asig­na­rán 10 pun­tos; a la “so­li­dez de la es­truc­tu­ra” se le asig­na­rá 30 pun­tos; a la “ve­ro­si­mi­li­tud, cons­truc­ción de per­so­na­les (sic), ar­gu­men­to y re­cur­sos es­ti­lís­ti­cos del gé­ne­ro” se les asig­na­rán 30 pun­tos, y a la “voz pro­pia”, otros 30.

Ese ti­po de pun­tua­ción (co­mo de jue­ces de gim­na­sia olím­pi­ca) y esos cri­te­rios –que se­gu­ra­men­te se apli­can tam­bién pa­ra los con­cur­sos uni­sex que el dis­tri­to con­vo­ca– son ri­dícu­los. ¿Qué co­sa es “voz pro­pia”?, ¿có­mo se juz­ga y có­mo se pun­túa? No es­toy en desacuer­do con que se con­tem­ple la gra­má­ti­ca en los ma­nus­cri­tos (es ape­nas ob­vio), pe­ro ¿a qué se re­fie­re la con­vo­ca­to­ria con “uso del len­gua­je”? ¿Y qué co­sa es una “es­truc­tu­ra só­li­da” en una no­ve­la? ¿Y a quién le pa­re­ce que una no­ve­la ten­ga que te­ner ve­ro­si­mi­li­tud o per­so­na­jes “cons­trui­dos”? A pro­pó­si­to de lo pri­me­ro, no se tra­ta de es­cri­bir una men­ti­ra creí­ble, sino una obra de ar­te. A pro­pó­si­to de lo se­gun­do, la con­vo­ca­to­ria ig­no­ra bue­na par­te de nues­tra tra­di­ción no­ve­lís­ti­ca (por ejem­plo, las no­ve­las de Sa­muel Bec­kett, las de Kaf­ka, las de Ca­mus, las de Cla­ri­ce Lis­pec­tor, las del nou­veau ro­man –en­tre ellas las de Mar­gue­ri­te Du­ras–, etc., etc.). ¿Y cuá­les son los “re­cur­sos es­ti­lís­ti­cos del gé­ne­ro” que hay que em­plear pa­ra ob­te­ner 30 pun­tos y po­der ga­nar­se el pre­mio? Es­tos tér­mi­nos no co­rres­pon­den a un con­cur­so se­rio, sino a un po­co ima­gi­na­ti­vo exa­men de ba­chi­lle­ra­to. Tam­po­co co­rres­pon­den en na­da, hay que de­cir­lo, al gus­to de la edi­to­rial La­gu­na, que ha de­mos­tra­do ser he­te­ro­do­xa. Se­rá en­ton­ces co­sa de los bu­ró­cra­tas: uno de esos “ha­cer por ha­cer” y “ha­cer de cuen­ta” que a ellos les gus­tan.

La in­vi­ta­ción a las mu­je­res (que no es in­vi­ta­ción, sino el re­co­no­ci­mien­to de un de­re­cho) a par­ti­ci­par en el mun­do y sus pro­duc­tos tie­ne que ser una in­vi­ta­ción a (o el re­co­no­ci­mien­to del de­re­cho de) rein­ven­tar el mun­do y sus pro­duc­tos. Si de lo que se tra­ta es de ver cuál es la mu­jer que me­jor se ci­ñe a una lis­ta de cri­te­rios irre­fle­xi­vos, en­ton­ces no se ha­brá he­cho con la nue­va con­vo­ca­to­ria mu­cho de nue­vo, de efec­ti­vo o de ver­da­de­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.